Frank Zappa contra las señoras de Washington - Jot Down Cultural Magazine

Frank Zappa contra las señoras de Washington

Publicado por
Frank Zappa & The Mothers Of Invention, diciembre de 1971. Foto: Heinrich Klaffs (CC)

Frank Zappa & The Mothers Of Invention, diciembre de 1971. Foto: Heinrich Klaffs (CC)

Hoy se cumplen veinte años de la muerte de Frank Zappa, guitarrista, compositor y tocapelotas norteamericano. Porque si Zappa fue un virtuoso tocando la guitarra, no lo fue menos tocando los huevos al respetable. Gustaba de hacerlo a dos manos, pellizcando con tesón y maestría el escroto de todo aquel con una mínima propensión a escandalizarse: fundamentalistas cristianos, hippies, americanos de bien, feministas, republicanos, liberales, miembros de la Cienciología, pacifistas, racistas, sindicatos, intelectuales, paletos, policías, homosexuales y un etcétera más largo que una ópera rock setentera.

Un día de 1985, Tipper Gore, esposa del entonces joven y prometedor senador por Tennessee Al Gore, compró a su hija de once años el disco de Prince Purple Rain. La señora, como buena dama sureña que era, se quedó a cuadros al descubrir que en una de las canciones del disco, «Darling Nikki», aparecía una clara referencia a la masturbación. Escandalizada, entonó el clásico «¿es que nadie va a pensar en los niños?» y llamó a algunas de sus amigas. Casualmente estas también eran esposas de hombres poderosos de Washington: Pam Howar, casada con el poderoso constructor Raymond Howar, Susan Baker, devota cristiana y esposa del secretario del Tesoro James Baker, y Sally Nevius, casada con otro famoso empresario de Washington. Las cuatro damas, que Zappa bautizaría más tarde como las Mothers of Prevention, tiraron de la agenda de sus felicitaciones navideñas y montaron, en un abrir y cerrar de ojos, el Parents Music Resource Center (PMRC), que se convertiría en poco tiempo un poderoso lobby.

«Como muchos padres de mi generación, yo crecí escuchando rock y disfrutándolo […], pero algo ha cambiado desde los tiempos de “Twist and Shout” y “I love Lucy”», se lamentaba Tipper Gore. De modo que el PMRC se propuso el nada modesto objetivo de acabar con la inmoralidad del rock moderno, que estaba corrompiendo a los jóvenes americanos con letras que invitaban a la promiscuidad, a la violencia y al abuso de drogas. Ni cortas ni perezosas las cuatro damas codificaron la inmoralidad de la música moderna: «X» para las canciones blasfemas o sexualmente explícitas, «V» para las violentas, «D/A» para las que invitaban al consumo de drogas y alcohol y «O» para aquellas con contenido «oculto» (sic). A partir de ahí elaboraron una primera lista de quince canciones, que pasarían a la historia como las «Filthy Fifteen». La lista estaba encabezada por la antes mencionada «Darling Nikki» de Prince, pero incluía un poco de todo, desde canciones pop como «Shugar Walls» de Sheena Easton a «Eat Me Alive» de Judas Priest. También estaba «Bastard» de Mötley Crue («glorificaba la violencia»), «Let Me Put My Love into You» de AC/DC (en este caso está bastante claro) y «We’re Not Gonna Take It» («violenta», aunque «política» hubiera sido una definición más adecuada). Madonna entró en la lista con «Dress You Up», a los W.A.S.P. les cayó una X por «Animal (Fuck Like a Beast)», mientras que los Def Leppard solo rascaron un «D/A» por «High’n’Dry», el mismo resultado que Black Sabbath con «Trashed». Los daneses Mercyful Fate y Venom se adjudicaron las dos únicas «O» de la lista. Cerraba la lista Cindy Lauper, con «She-Bop», su oda a la masturbación femenina.

El PMRC quería que la industria discográfica adoptara esta política de autorregulación etiquetando los discos, de la misma manera que, desde hacía décadas, la industria cinematográfica especificaba qué películas eran adecuadas para un público infantil y cuáles no. Llegados a este punto la situación bordeaba lo ridículo y Zappa no pudo ni quiso resistir la tentación de entrar en esa batalla con los dos pies por delante. Evidentemente muchos otros artistas se estaban movilizando para oponerse a las reivindicaciones del PMRC, y existía ya una coalición llamada Musical Majority, organizada por Danny Golberg de la Gold Mountain Records, con este objetivo. Sin embargo, Zappa, cuyo ego era casi tan voluminoso como su misantropía, consideraba sencillamente aberrante la idea de trabajar en una organización que no controlara plenamente. Así que puso en pie su propia campaña (poniendo setenta mil dólares de su bolsillo) y empezó a dar entrevistas a diestro y siniestro, convirtiéndose en uno de los líderes más destacados de la oposición a las propuestas de las «esposas del Gran Hermano». De esta manera, cuando la Comisión de Comercio, Tecnología y Transportes del Senado americano convocó una audición pública para el 19 de septiembre de 1985 con el objetivo de discutir la propuesta del PMRC, Zappa fue invitado, junto al cantante country John Denver y a Dee Snider de los Twisted Sisters, para que pudiera exponer sus argumentos. La audición era poco menos que una puesta en escena a favor del PMRC, que contaba con cinco maridos-senadores en la comisión, entre ellos Al Gore, pero acabó convirtiéndose en un sonoro fiasco. Zappa les iba a demoler ante las cámaras de treinta y cinco canales de televisión y centenares de periodistas, en la que puede considerarse una de sus más memorables actuaciones. Aun sin acompañamiento musical.

Tipper y Al Gore. Foto:  W. E. Hill (PD)

Tipper y Al Gore. Foto: W. E. Hill (PD)

En su elocuente discurso, Zappa no se limitó a defender la Primera Enmienda (esa que garantiza la libertad de expresión, de culto, de prensa y otras irritantes liberalidades), sino que realizó un lúcido análisis de las condiciones materiales bajo las cuales los músicos realizan su trabajo, de la organización de la industria musical y de las relaciones de poder entre esta y las instituciones públicas. Desde este punto de vista, es significativo que esa audición se realizara ante la comisión de comercio, tecnología y transportes del Senado, y no ante una institución dedicada específicamente a las artes, a la educación o a las libertades constitucionales, sedes que parecerían mucho más adecuadas para albergar una discusión sobre la propuesta del comité liderada por la señora Gore. Para entender el por qué de esta extraña decisión es necesario ampliar el foco y ver qué es lo que estaba sucediendo en ese momento en la industria discográfica.

Eran los tiempos del Home taping is killing music, en que las discográficas emitían apocalípticas notas de prensa declarando pérdidas multimillonarias, calculadas considerando cada cassette copiado como un disco vendido menos (¿les suena?). La industria estaba apostando muy fuerte por la introducción del CD, un nuevo soporte aparecido en Japón en 1982 y en el resto del mundo el año siguiente. En realidad el fracaso de la cuadrafonía en los setenta había demostrado la escasa propensión de los consumidores a cambiar sus aparatos de reproducción con la promesa de una mayor calidad sonora. Lo que en realidad interesaba a la industria de aquel nuevo soporte era que el CD solo podía producirse con maquinaria moderna y costosísima: era imposible realizar copias caseras. Ahora se nos escapa la risa, porque sabemos que su gozo acabaría en pocos años en un pozo, pero eso entonces nadie podía saberlo. Lo que en aquel momento lo estaba petando de verdad era el walkman y la posibilidad de escuchar música caminando por la calle, en el metro o haciendo footing (en aquellos tiempos nadie hablaba aún de running, gracias a Dios). Los discman portátiles eran entonces aún demasiado caros y grandes, amen de prácticamente inutilizables en movimiento. Por lo que, aun consiguiendo introducir el nuevo soporte, la gente seguiría realizando copias para escucharlas en su walkman o en el coche. Para atajar esas multimillonarias (y sobre todo virtuales) pérdidas, las discográficas estaban intentando que el Congreso aprobara una propuesta de ley (la HR2911, la llamada ley Mathias), que introducía una tasa de entre el 10% y el 25% sobre todos los aparatos de grabación, y otra de un céntimo al minuto sobre los cassettes vírgenes.

El senador Al Gore, marido de Tipper, era uno de los defensores de la ley HR2911, así como el republicano Strom Thurmond, cuya esposa se encontraba entre las más activas promotoras del PMRC. Por lo que la Recording Industry Association of America (RIAA), la patronal de las discográficas, temía con razón que un rechazo demasiado rotundo de las propuestas del PMRC hubiera podido entorpecer el iter legis de la HR2911. El presidente de la RIAA cedió pues inmediatamente, adoptando un tono conciliador y llegando hasta el punto de tomar en consideración las preocupaciones de las señoras de Washington acerca de los mensajes escondidos o grabados al revés en los discos, sempiterna obsesión de la derecha cristiana fundamentalista. En cualquier caso aceptó poner en la portada de los discos potencialmente ofensivos una etiqueta que rezaba: «Parental Guidance: Explicit Lyrics». La «Tipper Sticker», como fue llamada, todavía hoy campea en la portada de muchísimos discos.

En la audición del 19 de septiembre, Zappa renovó su acusación a la industria de haber vendido a los artistas a cambio de la introducción de la que definió como «una tasa privada impuesta a los consumidores por parte de una industria a beneficio de un grupo restringido dentro de la misma». Pero tanto la reivindicación de la independencia de los músicos ante la tentativa del Estado de embridar su creatividad, como la denuncia de la complicidad interesada de la industria, entran en lo que cabe esperar de un músico como Zappa. Lo que resultó menos previsible fue el articulado despliegue argumental, en cierto sentido una auténtica lección de análisis de políticas públicas, que impartió al comité del Senado encabezado por Al Gore. Su gran mérito fue demostrar que, además de moralmente equivocada, era una reglamentación chapucera desde el punto de vista técnico: Bad facts, make bad laws, and people who write bad laws are, in my opinion more dangerous than songwriters who celebrate sexuality, dirá en un momento de la intervención.

Zappa empieza insistiendo en que el PMRC está intentando resolver un problema que en realidad no existe, o que tiene una fácil solución desde la esfera estrictamente privada: si las señoras están preocupadas por la influencia del porn rock sobre sus hijos, las tiendas de discos están llenas de maravillosa música instrumental. Pueden dedicar sus 8,98$ a comprar un disco de música clásica o de jazz, mucho más formativos y edificantes que el tan detestado rock superventas. Quien conoce un mínimo la figura de Frank Zappa sabe además que no se trata de una argumentación oportunista, buena parte de su formación musical se produce fuera del ámbito del rock. Entre sus mayores influencias, junto al R&B de los años cincuenta, están el compositor francés Edgar Varèse y Stravinski.

En segundo lugar pone de relieve la arbitrariedad de aplicar esta reglamentación solamente al rock, sin que sea posible por otra parte definirlo con precisión. Según la propuesta del PMRC quedaría libre de toda restricción, por ejemplo, el country: «¿hay alguien en el PMRC que pueda establecer una diferencia nítida e inequívoca entre rock y country?». Es imposible no sonreír pensando en la institución de una agencia gubernamental dedicada a refinadas disquisiciones musicológicas sobre dónde termina el southern rock y dónde empieza el country. «Si esta ley fuera aprobada», concluye Zappa, «tendría un efecto proteccionista para la música country, dando más garantías a los cowboys que a los niños».

Frank Zappa & The Mothers Of Invention, en septiembre de 1974. Foto: Heinrich Klaffs (CC)

Frank Zappa & The Mothers Of Invention, en septiembre de 1974. Foto: Heinrich Klaffs (CC)

Zappa desmonta también uno de los principales argumentos de los partidarios de la reglamentación: el paralelismo con la industria cinematográfica, donde existía ya un sistema de clasificación. Y lo hace poniendo de relieve dos grandes diferencias. La primera es estrictamente cuantitativa: la industria cinematográfica producía por aquel entonces trescientas veinticinco películas al año, contra las más de veinticinco mil canciones producidas por la industria discográfica. Esa hipotética agencia musicológica gubernamental de la que hablábamos debería ser verdaderamente grande para poder examinar semejante cantidad de material. Acerca de este punto, unas semanas antes de la audición, Zappa había escrito una carta abierta al entonces presidente Reagan, acérrimo enemigo del Estado hipertrófico, preguntándole si no consideraba el proyecto peligroso desde este punto de vista. Reagan, claro está, nunca contestó.

En segundo lugar Zappa recuerda la enorme diferencia que existe entre la producción de una película, y la de un disco o un espectáculo musical, especialmente en lo que se refiere a la exposición individual de cada uno de los participantes. En una película, recuerda Zappa, el trabajo de los actores consiste en fingir, por lo que la clasificación no les afecta en primera persona. Aunque una película sea clasificada como apta solo para un público adulto, eso no repercutirá en futuros trabajos del actor. Los músicos, por el contrario, se exponen en primera persona, presentando su trabajo, y haciéndolo además de forma colectiva. Llegados a este punto Zappa intenta esbozar las consecuencias materiales de una legislación de este tipo: «El PMRC ha exigido a las discográficas que “reexaminen” los contratos de las bandas que en el escenario hacen cosas que consideran ofensivas. Quisiera recordar al PMRC que los grupos musicales están formados por individuos. ¿Si uno de los miembros mueve demasiado la cadera, toda la banda recibirá una “X”? ¿Si después de haber “reexaminado” el contrato, la discográfica despide a toda la banda, los otros miembros denunciarán a quien les ha arruinado la carrera con sus movimientos? ¿Será necesario clasificar individualmente a los miembros del grupo? ¿Y si así fuere, quién va a decidir si el guitarrista es una “X”, el cantante una “D/A” y el batería una “V”?».

Si alguien se las había tomado en serio, después de que Zappa pusiera en evidencia que se trataba de una mala idea con aberrantes efectos colaterales, las propuestas del PMRC se deshincharon como una pompa de jabón. De toda aquella campaña contra el rock corruptor de la juventud norteamericana, solo sobrevivieron las «Tipper Stickers» que en los noventa acabarían convirtiéndose en un auténtico reclamo publicitario musicalmente transversal, del heavy al rap. Un disco etiquetado con el «Parental Advisory» era (es) un disco automáticamente más deseable para cualquier adolescente sano. El mismo Zappa tuvo el honor de que le marcaran un disco con la famosa etiqueta que alertaba del contenido explícito de las letras. Se trataba del Jazz from Hell, un disco instrumental por el que le darían, además, un Grammy.

18 comentarios

  1. Este artículo es maravilloso. Una delicia. Divertidísimo además, cargado de sentido del humor, y muy informativo, no sólo sobre los círculos familiares de poder en USA, sino sobre el funcionamiento de los lobbies, ayer y yo, aquí y allí. Por cierto, gran personaje Zappa.

  2. De la pantomima aquella merece ser vista también la intervención del bueno de Dee, al que creían incapaz de articular una frase coherente dadas sus pintas:
    http://www.youtube.com/watch?v=eb8ntA9ArJM

    • La mejor parte es cuando explica que las letras son poéticas para que el oyente ponga sus propias experiencias en ellas, y que si Tippy Gore vio referencias sadomasoquistas en “Under the blade”, pues bueno… cada cual con sus filias. :D :D :D

  3. Pingback: Frank Zappa contra las señoras de Washington

  4. Encontré varios puntos muy interesantes dentro de este artículo. En primera me llamó la atención el nombre, pues aunque daba alguna idea cercana a la verdadera imaginé que habría muchas maneras en las que Frank Zappa estuviera en contra de las mujeres de Washington. Nunca había pensando que historia habría detrás de las estampas de “Parental Advisory”. Me pareció muy acertado el que Zappa denunciara públicamente a las industrias y al gobierno por buscar un beneficio únicamente encausado en los intereses de un grupo selecto de la sociedad.
    En realidad el objetivo de la PMRC era algo absurdo pues al ser la música un medio artístico, los artistas no pueden limitarse a escribir, cantar y actuar de acuerdo con normas sociales netamente cristianas. Si el arte siguiera normas de este tipo dejaría de ser arte en sí pues parte de lo que se necesita dentro de una obra es que parte del autor quede expresado. Si existen limitantes el artista no puede expresar exactamente lo que desea pues tendría que estarse apegando a lo que le marca la sociedad.
    El ver esa estampa en un disco cualquier persona le crea curiosidad como qué es lo que habrá generado que se considere “peligrosa” la música que contiene. Finalmente si un disco de Zappa ganó un Grammy con todo y la estampa que advertía que era peligrosa el tipo de música dentro quiere decir que la maestría con la el músico desempeña su arte se traduce como relevante, original y digno de escucharse no lo contrario.

  5. Brillant, Ton, sobretot el paral·lelisme amb els debats actuals sobre canon digital. Fóra bo saber quin artista actual s’atreviria a fer un paper similar.

  6. Un artículo muy bien elaborado. Estoy de acuerdo con respecto a la diferencia entre una producción cinematográfica y una producción musical. Muchos aspectos se ponen en juego para el músico profesional, pero son riesgos que se deben de asumir para llegar lejos, como Zappa lo hizo en su momento.

  7. Genial artículo sobre un músico excepcional y un personaje público siempre crítico pero también, siempre cabal.
    También cabe destacar la valentía empresarial de Frank Zappa, el cual se atrevió a producir, bajo el sello discográfico “Bizarre Records”, a ciertos artistas que se salían del estilo musical de la época, bien por ser provocadores o bien por ser simplemente demasiado raros, como es el caso de Wild Man Fischer, Captain Beefheart o Alice Cooper. De este último, se mostraba muy orgulloso al comprobar como la gente abandonaba el local cuando la banda comenzaba a tocar.
    http://www.youtube.com/watch?v=pRbjlXob31U

  8. !!! Grande Zappa!!! Desconocia esta faceta, gracias por el articulo me hace apreciar a este tipo aun mas….

  9. El Rock y en si la música en general, siempre tendrá esa pelea eterna con la religión, la moral y las mentes pequeñas.

    Recordemos que muchos grupos y personajes del Rock and Roll siempre han estado en la mira de aquellos que prefieren buscar culpables de tragedias a buscar el verdadero problema que atañe a la sociedad y en si a la juventud. Como es el caso del Marilyn Manson y el tiroteo de la escuela de Columbine en Colorado EU., a quien se decía los chicos que realizaron el tiroteo, escuchaban y fueron influenciados por el músico para realizar dicho acto. O el caso de 2 jóvenes que se suicidaron por escuchar a la agrupación Judas Priest ya que en un segmento de una canción se escucha un casi inescuchable “Do it – Hazlo” que según aquellos “expertos” alentaban a que los jóvenes se suicidaran.

    Les recomiendo ver la contestación de Marilyn Manson al cineasta Michael Moore en el documental Bowling for Columbine.

  10. Buen artículo. Siempre habrá gente en contra de todo y, siempre existirá alguien que haga ver que esa gente es la que realmente está mal.

  11. muy interesante el articulo. La historia completa de esto de Zappa y su intervencion en el congreso y de sus enfrentamientos con los fachas en los 80 está en el libro Frank Zappa en el infierno,
    http://www.amazon.es/Frank-Zappa-infierno-movilizaci%C3%B3n-disidencia/dp/8497425928

    • Más información:
      – “La verdadera historia de Frank Zappa. Memorias” F. Zappa y Peter Occhiogrosso. Malpaso ediciones, 2014

      – “Modelos y formatos del discurso cultural massmediático en la sociedad globalizada” Tesis doctoral de Manuel de la Fuente Soler dirigida por Jenaro Talens, Departamento de Teoría de los lenguajes, Universidad de Valencia.
      La tesis trata de F. Zappa y aspectos políticos de su vida y obra. En pdf (con el índice, la introducción y la bibliografía poco más de 500 páginas)

      Hay información también en la página web El tercer poder, de Román García Albertos.

  12. AquÍ la audiencia de Zappa frente la PMRC en 4 partes: http://www.youtube.com/watch?v=IMQ4aq94i40

  13. Articulazo, felicidades!

  14. Frank Zappa: El gran heterodoxo del Rock: Un revolucionario; a la altura de Hendrix y Dylan; entre otros

  15. Genial artículo, cuyo final es un perfecto resumen del absurdo: un disco instrumental de un genio marcado con una etiqueta que alerta del contenido de sus letras.

  16. Frank Zappa, uno más de entre los grandes maestros de la música clásica contemporánea y el mayor genio de la música popular del siglo S.XX. No sólo un guitarrista a la altura de los más grandes innovadores en el Rock (Hendrix, Page, Fripp, Blackmore, Van Halen, etc.), sino un compositor todoterreno, jazzista e improvisador como pocos.

    Tocaba cualquier género musical existente con soltura, estilo y autenticidad. Sentando cátedra.

    Al igual que genios como Miles Davis, nunca se limitaba a ninguna formación musical cerrada, todas sus encarnaciones fueron soberbias, y todos los músicos que orbitaron a su alrededor brillaron de una manera especial sin continuidad en sus posteriores carreras.

    Frank Vincent Zappa (21 de diciembre de 1940 – 4 de diciembre de 1993) : ¡ROMPIERON EL MOLDE!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Store Libros

Jot Down 100:Series juveniles
24.00
Jot Down 100:SCI-FI
24.00
Jot Down 100:CÓMICS
24.00
A Marte
13.50

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR