Jot Down Cultural Magazine – Alfredo Relaño: “El Madrid ha perdido su razón de ser”

Alfredo Relaño: “El Madrid ha perdido su razón de ser”

Publicado por

Alfredo Relaño nos recibe en su despacho; está al pie del cañón mediático desde muy temprana hora. Los retratos de sus tres héroes deportivos, sus tres grandes (pero uno de ellos el Más Grande), reinan conspicuamente en una de las cuatro paredes. Muhammed Ali tumbando a Sonny Liston en Mayo de 1965, Pelé celebrando el Campeonato Mundial celebrado en México en 1970 y Michael Jordan en cualquiera de los 930 partidos que jugó con la camiseta de los Bulls de Chicago; todos fueron igual de magníficos. Aunque sorprendentemente Relaño se muestra vacilante sobre la absoluta majestad del escolta norteamericano. Sobre su mesa de trabajo descansan dos decenas de ejemplares de prensa nacional e internacional y varias portadas de su diario. Entre ellas, una destacada: “PARECIÓ UN ACCIDENTE – ¿Cómo lo llamamos, Villarato o Platinato?”. Automáticamente, buscamos con la mirada posibles vías de escape y preparamos mentalmente el recitado de alineaciones míticas de los años cincuenta que, llegado el caso, puedan demostrar sin dar lugar a error nuestra prosapia madridista. Finalmente, todas nuestras inquietudes son vanas (“también recibo a los antimadridistas, ¿eh?”) ; Relaño contesta con calma a nuestras preguntas haciendo gala de una timidez que se va tornando en seguridad según va entrando en materia y empieza a analizar la actualidad que ha definido el destino de la Civilización Occidental para los siglos venideros, pues ya sabemos que los hechos históricos más reseñables del siglo XX y de lo que va del XXI vienen marcados por Supercopas de Europa, goleadas en campo propio o ajeno y partidos de cuartos de final. Para bien o para mal, la herencia clásica cultural de Occidente ya no se basa en los autores grecolatinos, sino en cuatro partidos de fútbol.

 

¿Qué te han parecido en general los cuatro clásicos?

Son consecuencia del enorme nivel que tienen el Madrid y el Barcelona que se encuentran en todas, lo juegan todo. Se quedan solos; se programa siempre que el partido de vuelta de Liga entre ellos dos caiga en estas fechas, el sorteo es más o menos puro pero se condiciona a que Madrid y Barça jueguen entre la sexta y la cuarta jornada antes del final.

¿Esto es abierto? ¿Se conoce?

Bueno, no es oficial pero se conoce. Se hace un esfuerzo en ese sentido para que no se dé muy pronto ni demasiado tarde.  Al no haber tampoco equipo en Europa que pueda eliminar a alguno de los dos se acaba dando lo ocurrido. Suma que han extendido también el conflicto hacia la Copa cuando normalmente la habían descuidado, y la “jaimitada” de que se haya intercalado la final en Semana Santa. Es una anomalía, algo frecuente en baloncesto. En fin, nos ha dejado el cuerpo regular –muy bueno a los barcelonistas que están en la final de Champions-; creo, francamente, que fue muy desagradable el tercero. El segundo, final de Copa, se me hizo más grato, y el segundo partido de la semifinal de la Champions redime en parte lo del tercero, aunque me queda la certeza de que la UEFA mira muy bien al Barça. En caso de duda tiene el empujoncito necesario.  Como balance diría que no nos han dado el espectáculo al que podíamos aspirar. No ha sido ejemplar; el segundo y el cuarto los doy por buenos, el primero sosísimo y el tercero abyecto. Y, por otra parte, el Barça sigue siendo indudablemente mejor, pero el Madrid ha acortado distancias. En este punto Mourinho, que es un personaje que lo distorsiona todo, puede llevarse un puntito de razón; la pierde en la manera tan extravagante que tiene de comportarse.

¿Por qué ha calado tanto Mourinho en la afición?

Creo que porque el Madrid por primera vez desde que yo recuerdo se ha encontrado claramente inferior al Barcelona. No sólo sobre el terreno de juego, también la sensación de que puede ser algo permanente. El Barça tiene un estilo, unos fundamentos, una idea, y el Madrid es una vuelta a empezar continua. El Barça lo tiene todo: cantera magnífica, una generación de jugadores estupendos y de camino otros tantos que también, liderazgo magnífico en Guardiola, es un equipo que responde al amor por un país y tiene una penetración en las instituciones enorme. El Madrid no tiene nada de eso; está mal visto por la UEFA y por la FIFA como equipo nuevo rico millonario que compra y compra, que está impaciente, que va de modelo en modelo, de proyecto en proyecto. Además, creo que el Madrid ha perdido, por así decirlo, la idea. Ya no es necesario, como lo era antes. A veces digo más en serio que en broma que el Madrid ha perdido su razón de ser; sin embargo el Barça tiene una causa, que es defender un estilo artístico y el amor del pueblo por su país y todo eso. En estas circunstancias, el Madrid se ha agarrado a una especie de libertador, que es un entrenador extraordinario, pero que es un marciano. Hay una dicotomía peligrosa. El madridista que se ha agarrado a Mourinho es el madridista del Bernabéu, que es el más radical; madridista “de misa diaria”, por así decirlo. El de media distancia, que ve todos los partidos por televisión pero no se acuesta sin saber qué ha hecho su equipo, lo ve con algo de preocupación o con mucha. Piensan que la victoria nunca se ha pagado tan cara; Mourinho no contribuye a un bienestar presente ni futuro del Madrid.

¿Por qué te empeñas en que el Madrid ha de hacerse querer por los que no son madridistas?

Es la idea de Mou y ahora le tendrán más manía. Había no madridistas que respetaban las cuestiones del Madrid, las valoraban de algún modo; ahora se está perdiendo entre las nuevas generaciones. El deporte ha de ser algo edificante, educativo, casi ejemplar. Se justifica, es tan importante y tiene tanto peso social y económico a través de la publicidad porque representa un mundo ejemplar en todos los sentidos. Un mundo de códigos de honor donde se acepta un reglamento previamente pactado, se acepta un juez, un árbitro. Una cosa es que los periodistas critiquemos la labor arbitral o denunciemos cosas que creemos que ocurren; una muy distinta es que desde dentro del deporte se adopte determinada actitud. Si le doy la razón en una quinta parte de las cosas queda tan disuelta entre broncas innecesarias y actitudes impertinentes que acaba perdiéndola.

¿Tanto le dolió que le metieran cinco goles en Barcelona?

Creo que sí, le dejó un poco atónito, bloqueado. Es posible que ni la final de Copa ganada le haya hecho reponerse. Tiene mucho ego; piensa mucho más en su palmarés que en las cosas del Madrid. Que el Madrid se ponga tan en sus manos también como institución me parece imprudente y equivocado porque él no se siente parte ni mucho menos. Ya dejó caer que se iría e incluso una impertinencia que es una verdad relativa. Aquello de que  “si yo me voy cualquiera de los cuatro equipos mejores del mundo me fichará y el Madrid no tendrá uno tan bueno como yo mañana”. No deja de ser verdad, pero esto jamás lo afirmaría Casillas pese a tener tantos o más motivos para hacerlo.  Florentino se ha jugado tanto en esta carta que ha perdido las riendas del club y la sensatez.

Has dicho que el Madrid ha perdido su identidad, antes era “el equipo de España”. ¿Cuándo crees que perdió esa identidad?

El período “galáctico” hizo mucho daño. El mejor referente era el Madrid ye-yé, donde todos eran españoles y había jugadores de muchas provincias diferentes. Eso hacía que muchos españoles se sintieran identificados con ese equipo. Pero la realidad de “Zidanes y Pavones” era un poco artificial, tipo Hollywood: juntar a los mejores del mundo y jugadores de cantera, pero éstos últimos eran para los puestos menores. Al principio era divertido, pero fue degenerando hasta ser delirante: “quiero a Buffon en lugar de Casillas, a Totti para la media…”. Además, ahora en la prensa deportiva todo es Madrid y Barça, pero entonces el Barça salía sólo por el qué dirán. Y tanto telediario, tanto Madrid, tantos galácticos, tantos millones, tanta presentación, tanta camiseta…iba distanciando al fútbol de la gente. Al final era como si los jugadores y el club formaran una sociedad, de la que el Madrid tenía el 55% de las acciones y el resto de las repartían entre Ronaldo, Beckham, Figo…y claro, no le podías exigir lo mismo a unos que a otros. Además se dio el despido de Del Bosque; se le echó porque parece una cama deshecha y porque no hablaba idiomas. Eso hizo que el tema fuera cada vez más a la deriva. Y los antimadridistas, que antes respetaban al club, le perdieron todo el respeto. Luego la vorágine de jugadores. Con la marcha de Raúl y Guti, como figura representante de la cantera queda sólo Casillas, porque Arbeloa no es siempre titular. Yo creo que el Madrid no se encuentra a sí mismo.

 

¿Es parecida la situación de ahora en que se acusa a Villar y Platini de ayudar al Barça con la que hubo hacer años cuando se decía que se favorecía al Madrid?

Es parecida, pero sólo parecida. Generalmente el Madrid y el Barça siempre habían sido favorecidos por los árbitros, pero no el Madrid más que el Barça, así que yo no compartía el victimismo del Barça. El Madrid también ganaba en Europa y Franco no podía ni cruzar la frontera. Ahora es diferente. Cuando se equivocan a favor del Madrid salen mal parados y cuando lo hacen a favor del Barcelona, bien. En el fútbol el árbitro que llega más arriba no es el que menos se equivoca, sino el que se equivoca como más conviene.  Que parezca un accidente. Aunque en el fondo no les importa que se note, quieren que se note. A la gente le cuesta entender que los árbitros perjudican al Madrid, pero porque estamos muy acostumbrados a una propaganda. El Barça ha tenido muy buen trato de Villar, de siempre: un año el Barça se retiró de la Copa y no tuvo ninguna sanción, otra vez jugó a las doce de la noche, el Barça pierde un tren porque le da la gana y le cambian la hora del partido…y esto ha ido a peor desde que Florentino quiso apoyar a Gerardo González en las elecciones. Yo siempre he pensado que la puntuación a los árbitros deberían darla los clubes y no como ahora, que Sánchez Arminio pone internacionales, mejora y empeora a los que le parece, con una cosa que se llama factor de corrección. Con dos cojones. Es como si al final de la Liga hubiera un factor de corrección y lo aplicara Tomás Roncero quitándole cinco puntos al Barça y dándoselos al Madrid.

¿Y en Europa?

Es que Villar es vicepresidente de la UEFA y presidente de la comisión de designación de árbitros. Y además hay otro factor, y es que Florentino desprecia a la gente del fútbol; el Madrid no está en esas cancillerías, en las que siempre estuvo. Laporta sí se ocupó de eso, pero el Madrid cree que es tan divino que tienen que ir todos a él. Y, además, el Madrid representa un modelo que Platini abomina: públicamente criticó en fichaje de Cristiano Ronaldo. Como al Chelsea, que es el club más extremo de ese modelo de fútbol artificial y compra de jugadores, y al que también han abrasado sistemáticamente en la Champions.

Para terminar ya con el tema del Madrid-Barcelona, ahora parece que si no se juega como el Barça no se está jugando a fútbol.

Ése no es el modelo de juego del Madrid; gusta de un fútbol más trepidante, más emocionante. A mí me gusta el del Barça o el de la Selección; me parece más inteligente, más elaborado, más mental. De hecho, me gusta todo tipo de fútbol siempre que no sea antifútbol.  Me gustaba más la Selección de Aragonés que la de Del Bosque, con Silva por ahí enmedio…cuanto más tiki-taka, mejor; esto del doble pivote me gusta menos. Xavi me gusta muchísimo…y creo que no es incompatible ensalzar el juego del Barça con abominar el villarato: existen ambas cosas.

Hablando ahora un poco de ti, ¿cómo empezaste con el periodismo deportivo?

Mi padre me enseñó francés con los Tintines y Tintín era reportero, pero nunca se le veía trabajar. Me encaminé hacia periodismo, en contra de la opinión de mi padre, que quería que estudiara Caminos, como mi hermano. Yo siempre había sido muy aficionado al fútbol: mi padre me regaló en abono para el Madrid durante el distefanismo tardío, cuando tenía doce años, y después conseguí que me hiciera socio también del Atleti.  Más tarde, mi primera ocasión de dedicarme al periodismo deportivo fue en Marca. Luego, estuve en la primera redacción de El País, un tiempo en Nacional, fui delegado de El País en Andalucía…pero luego volví al deporte porque me gusta. Me produce una sensación contradictoria: por un lado, mi trabajo está disuelto en mi hobby; pero no puedo, por ejemplo, ver un gran partido con amigos e ir a comentarlo, sino que lo veo en la redacción e, inmediatamente, tengo que hacer 14 o 16 páginas. Entrar en El Larguero…no me permite degustarlo. De hecho, cuando más disfruté fue cuando era delegado de El País en Andalucía, porque además del deporte estaba metido en otras cosas.

¿Te gusta algún otro deporte?

Yo sería algo así como el ciudadano medio, porque me gustan todos en la misma proporción en que gustan a la sociedad. Le tengo un afecto singular, eso sí, al ciclismo, porque procedo de un tiempo cuando imperaba la “trilogía clásica”: el ciclismo, el fútbol y el boxeo. El ciclismo está enfermo y el boxeo, enfermo terminal. El boxeo lo veo como los toros: me gusta la leyenda más que ver un combate. Incluso me crea mala conciencia que me guste. Es aquello de que “si yo fuera dictador de España prohibiría el boxeo y los toros, pero como no lo soy voy a verlos”.  Y el ciclismo porque me fascinó desde el principio; mi padre y mi tío trabajaban en el hotel Palace, venían los equipos…en mi santoral tengo primero a Bahamontes y segundo a Di Stéfano.

¿Por qué en Inglaterra se valoran los equipos de fútbol históricos y los títulos del pasado y aquí parece que el fútbol en blanco y negro ya no cuenta?

El fútbol lo inventaron ellos y valoran mucho sus tradiciones. Es una de sus grandes aportaciones, junto con el ferrocarril y la revolución industrial; lo aman y lo respetan. Allí no hay fingimientos eso allí no lo ves. Pese a que su fútbol es mucho más primitivo, también es más noble. La afición tiene mucho respeto por sus símbolos, los clubes son un depósito de sentimientos, se arbitra mejor, cuando metieron la pata con lo de Heysel supieron rehacerse, salieron renovados y liderando la modernización del fútbol…le quitan la caspa y le dan un look más moderno.  Pero como dice Michael Robinson, más que el fútbol, les gusta el fútbol inglés.

Ahora que mencionas a Robinson, tú creaste la sección de deportes de Canal + en la época de “El día después”, donde sí se cuidaban los valores del fútbol.

Sí, yo siempre quiero ensalzar los valores del deporte. Hay gente que piensa que no, que aquí somos forofos del Madrid, pero lo que decimos es porque lo vemos así. El deporte ha de ser algo edificante. A mí el “ganar como sea” no me gusta nada. Como la manera de expresarse de Mourinho, tampoco me gusta. O el juego; me gusta más ganar intentando atacar que encerrado en tu campo y tirando balonazos a Cristiano Ronaldo, a ver si mete el gol.  Me gusta más un juego con más nervio y técnica, como el de la Quinta del Buitre.

¿Pero el fútbol aún es deporte o ya es sólo espectáculo?

Es deporte cuando lo juegas con tus amigos, aunque a veces también se para gente a mirar, por lo que también es espectáculo. Es ambas cosas. También decía Mendoza que era la continuación de la guerra por otros medios. O me parece que era Sacchi, que decía que el fútbol es la más importante de las cosas pequeñas. Es más que un espectáculo, es una industria del espectáculo, cosa que a mí no me parece mal. Lo que no me gusta es cuando se ve algo mal. Por eso ni me gusta Clemente, ni me gusta Mourinho, que es un tipo muy contaminante. Tampoco me gustan las patadas ni los fingimientos.

Aparte del Mundial, ¿cuál es tu mejor recuerdo deportivo?

De cuando yo era pequeño, un Madrid-Milán que ganaron los blancos por 4 a 1, el último año de  Di Stéfano en el Madrid. El Milán venía como campeón de Europa y con Amarildo, que era el sustituto de Pelé en la selección brasileña y, para un niño de trece años, eso le hacía mejor. Y yo, sentado en la primera fila. Ya de adulto, el España-Rusia de semifinales en la pasada Eurocopa. Nunca he visto jugar al fútbol tan bien como esa tarde. Ha habido momentos del Barça que se han acercado, pero no lo han igualado.

¿Y el España-Malta?

De ese partido hice la crónica para El País; fui con una mezcla de cinismo y escepticismo y acabé arrebatado.

¿No hubo nada raro?

Yo creo que no. Recuerdo que la víspera entrevisté al portero de Malta y dijo que era imposible que le metieran once goles en un partido. Por unas cosas u otras, lo disfruté.

Muchas veces se habla los cuatro mejores jugadores de la Historia…

Creo que en realidad son tres: Cruyff no debería estar ahí. Fue un poco culpa mía y se le incluyó por esa reverencia que se le suele tener al Barça. Creo que los otros tres están por encima. Cruyff está en el siguiente, junto con Bobby Charlton, Puskas, Platini… Si te fijas en el número de goles de Cruyff no es tan alto. Los años buenos de Cruyff fueron pocos: los del Ajax y el primero del Barcelona. Cierto es que Maradona tampoco metió tantos goles, pero era más artista, más estético. Y creo que Messi se va a meter ahí. Y va a superar a Maradona. Inevitablemente, en un futuro hablaremos de “los tres”.

De los otros dos, Pelé y Di Stéfano, ¿quién está como número uno?

Para un partido elegiría a Pelé, pero para un campeonato, a Di Stéfano. Pero nunca debemos olvidar el contexto histórico. Yo creo que coges a Arbeloa, lo sueltas en los años 60 y mete gol cada vez que coge el balón.

¿Maradona está por debajo de esos dos?

Maradona ha hecho maravillas y ganó un Mundial casi él solo. Bien entrenado quizá hubiera sido el mejor, pero sólo se entrenó un mes y, además, no se cuidaba, pero incluso así hizo un carrerón.

¿Messi va en camino?

Messi tiene muchos más logros que Maradona a su edad. Es el jugador más decisivo.

Tú viste jugar a Pelé.

Sí, lo vi en el Mundial de Inglaterra. Tenía una técnica prodigiosa, era muy fuerte, rápido y valiente…era una maravilla. Y recibía muchas patadas. De hecho, las tarjetas se introdujeron en el fútbol a raíz de las faltas que Pelé recibió en ese Mundial.

Di Stéfano…

Era mucho menos preciosista, pero llenaba mucho más campo. Era Makelele, Zidane y Ronaldo en un solo jugador. Y además marcaba muchos goles.

Con la cantidad de fútbol que has visto, ¿qué equipos recuerdas como especialmente buenos?

La Hungría de Puskas, que perdió la final del Mundial 54. No pude verla pero tengo alguna película. Me gustó mucho el Ajax de Cruyff, me gusta mucho el Barcelona de ahora y tengo también en un altar al Arsenal de los años 30 por todo lo que supuso: consiguió meter al fútbol en la sociedad y lo modernizó.

¿Hay algún jugador que te haya sorprendido más allá del fútbol, que sepa hablar de algo más que deporte y su conversación tenga cierto contenido interesante?

Es algo que no se les pide, pero creo que lo que pasa es que, en general, son prudentes. Pero vamos, no tenemos a ningún Valdano actual.

Fotografía: Gonzalo Merat

8 comentarios

  1. Pingback: Anónimo

  2. Que haya gente buena con enfermedades dolorosas y degenerativas, pasándolo mal en camas de hospitales y Relaño sano haciendo entrevistas como ésta.

    Dice que ha perdido 17kg. Debe andar sobre los 113.

  3. Pingback: Alfredo Relaño: “El Madrid ha perdido su razón de ser”

  4. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Marcel Gascón: Un mundo como el Barça

  5. Pingback: Un mundo como el Barça | El blog de Marcel Gascón Barberá

  6. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | John Carlin: “Shakespeare está en otra dimensión, como Messi”

  7. Cito “Una cosa es que los periodistas critiquemos la labor arbitral o denunciemos cosas que creemos que ocurren; una muy distinta es que desde dentro del deporte se adopte determinada actitud”, o sea que yo puedo intoxicar lo que quiera, ya sea a aficionados, deportistas o lo que sea, pero si lo hace otro ya no se puede tolerar. Qué lástima, Relaño, con lo que has sido…

  8. Pingback: Jot Down, un cumpleaños ejemplar | Mass&Social Media

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies