Jose Antonio Pérez: La revolución desde el sofá - Jot Down Cultural Magazine

Jose Antonio Pérez: La revolución desde el sofá

Publicado por

audímetro

Seguro que a alguien se le ha ocurrido antes, pero lo cierto es que nunca he leído nada al respecto. Algunos seguramente lo llamarían terrorismo. Terrorismo mediático o publicitario o anticapitalista. Terrorismo perroflauta.

Lo bueno del asunto es que generaría un cierto caos económico y social sin que nadie perdiese la vida. Sin amputaciones, ni gritos, ni sangre en la acera. Lo malo es que resulta mucho más fácil de imaginar que de poner en práctica.

Para que la idea pueda llevarse a cabo, se necesitaría la colaboración de 12.000 españoles, más o menos. Pero no 12.000 cualesquiera, claro, de lo contrario sería muy sencillo. Necesitamos a los 12.000 españoles que tienen un audímetro en sus (aproximadamente 5000) casas. Esas 12.000 personas que deciden, por aquello de la estadística y la convención, qué programas ven sus 47 millones de compatriotas. Esas 12.000 personas que, con solo presionar un botón cada vez que se sientan frente a sus televisores, sostienen un negocio multimillonario.

Si, de algún modo, toda esa gente fuese persuadida para que dejase de ver televisión, se produciría un colapso inmediato en el sistema audiovisual y publicitario español. No hace falta que lo dejen para siempre; bastaría un día o dos o una semana para sembrar un considerable caos y generar unas pérdidas colosales. Los ejecutivos de televisión amanecerían con tablas llenas de ceros y nada más que ceros. Un Barça-Madrid sin espectadores, Falete en bañador saltando al vacío, Imanol Arias gritando Merche, me cago en la leche, en mitad de la nada.

Share: 0.0%.

La vulnerabilidad del sistema quedaría al manifiesto. Sin audímetros, ¿cómo saber qué ve la gente cuando la gente ve televisión? Las encuestas no son fiables, porque, ante el encuestador, los españoles tienden a descubrir súbitamente su amor por los documentales y por los animales y por Jordi Hurtado. No, eso no funciona. Solo podemos confiar en los audímetros, solo ellos sirven para mantener el negocio, desde el fútbol a la campaña de Navidad. Sin los audímetros, cundiría la desconfianza en las televisiones, en las agencias de publicidad, en las centrales de medios. Y sin confianza, ya lo sabemos, los negocios se van al garete.

Todo esto es ciencia ficción, por supuesto. Me temo que sería imposible localizar a esas 12.000 personas y convencerlas de que aceptasen el juego. Aunque ellas no perderían mucho. Casi nada, en realidad. Lo único que obtienen colaborando con la empresa de medición de audiencias son unos ridículos regalos-tipo-domicilia-aquí-tu-nómina. Tostadoras, planchas, termos, ese tipo de cosas. ¿Acaso no resulta mucho más gratificante tomar parte en un colapso económico que coleccionar puntos canjeables para la Nespresso? Pasados 20, 30 años, esa gente podría contar a sus nietos y al personal de la residencia que tomó parte en un crack solo por el placer de hacer algo en la vida además de comer y dormir y sonreír forzadamente día tras día tras día. Que reventó una burbuja de billones de euros con tan solo no mover un dedo. Con solo no apretar el botón. Que inició la revolución del sofá, con el mando a distancia como única arma. Alguien lo dijo una vez: pocas cosas hay más democráticas que la televisión.

51 comentarios

  1. ¿Y qué ganaría la sociedad con el colapso inmediato del sistema audiovisual y publicitario español? No entiendo el fin

  2. Esta idea, desarrollada con otro fin, es el argumento de la película “Un juego de inteligencia”. Altamente recomendable, pero sin el componente de fin anárquico que destila el artículo.

    • No tiene nada de anárquico, sería genial, además por la basura que ponen. La tv nos somete, es el medio que utilizan para entrar en nuestra mente y hacernos dependientes. La tv tiene una influencia enorme en nuestras vidas, en nuestra conducta y en nuestra forma de ser. Sería darles un golpe a la publicidad y a la tv. No estaría nada mal la verdad, hacen mucho daño. ¿Nunca te has planteado cómo sería la sociedad sin una tv que la adoctrine?

    • La publicidad funciona, moldea nuestra mente. Si no funcionase no habría propaganda. Ojala se llevase a la práctica aunque lo veo poco probable.

  3. ¿Qué ganaría la sociedad con el colapso inmediato del sistema audiovisual y publicitario español?

    Pregunta retórica donde las haya… Ganaría tantísimas cosas tan buenas que no sé ni por dónde empezar.

    • El articulista en cuestión ignora que el auténtico filón para hacer buenos targets lo lleva en la mano y no es su ciruelo: smartphone. Con iniciativas como las que propone sólo consigue que otros neoliberales se roten las manos.
      El capitalismo no se destruye; se trransforma. Bendita inocencia.
      PD Hay que leer más sustancia y memos blogs. Poco antropólogo veo en la Red…

  4. La peli alemana ” Free Rainer” http://www.imdb.com/title/tt0810868/ mejora la idea. En vez de anular las audiencias dan mejores ratings a los programas culturales y peores a la tele basura. Las televisiones cambian su oferta, y con el cambio de oferta cambian los gustos de la población.

  5. La clásica leyenda urbana de los audímetros.

    • Mi madre tiene un aparato para introducir códigos de cada producto que compra. Todos los días (TODOS) pasa el lector de códigos por cada producto, introduce precios, cantidades compradas, marcas….
      Los audímetros funcionan de la misma manera. No veo donde ves tu la leyenda urbana.

    • Siento decirte que no son una leyenda urbana. De hecho, la imagen que encabeza el artículo es un fotograma de este minidocumental que hizo un amigo y que recomiendo ver sobre los audímetros: http://m.youtube.com/watch?v=6R9Sopo9wfg

  6. La sociedad desde luego ganaría un sin fin de quehaceres por desgracía en gran parte de la población,está en deshuso.
    Pongo por ejemplo.
    Sentarse al sofá con un ben libro en las manos.
    Dedicar el tiempo libre a la familia,que tanto nos quejamos que no tenemos horas para hacerlo.
    Ganarían nuestros hijos en libertat para elegir y compartir,
    cosa que con la televisión,muy subliminalmente les hacemos esclavos de la elección de los demás.
    De una sociedad capitalista que nos lleva al caos económico,pero lo que és peor el caos intelectual.
    Ganaríamos en la comunicación en ejercicio y en pasar nuestro tiempo de ocio en compañía de una buena tertulia,una obra de teatro o un viaje a la ciudad de los sueños que todos y sin gastar un duro podemos permitirnos.Soñar…

  7. Al segundo día (si no al primero) les quitarían los audímetros y se los darían a 12.000 mejor adiestrados.

    • Eso no sería tan fácil. Esos 12.000 estarán elegidos para ser una muestra estadísticamente válida de la sociedad española. Vamos que no están alegidos al azar y por lo tanto costaría un ratillo encontrar otra muestra de 12.000 y hacer el traspaso de poderes. Podría demorarse meses…

      • Bueno, lo de la muestra representativa… En el documental que cita Awezoom se ve que lo de que segmentan por nivel de ingresos y tal no es cierto. La persona con audímetro a la que entrevista dice claro que él nunca ha dado detalles de ese tipo, así que como mucho pueden inferir en función del barrio en el que vive. Queda claro que todo es mucho menos profesional y riguroso desde el punto de vista estadístico de lo que pensamos. Ventajas de no tener competencia viable.

  8. Pues a mi me gustaría que se hiciera. Aunque sólo fuera por ver qué pasa, por pura curiosidad científica. ¿Cómo reaccionarían los medios y el gobierno si nos negáramos a mirarles las caras? Debe de ser, al menos, curioso de ver.

    Por no hablar, por supuesto, de todas las ventajas que ya han explicado ustedes en los comentarios.

  9. Qué curioso! justo ayer hablaba de algo parecido. Comentaba con mi pareja qué guay estaría que fuesen las cadenas de televisión las que le hicieran el juego a los anunciantes sancionando a las empresas que la “cagan” y retirando la publicidad, además de hacerse al contrario. El caso es que haya un control, un equilibrio, para que las grandes cadenas no estén tan polarizadas ni sea tanto el poder de las empresas que están detrás.

  10. Por lo pronto usarían Twitter como medidor de audiencia.

  11. Ya hace años que salvo partidos de la Copa de Rey no se emite en abierto un solo Madrid-Barça.

  12. Gil Scott Heron dice que la revolucion no será televisada.
    Yo pienso igual pero por razones distintas.
    http://www.youtube.com/watch?v=5xFLBcLOuEU

  13. La television está muerta, es un simple panel que dentro de poco solo servira para reproducir contenido via ordenador/internet

    Se acabaron los canales de TV

  14. Sólo por echarle un ojo al par de páginas que dedican los periódicos a la programación y que no haya audiencias por ningún lado, ya merece la pena.

  15. Como si no estuviese manipulado ya el asunto de los audímetros, bien fácil que es desactivarlo y bien fácil debe de ser que las empresas implicadas intervengan. Por otro lado, como dice Ivanhoe por ahí arriba, si usasen twitter aún iba a ser peor el resultado, fijaos si no en los TT que aparecen a la izquierda, son lamentables.

  16. Deberías ver esta película, es buena y habla de lo que dices en tu artículo.
    Saludos.

    Título: Un Juego de Inteligencia
    Título original: Free Rainer
    País: Alemania, Austria
    Estreno en USA:
    Estreno en España: 27/08/2010
    Productora: Coop 99, Kahuuna Films
    Director: Hans Weingartner
    Guión: Katharina Held, Hans Weingartner
    Reparto: Moritz Bleibtreu, Elsa Sophie Gambard, Milan Peschel, Gregor Bloéb, Simone Hanselmann.
    Calificación: No recomendada para menores de 16 años

    El productor de televisión Rainer es un hombre de éxito que lo tiene todo: un sueldo estupendo, un lujoso ático, un coche espectacular y una novia más espectacular todavía. A sus treinta y tantos años ha llegado a la cima de su profesión creando unos programas de televisión de lo más vulgar y estúpido. Su último triunfo ha sido un concurso en el que un hombre podía conseguir el premio de ser padre de un niño, si su espermatozoide ganaba una carrera microscópica para fecundar un óvulo.

    Un día, Pegah, una misteriosa mujer, embiste a toda velocidad el coche de Rainer. Tras sufrir una experiencia cercana a la muerte, en Rainer se opera un gran cambio y decide producir un sesudo magazin de actualidad para la franja horaria estelar de su emisora. Hundido por los bajos índices de audiencia obtenidos, deja su trabajo y decide investigar el sistema de medición de audiencia que mantiene en los más altos puestos a programas que son un insulto para la inteligencia.

    Determinado a luchar contra el embrutecimiento de la sociedad que provoca la televisión, Rainer y unos nuevos amigos traman un ingenioso y complicado plan para que el público se interese por programas culturales de calidad.

  17. Bueno: tampoco pasaría nada. Las empresas de control de audiencia declararían inválida la muestra estadística de esas 12.000 personas, se suprimirían los resultados de los audímetros y se volvería a lo que había en 1993: encuestas a pie de calle o por teléfono. No pasaría nada. Nada de nada.

  18. Yo personalmente la ‘ganancia’ que tendría una acción así la veo en twitter. Serían una o dos tardes muy entretenidas.

  19. Mej0r que le den todo el share a Intereconomia xDDD
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    No mejor no.

  20. Lo mismo no hay escrito mucho de esto, pero hay un corto/documental de un coleguilla, que viene a explicar todo esto perfectamente. Os lo recomiendo: https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=6R9Sopo9wfg

  21. Nada tan revolucionario como dejar las cosas tal y como están, apenas puede mejor constelación de cirscunstancias. Casi no me lo puede creer.

  22. Los audimetros en breve serán cosa del pasado, las televisiones de ahora (smartTV) se suma a otro de los muchos “chismes” que están 24h conectados a internet, eso aumentará considerablemente esos 12.000 usuarios con audímetros puesto que la forma de recoger los datos será mucho mayor y mas exacta. En este país y con los mandatarios y gobernantes que tenemos ¿que clase de TV va a ver?.. pues está claro: Basura!

  23. Suerte en los audímetros con”Perdiendo en norte”, pero que sea mejor que el piloto, por dior, yo lo veré

  24. Escribí hace bastante tiempo un cuento breve sobre el tema. En lugar de invitarles a dejar de ver la televisión, creé una conspiración para que se conectaran precisamente a los programas minoritarios, con el correspondiente caos. En mi final, unos hombres de negros enviados misteriosamente por no recuerdo quién se encargaban de retirar y reasignar los medidores.

  25. y luego resulta que los que se jactan de no tener televisor -según el autor- son unos prepotentes con ínfulas de superioridad moral. en qué quedamos, chaval?

  26. En casa de mi madre instalaron un audimetro, pero lo quitaron cuando se enteraron que yo trabajaba en televisión…

    que putada!

  27. ¡oh yeah!, este mundo necesita una transvaloración de los valores de la sociedad.

  28. Pingback: Jose Antonio Pérez: La revolución desde el sofá | Portal de las Culturas

  29. Manipular los audímetros no sería tan grave, sólo haría falta un poco de estadística para correlacionar las audiencias de las TV por Internet (son sus servidores, me imagino que no serán tan inútiles de no controlar la cantidad de visitantes) con los datos de cuando había datos fiables de los audímetros.

  30. La publicidad tiene todo eso ya estudiado. Ahora ya no le hacen casi caso a esos audiómetros. Ahora buscan grupos mas pequeños a los que le dedican una publicidad específica. Los que leemos y comentamos esta revista JD, ya estamos estudiados y nos dedican una publicidad diferente, más inteligente, menos obvia, más intelectual, pero publicidad al fin y al cabo.

  31. Está bien imaginado. Incluso ponerlo en práctica sería relativamente sencillo. De hecho es fácil suponer que alguna empresa al margen de quién realiza las encuestas, podría localizar usuarios y “promover” el consumo de tal o cual cadena o programa.

    No obstante, ¿se venden más refrescos, juguetes o perfumes por emitirse en “prime time”?

    Creo que la gente hacemos lo que nos parece, cuando queremos o podemos. Y desde hace décadas, si determinada marca encarece su precio, pierde clientes a millares cada día, ya que ¿cuánta publicidad tienen las marcas blancas estilo Hacendado para arrebatar tantísimo mercado a las poderosas multinacionales?

    ¿Por qué hasta el Hipercor ha tenido que abaratar casi todos los productos alimenticios ya que su hipermercado era el segundo más caro tras “Sánchez Romero”?

    ¿Por qué desde 2010 los grandes mayoristas se han aliado con un “slogan” donde afirman que comprar las “marcas de toda la vida” es “lo mejor”?

    Por cierto, todavía no conozco a nadie que no haya seguido algún programa de Jordi Hurtado, y me consta que Tele5 está sin sintonizar en un buen puñado de hogares desde hace varios años… por algo será.

  32. Pingback: Black Mirror, criticando la innovación en formato serie | Pisito en Madrid

  33. Las campañas publicitarias lo que hacen ahora es segmentar y dirijirse a un grupo específico.

  34. Esto me lo esperaría de Kaosenlared, no de Jot Down.
    Olvidas que la relación entre las personas con audímetros en sus casas y las empresas es contractual. Es decir, es un acuerdo que a ambas partes les compensa. ¿Para qué romperla? A nadie con dos dedos de frente se le ocurriría violar un contrato que le beneficia sólo por una bromita populista con aires de anticapitalista de quince años leo-a-Marx.
    La gente decide con el mando a distancia. Si quieren ver mierda, que vean mierda. Si quieren darles poder a unas empresas que les dan entretenimiento, que lo hagan. Es un poder ganado legítimamente. Nadie nos está apuntando con una pistola. Si individualmente algo no te gusta, no tienes por qué hacer uso de ello. Es muy fácil. No veas esa mierda. No entiendo la necesidad de convertirlo en una protesta colectiva de exacerbado idealismo. Qué coño importa.

  35. Pues lo sabrían por el número de visitas a las webs.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR