Kaspar Korjus: «Estonia es el país con más start-ups per cápita; esta cultura lleva a fracasar y volver a intentarlo» - Jot Down Cultural Magazine

Kaspar Korjus: «Estonia es el país con más start-ups per cápita; esta cultura lleva a fracasar y volver a intentarlo»

Publicado por

Fotografía: Ángel L. Fernández Recuero

kaspar-korjus-para-jd-0

(English version here)

Cuando nació Kaspar Korjus (Tartu, 1987), se le asignó el número 38712012796 antes que su nombre, como a todos los nacidos en Estonia. Es su identificador digital. En este pequeño país báltico se usa este número para casi todas las transacciones administrativas: recetas médicas, impuestos, gestión de empresas y, por supuesto, el voto electrónico, entre muchas otras. No solo es Estonia el país tecnológicamente más avanzado del mundo sino que también tiene el aire más limpio del planeta. 

Kaspar es el director general del Programa e-Residency, un proyecto innovador que ha creado un marco de ciudadanía digital donde cualquier persona del mundo con acceso a internet tiene a su disposición un sinfín de servicios digitales que, entre otras cosas, permiten la creación y administración remota de empresas. Nos reunimos con Kaspar en sus oficinas en Tallin para que nos explique cómo un país de la extinta URSS ha conseguido en tan poco tiempo liderar la transformación digital a nivel mundial. Es final de agosto, estamos a 15 grados y está lloviendo.

Entrevista realizada por 47804290049 y 37011020138.

¿Qué es la e-Residency y en qué se diferencia de la ciudadanía?

La e-Residencia es un concepto totalmente nuevo asociado a la idea de ciudadanía digital que no se puede comparar con nada porque en todo el mundo no hay nada parecido. La ciudadanía digital no permite la libre circulación ni otorga el derecho de voto, pero sí ciertos derechos digitales. Te da acceso digital a servicios como la firma digital, acceso a servicios bancarios, creación y administración de empresas, etc. Un e-residente puede hacer lo mismo que un estonio. La ciudadanía digital es como un país del siglo XXI, el primer país completamente digital abierto a todo el mundo. Cualquiera, en cualquier parte del mundo, puede pertenecer. Por primera vez hay un país que te acepta y te da un nombre digital, y cada vez que te conectas a algún servicio hay una entidad institucional que certifica que eres tú. Es la primera vez que un Estado puede verificar la identidad de cualquier persona del mundo y eso permite a los e-residentes empezar a usar servicios globales de forma remota.  

¿De quién surge la idea de abrir la e-Residency a cualquier ciudadano? ¿Por qué la creó Estonia?

Fuimos los primeros porque la infraestructura ya la teníamos. Ya hace quince años que los estonios votan por internet, hacen la declaración de la renta por internet, reciben las recetas médicas, etc. Ahora simplemente estamos permitiendo que los extranjeros también puedan hacerlo. Cuando comenzamos no sabíamos exactamente quién sería un e-residente, por qué alguien querría serlo y qué beneficios reportaría eso a Estonia. El principal impulsor fue el estonio Taavi Kotka que junto con Ruth Annus y Siim Sikkut presentaron en 2014 la idea «10 million e-residents by 2025» a un concurso de la Estonian Development Foundation. La idea se puso en marcha con el dinero del premio al inicio y luego a través de una fundación estatal. Poco tiempo después me incorporé al proyecto a través de un programa de becas gubernamental y desde entonces estamos trabajando juntos con distintos organismos públicos para hacer funcionar la e-residencia a nivel global. Con el pasar de los primeros días y meses empezamos a entender qué había tras la e-residencia, quién querría ser e-residente y qué tendrían que hacer. Los e-residentes nos han dicho desde el primer día qué leyes deberíamos cambiar para hacerles más fácil el día a día, qué nuevos servicios y procesos quieren. Hemos aprobado muchas leyes para complacerlos.

¿Por qué querría alguien ser un e-residente?

