Jot Down Cultural Magazine – Los orígenes de Nike: cuando el deporte sucumbió a un gofre

Los orígenes de Nike: cuando el deporte sucumbió a un gofre

Publicado por

Bill Bowerman
Si Barbara Bowerman no hubiera sido una gran cocinera de postres no conoceríamos el atletismo tal como es, vistoso y competitivo. En el que los corredores batallan contra el viento y los rivales, y no contra el lastre de sus zapatillas. Sin ella, por lo menos, este deporte no hubiera evolucionado tan rápido como lo hizo a partir de los años 70. Entre sus postres favoritos estaban los gofres y tenía una buena plancha para hacerlos. Su marido, que un poco más y se carga el matrimonio por desvivirse por el atletismo, se fijó un día en aquella máquina y vio la revolución en los pies de sus corredores. Barbara, en cambio, por amor y llena de paciencia, no volvió a verla nunca más.

Su marido no era otro que el legendario Bill Bowerman, quizá el mejor entrenador que ha tenido el atletismo de Estados Unidos. Además de formar a 33 atletas olímpicos, vivió obsesionado con hacer más fácil la trayectoria de sus chicos en la pista. «Dios determina lo rápido que vas a correr. Yo solo puedo ayudar con la mecánica», les decía cuando llegaban a la Universidad de Oregón, donde entrenó durante 24 años. Por entonces, las zapatillas de correr eran verdaderos muertos y se convertían en una prisión de alambre de espino para los fondistas. Así que en su tiempo libre probaba nuevos materiales y diseños para aligerar el peso de la zancada contra el suelo.

Mientras Bowerman innovaba, un exatleta suyo, Phil Knight, se dio cuenta de que las cosas le irían mejor en los negocios que sobre la pista e introdujo la comercialización de las zapatillas japonesas Onitsuka Tiger en Estados Unidos. Dio unas cuantas a Bowerman para que las vendiera a sus chicos, pero la respuesta de su mentor fue otra: le pidió ser su socio y le dijo cómo las mejoraría, cansado de que las marcas de calzado norteamericanas le dieran con la puerta en la cara cuando presentaba sus innovadoras ideas. Y funcionó. En 1964 crearon Blue Ribbon Sports, una filial de Tiger. Ambos pusieron 500 dólares en el bote e hicieron un primer pedido de 300 pares. Les fue bien. Tanto que el primer año obtuvieron 8000 dólares. A partir de ahí, comenzaron a gestar su propia empresa. En 1968, tras decenas de prototipos, se lanzó el primer diseño de Bowerman: las Onitsuka Cortez. Aún les fue mejor y las ventas ascendieron a 800.000 dólares. Y eso que Bowerman no vio la luz en la máquina de Barbara hasta un domingo de 1971.

«La mayor mejora está hecha por el hombre que trabaja de manera más inteligente», dijo Bowerman. Y eso hizo: pensar. De cara a la galería, lo que importa es ganar al cronómetro. Pero no solo se trata de volar sobre la pista. El peso y el rozamiento son fundamentales y cuanto menores sean, mejor. Los podómetros determinaron que para correr los 1609 metros de una milla se tenían que dar 880 pasos. Bowerman calculó que si quitaba 28 paupérrimos gramos a una zapatilla, los corredores levantarían 24,640 kilos menos con cada pierna. En total, se ahorrarían el esfuerzo de alzar casi 50 kilos por cada milla recorrida.

La suela con forma de gofre materializó ese cálculo. En su taller lleno de zapatillas esparció caucho líquido en los 15 centímetros de la plancha de Barbara. El resultado fue una suela en forma de rejilla, con protuberancias. Era ultraligera, amortiguaba los golpes y tenía mucha tracción. Y con ella llegó la revolución de los calzados livianos, rápidos y cómodos, así como la eclosión de algo realmente grande.

Para probar todas sus ideas revolucionarias, Bowerman optó por un atleta que estaba escribiendo una página en la historia del atletismo: Steve Prefontaine, su chico predilecto, una joya que destrozó 15 récords nacionales antes de morir precipitadamente a los 24 años. «Necesito más resistencia al aire», soltó el fondista en tono jocoso al probar el primer diseño. «Quiero un par», pidió acto seguido. Antes, había volado con unas zapatillas de cuero que solo pesaban 85 gramos cada una y que su entrenador hizo exclusivamente para él. Ese chaval, con tal solo 23 años, también fue el primer atleta patrocinado por la compañía de Oregón. Recibió 5000 dólares y, como agradecimiento, retó a Bowerman a crear un mejor calzado que aguantara dignamente una carrera de fondo.

Bowerman y Knight tenían un material y unos diseños revolucionarios, un éxito temprano y muchas ideas en mente. Todo lo necesario para acabar de triunfar. Y lo hicieron. En 1971 un estudiante les diseñó el Swoosh, el logo de su futura empresa, por 35 dólares. Las relaciones con Onitsuka Tiger se rompieron y en 1972, tras pensar mucho en el nombre que substituiría a Blue Ribbon Sports, conjugaron una nueva marca que honrara a los atletas: Niké, la diosa griega de la victoria, capaz de correr y de volar a gran velocidad. En los Juegos Olímpicos clásicos presidió las competiciones atléticas. Las Olimpiadas modernas le rinden tributo en las medallas, en las que aparece desde Amsterdam 1928 con la corona de laurel en el reverso.

Bowerman se llevó consigo los modelo que había desarrollado para Onitsuka y Nike se presentó en público con un diseño reformulado de las Cortez, hecho para los corredores norteamericanos de los Juegos Olímpicos de Múnich. El mismo año también presentaron las primeras zapatillas con la suela Waffle —gofre en inglés—, las Moon Shoe, que rememoraban las huellas que (supuestamente) dejaron Neil Amstrong y compañía en la Luna. Posteriormente llegaron las Waffle Trainer, las Oregon Waffler y otras decenas de zapatillas que rinden homenaje al estado natal de Bowerman, meca del atletismo norteamericano gracias a él, y a la famosa suela.

El resto de la historia de la multinacional ya la conocen o la pueden encontrar en infinidad de libros. Pero una plancha para hacer gofres firma los orígenes de Nike. Bowerman, alejado de los flashes que sigue atrayendo Knight, fue la principal fuente de desarrollo de la compañía. Aportó la filosofía y el conocimiento técnico del deporte. Murió la Nochebuena de 1999. Barbara falleció hace tres años. Su máquina, mucho antes. Resistió pocos gofres de caucho, los necesarios para revolucionar el calzado deportivo, como comprobó un hijo del matrimonio cuando la encontró en 2010.

gofrera bowerman hz

17 comentarios

  1. Nike es una vulgar multinacional que aplasta el área en la que se mete. Transmite una imagen de competitividad insana, de ‘yo soy el mejor’, que no favorece para nada la deportividad. Ficha a los mejores y machaca con publicidad. ¿Dónde queda el espíritu deportivo? Ahora se ha metido en el skateboarding, y se dice que va a hacer tablas que pondrá a la venta a 30 euros. Eso es reventar el sector. Ellos pueden, porque los ingresos les vienen de otros lados. Son imperios que uniformizan, desde luego tendría mucho mérito en su momento, pero hoy por hoy son emblemas de la ostentación de poder.
    Qué a gusto me he quedado, oye :)

    • Category Killer que se llama

    • Chapó, aun recuerdo cuando el barça era kappa, el madrid hummel, el celta umbro, el atletico puma etc etc….ahora todo nike o adidas.
      Pero esto no solo pasa en el deporte, mercadona seria un ejemplo de lo mismo en otro ambito

  2. Interesante articulo, la verdad es que no tenia ni idea de los origenes de Nike y esto ha saciado mi curiosidad :-)

    Solo tengo una observación: Como que Neil Armstrong y compañia dejaron ‘supuestamente’ huellas en la Luna? La llegada a la Luna del Apolo 11 (y de las demas misiones Apolo excepto la 13) esta perfectamente documentada y confirmada, entre otras por las fotos que se tomaron, los videos, las rocas que trajeron y por si hacia falta, por la reciente mision LRO que ha tomado fascinantes fotos de los lugares originales de los alunizajes. Llegar a la Luna ha sido una de las mejores cosas que la humanidad ha realizado… ya nos portamos lo suficiente como estupidos simios agresivos con aires de grandeza, asi que, porque negar una de las pocas cosas maravillosas que hemos conseguido?

    Todo lo que he visto hasta ahora en Jot Down me ha parecido extremadamente bueno y ese ‘supuestamente’ en el presente articulo lo que único que resalta es el desconocimiento del autor acerca del coste (no solo economico, recordemos el Apolo 1), la complejidad y el heroismo que impregnaron el programa Apolo. No seamos conspiranoicos, dejemosle ese desagradable papel a elementos sin la menor verguenza como Iker Jimenez, pero no en Jot Down porfavor.

    Un saludo.

  3. Me sorprende que un medio “supuestamente” serio y que pretende profundizar en los temas que trata, publique un publi-reportaje encubierto como este de los gofres y Nike. Cualquiera que tenga curiosidad y busque en internet verá que desde hace años se insiste una y otra vez en esta leyenda culinaria como origen de la multinacional del calzado. Por lo tanto novedad nula. Y todo el que conoce de primera mano el argumentario de marketing utilizado por Nike, sabe que ellos siempre incluyen este dato en el argumentario de marca trendy, cuando se quieren dirigir a medios que les aporten cercanía a un target no masificado. Que JotDown tenga publicidad insertada no es criticable, en cambio lo sería si se ofreciera como contenido.

  4. no entiendo porque se critica este articulo, y se le presupone con fines publicitarios solo porque se hable de una multinacional.. yo no conocia la historia, me gustó, se me hizo ameno y punto.. a otra cosa. Que pais de criticar y no estar nunca contento con nada!
    Y lo de “supuestamente” .. pues o lo interpreto como jocoso o porque se les coló tarde y queria decir que “supuestamente” se basaron en las huellas. O eso o a cundido mucho la conspiranoia jajajaa

  5. ¿”Supuestamente”?
    Ay, jotdown, arregla éste disparate…

  6. Que digo yo que probablemente habría obtenido el mismo resultado golpeando el caucho con una raqueta…

    Me recuerda, dentro de su interés, a un artículo que leí sobre el tremendo hallazgo que aportó el inventor de los ladrillos con agujero…

    Y es importante que los ladrillos tengan agujero, ¿eh?

  7. Lo que no dice el artículo es que Otnisuka Tiger es el origen de las hoy muy conocidas ASICS.

    • Hey, en los 80 yo llevaba Asics antes de que fuese mainstream ;) Y a finales de década nos calzó a todos los que fuimos voluntarios olímpicos.

  8. Sobre Nike, se puede ver una faceta interesante en el documental de Michael Moore “The big one” http://www.youtube.com/watch?v=e71o9-_-hRk

  9. Totalmente de acuerdo con las criticas al “supuestamente”. Me he so,rojado al leerlo. No es digno de Jotdown, sino efectivamente de Iker Jiménez. Hay que cuidar las firmas en los detalles importantes. Y si es necesario, informarse adecuadamente.

  10. Pingback: El origen de Nike: una plancha de gofres | My Karman Line

  11. Pingback: Cuando el deporte sucumbió a un gofre |

  12. Pingback: Nike Cortez

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies