En ocasiones veo fascismo (II)

Publicado por

Cuando ocurren cosas como las que acabamos de ver en Valencia siempre resulta difícil mantener una postura serena y ecuánime. Uno quisiera permanecer siempre frío y analítico ante este tipo de situaciones, pero cuesta bastante trabajo no sentirse ofendido al contemplar la imagen de un antidisturbios empujando salvajemente a dos chicas adolescentes contra un coche o de otro antidisturbios abofeteando a un chaval que estaba en la acera con las manos en los bolsillos, sin que medie provocación alguna, y literalmente volándole las gafas de un sopapo. Por citar un par de truculentos ejemplos. Estos y otros sucesos resultan de por sí suficientes como para cuestionarse los criterios de decisión de quienes dan órdenes a la policía, los criterios de actuación de esa mismo policía o incluso los criterios de selección y preparación de los miembros del cuerpo. Naturalmente, siempre habrá quien recuerde ejemplos de lo contrario, de la profesionalidad y abnegación de las fuerzas del orden en la historia reciente de España. Algo que no niega nadie, creo yo. Pero algo que tampoco justifica el que pasemos por alto los que empiezan a ser más que demasiado frecuentes desmanes de ciertos servidores públicos.

Uno se pregunta cuál es el problema y por qué se necesita una violenta actuación de los antidisturbios para desalojar a unos pocos cientos de alumnos del instituto Luis Vives, que estaban cortando el tráfico de una calle en protesta por los recortes presupuestarios que está sufriendo su centro educativo. Recortes que, entre otras muchas cosas, han supuesto la falta de calefacción. Para quienes no conozcan Valencia —la ciudad donde nació y creció quien les escribe— el IES Luis Vives es cualquier cosa menos una conflictiva escuela marginal de la periferia. Está situado en pleno centro de la ciudad, a menos de 200 metros del Ayuntamiento y justo enfrente de la “Estación del Norte”, principal terminal ferroviario. El instituto será lo primero que muchos lectores que lleguen a Valencia en tren verán nada más salir de la estación y pisar la calle, pues está justo enfrente de la entrada principal. Tiene un alumnado tranquilo y es tradicionalmente un instituto de ambiente bastante reposado, ubicado en el corazón administrativo, comercial y folclórico de la ciudad: donde se celebra la mascletà municipal, donde se erige y se quema la mayor falla de las fiestas, donde se planta el mayor árbol de Navidad.

Pues como decíamos, resulta que un grupo de alumnos decidió cortar el tráfico de la calle Xátiva —una estrecha aunque crucial vía automovilística en donde está situado el instituto— en lo que parecía una típica e inofensiva protesta estudiantil. Y digo que lo parecía, porque la alcaldesa doña Rita Barberá, aquejada de un ataque no sé muy bien de qué, decidió que la manifestación era resultado de un extraño contubernio, afirmando con “tristeza, pena y preocupación” que todo se trataba de una “estrategia predeterminada de la izquierda”,  nada menos que con “métodos de la izquierda y objetivos de la izquierda”. Eso era lo preocupante, al parecer. Los estudiantes que protestaban por el frío en las aulas y la falta de material escolar eran Agentes Rojos subversivos.

Aquí ya empieza uno a sospechar que algo no anda bien. Primero, porque no encaja que ese temible Ente, “la izquierda”, cuyo conjunto tanto preocupa a nuestra alcaldesa (digo “nuestra” porque como valenciano que soy, me toca cargar con mi pequeña pero pesada parte del lastre) por lo visto sólo había conseguido encarnarse en la no muy temible forma de pequeña manifestación de alumnos—¿es esta la “estrategia de la izquierda” que tanto le preocupa a vuecencia?—, una demostración callejera en la que “vi la gente que era (…) y no pasaban de 200 personas en su conjunto”... palabra de Rita, no mía. Lo dicho, menuda estrategia aquella que sólo consigue reunir a doscientos estudiantes. ¿O no será que de verdad era una manifestación de estudiantes que estaban allí protestando por las malas condiciones en las que han de dar clase, doña Rita?

Esto me hace preguntarme, para empezar, por la percepción que tienen algunos de nuestros cargos públicos sobre lo que es una protesta ciudadana. En una ciudad donde —por poner algunos ejemplos— el billete de metro es casi el doble de caro que en Madrid y Barcelona, aunque ofreciendo un servicio bastante menos frecuente y más restringido en horarios (es más; un billete de autobús municipal en Valencia ¡también es más caro que el metro de Madrid y Barcelona!), una ciudad donde —además de la falta de calefacción, tizas y fotocopias en institutos— ya era casi tradicional que hubiese cada año niños dando clases en barracones o donde se caen los techos de un hospital recién inaugurado, a la señora Barberá no deberían sorprenderle las protestas. Lo que debería sorprenderle es que no haya todos los días miles de ciudadanos ante el Ayuntamiento o ante la Generalitat, reclamando un poquito de vergüenza a los que rigen el consistorio y/o el gobierno comunitario. Sospecho, pues, que nos toma por imbéciles. Y puede que no le falte razón. A fin de cuentas sigue estando en el cargo.

Otra cosa que sorprende a la amiga de los bolsos de Louis Vuitton es que esa manifestación que era producto de “la estrategia de la izquierda” pero que estaba compuesta por apenas doscientos alumnos, haya tenido una trascendencia “tremenda”. No sé a qué achaca ella esa trascendencia, pero por si no le queda claro, se lo voy a explicar —gratuitamente, por menos de lo que cuesta un billete de metro— desde estas líneas: ha tenido trascendencia porque nadie puede entender la necesidad de que un puñado de chavales de secundaria hayan sido desalojados a palos por unos antidisturbios evidentemente fuera de control. Bueno, o casi nadie, porque he escuchado o leído algunos comentarios en la línea de “los estudiantes no pueden cortar la calle cuando les venga en gana” porque tal cosa “vulnera los derechos de otros”. Bien, también vulnera esos mismos derechos que durante las fallas se corte al tráfico no ya esa calle, sino toda la zona y muchas otras calles de la ciudad. Pero bueno, eso es lo de menos. La cuestión importante aquí no es que los estudiantes hayan vulnerado un derecho a circular libremente en automóvil por cortar una calle, sino la desproporción y brutalidad de la respuesta policial para corregir la actitud estudiantil. Y eso en el supuesto de que acordemos que resulte necesario corregir esa actitud, que a fin de cuentas ha sido puntual pacífica y por un buen motivo. Los estudiantes han ocupado la calle Xátiva porque esa es la calle donde está situado su centro escolar, estaban justo en la puerta de su propio instituto; no es que han venido desde treinta kilómetros para cortar una calle céntrica. ¿Que no habían pedido autorización previa para manifestarse? Bien, son unos chavales de secundaria protestando porque pasan frío en clase. Si se ponen a bucear en la burocracia llegará la primavera antes de que puedan manifestarse (claro que para entonces, dados los recortes, quizá empiecen a pasar calor y sigan teniendo motivo de queja).

Pero es aquí, en esta incomprensión hacia lo que es una protesta estudiantil bastante comprensible y perdonable, además de absolutamente pacífica, donde siguen sin cuadrarme las cosas. Un cargo público que respeta al ciudadano debería entender cuándo dicho ciudadano está protestando con un buen motivo. Empezando por Antonio Moreno, jefe superior de la policía de Valencia; sí, ese mismo que un revelador lapsus se refirió a los estudiantes como “el enemigo”. Quizá esa tendencia a ver al ciudadano que protesta como tal enemigo explique la total falta de proporción, mesura y por momentos civilización, de la intervención policial. Desconozco si también el señor Moreno, como la señora Barberá, ve a los estudiantes del Luis Vives como títeres de algún oscuro Komintern que maneja los hilos en la sombra, pero si tenemos que deducir su visión de la actitud de los antidisturbios, podríamos decir que sí, que ve a los estudiantes de secundaria como una peligrosa turba. Es curioso. No sé si conocen ustedes Valencia, pero les aseguro que el botellón de la Plaza del Cedro —“manifestación” nocturna compuesta también por un par de cientos de chavales, sólo que en estos casos acompañados de alcohol, lo cual teóricamente haría las cosas más difíciles— ha sido desalojado unas cuantas veces sin más necesidad que algunos agentes de la policía local (la local, no los antidisturbios), y sin detenciones ni porras, con absolutamente cero incidentes. Y la plaza queda vacía. Permítanme pues dudar que el alumnado del Vives ofrecería una resistencia mayor, salvo que creyesen estar ejerciendo un derecho a protestar pacíficamente por las circunstancias desfavorables en que la ineptitud monetaria de los gobernantes han sumido sus años de formación. Quizá es que el señor Moreno ha visto demasiadas películas de guerra o ha pasado demasiadas horas jugando al Call of Duty, ese videojuego de pegar tiros en Irak, pero le puedo asegurar que un puñado de estudiantes del IES Luis Vives no es lo que yo calificaría como “el enemigo”. Bueno, cualquiera puede comprobarlo en los vídeos que ya abundan en YouTube: el alumnado del instituto no parece demasiado peligroso. No puede decirse lo mismo de los antidisturbios, por desgracia.

Así que la alcaldesa ve contubernios, el jefe de policía ve al enemigo y la no menos inefable delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León ha asegurado que no piensa dimitir porque —agárrense ustedes los machos— “no es momento de dimisiones sino de diálogo”. Ah, que lo de dialogar está bien para que Paulita no pierda el cargo pero no para desalojar a dos adolescentes de una esquina (además, ¿por qué hay que desalojarlas cuando están en la acera sin cortar el tráfico y es el propio policía quien las lanza contra un automóvil? Buena pregunta, amigo lector. La respuesta: no lo sé). Una muestra más de que nuestras autoridades están dispuestas a cualquier cosa excepto a reconocer que han metido la pata, lo cual sería la primera muestra de respeto al ciudadano. “Sí, estoy aquí pagada con dinero público así que le debo una explicación al público: la he cagado, lo siento, si me dan otra oportunidad no lo volveré a hacer”. Algo así hubiese estado bien, y aún hubiese estado mejor que ella y el señor Moreno dimitan ante lo que es una flagrante incapacidad para manejar una inofensiva concentración de escolares sin que el asunto se convierta en una vergüenza internacional y se proyecte (una vez más) la imagen al mundo de que España es una república bananera cuyos ciudadanos tienen alojado en el cráneo un imán para las porras. La delegada del gobierno tiene un asunto bastante grave al que hacer frente con dignidad torera, pero en cambio, ante la primera mención de la palabra “dimisión” (reclamada por los estudiantes) se agarra al “diálogo” como un náufrago a un cacho de madera flotante.

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Bien, a que por muy moderado que se esfuerce uno en ser, los hechos y dichos de las últimas horas me llevan a una conclusión que no es nueva pero que parece confirmarse a cada día que pasa: en España se le está perdiendo el respeto al ciudadano. El policía pega cuando no debe, el gobernante menosprecia la protesta de sus gobernados, el administrador no quiere ni que se le haga mención de las responsabilidades inherentes a su puesto. Dicho de manera más contundente: se ríen de nosotros. Y eso me ofende, y me ofende profundamente. Da igual que sean de derechas o de izquierdas. No quiero reducir este pensamiento a un único partido, porque realmente creo que es un problema de mentalidad nacional. Suele decirse que un país tiene los políticos que merece, pero no sé si estoy muy de acuerdo con esa idea. El país no es un ente abstracto, el país está formado por la gente. El pueblo no siempre es bueno ni siempre tiene razón, y entre la gente común hay también individuos mediocres e incluso malos, de acuerdo. Pero también hay muchos individuos —por lo visto, la mayoría— que al menos saben comportarse de manera civilizada. El pueblo español, que en otras épocas pecó de sangriento y pagó un alto precio por ello, está ahora dando muestras una y otra vez de que ha madurado; ni es el primero en dar una bofetada, ni es el primero en pisotear los derechos ajenos, ni es el primero en convertir una pacífica demostración ciudadana en una vergonzosa crónica de sucesos. Casi siempre intento evitar este tipo de lugares comunes o alusiones demagógicas en plan to er mundo e güeno, pero es que estoy empezando a pensar que es cierto: no tenemos los gobernantes que merecemos, ni los cargos públicos que merecemos, y por lo visto tampoco la policía que merecemos. Y merecemos algo bueno, porque somos quienes pagamos los impuestos y somos aquellos en quienes reside la soberanía. El estado ya no es un rey, el estado somos nosotros. Eso es una idea que cualquier demócrata que se precie comprende, porque la idea contraria —que el estado sea algo ajeno a la ciudadanía— es propia de regímenes autoritarios, del fascismo o del comunismo. La policía no está para controlarnos, sino para protegernos y servirnos (no, señora Barberá, esta no es una consigna de la “estrategia de la izquierda”, este es el lema que hemos visto en coches de la policía en tantas películas estadounidenses). Cuando veo a una adolescente inofensiva, esa chica que según Rita Barberá es parte de una “estrategia”, esa chica que según Antonio Moreno es “el enemigo”, aterrorizada ante un agente de la ley que acaba de abofetear a otro chaval delante de ella; cuando la veo muerta de miedo ante un agente en cuya presencia debería sentirse segura y no amenazada, sé que algo no está marchando bien en este país. Sé que tenemos un serio problema.

No quiero ser agorero, pero estas cosas, más a menudo de lo que nos gustaría pensar, van a más. Si no se corrigen las estructuras que dan lugar a estos preocupantes síntomas, esos síntomas no desaparecerán, sino que tenderán a hacerse más graves.

Hoy es un chaval o una chavala en la televisión. Mañana podría ser tu hija. Pasado mañana podrías ser tú. Cuando se le empieza a perder el respeto al ciudadano, se empieza perdiéndoselo de palabra, y se termina perdiéndoselo a golpes. Y cuando se le pierde a uno, y lo consentimos, se le terminará perdiendo a dos, y a tres…

¿Qué hacer? Lo que se ha hecho en la propia Valencia. Salir a la calle en mayor número, de manera igualmente pacífica, y contemplar cómo esta vez la policía se abstiene muy mucho de negar a los ciudadanos el derecho a protestar ordenadamente. Porque resulta que el problema no era el corte del tráfico, el problema es otro. La gente no ocupa la calle, la calle pertenece a la gente. El estado pertenece a la gente. El país pertenece a la gente. Piénsenlo bien la próxima vez que ordenen una carga policial innecesaria, injustificada y desproporcionada, contra un grupo de manifestantes inofensivos. Porque un día acabará en desgracia. Esta vez ha habido suerte, y ninguna chica joven ha terminado con la cabeza abierta contra el capó de un coche. Podría no haber tanta suerte a la próxima. No sería la primera vez que un país se ve sumido en un caos por la muerte de algún manifestante. ¿No quiere usted, señor Rajoy, que terminemos pareciendo Grecia o algo peor? Muy bien, pues use su puesto para exigir responsabilidades y haga —políticamente hablando— que rueden cabezas por esto. Demuestre usted, que es el presidente, que siente respeto hacia el pueblo.

El problema es que, por lo que parece, si el pueblo no sale a la calle a imponer respeto por sí mismo no se le respeta. Muy bien, pues salgamos a imponer respeto cada vez que se nos falte al mismo, por mucho tráfico que se corte. No se preocupen, señora alcaldesa, señor jefe de la policía, señora delegada del gobierno. Los ciudadanos pueden cortar una calle, pero si una ambulancia necesita pasar, los manifestantes permitirán que pase. Están allí para protestar, no para moler a palos a nadie. Porque los ciudadanos, por fortuna, sí siguen comportándose como si viviesen en el siglo XXI.

Si te ha gustado este artículo ¡Haz un donativo online!

Donar una cantidad personalizada

Información personal

Credit Card Info
Detalles de facturación

Total de la donación: 5,00€ One Time

91 comentarios

  1. Charles Degol

    Demagogo.

  2. Antonio

    Lo que no se cuenta aquí:
    el balance de heridos: 16, 11 de los cuales eran policías, según ABC; 11 agentes de un total de 17 heridos, según El País.
    http://santiagonzalez.wordpress.com/2012/02/21/el-dia-que-valencia-fue-auschwitz/

    Ninguno era estudiante del instituto Luis Vives.

    Eso sí:
    “Las jornadas de protesta estudiantiles han degenerado en una improvisada y caótica primavera de Praga.”
    Neus Caballer en El País.

    … y los chavales, a quienes, entre contenadores volcados, imaginamos hablando de usted a la Policía.
    http://lamusicaligera.tumblr.com/post/17951367906/los-chavales

    • El Abominable hombre sin Nick

      11 agentes heridos supongo que con lesión en el túnel carpiano o codo de tenista, por dar leña. ¿Lo especifican los informes?

    • “el balance de heridos: 16, 11 de los cuales eran policías, según ABC; 11 agentes de un total de 17 heridos, según El País.”

      El número de antidisturbios heridos, junto con los Reyes Magos, nunca ha sido algo que tenga mucho fundamento. Credibilidad nula. Que haya adultos que aún crean en los Reyes Magos, digo, en lo que dice Interior…

    • tomás

      ¿Fotos? ¿Vídeos?

      Que venga un mono pelado a decir que un chaval es capaz de provocar lesiones a alguien que le dobla en peso y tamaño, protegido con casco y keblar es… pues eso… de mono pelado.

  3. – Los desmanes de la policía no se pasan por alto. Para eso están los tribunales y no sería ni el primer ni el último pasma que es condenado por abuso o agresión, si es que existe. Pero eso hay que demostrarlo y lo decide un juez, no los medios, ni los partidos políticos ni siquiera un niño con la cabeza abierta. De hecho, ni siquiera el Gobierno debería poder hacerlo ¿no?. Los policías son funcionarios del Estado como bien dice al final, y el estado no es el Gobierno. Otra cosa serían las responsabilidades políticas.

    – Los que tienen que pedir permiso para cortar una calle no son ‘unos chavales de secundaria’, son sus padres, o sus profesores. La comparación con las Fallas además de demagógica no se sostiene si hablamos de ‘fascismo’. Los ciudadanos de Valencia en su conjunto son los que deciden cuándo y qué calle se corta, ya que para eso pagan esas calles entre todos. La bondad del motivo es algo subjetivo, yo podría estimar que tengo motivos más que suficientes para cortar mi calle y no lo hago.

    – “¿A dónde quiero llegar con todo esto?”

    En este párrafo coincido en gran medida a excepción de pensar que no tenemos los administradores que merecemos. Sí los tenemos. Y la solución no es cambiarlos, es darles menos atribuciones de las que tienen. Pero eso, contra mi criterio, lo ha de decidir la mayoría. Y que nadie me acuse abogar por una dictadura porque es precisamente lo contrario lo que sostengo. No quiero que la mayoría decida sobre mi vida, pero mucho menos quiero que lo hagan unos pocos o un caudillo. Quizás existan otra maneras que haya que atreverse a explorar pero como dijo Winston, de momento, de lo que hemos probado, la democracia es lo menos malo.

    – “El problema es que, por lo que parece, si el pueblo no sale a la calle a imponer respeto por sí mismo no se le respeta”

    ‘El pueblo’ no existe. Si ‘el pueblo’ decide que cortar mi calle está bien, yo como ‘pueblo’ también, tengo el mismo derecho a ¿imponer? mi respeto y evitar que se corte esa calle, ¿no?. Y entonces, ¿qué nos encontraremos?. Los ciudadanos NO pueden cortar una calle porque se les antoja. O podemos todos, ya que todos somos ciudadanos. ¿Es a eso a lo que queremos jugar?

    Me parece muy desafortunada la alusión al fascismo o al comunismo. Para los que de verdad lo han sufrido y lo sufren es un insulto. La diferencia entre aquello y lo que mal que bien tenemos aquí es que allá a los que apalean ciudadanos les ponen medallas, aquí, si se pasan, son juzgados y condenados. El fascismo no es que a un policía se le caliente la mano, es que ese policía quede impune. Porque manos se le han ido siempre a la policía, aquí y en todos los países occidentales. A la policía o a la Guardia Nacional, porque a ver si ahora EEUU eran un país fascista cuando sucedió Kent State.

    Para muestra un botón : 1987, Madrid, manifestaciones estudiantiles…una chica herida DE BALA. Cientos de heridos por pelotas de goma y gases lacrimógenos. Hace más de 20 años. ¿Había fascismo o comunismo en este país? yo no lo creo.

    Saludos.

    • Los desmanes de los policías SÍ se pasan por alto. Por eso al final quedan absueltos. Creo que no has leído bien las noticias de estos dos días. Sí, se absuelven, pero no vía judicial formalizada sino como se absolvieron a los banqueros en los últimos días de Zapatero, “ya tu sabeh”. Incluso en las dictaduras (así, hablando en general) a veces hacían esos paripés, dependiendo a quién habían “tocado”. Pero el resultado era el mismo que ahora: no, no hay justicia para los muchachos de la porra.

      El problema de bulto es precisamente etimológico: DEMOCRACIA. A cualquier cosa se le llama democracia, a cualquier sistema pseudorepresentativo se le llama democracia. Da igual, si es democracia “es mejor”, y así debemos aguantar lo que sea: que se venga el país en porciones, que nos recorten todo tipo de derechos, que nos golpeen por protestar, que cierren periódicos. Porque estamos en democracia, “oyes”, y eso es lo menos malo. Si hacen lo mismo en otro régimen político que no se llama democracia, es malísimo, pero si lo hace la democracia, simplemente por autocalificarse así, es menos malo: los golpes duelen menos, la calle donde iremos a vivir es menos fría, los derechos laborales de mierda olerán un poco mejor y cuando nos levantemos en vez de decir Puto Dictador debemos dar gracias por esta “democracia”. Así, por el poder de una sola palabra, engañados como imbéciles.

      • “Los desmanes de los policías SÍ se pasan por alto. Por eso al final quedan absueltos.”

        ¿? Si quedan absueltos es que NO han existido tales desmanes.

        “Sí, se absuelven, pero no vía judicial formalizada sino como se absolvieron a los banqueros en los últimos días de Zapatero, “ya tu sabeh””

        Esa una potestad que los ciudadanos hemos dado al Gobierno. En cualquier caso no es ninguna ‘absolución’, es un indulto. No, no he leído noticias al respecto de indultos de policías últimamente pero es fácil googlear y encontrarse con policías condenados por diversos motivos.

        “que cierren periódicos.”

        ¿Qué periódico ha cerrado el Estado por el mero hecho de ser un periódico?

        El resto del argumento es ciertamente difícil de seguir. Tal vez si expone una alternativa a lo que parece que ni a usted ni a mi nos acaba de gustar, la democracia occidental, podamos encontrar algún punto de acuerdo. O no.

        • mientes, y mientes a sabiendas. Los desmanes de lo policías quedan impunes vía presunción de veracidad, vía “no iba identificado” o vía indulto. Tu comentario pega más en foropolicia, o forofarlopa, es asqueroso: ¿has estado viviendo debajo de una roca los ultimos 50 años? no has visto un nacional más que en la tele, eso es lo que uno concluye de leerte. Ríolloro

          • Forofarlopa sin duda es una web que me gustaría conocer. En Foropolicía no creo que me admitan. Respecto a lo que he visto o dejado de ver, se sorprendería, señor Ratón. Los jueces dictan lo que es hecho probado y lo que no. PROBADO. Y espero que no quiera cargarse usted la presunción de inocencia ¿verdad?

          • felipe

            “Los jueces dictan lo que es hecho probado y lo que no. PROBADO”

            ¿Siguiendo qué leyes, normas jurídicas y/o intereses/ideologías?

        • egunkaria por ejemplo

    • Roberto

      Crecí en los 80 y hasta que no salí de España en el año 2004 para trabajar no me di cuenta de que aquí jamás ha dejado de haber fascismo. Me acuerdo del miedo que daban los policías durante mi infancia. Curiosamente, la RAE define terrorismo como “dominación mediante el terror”. Esto es lo que sucedía y lo que está sucediendo. Es terrorismo gubernamental y no me cansaré de decirlo. Puede usted fijarse en la reforma laboral, en la actuación policial o en la actitud chulesca de los políticos: todo causa miedo y desánimo hacia el ciudadano.

      ¿Puede decirme cómo se legitima un partido con mayoría absoluta con unos 10,5 millones de votos cuando hay unos 11,5 millones de abstenciones, votos en blanco y votos nulos? ¿Cuando hay más votantes que no les han votado? ¿Cómo pueden decir que gobiernan por el poder que les ha dado la gente que les ha votado cuando están representando también a los que no les han votado, que son mayoría? ¿No le parece a usted totalitario y en la línea de un golpe de estado? ¿El control de todo no le parece demasiado fascista para algunos que se autodenominan liberales? ¿No le parece terrorismo?

      Cuando los transportistas decidieron bloquear el país haciendo un cierre patronal ilegal (eran autónomos), impidiendo el tránsito libre y desabasteciendo a la población, no vi que la UPI acudiera en masa ni que se enviara al ejército, ni que se les acusara de sedición. No pasó nada. Pero cuando los controladores aéreos se pusieron en huelga tras un RD que les recortaba derechos alevosamente sí se hizo todo esto, ¡y eran 4 gatos! Ahora se envía a la UPI contra 200 estudiantes, algunos padres y espontáneos que recriminan la actitud. ¿No le huele mal a usted? ¿Está ciego? ¿No ve la desproporción entre los casos que comento? ¿Son más importantes los vuelos para las vacaciones de unas personas que el abastecimiento de un país? ¿Es más importante el tránsito por una calle de Valencia que el tránsito por la Red Nacional de Carreteras? ¿Se nos olvida todo o qué ocurre aquí?

  4. La violencia policial no sólo es propia de regímenes dictatoriales (sean comunistas, fascistas o liberales -Pinochet-), sino también de las llamadas democracias occidentales. La violencia policial desproporcionada no es un asunto reciente, no existe una “barbarización” progresiva en los últimos tiempos, no. Esa violencia ha sido usual durante todos estos años de democracia que “nos hemos dao”. Yo soy joven, estoy por la treintena, pero recuerdo que ya de chabea nos cascaban bien en las manifestaciones tranquilas. Lo que pasa que no habían tropecientos móviles grabándolo, no existían periodistas concienciados, no era trendingtopic y para la sociedad, en general, les debíamos parecer una panda de chadalos (por pedir derechos de forma tranquila, normalmente sentado/as).

    Lo que ha cambiado, sobretodo estos últimos meses, es que cada vez más gente se anima a protestar, cada vez más medios ven en ello una noticia reseñable (el director de Público admite que las noticias sobre el 15M duplicaban las visitas a su diario online), cada vez hay más pruebas de todo gracias al uso y generalización de dispositivos móviles con cámaras y plataformas para subir vídeos que se viralizan enseguida.

    Al menos ahora en las comisarias (por ejemplo, aquí en Madrid y bajo dependencias de la sección de “Tribus urbanas” de Moratalaz) los policías saben que no pueden hacer lo que hacían hace, por ejemplo, 10 años. Porque ahora parte de la sociedad fiscaliza y está pendiente de lo que sucede. Pero hace diez años, o cinco, aquello era un agujero negro y el trato era propio de otros regímenes. Claro que, si algo está generalizado, entonces es también propio de este régimen, por mucha mácula de lo que sea que pretendan que tenga.

    Pese a todo esto, pese a que gracias a internet y a los nuevos dispositivos podemos acceder a imágenes sobre la brutalidad para concienciar a la gente en qué estado de “democracia” nos encontramos, hay un problema con esto: lo que hoy se ve mañana se olvida rápidamente. La memoria “digital”, con su multiplicación e “infoxicación”, impide que se retengan por mucho tiempo las informaciones, por mucha imagen que contenga.

    • “¿? Si quedan absueltos es que NO han existido tales desmanes. ”
      Este tipo de argumentaciones es puro síndrome de Estocolmo. Un ciudadano cualquiera acusa a un policía de maltrato; y Luis se cree… al policía. El hecho de que los absuelvan o indulten es porque son sus mismos jefes, los que los absuelven o indultan.

      “¿Qué periódico ha cerrado el Estado por el mero hecho de ser un periódico?”
      Egunkaria.

      • “El hecho de que los absuelvan o indulten es porque son sus mismos jefes, los que los absuelven o indultan.”

        No. Absuelve un tribunal . ¿Tampoco creemos a la Justicia? ¿Entonces qué no queda? Repito la pregunta del primer comentario ¿Queremos jugar a eso? Porque a eso podemos jugar todos.

        Indultan sus ‘jefes’, a los que nosotros, que somos sus auténticos jefes, hemos dado esa potestad. Que por mi parte le quitaría ya esa potestad, pero también haría muchas otras cosas -sin hacer daño a nadie- que igual le gustan menos a usted y para evitar eso igual si que le parece bien mandarme al tío de la porra.

        “Egunkaria.”

        A falta de un criterio legal con más fundamento que el mío, he de darle la razón en esto y me parece mal que se hiciese lo que se hizo.

        • Ah, se me olvidaba.

          Si lo que dictaminó la Justicia en el caso Egunkaria nos lo creemos, digo yo que lo coherente es creernos lo que falla cuando absuelve a un policía.

        • felipe

          “¿Tampoco creemos a la Justicia?”
          No

          “¿Entonces qué no queda?”
          Muy poquito y cada vez menos

          “Repito la pregunta del primer comentario ¿Queremos jugar a eso? Porque a eso podemos jugar todos.”
          No nos va a quedar más remedio. Podemos, pero de momento no queremos.

  5. Por cierto, no me parece que ser pacífico sea más maduro que no serlo. Ahora en mi mente tengo dos “revoluciones” pacíficas: la de Gandhi y la marcha sobre Roma de los fascistas (1922), precisamente. Digo precisamente porque el propio Gandhi tenía muchas simpatías con Mussolini y con el fascismo. De hecho visitó Roma y hay fotografías de él con jóvenes Arditi (creo que eran Arditi pero no estoy seguro) y palabras laudatorias hacia el calvo con cabeza de yunke.

    Por eso no me gustan los mitos, entre otras cosas. Tienen pies de barro (toma lugar común)

    • Sin olvidar la presuntamente pacífica “Marcha Verde” marroquí. Es increíble el país de pandereta que tenemos.

  6. Plano, extenso, complaciente, inocente… Lo peor de JotDown con diferencia, dejen de hacer articulismo con la política, eso es trabajo de columnistas -y JD los tiene muy buenos-. Un artículo realmente pobre por escritura y por contenido que no aporta absolutamente nada.

  7. Antonio, SIEMPRE la policía presenta partes de lesiones. No me lo invento, la estadística está ahí para consultarla.

    Luego está el ROBO de los partes de lesiones por parte de la Policía: http://teatrevesadespertar.wordpress.com/2012/02/21/espana-la-policia-del-estado-arrebata-los-partes-de-lesiones-en-el-hospital-de-valencia-a-los-agredidos/

    Y luego habría que ver qué partes presentan, como ya han dicho.

    Las agresiones de la policía están bien documentadas y son INJUSTIFICADAS.

  8. Convertir a las masas de ciudadanos en sujeto político es una forma de fascismo. Mal que bien, cuando votamos por el partido tal o cual se siguen procedimientos (los partidos son legales, presentan listas, hacemos censos y comprobamos que la gente pueda votar legalmente). Con la gente en la calle no hacemos nada de eso. Se convierten en un “hecho” que va a ser manipulado con seguridad (“el pueblo habla”). Dicho esto, no sé dónde ve el autor el fascismo. Hay tribunales de justicia y a los policías les es aplicable el código penal.

    • – Ahora quiero contarle mi secreto.
      – De acuerdo.
      – En ocasiones veo fascistas.
      – ¿En sueños? ¿Despierto? ¿Fascistas en tumbas, en féretros?
      – No, moviéndose por ahí, como gente normal. No se ven entre ellos. Sólo ven lo que quieren ver. No saben que son fascistas.
      – ¿Los ves a menudo?
      – Todo el tiempo. Están en todas partes. No le contará a nadie mi secreto, ¿verdad?

      (“El fascio sentido” – M. Night Shyamalan)

    • miguel

      Tsevan, creo que le embarga esa melancolía que narra en sus artículos, y no ha leido las últimas noticias que nos cuentan que unos Mossos que torturaron a un detenido (con cámara de por medio), han sido indultados y podrán volver a ser policías. Así que es aplicable el código penal, pero ese código es más para unos que para otros.

      Sobre no ver el fascismo, una pequeña definición que he encontrado en Google sobre lo que es un estado fascista:

      “El fascismo se basa en un Estado todopoderoso que dice encarnar el espíritu del pueblo. La población no debe, por lo tanto, buscar nada fuera del Estado, que está en manos de un partido único. El Estado fascista ejerce su autoridad a través de la violencia, la represión y la propaganda (incluyendo la manipulación del sistema educativo).”

  9. El presidente de la Federación Valenciana de Estudiantes y Consejero Escolar del Estado y de la Comunitat, Alberto Ordóñez: “Vamos a continuar quemando las calles de Valencia”.

    “Resulta que un grupo de alumnos decidió cortar el tráfico de la calle Xátiva —una estrecha aunque crucial vía automovilística en donde está situado el instituto— en lo que parecía una típica e inofensiva protesta estudiantil”.

    DRAE: “Inofensivo”: Que no puede causar daño ni molestia… cortar una CRUCIAL vía automovilística. Claro, la gente que circula por esa vía no se dirigen a ningún lugar importante (yo lo sé), simplemente están contaminando gratuitamente el aire de la ciudad (con toda probabilidad votantes del PP)

    “La policía no está para controlarnos, sino para protegernos y servirnos”… ¿A todos o a unos más que a otros?

    “También vulnera esos mismos derechos que durante las fallas se corte al tráfico no ya esa calle, sino toda la zona y muchas otras calles de la ciudad”… ¿Por qué será?

    “La cuestión importante aquí no es que los estudiantes hayan vulnerado un derecho a circular libremente en automóvil por cortar una calle”… Claro, la cuestión verdaderamente importante es que se han vulnerado los derechos de otros ciudadanos que son más dignos de respeto y protección que los de los demás, ¿a que sí?

    “Los ciudadanos pueden cortar una calle”… Sí, gracías a Vd. ahora ya lo sabemos: sólo es necesario “un buen motivo” (¿Y cuál no lo es a ojos de los que protestan?)… “pero si una ambulancia necesita pasar los manifestantes permitirán que pase”… ¿Y un coche de bomberos? ¿Y uno de policía? ¿Y un cirujano en su vehículo particular camino del quirófano? ¿Y un currante camino de su puesto de trabajo? ¿Y alguien que pierde su vuelo? ¿Y si no la dejan pasar qué hacemos, (ya sabe, no to er mundo e güeno)? ¿Llamamos a la policía?

    En fin, para qué seguir.

    • IRENE, te invito a que decidas entre:

      1. esperar 30 minutos en tu coche porque hay cortada una calle por un grupo de estudiantes que tienen que recibir clase tapados en mantas por el frío que sufren.

      2. que te muelan a palos un grupo de policías “cachas”.

      Más que nada, porque parece que para ti es exactamente igual de grave una cosa que otra.

  10. Eraser

    Cuando se pierde el respeto a las fueras de orden publico en un pais democrático, y cualquiera ( sea niño, estudiante de secundaria con veinte años o jubilado de la CNT) se permite pegarle un mandarinazo a un antidisturbios, amparado en la libertad y en lo que ha mal digerido en cuatro foros y en dos editoriales, mal vamos. Esto no es Siria, evidentemente, y por no serlo, se permiten jugar a las “revoluciones” sin el riesgo de que le peguen un tiro. El artículo es un ejemplo de demagogia barata, categoría que está poblando los medios en estos dias. Concedamos a estos dugos la “libertad” de tomar la calle y pasado mañana podremos llorar porque un tribunal popular nos ha detenido, juzgado y fusilado en la tapia del Instituto, sin solución de continuidad.

  11. French

    La calle es mía – http://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Fraga

    A despecho de las imágenes que todos hemos visto: volvemos a las andadas, sin mesura ni arrepentimiento.

    Vale, como queráis; las espadas están en alto.

  12. Que vergüenza me dan comentarios como el de Irene o Japer. El comentario de Japer es el de un politico o de alguien verdaderamente despreciable. Pero el de Irene… acumula en si misma todo el mal de un país. Porque claro, es mucho más importante llegar a tiempo al trabajo, que reclamar derechos. Peor aún que la ignorancia… es la falta de solaridad y empatía con el prójimo. Porque si un mal no me afecta personalmente… ni me va ni me viene…

    • Escuece, ¿verdad?

      ¿Alguna explicación razonada de por qué la reclamación de sus derechos ha de conllevar la vulneración de los míos? ¿Son mejor calidad? ¿Merecen mayor protección? Le recuerdo que el derecho a la libre circulación ES un derecho fundamental (Art. 19 Constitución Española)

      ¿En aras de qué se ha puesto de moda que el derecho de manifestación sólo se ejerce como tal si es cortando calles y carreteras, esto es, JODIENDO al prójimo (eso sí, solidaria y empáticamente) y si estás en contra es que se es un redomado fascista comeniños?

      • miguel

        Estimada Irene, si hablas de la Constitución, leéla, por favor, el artículo 19 dice lo siguiente:

        “Los españoles tienen derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional.

        Asimismo, tienen derecho a entrar y salir libremente de España en los términos que la Ley establezca. Este derecho no podrá ser limitado por motivos políticos o ideológicos”

        A ver si cada vez que la policía corta una calle por un evento deportivo, religioso, cultural, está vulnerando derechos fundamentales.

        Sobre lo de mis derechos por encima de tus derechos, te recordaria esa frase que empieza con un “Primero fueron a por los judíos, pero como yo no soy judío…” Creo que las protestas de los estudiantes son de sentido común, y que a ti te molesten por ir a trabajar es un fastidio, pero´con dos dedos de frente sabrías que es una molestia pequeña comparada con la molestia que sufren ellos.

        Saludos.

        • Estimado Miguel, a ver si la policía no va a estar habilitada legalmente para cortar una calle por un evento deportivo, religioso o cultural, en consideración a motivos de orden público, seguridad e interés general, y sin que, por lo tanto, se vulnere ningún derecho fundamental.

          Saludos.

          • Roberto

            ¿Interés general? ¿Cuántas personas de todas las que viven en ,digamos, Madrid caben, digamos, en el Bernabeu y cuántas personas no? La desproporción demuestra que la definición de “interés general” es muy interesada, pero poco generalista.

            Dicho sea de paso: conozco a 2 personas de Valencia, no se conocen entre ellas, y ambas aprovechan las fallas para cogerse vacaciones y largarse a un sitio donde puedan dormir.

      • No creo que sea correcto cortar una calle por una manifestación (aunque sí necesario en este caso), pero en el momento en que se deja de lado la denuncia de un linchamiento contra unos niños en pro de esto, estamos teniendo un problema muy serio de falta de capacidad de RAZONAMIENTO y SOLIDARIDAD.

        “Dos dits de seny” es lo que le faltan a esta señorita.

    • “Porque si un mal no me afecta personalmente… ni me va ni me viene…”
      El problema es que no se dan cuenta que el mal si les afecta, nos afecta a TODOS. Se han gastado nuestra pasta entre despilfarros y corruptelas y ahora nos quieren hacer pagar a TODOS, incluso a sus votantes mas ciegos.
      Y lo que hay que tener claro es que esto va mas alla de ideologias y partidos, TODOS los ciudadanos tendriamos que estar enfadados con la clase politica al completo, ellos nos han hundido, ellos son los que nos han trasladado estos problemas.
      No hay que cerrar filas en torno a ningun dirigente pq todos tienen su parte de culpa. Tendriamos que estar exgiendo una renovación politica completa. Tendriamos que pedir la dimisión de TODOS los politicos ya que han sido incapaces de solucionar el problema y lo unico que saben es tratar de separarnos en ideologias que no respetan, se rien de nosotros una y otra vez..
      Despertad de una vez, no les importais ni les importan las ideas que tratan de inculcar. A la mayoria de la politica de primera linea solo les va la pasta.

  13. “La calle es mía”

    ¿En 1987 gobernaba Fraga?

    ” El comentario de Japer es el de un politico o de alguien verdaderamente despreciable”

    Joder. Lo que supongo para usted viene siendo lo mismo ¿no?.

    “Porque claro, es mucho más importante llegar a tiempo al trabajo, que reclamar derechos.”

    Circular libremente ES un derecho. Para llegar al trabajo o para irte a tomar seis cañas o para irte a tumbar debajo de un árbol. No tienes porque dar más explicaciones. Y puede reclamar otros derechos, por supuesto, pero como corresponde. O yo también reclamare los míos como se me ponga en la peineta.

    “la falta de solaridad y empatía con el prójimo”

    La solidaridad forzada, no es solidaridad. De la regañina moralizante no digo nada, allá cada cual con su conciencia que , efectivamente, no es mi problema. La ley, sí.

    • “Joder. Lo que supongo para usted viene siendo lo mismo ¿no?”.

      Permitame responderle con un SI rotundo. Es más, no soy el unico. http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/espana/el-93-de-los-espanoles-considera-administracion-corrupta_735213.html

      “Circular libremente ES un derecho”.
      Miré… usted puede cortar la Gran Vía madrileña, desnudo y denunciando la falta de derechos civiles en Urano… esta en su derecho. Un policía nacional le apartará o lo detendrá y puede que usted reciba una multa o una citación a un juzgado. ¿Pero donde COJONES, pone en la Constitución, que se me va a apalear… o tan siquiera poner la mano encima, cuando yo no estoy provocando o haciendo ningún acto violento? La policía no tiene ningún derecho.

      Un politico, un policia… debe dar LA VIDA, por proteger a cualquier otro ciudadano. Su deber es POR Y PARA NOSOTROS. Y es increible que nadie, absolutamente nadie, dimita en este país aún estando investigados, juzgados y condenados. Vergonzoso. Yo no pido la mentalidad de un politico japones… que al verse incapaz en su trabajo, llega al punto del suicidio… yo no pido eso… pero casí que lo echo de menos.

      • “Permitame responderle con un SI rotundo. Es más, no soy el unico.”

        Con su respuesta me bastaba. Lo que opine el resto de la gente no le proporciona ni más ni menos razón. Evidentemente creo que se equivoca, hay políticos que no son ‘seres miserables’ y además me permito recordar que los políticos no crecen en los árboles. Le gusten o no, los hemos puesto ahí nosotros, incluso toda esa gente que parece pensar que todos son miserables. Algo de responsabilidad conjunta tendremos.

        “Pero donde COJONES, pone en la Constitución, que se me va a apalear”

        En el mismo en el que pone que te pueden pegar un tiro si les disparas. En ningún momento creo haber dicho que esté bien apalear a la gente por sport. Digo, y mantengo, que si algún policía ha hecho abuso de autoridad, que sea crujido. Por supuesto que es mucho más grave que un policía me pegue una hostia sin motivo que que me la pegue un particular, y si no me equivoco por eso la pena para un policía sería mayor.

        Pero que eso hay que demostrarlo. Y desde luego, que nada de todo esto tiene que ver ni remotamente con el fascismo.

        Saludos.

        • Me alegrá saber que estamos empezando a ponernos de acuerdo.

          Solo le queda a usted visualizar unos cuantos videos en Youtube.

          1) El de dos chicas adolescentes muertas de miedo, abrazadas y empujadas hacía un coche.

          2) Un chaval con gafas que se lleva una hostia sin venir a cuento.

          3) Un señor de cierta edad que recrimina (o insulta, no lo se) a unos policías y entre 3 le dan de porrazos.

          Eso sin contar con imágenes de chavales sangrando por la cabeza o corriendo despavoridos

          Y esas imágenes han salido 1 y 1000 veces en la televisión y cualquier medio de comunicación. ¿Le parecen pocas pruebas de abuso de autoridad?

          Si lo realmente sangrante de todo esto, es que a día de hoy, no hay responsabilidades, ni dimisiones. La ironía de todo esto es muy perversa. Unos chavales se manifiestan en contra de la incapacidad de los políticos… y precisamente se llevan puesto una cuantas hostias y más incapacidad política.

          Y estoy muy de acuerdo con usted en un punto. La responsabilidad de todo esto, es de la ciudadanía… sí… pero tanto Canal 9, La Sexta, Intereconomia, Publico, La Razón… (etc,etc) crean una propaganda partidista vergonzosa… que claro, influye en el ciudadano.

  14. Mcbein

    La verdad es que yo también opino que es uno de los peores artículos que he leído en Público… perdón, en Jotdown.

    • ludovico

      A quién le importan las argumentaciones pudiendo poner etiquetas, no se te vaya a cansar el cerebro o lo que sea.

  15. Mcbein

    1- “La policia apalea a doscientos niños por defender su instituto de los recortes en educación”
    2 – ” Once policias heridos tras responder a provocadores infiltrados entre estudiantes en manifestación ilegal”

    En estos casos no me creo ninguno de los dos titulares, la verdad.

  16. Da igual este caso que cualquier otro, da igual lo que haya pasado, la imagen se repite de manera frecuente: la policía actúa de manera desproporcionada. La razón, pues es difícil saberlo, quizás es la impunidad del uniforme, quizás también tienen problemas laborales, su jefe les putea, cobran poco, no sé, pero el resultado es el mismo, actúan como verdaderos hijos de puta en vez de como profesionales.

    El problema no son los malos policias, el problema son los buenos policias que no hacen nada. Y eso incluye a los mandos policiales, que es sobre quiénes cae la responsabilidad. No sería muy difícil sancionar a todos y cada uno de los policias que han sido captados por las cámaras haciendo mal, muy mal, su trabajo. Se les debería sancionar, y añado, someterlos a escarnio, un policia no es cualquier cosa. Es un señor al que le hemos dado permiso para ir por ahí armado e “impartir el órden”. No es poca responsabilidad, y si cobran poco para tanto trabajo, o si hay que coger a policias con más estudios, pues que se haga, pero por este camino solo van a venir más desgracias.

  17. iskander

    Muy oportuno artículo, mi enhorabuena al autor. No será a partir de ahora el chico más popular de jotdown, y le aconsejo que vaya con cuidado por valencia, no vaya a ser que aparque mal el coche un día de estos.

    Respecto a si la policía española es o no es, datos cantan.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Informes_de_Naciones_Unidas_sobre_la_tortura_en_Espa%C3%B1a

    Hace menos de una semana, han sido indultados, puesto que habían sido condenados, cinco mossos acusados de torturar y amenazar de muerte.

    Eso es lo que hay. Y quienes no quieren verlo, o están de acuerdo, o directamente participan.

    • E.J. Rodríguez

      Hola Iskander;

      Evidentemente no me preocupa ser “el chico más popular de Jot Down” o no hubiese escrito algo como este texto y menos con ese título. He de agradecer a la revista que no me hayan pedido que cambie una sola coma y más sabiendo que no me suele interesar escribir sobre asuntos políticos o sociales. Les prometo no hacerlo a menudo y volver a la NBA y los cuadros de Velázquez.

      En cuanto a quienes creen que el título del artículo es “desproporcionado”: ¡enhorabuena! Empiezan a entender la idea.

      La diferencia es que unas cuantas letras impresas aquí, aun siendo desporporcionadas (a quienes se lo parezca; yo no tengo inconveniente en calificar de “fascista” no sólo a un régimen como dice el DRAE sino también a actuaciones concretas… pero eso soy yo) no tendrían por qué afectarles como lectores, si no quieren dejarse afectar. Basta con decir “ok, este tipo opina así y a mí me parece un cretino”. Perfecto, para eso está la sección de comentarios.

      Pero un golpe físico, en cambio, afecta a un ciudadano lo quiera o no lo quiera. Conlleva un riesgo y no siempre la autoridad necesita poner al ciudadano (aun al ciudadano infractor de una norma o ley) en ese riesgo. Creo —y es sólo mi opinión— que cuando una autoridad comete un desmán que implica un uso excesivo de la fuerza física en situaciones que no lo requieren, hay que plantarse desde el minuto uno y decir “basta”. Es sólo lo que yo creo, claro, pero no tiene sentido “esperar” a que puedan suceder cosas peores.

      Los manifestantes cortaban una calle y hay leyes y normas al respecto, sí. Pero si la policía necesita actuar con tanta fuerza en esta situación, no es el corte de una calle lo que me preocupa, sino el cómo actuarán cuando yo decida manifestarme por algún otro motivo, el que sea.

      De hecho, el revuelo que se levantó sirvió al menos para que al día siguiente se produjeran manifestaciones en la misma ciudad sin que la policía cometiese excesos. Sin el revuelo, nada nos garantiza que los excesos no se hubiesen repetido 24 horas después. La posibilidad estaba ahí.

      Bueno, un cordial saludo, para ti y también para quienes no están de acuerdo con el texto. La idea es precisamente debatirlo sin golpear a nadie más que al teclado de nuestros respectivos ordenadores.

  18. Dani :

    Firmaría tu comentario si te hubieses ahorrado esto : “Da igual este caso que cualquier otro, da igual lo que haya pasado”

    Hombre, no, no da igual.

    Iskander :

    O la ley del péndulo.

  19. Hola,

    Las exigencias de los chavales del instituto valenciano son legítimas, como legítimas son tantas otras exigencias. Ahora bien, una carga policial desproporcionada -yo soy de los que duda cuando lee los informes sobre agentes heridos en este tipo de historias- y las declaraciones de los políticos de turno (a cada cual más ilustrado, sea del color que sea) han encendido una mecha y removido conciencias. Por eso ahora se manifiesta un buen puñado de gente en las calles de otras ciudades. Porque lo legítimo se ha convertido, además, en ‘trendingtopic’. Y con razón.

    Dicho esto digo lo otro. Un poco de sensatez y prudencia. Como ha dicho un comentario anterior al mío, nos venden esto como si fuese Siria -y el 15M ya nos lo vendieron como si fuese Tahrir- y no tiene absolutamente nada que ver un sitio con el otro. Por muy románticos que nos pongamos. Y en esos sitios, por cierto, el pacifismo brilla o ha brillado por su ausencia. Por muy románticos que nos queramos poner.

    Conclusión: una reflexión interesante, aunque matizable, la que elabora el autor, más allá de los eslogánes que ya nos llegan procedentes de todos los frentes. Y es que en Intereconomía los estudiantes ya son poco menos que etarras del Mediterráneo y en Público unos intelectuales apaleados por la Inquisición, que ha regresado a España para comerse niños. No hombre, no. Hay que evitar que se nos vaya la olla. Lo de Valencia no deja de ser la anécdota del momento que vende titulares. Debería servir para enseñar unas cuantas lecciones, a todos. Pero si alguien espera una “Primavera No sé qué” debe de estar mal de la olla. O vivir en un país que está mal de la olla en general, si es que esa llamada triunfa.

    Entonces, yo me largaré.

    Saludos.

    PD: Tampoco entiendo el título del artículo.

  20. Efectivamente, no son alucinaciones, ni fruto de nigún tipo de perturbacion alucinógena, es la realidad.
    Un fascisco gradual, como una de las 10 estrategias de manipulacion, la gradualidad, poco a poco en pequeñas dosis te van acostumbrando y les permite ir más alla.
    No es nada nuevo, tan antiguo como la vida misma, llegado el momento, si no intenta aplicar un antídoto se acaba bajo ese oscuro feudo.
    saludos y grata visita al blog

  21. Fermín

    Siempre hacen lo mismo: parten caras inpunemente y luego se cubren unos a otros y mienten. “Nos atacaron”, “hay nosecuantos agentes heridos”, “eran radicales antisistema”…

    Y como siempre, podemos ver imágenes y vídeos de ciudadanos agredidos y heridos, pero nunca vemos imágenes de antidisturbios heridos, porque no existen.

    La policía debería estar compuesta por los más íntegros y cabales, no por los anormales que la integran hoy por hoy.

  22. Pingback: En ocasiones veo fascismo - Iniciativa Debate Público

  23. iskander

    Para que nos hagamos una idea de hasta donde llega la carcundia. Llega hasta aquí, hasta las mismas páginas de jotdown.

    Esto se puede leer al respecto de una víctima del terrorismo, claro, del terrorismo que no les convino.

    “A Chacón se le ha hospedado en el rostro la amargura, esa lúgubre rigidez a lo Pilar Manjón que confiere un cierto apresto a lo que, ay, sólo es palabrería.”

    Ironizar con la amargura de una madre que vio como reventaban a su hijo, es propio de alimañas sedientas de odio. Lo podéis encontrar en no sé que mierda de portero-delantero. Esa miseria moral es la que habita a sus anchas por el país que llevan siglos parasitando.

    En ocasiones ves fascismo, EJ. Ten cuidado, anda cerquita.

    • E.J. Rodríguez

      Iskander,

      Igual que te digo una cosa, te digo la otra: lo que me gusta de Jot Down es que pueden escribir en ella personas con opiniones de todo tipo. Eso es algo que no se ve a menudo en los medios. Deberíamos valorar eso también.

      Un cordial saludo.

      • Laurel

        “Lo que me gusta de Jot Down es que pueden escribir en ella personas con opiniones de todo tipo.”

        Tenga cuidado con sus afirmaciones, señor redactor, no vaya a ser que el ‘amigo’ iskander empiece a ver un fascista también en usted por hablar así. De hecho, ya sostiene que esto es una revista “neo franquista” (por la que le encanta pasarse, parece) debido a ese tipo de cosas.

        Cuídense.

  24. el problema es que ya no se qué y a quién creer.

  25. Virada02

    Demagogia por arrobas y muy poca consideración a los que sufren, han sufrido o sufrirán un régimen fascista o comunista. Una carga policial en una democracia no es un brote de fascismo ni nada similar. Es, si se demuestra, un abuso punible y condenable. Nada más.
    Buscar fascismos donde no los hay, animar ñoñas revoluciones primaverales, justificar cualquier algarada porque va contra “los malos” indica un nivel de democracia inexistente.
    ¿Que hubiera dicho el autor de esta cosa si el que dijo lo de “vamos a seguir quemando Valencia” hubiera sido un skin o un ultraderechista? No se porque pregunto.
    Respecto a lo de que cortar las calles es lo mismo que en Fallas y con el mismo derecho… en fin, la comparación habla por si sola. Lo que Dios no da, Salamanca no lo presta.

    • E.J. Rodríguez

      Hola Virada;

      Como he comentado por ahí, yo no tengo ningún inconveniente en calificar como “fascista” una actuación puntual, y no sólo a un régimen o a una forma de estado. ¿Que es un uso indebidamente extenso del término? Para un académico de la historia, tal vez. Para mí, no, pero podría estar equivocado. Es mi querida equivocación, en todo caso. Tampoco tengo inconveniente en que algunos estéis en desacuerdo con esto e incluso me llaméis “cretino” por ello. Es más, me parece hasta saludable (hombre, sin lo de “cretino” mejor, pero vamos, creo que tú ya me entiendes).

      No sé si es necesario entrar en un eterno debate sobre el significado de la palabra “fascismo”. A ti te parece impropio el uso del término, a mí me parece impropio que me acuses de tener un “nivel de democracia inexistente”, pero cada uno de nosotros tiene sus motivos, mejores o peores, para decir estas cosas. Yo creo que determinados actos emanan de determinadas formas de ver las cosas, y creo que actitudes y creencias fascistas pueden darse dentro de estados y organismos democráticos. Eso es lo que yo creo. El fascismo, o el comunismo, o cualquier totalitarismo, no llueven del cielo.

      No es que yo predique siempre por el que las masas se manifiesten en las calles, pero a veces, por qué no, conviene. Esta vez ha convenido. La brutalidad policial, al menos en estos días, se ha esfumado. Salir a la calle ha servido para algo, o eso creo yo.

      Posiblemente en una larga conversación —que desgraciadamente no se puede producir en este medio escrito— terminaríamos entendiendo por qué el otro dice lo que dice, y nos parecería menos chocante. Juzgar a alguien por escrito siempre es complicado.

      Porque, por ejemplo, lo de la supuesta “poca consideración por los que sufren un régimen fascista o comunista” por mi parte… generalmente no respondo a elucubraciones ajenas sobre lo que estoy pensando, y menos usadas como forma de construir un argumento ad hominem. No digo que no las hagas, digo que no suelo responderlas. Pero como sé que eres lectora habitual lo comentaré y permíteme puntualizar que estás profundamente equivocada en este punto. No tenemos por qué juzgar a otra persona haciendo deducciones inexactas a partir de algunas de sus opiniones, especialmente si esa es toda la información de la que disponemos sobre esa persona.

      Si quieres saber algo sobre lo que pienso, puedes preguntármelo. Por ejemplo, ¿qué pensaría si lo de “vamos a quemar las calles” lo dice alguien de extrema derecha? Pensaría exactamente lo mismo que pienso ahora: que es un intento de provocación. Sólo que el artículo no hablaba de lo que dijo un ciudadano para provocar él sabrá qué, sino de cómo actuaron unos agentes del orden. Ése era el tema que me preocupaba. Que agentes de la ley peguen sin necesidad a ciudadanos me parece más grave que el que algún descerebrado diga “vamos a quemar Valencia” (siempre y cuando eso se quede en palabras, claro, en tal caso ese individuo se convertiría en un fascista incluso peor, o en un terrorista, o como quieras llamarlo).

      Un cordial saludo.

      PD: Se me olvidaba. Sí, la verdad es que creo que los estudiantes en este caso tenían más derecho, o al menos más justificación, a la hora de cortar una calle que el asunto de las fallas o del fútbol. Pero es sólo mi opinión personal y no pretendo que se modifique la legislación o la normativa en torno a mi opinión.

    • Roberto

      Hombre, “quemar” no se puede asociar a ningún acto relacionado con la piromanía: es hablar de diversión y jolgorio. Tampoco “hijo de puta” es peyorativo, porque cuando ves a un buen amigo o te cuentan un buen chiste dices: “¡qué hijoputa!”.

      Y aclaro esto porque el hecho de que un partido político que está en el gobierno se autodenomine “cristiano” no tiene ninguna connotación religiosa. Por esto no se pueden buscar tres pies al gato a las otras situaciones.

      P.D.: No se si se entiende el sarcasmo.

    • ¿¿Demagogia??? ¿¿A cuantos agentes de la unidad UIP conoces? Que hable la gente que no ha visto nada ni sabe de nada y sentencie asi es lamentable y por eso tenemos los politicos que tenemos, porque el criterio de la mayoria es el Salvame o ¿Quien quiere casarse con mi hijo?? Uno de mis mejores amigos es Policia Nacional y los de la UIP han nacido para eso, la mitad son fascistas amantes de la violencia, y cuando ha entrado una persona medianamente normal en esa unidad, al tiempo se ha marchado porque no podia aguantar ver semana tras semana lo que esos energumenos hacen. Este es un pais de ciegos que siguen defendiendo lo indefendible, siguen votando en mi comunidad a unos corruptos que llevan mas de 20 años de dictadura, y se les identifica claramente porque justifican lo injustificable. Yo estuve alli ese dia, y me he encontrado con personas mayores que pasaron por ahi, y decian que los manifestantes habian quemado coches, es que es increible. Lo de las botellas de cristal que dice la policia, tambien inventado. Y las lesiones que comentan de agentes, pero como sois tan ingenuos, que esa gente es amante de la violencia, y para justificarla se autolesionan, se hacen un moraton en el brazo y con eso ya tenian carta de libertad para zurrar. Me avergüenza este pais, que haya gente que intente justificar un hecho que tiene mil de videos en el que no se ve pegar a ni un solo madero es mas propio de analfabetismo y de no tener criterio propio. ¿Donde esta la obejtividad? Luis, Antonio y alguno mas, sois lamentables.

  26. Iskander,

    “hasta donde llega la carcundia” – Cuando llegué a Viena era contrario a ambos porque los consideraba “reaccionarios”….-

    “alimañas sedientas de odio” – Ungeziefer –

    “el país que llevan siglos parasitando.” – Schmarotzer –

    ¿Usted se lee?

  27. Enhorabuena por el artículo. Enorme.
    Yo no podría haberlo expresado mejor.

    Un saludo.

  28. podermakina

    Triste desdicha para un puñado de niñ@s que desean simplemente ser [email protected] en un supuesto nuevo mundo libre y JAMAS [email protected], [email protected], y [email protected] a fuerza de porra hoy y quien sabe de pistola “mañana”, pues la única diferencia es que hoy sigas [email protected] pero [email protected], o [email protected] pero libre.
    Otros en el pasado dieron su vida o cortaron su lengua por la libertad, esos abuelos Españoles todos mudos y/o muertos en combate por la libertad sin importar el color y el credo volverían hoy a la vida solo para ajusticiar y llevarse a los injustos y traidores al lecho del que ellos levantarían hoy, y librarnos del corrupto, del ladrón de masas así como de los asesinos de la democracia y libertad que con lagrimas de sangre y la sombra de la desdicha o falsa victoria hoy consiguieron.

    Mucho se les llena la boca a los poderosos ambidiestros y multicolor, a imponernos si debemos tener por ley o no un hijo, o si debemos o no trabajar aquí o allí, así como si somos enemigos o no del país dependiendo si les apoyamos o no, o si tu sexualidad es antinatural o simplemente confusa. Nos adoctrinan con las artes del caos de las ideas dependiendo de quien gobierne, así como la miseria y el terror del que pasa hambre y frío, cuando son ellos que con una mano encarcelan al padre que abofetea a su hijo, y ellos quienes permanecen libres cuando con la otra asesinan a golpes la voz de todos ellos.

    Nos hablan de escucharlos de entenderlos, de comunicarnos con ellos nuestros hijos nuestro futuro, pues con la horca o la guillotina en otras eras por traicionar su pueblo deberían pagar. Esos que nos hablan de futuro nos venden su infamia como la correcta creando conflicto entre nosotros donde los únicos que no morirán en esta guerra son ellos, y nosotros como corderos al matadero al final llegamos con sonrisa o lamento, pero ten seguro que llegaremos con el esfuerzo y el caos que ellos nos están provocando.

    Pues el que llega con sonrisa seguramente lo pondrán al final de la cola del matadero, y aquellos que somos conscientes, coherentes y críticos de la traición bien perpetrada seremos los primeros en ser ejecutados para alimentar la idea que según les venden a sus peones “ellos son los diferentes, los traidores, y como no malditos enemigos”, y los que ríen ignorantes de la muerte de sus compatriotas, sus hermanos, son todo lo contrario, sin saber que nuestra misma desdicha caerá en su descendencia cual circulo vicioso hasta que no arranquemos a esos bastardos de la verdad el maldito poder de matar al individuo o al pueblo.

    Cristianos, Moros, judíos, Rojos, Azules, Negros, Verdes, Humanos, POLICIAS y resto de escoria ¡OJO! para una lengua viperina, nos usarán para asestarnos la puñalada a nosotros mismos sin mancharse de sangre y alimentar la hoguera de su poder vicioso, siendo que ellos no tienen color ni humanidad alguna pues son etéreos e inmunes, dioses por la elección de un pueblo incauto y traicionado donde solo se les votó por que queremos algo justo, una vida justa, un espacio en la memoria de los nuestros, una casa donde tumbarnos, un plato de comida, una ducha, un trabajo, un amor, una vida y un futuro para TODOS nosotros, y sobre todo a diferencia de ellos SIN PISAR NI APORREAR CABEZA ALGUNA.

  29. Con todo el respeto: este artículo y buena parte de los comentarios al pie sólo son posibles desde un desconocimiento total y absoluto de lo que es una democracia representativa y de cómo funciona un Estado de derecho. Lo que acerca a un país al fascismo no es el hecho que un policía, legitimado para el ejercicio de la violencia por un pacto social previo, dé un porrazo de más o de menos, sino el hecho de que una parte de los ciudadanos se pasen por el forro la legalidad en función de sus caprichos más grotescos. En España hay cada semana docenas de manifestaciones y a hostias sólo acaban unas pocas: justamente aquellas cuyos convocantes buscan la confrontación con la policía. Que el nivel de los argumentos sea el de que “los policías son unos palurdos”, “las Fallas también cortan las calles”, o “es más importante reclamar tus derechos que llegar a tiempo al trabajo” demuestra que el fascismo contemporáneo, el verdadero, no sólo no ha aprovechado el título de derecho que por lo visto regalan con la conexión a internet, sino que es rematadamente infantiloide, pueril y candorosamente aniñado.
    A ver si va a resultar que en vez de hostias, lo que hay que darle a la izquierda callejera es un chupete.

    • Ana Nuño

      No pierdas tu tiempo, Cristian. ¡Regálales un chupete!
      Eso sí: vas a arruinarte, si sigues mi consejo.
      (El original, aquí: http://elpandemonium.tumblr.com/post/18085736670/este-articulo-publicado-en-jot-down-acerca-de-los)

    • podermakina

      Con todos los respetos también, no veo que en tu comentario apacigües a la juventud confundida y aterrada por la crueldad de una policía o mejor dicho un “ente” que los usa como peones, pues lo que he visto es terrorismo, donde una par de estufas con luz solucionarían el problema sin ir mas allá, incluso la “pueril” que quiere llegar al trabajo llegaría sin problemas.
      Estoy seguro que no todos los policías coincidan con el “ente”, que asegura que deben de aporrear un niño “el enemigo” de 50k con 15 años de vida, cuando ellos pesan 100kg a 120kg y en músculos, y muchos son padres responsables. Seguramente el “ente” que guía la porra, tiene cita con especialista en nutrición u otro, y el niño vejado de por vida seguramente con el sicólogo, y me importa un comino que sea de derechas o izquierdas, son niños pidiendo estufas y papel por el amor de dios, no son forofos de un equipo de futbol en busca de ostias.
      Como siempre muchos leen y comentan lo que quieren pero si fuera moderador borraría el 50% de comentarios que no vienen al cuento. Hablamos de niños que se les ha cultivado la idea de la no violencia, que pasan frió, y en esa adolescencia aprenden a que han de manifestarse para que al menos les escuchen después de largo periodo pasando frío u otras necesidades, y no precisamente a garrotazos, pues se les acaba de dar lo que no queremos la semilla del odio y la impotencia. Si en vez de mandar a los de la porra, mandamos calor a esos “enemigos” pero con algo de electricidad, ni tú ni yo estaríamos aquí.
      Pero a fin de cuentas a si va el país con esos “entes sabios”, cuando lo que tienen que hacer es poner luz y robar menos dan garrotazos a niños y les llaman enemigos…

    • E.J. Rodríguez

      Hola Cristian:

      No voy a pretender que conozco al dedillo el funcionamiento de un Estado de derecho, pero tampoco creo que sea necesario para considerarme un ciudadano con derecho a una opinión propia. Porque al menos conozco dos cosas:

      —Una, que la respuesta policial ha de ser siempre proporcionada, por más que un pacto social precio la haya legitimado para el “ejercicio de la violencia”. Un pacto social no implica una patente de corso. Ni para los manifestantes… ni para la policía.
      —Dos, que la integridad física del ciudadano debe ser una de las primeras prioridades, por encima incluso de determinadas necesidades de orden público (recalco que he dicho “de determinadas necesidades”, no de cualesquiera necesidades; una vez más: proporción).

      Y sí, hace dos días era casi más apropiado repartir chupetes que repartir hostias. No por la edad de los manifestantes, que era variopinta y supongo habría de todo, sino porque dado el carácter pacífico de la protesta era apropiado repartir casi cualquier cosa excepto precisamente hostias. Así es como yo lo entiendo.

      Un cordial saludo.

    • Compañero Cristian.

      Con todo el respeto, tu comentario sólo es posible desde un desconocimiento total y absoluto de lo que es una democracia representativa, de cómo funciona un Estado de Derecho y de lo que es la lucha sindical. Por una razón muy sencilla, si supieras como funciona, sabrías que la policía sólo está autorizada a usar la violencia si la “masa enfurecida” la ha ejercido previamente contra ellos.

      Sabrás, evidentemente, que la policía, esa abanderada de la legalidad, debe de predicar con el ejemplo y también sabrás, evidentemente, que de una policía que se toma la justicia por su mano, saltándose la legalidad vigente, a un estado fascista hay tan sólo un pequeño paso.

      A la “Izquierda callejera” no hay que darle un chupete. Pero a la derecha reaccionaria habría que darle un libro, ya que un pueblo ignorante es un pueblo fácil de engañar.

      PD: Cuando veas tus derechos vulnerados, no pongas el grito en el cielo porque no haya una “masa enfurecida” que te los defienda, pues comentarios como el tuyo, no contribuye en absoluto a que el Estado del Bienestar avance. Quizá tu tengas moral de esclavo, pero yo no. Lo público no se vende, lo público se defiende.

    • Mazzini

      Cristián, reprobé su idea de “Ok Computer´´. Sin embargo, aquí, le aplaudo el comentario.

  30. mataclanes

    Hace pocos meses, un policía antidisturbios belga le soltó un bofetón y una patada a una manifestante de manera totalmente injustificada; los propios jefes del policía no esperaron a que hubiera una decisión judicial sino que, en base al vídeo que circuló por internet (y en el que quedaba en evidencia que la agresión era injustificada) apartó al policía de su puesto y lo detuvo.
    http://www.publico.es/internacional/401549/belgica-detiene-a-un-policia-por-atacar-a-una-indignada

    Aquí, vemos numerosos ejemplos de abuso por parte de los policías contra chavales indefensos que no están haciendo nada (me refiero a los de los vídeos enlazados y no a esos protoetarras que, por lo visto, andan quemando contenedores en Valencia) y contra periodistas y salen los de siempre (tsevanrabtan y demás) diciendo que no podemos acusarlos de abuso de autoridad porque no hay sentencia judicial.
    Así nos va.

  31. Armagasa

    Me encanta ver que los fascistas son cada dia más numerosos, al haber sumado a sus filas a la izquierda de pandereta, palestino al cuello y “No pasaran”, con argumentos tan seductores como atribuirse todos loa votos que no fueran al PP, includos los de los que el dia de las elecciones se quedaron en el campo digiriendo la paella.

    La policia es mala. Todos los dias sacrifican a niños que pasan frio, con toda impunidad. Los cojones. Es un argumento tan seductor como las torturas a loa etarras, de Manual de Primero de Guerrilla Urbana.

    Joder, que asco de gente.

  32. He estado ahí y he visto a esos chavales y chavalas dando una lección de dignidad a toda la gente que se queja en casa y luego se hincha a hablar por Internet.

    No habían izquierdistas ni etarras ni mierdas de esas, los contenedores volcados evitaban los atropellos de las furgonas de la policía. Esta última, por su parte, disfrutaba riendo mientras golpeaba.

    Si no hay derecho a protestar para unos chavales, tampoco tiene que haber derecho a circular a vuestros puestos de trabajo de mierda.

    • Ah, por cierto, a las ambulancias se les dejaban pasar, dejad de hablar de lo que no teneis ni idea…

  33. ‘Si no hay derecho a protestar para unos chavales, tampoco tiene que haber derecho a circular a vuestros puestos de trabajo de mierda.’

    Pues ya me contarás quién va a pagar no ya la calefacción, el colegio entero.

    • Si Luis, los mismo que pagamos a unos descerebrados para que apaleen a nuestros hijos. ¿Estuviste alli? No ¿verdad? Pues callate, porque lo que yo vi es un estado policial de todas todas. ¿Por que no se pusieron a pegar palos al dia siguiente? Iba la policia local abriendo paso y la manifestacion era igual de ilegal pero para mas inri cortaron mas calles. Nos pasamos por toda la ciudad a nuestras anchas y ¿que paso? Nada de nada. Llegar tarde al trabajo, por Dios, la niños pasando frio en las escuelas y tu preocupado por si las personas llegan 30 minutos tarde al trabajo. Con ese ejemplo de prioridades ya lo dices todo, no tendrias ni que tener derecho a voto con tu capacidad de razocinio. Lo pillas o hablo demasiado deprisa para ti?

  34. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | En ocasiones veo fascismo (II) | Cuéntamelo España

  35. Genial. Símple y llanamente.

    • “Pues callate”

      No.

      “lo que yo vi es un estado policial de todas toda”

      ¿Ha visitado o vivido alguna vez un Estado policial de verdad?

      “Nos pasamos por toda la ciudad a nuestras anchas y ¿que paso? Nada de nada”

      Lamentable. Deberían haber disuelto y abierto las calles.

      “Llegar tarde al trabajo, por Dios, la niños pasando frio en las escuelas y tu preocupado por si las personas llegan 30 minutos tarde al trabajo. ”

      Yo me preocupo de mis derechos, efectivamente. Y uno de ellos es ir a donde me de la gana cuando me de la gana mientras una ley, no una turba, no diga lo contrario. Porque yo también puedo ser turba. Los niños me preocupan menos, sí, no son mi responsabilidad. Puede condenarme al infierno por ello como la Iglesia, pensar que soy una mala persona, cosa que me toca un pie que piense y poco más. Sigue sin ser mi responsabilidad ni mi obligación. Yo no violento los derechos de nadie yendo a trabajar, usted sí impidiéndomelo. ¿Quién hace mal?.

      “Con ese ejemplo de prioridades ya lo dices todo, no tendrias ni que tener derecho a voto con tu capacidad de razocinio.”

      Perfecto, no tengo mayor interés en votar. Pero entonces evitenme el pagar sus hospitales y los colegios de sus hijos. Mis prioridades las decido yo, si no le importa.

      Por cierto que hablar de un estado policial y empezar diciendo “callate” y terminar retirándome el voto es jocosamente pintoresco.

      “Lo pillas o hablo demasiado deprisa para ti?”

      No seas macarra, chico.

  36. torque

    Hace un par de dias, mi hijo de 18 meses se puso furioso porque le quite un jugete que tenia. El se fue al pasillo y se puso a patalear contra las paredes. Me acerque a el para sacarle de ahi y en el forcejeo el me dio algunas patadas en las piernas y la verdad es que me hizo bastante dano. Entonces le agarre de la nuca y le lance contra la pared con cierta violencia. A partir de ahi ya dejo de patalear, solo lloraba, con lo que no tuve problemas para meterlo en su cuna.

    • ¿Lanzaste contra la pared con “cierta violencia” a tu hijo de 18 meses? Tú eres un animal. Ah, que te dio patadas y te hizo bastante daño. A gente como tú habría que prohibirle la paternidad. Joder qué tropa.

  37. Maurho

    ¿Alguien se ha planteado que ante el sencillo problema de la falta de calefacción en un Instituto existe la sencilla solución de dejarse el abrigo puesto y seguir dando clase haciendo bromas sobre la situación?

    Sí, ya se lo de los aeropuertos sin aviones. Ya se lo de irse a trabajar a Laponia. Ya se lo de la Memoria Histórica. Ya sé lo de los paraísos fiscales. Ya sé todo el volumen de propaganda y resentimiento que circula por ahí.

    Y también sé que todo esta propaganda no tiene nada que ver con un problema nimio de falta de calefacción, al que se le puede encontrar un aprovechamiento educativo sobre lo prescindible que es mucho del bienestar de que hemos disfrutado hasta ahora, porque nos lo han pagado desde fuera.

    O un problema policial nimio de algún porrazo de más, que desde luego no debería hacernos olvidar la falta de respeto a la autoridad de la policía democrática cuando, con las mejores palabras y una paciencia infinita, invita a disolver pacíficamente un corte de calles.

    Los grupos que ostentan el monopolio del “progresismo” en este país tienen un importante problema. En sus delirios, creen “ser el 99%” y actuan como tal. Creen poseer la verdad y la solución para arreglar el mundo y consideran que esto justifica violentar cualquier ley. Pero resulta que en las ocasiones en que se cuentan las fuerzas respectivas, no pasan del 50%. Y en cuanto a la capacidad de arreglar el mundo, lo que tienen demostrada es la capacidad de destruir y repartir los pedazos en forma de miseria.

    ¿No les gusta la derecha, o la carcundia? Gánenles las elecciones. Vayan casa por casa, intentando convencer a la gente. Hagan sus propios periódicos y repártanlos. Creen redes de solidaridad para ayudar a la gente necesitada y demuestren que lo pueden hacer más y mejor que su odiada Iglesia Católica. Organicen asesorías legales gratuitas y apoyo económico para los trabajadores más precarios. Demuestren que su apuesta por la solidaridad pasa también por quitarse algo Uds. de sus salarios, por hacer cajas de resistencia,… y no se remitan sólo a la solución de quitar el dinero a sus odiados super-ricos.

  38. Después de leer el articulo y un montón de comentarios sacando la cara a unos y otros.
    A mi las citas, el fascismo, derecho blablabla. Simplificando. Lo que ocurriría en un país normal: Los chavales salen y se manifiestan cortando la calle. Llega la policía, habla con los chavales. Si se llega a un acuerdo bien, si no se amenaza con usar la fuerza. Los chavales q son jóvenes pero no idiotas, se van, q ya la han liado y se han hecho notar. Punto. Todos contentos. O casi todos.

  39. Pingback: METODOS FASCISTAS EN VALENCIA « Ideas, pensamientos y palabras

  40. Jávea

    No se ha cortado nunca la calefaccion en Luis Vives. La mayoria de los manifestantes no pertenecen al Instituto. Es todo una movida orquestada desde Compromís y apoyada por el Psoe, que no tienen otra cosa que hacer, porque en Valencia llevan perdiendo elecciones una detrás de otra.
    Es ofensivo para los valencianos dar esta imagen tanto en España, como en Europa.
    Estos movimientos están basados en mentiras, pero están permitiendo a determinados políticos salir a la palestra pública a vocear chorradas. En estos momentos se están tomando decisiones económicas muy importantes y muy valientes que están pasando desapercibidas en unos casos e infravaloradas en otros. Hay que resistir y tener mucha paciencia con este tipo de gente que parece que viven en la luna. Pero claro enseguida eres un fascista. Hay que ver.

  41. filming

    Este tipo de artículos me gustan más por los comentarios que por el artículo en sí.

    Sólo he podido sacar en claro con todo esto (por procrastinar me lo he leído todo) que la actuación policial -sea cual sea realmente el confuso contexto- ha estado lejos de ser modélica. Por violenta o por falta de autoridad o por poco discernimiento.

    El caso del policía en Bélgica parece ejemplar, desde luego.
    http://www.publico.es/internacional/401549/belgica-detiene-a-un-policia-por-atacar-a-una-indignada
    Pero no se si habrían tenido bastante los belgas con los vídeos que hemos visto aquí.
    Nuestros vídeos me parece que dejan ver una patética algarada a la que los antidisturbios suman violencia, caos y desorden.
    Vamos, que no creo que se pueda denunciar nada más que ridícula e inoportuna incompetencia.

    Me cuesta creer que una actuación policial tan desorientada sea orquestada desde arriba o desde al lado o desde enfrente. De hecho, los únicos que en mi infantil opinión podían preveer un provecho en esto son los medios de comunicación.

    Lo demás, con todos mis respetos, me parecen debates gastados como cromos antiguos que añoramos enseñar. Algunos curiosos de ver, eso sí.

  42. Blanca de Valencia

    ¡Arriba España!
    Y dejaros de mariconadas,¿acaso no habeis visto como gritaban,insultaban e incitaban a los policias?
    Siempre igual de ciegos,solo veis lo que os conviene…
    Si queréis que la cosa avance,dejar de quejaros y hacer algo productivo por vuestro país,que al fin y al cabo,será productivo para vuestra vida,como estudiar,trabajar,etc… y dejar de llorar porque vuestras insignificantes vidas de tocarse las pelotas a dos manos no son beneficiadas…culpa del estado no es que no deis palo al agua.
    Un cordial saludo de una estudiante de ingeniería industrial 3º año.
    Blanca.

  43. Vaya, vaya, ahora hasta los fachas trasnochados de “Ingeniería industrial” leen Jot Down. Cuidado con los que hablan de dar palos al agua porque la mayoría no ha trabajado en su vida. Con tanto medio ultraconservador y no hay ni una sola imagen de un policía agredido o herido. ¡Qué casualidad! A la inversa no puedo decir lo contrario. Vaya por dios, no hay que dejar que la realidad estropee la ideología.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACEPTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aviso de cookies