Hoy los e-residentes son sobre todo empresarios que quieren hacer negocios a nivel global. Normalmente primero montan la empresa, abren una cuenta en el banco, determinan un proveedor de pagos para el cambio de moneda y manejan sus empresas usando esta identidad digital. Lo hacen todo online: declaran los impuestos, firman contratos, etc. Les da una independencia total respecto a su ubicación. Las ventajas para el país también son muchas. Los proveedores estonios de servicios son necesarios para temas administrativos, fiscales y legales, y ofrecen sus servicios no solo a un millón de personas, que son los habitantes de nuestro país, sino a todo el mundo. Estos han sido los primeros pasos. Ahora además estamos trabajando con la ONU, la Organización Mundial del Comercio y otras organizaciones para hacer posible la inclusión financiera para todo el planeta, para que cualquier persona con esta tarjeta tenga acceso a servicios digitales y financieros. El objetivo de este programa no es enriquecer Estonia, sino conseguir la inclusión financiera a nivel global para cualquier persona del mundo. Es la manera que tiene Estonia de dar algo al mundo y a la sociedad, porque para nosotros no representa un coste extra y puede ayudar a la igualdad de oportunidades para hacer negocios, así como para ser reconocido en internet.

¿Cómo es el proceso para tener una identidad digital?

Cualquiera puede acceder a través de e-estonia.com, subir su pasaporte, elegir un punto de recogida y, tras pagar cien euros con tarjeta de crédito, ir a recoger su tarjeta. Ahora hay treinta y nueve embajadas en las que se puede recoger, también en España. Una vez allí te identificas, comprueban tus huellas dactilares y te entregan la tarjeta. El objetivo es ampliar los puntos de recogida a todas las ciudades del mundo mediante distintos asociados que verifiquen que la persona es quien dice ser mediante la presentación de su documentación oficial.

¿Cuántos e-residentes hay en estos momentos?

Hay alrededor de catorce mil y, naturalmente, la cifra aumenta muy rápidamente. Es básicamente un marketing de boca a oreja, no hemos hecho ninguna campaña.

Tenéis e-residentes de ciento treinta y tres nacionalidades distintas, muchos de ellos de fuera de la Unión Europea, ¿qué buscan estos ciudadanos?

Creo que la mayoría son gente de fuera de la UE. A raíz del brexit hemos creado una web dirigida a la gente de Gran Bretaña que constantemente nos pregunta qué pasará con sus negocios si dejan de formar parte de la UE. Hicimos esa página porque recibíamos muchas preguntas al respecto. En ella puedes ver que aunque el brexit se materialice es muy fácil tener la identidad estonia para tener una empresa dentro de la UE.

¿Y quizá trasladar sus empresas a Estonia?

Mucha gente no quiere mudarse físicamente, quieren quedarse donde están. Si quieres quedarte en tu país y trabajar con clientes de la UE, simplemente tienes aquí tu entidad jurídica y realizas digitalmente todas tus transacciones. Para trabajar con el mercado global es necesario tener una empresa en Asia, otra en Estados Unidos y otra en la UE, y la e-Residency es perfecta para tener la europea.

¿Cuál es vuestra proyección? ¿A qué cantidad de personas podéis admitir?

Nuestras expectativas para 2025 son diez millones de residentes, así fue como se concibió el proyecto. Es muy factible, ya que se está difundiendo por sí solo y junto con la ONU y otras organizaciones vamos a ayudar a que los países emergentes adopten la e-Residency, porque ayuda a sus ciudadanos. Ahora en los nuevos mercados emergentes la gente puede hacer negocios por internet, pueden vender sus servicios, pueden aceptar moneda extranjera y además pagar los impuestos en su propio país elevando sus ingresos. Todo el mundo se ve beneficiado, esa es la razón por la que se está difundiendo y, en un futuro, cualquier persona del mundo que quiera realizar algo por internet podrá tener una identidad digital y hacerlo. Hoy el primer y único país en ofrecerlo es Estonia.

También hay mucha gente a quien le gusta el programa de e-residentes, pero no tienen ninguna intención de montar un negocio.

Hoy el 40% de los e-residentes no quieren hacer negocios. Y para ese 40% estamos creando una app store donde podrán usar diferentes servicios, como recetas médicas online. Lo único que importa para poder usar esos servicios es que estés verificado digitalmente. En estos momentos NASDAQ está colaborando con nosotros para ofrecer acceso al mercado financiero, para que puedas comprar acciones de empresas incluidas en NASDAQ, asistir a las reuniones de accionistas y votar. No tiene nada que ver con Estonia ni con los negocios, se trata de finanzas. Hay también muchas start-ups, como Funderbeam, que te van a brindar la oportunidad de empezar a vender por internet las acciones de tu start-up. Es como un NASDAQ pero para start-ups. Hay comunidades para e-residentes donde puedes chatear y hablar sobre diferentes asuntos que no están relacionados con negocios. Cada vez hay más servicios, y estamos pidiendo a diferentes start-ups que integren en ellas a los e-residentes. Si eres una start-up española, por ejemplo, y quieres vender tus servicios o productos en un mercado internacional, probablemente en la actualidad solo confíes en vender en la UE ya que en otros casos necesitarás algún tipo de documentación adicional a la propia transacción por seguridad. Por ejemplo, si la tarjeta de crédito corresponde realmente con el cliente que la utiliza, y entonces has de pedir escaneos de pasaportes u otra documentación que complica los procesos. Con la e-Residency en un minuto puedes colocar en tu página web un verificador de identidad para e-residentes y permitir que estos se autentifiquen. Tras conectarse verificamos que realmente son quienes dicen ser, así que la start-up española ya puede vender sus servicios en Japón, en India, etc., en cualquier lugar del mundo en el que haya e-residentes con mucha más seguridad. Y por eso el 60% de los usuarios actuales lo son para negocios, porque esa es la principal motivación del proyecto. Primero hicimos solo este programa, gracias al cual en un minuto podías establecer tu empresa, y cuando estuvo en marcha, tras unos meses, empezamos a integrar más y más servicios, así que en un futuro tendremos una app store con docenas de miles de servicios.

Y los impuestos los pagas en tu país…

Sí, sobre todo los pagas en tu país. Si contratas a personal aquí o si tu actividad física es aquí entonces sí los empiezas a pagar también en Estonia. La e-Residency no es una residencia fiscal, depende de ti saber dónde tienes que pagar tus impuestos.

kaspar-korjus-para-jd-1

¿Es sencillo crear una empresa en Estonia? ¿Se pueden hacer todos los procesos online?

Sí, es muy sencillo. Además hemos puesto a disposición de los desarrolladores de software la Incorporation API, que es una pequeña aplicación que permite a cualquier programador incorporar en su software la posibilidad de crear empresas en Estonia para terceros. Entonces puede ser incluso una empresa española la que registre a una empresa estonia. Este software por tanto puede estar en chino, en español o en cualquier idioma. Puede llegar a haber miles de maneras distintas de crear una empresa estonia y algunas de ellas pueden ser tan fáciles que, si tienes todos los datos de la persona, puedes crearla con un solo clic. Eso significa que hacerlo depende del sector privado, y nosotros nos salimos de esta competición entre Gobiernos para ver quién es el más rápido en crear empresas. Ahora depende del sector privado.

Nosotros lo hemos intentado y no ha sido tan fácil.

Porque lo habéis hecho usando un portal del Gobierno, pero ahora lo puede hacer cualquier empresa privada. Como start-up puedes crear tu propia web de creación de empresas. Puedes hacerla en español o como quieras. Por eso puede hacerse con un clic. En nuestro portal de negocios tardas unos veinte minutos, pero mucha gente usa los de estos socios que te lo hacen todo y solo tienes que firmar. Un Gobierno no suele preocuparse tanto por la usabilidad como el sector privado o una start-up. Nuestros procesos no funcionan así, y por eso existe el concepto del «Government-as-a-Service». Eso significa que no desarrollamos nosotros el software para pedir tus declaraciones de impuestos, preguntar quién son los accionistas de la empresa, etc. Todo se realiza a través de API, y así el sector privado puede crear sus propios servicios. Si quieres registrar una empresa puede haber cien webs distintas donde hacerlo. Si quieres usar la verificación hay distintas maneras de implementarlas. En ese sentido nosotros, como Gobierno, identificamos a la gente, mantenemos la infraestructura y el marco legal y facilitamos el convertirse en un e-residente, pero todos los servicios, incluso los gubernamentales, están hechos por el sector privado.

¿Cómo pagan impuestos las empresas en Estonia?

Hay un 0% de impuesto a los ingresos si no sacas el dinero de la empresa. Si quieres pagarte un sueldo o extraer dinero pagas un 20%. Nos gusta decir que no castigamos a tu empresa si tiene beneficios, no queremos quitarte el dinero, queremos que crezcas más y más y, al final, si tienes la posibilidad de sacar dinero, pagarás un 20%. Si no, no pagas nada.

¿Cómo solucionáis el problema del fraude comunitario del IVA?

Dejemos a los e-residentes fuera del tema. Con o sin ellos, todos los Gobiernos están afrontándolo de la misma manera: trabajan juntos si hay transacciones extrañas. En cualquier caso la e-residencia solo hace que las operaciones sean digitales y transparentes. Sin la e-residencia puedes pagar en efectivo, mientras que la e-residencia deja un rastro digital en todo lo que haces. Cualquier transacción deja huellas digitales, así que sabemos quién eres.

¿Cualquiera puede domiciliar una cuenta privada en un banco en Estonia?

Los bancos tienden a abrirte cuentas corporativas porque tienes una empresa y una dirección física para esta. Si lo que quieres es una cuenta privada pero no vives en Estonia probablemente no te la darán, porque las cuentas privadas solo sirven para hacer cosas en Estonia. En cualquier caso la decisión de abrir una cuenta a un e-residente a nivel particular la decide un comité de los propios bancos.

¿Es Estonia un paraíso fiscal?

Es exactamente lo contrario. Una de las características de un paraíso fiscal es la opacidad, mantienen en secreto cuánto dinero tienes allí, quiénes son los administradores o los accionistas. Aquí es lo contrario. Es público quién es el dueño de la empresa, cuándo se fundó, todas las transacciones son digitales, cada vez que te conectas al sistema eres verificado, y además estamos trabajando con otros Gobiernos: si nos preguntan información sobre ti y cuánto deberías pagar de impuestos se lo decimos. Así que es lo contrario a un paraíso fiscal, todo es transparente y deja una huella digital.

¿Es Estonia el país más tecnológicamente avanzado del mundo?

Sí. Estonia es el único país donde las infraestructuras públicas y privadas trabajan juntas. Se llama X-Road. Es el único país en el que tanto el sector público como el privado pueden usar tu nombre digital y te ofrecen servicios simplemente identificándote con tu Login-card. Si quiero declarar mis impuestos tardo veinte segundos, porque usando mi tarjeta pido mi sueldo, el valor de mi casa, si tengo hijos. Esa es información de mi nombre digital que está disponible para el sector público y el privado. Es el único país del mundo donde es así y para compartirla solo tengo que firmar. Y por eso Estonia puede ofrecer más servicios. Si los e-residentes quieren nuevos servicios solo tienen que solicitarlos y listo.

En 2007 la red Estonia fue hackeada por rusos. ¿Puede hackearse un país que es completamente digital?

Fue un ciberataque, así que sí, se puede hackear. Cualquier cosa digital puede ser hackeada, eso está claro. Lo que pasa es que no fue hackeada, simplemente atacaron los servidores. Nadie intentó cambiar los datos porque no se puede, están encriptados. Pero sí, en 2007, fue atacada y algunos servidores cayeron, y tras eso la ciberseguridad pasó a ser una de las estrategias más importantes de Estonia. La UE convirtió la ciberdefensa en un asunto primordial y ahora estamos enseñando a la UE nuestra experiencia y compartiendo los conocimientos para evitar los ciberataques. La clave es tener centros de datos en varios lugares y encriptar todo. Eso es básico para nosotros, y es algo que algunos Gobiernos no hacen. Y un seguimiento constante, naturalmente. Hay otro proyecto desarrollado por el Gobierno estonio llamado Data Embassies. Tienes embajadas con gente trabajando en varios países. Por ejemplo, la embajada estonia en Madrid es territorio estonio, pero su seguridad depende de España. Pero como es territorio estonio, las leyes aplicables son las estonias. Ahora estamos creando las mismas embajadas, pero en lugar de haber gente trabajando son centros de datos. Eso significa que España tiene que hacer lo que sea para proteger ese centro de datos. Así que si hubiera un desastre en Estonia puedes pasar todos los servicios y datos a tu centro de datos en otro país, así que no solo estarían protegidos los datos, sino que como el país es completamente digital, puedes seguir registrando nacimientos, muertes, pagando impuestos, etc. Puedes seguir haciendo digitalmente lo mismo, incluso sin estar en territorio estonio. El país seguiría funcionando.

kaspar-korjus-para-jd-2

En España hay muchos problemas con el voto de las personas que se encuentran en el extranjero. En Estonia sois pioneros con el voto electrónico, que fue usado por más del 30% los ciudadanos en las elecciones de 2015. Háblanos del iVoting.

Ya hace diez años que funciona el voto electrónico desde el extranjero. Hay países que ofrecen la opción del voto electrónico, lo que quiere decir que votas usando una máquina, pero necesitas ir hasta allí. En Estonia puedes votar con tu teléfono móvil o cualquier otro aparato que tenga tu identidad digital. En las últimas elecciones locales votó gente desde más de cien países. En las últimas tres elecciones he votado usando el iVoting, porque aunque viaje mucho puedo seguir siendo parte de nuestra democracia. Esté donde esté, simplemente cojo mi teléfono y voto. Y es un método muy seguro. Algunos se cuestionan qué pasa si alguien te obliga a votar por alguien. Pues como el voto digital te permite votar tantas veces como quieras y solo se tiene en consideración el último voto que emitas, tras ser obligado a votar por alguien me voy al lavabo y voto por quien yo quiero. Otro aspecto interesante es que la tercera edad usa más el voto electrónico que la gente joven, debido al clima. Si llueve o nieva los mayores no quieren salir a votar, simplemente usan sus ordenadores.

Otro de los problemas de nuestro país es la lentitud de la justicia. Háblanos del e-Court.

Como veis en Estonia todo es e-, todos los sistemas lo son. También la justicia, claro. Es muy útil porque en el sistema judicial hay varias partes con un interés común: policía secreta, policía, cuerpos de seguridad, fiscales o abogados. Si tienes identidad digital puedes acceder a los datos en cuanto están disponibles y empezar a relacionarlos, lo que permite ser más ágil y cometer menos errores.

¿En qué otros aspectos es Estonia líder?

Además de servicios, Estonia lidera en aire puro [risas]. Es el país con el aire más puro. Lo ha sido por votación desde hace muchos años. Es un buen sitio para vivir, si ignoramos el clima [risas]. Además, Estonia es el país con más start-ups per cápita y esta cultura de la start-up lleva a fracasar y fracasar y volver a intentarlo. Y eso es algo muy importante.

¿Cuál es el siguiente avance tecnológico que habrá en Estonia?

Hay tantas cosas… Algo que estamos promoviendo ahora en la UE es el libre movimiento de datos. Ya hay libre circulación de gente y de dinero, y nosotros hemos propuesto que la haya también de datos. Eso quiere decir que cada e-residente y ciudadano de la UE es el dueño de sus propios datos. Hoy Google y Facebook están vendiendo anuncios con tus datos, están ganando dinero gracias a tus datos. Lo que estamos intentando hacer, y es algo que está liderando Estonia, es que Google no pueda vender tus datos, que para poder hacerlo tengan que pagarte a ti por ellos. Y así cada persona podrá vender sus datos y ganar dinero. Todo el mundo podrá controlar sus propios datos y decidirá quién tiene acceso a tus datos y por qué: médicos, policía… todo aquel que tiene acceso y que accede deja un rastro, y si resulta que accede alguien que no tenía el derecho a hacerlo, se trata de un delito. Así que creo que lo próximo va a ser la propiedad de los datos y cómo los e-residentes podrán empezar a dar acceso a sus datos a los diferentes proveedores de servicios.    

Krugman criticó en 2012 a Estonia por su drástica reducción de gasto público entre 2009 y 2010. Parece que el Nobel se equivocaba y el tiempo ha dado la razón a las políticas de austeridad que se hicieron…

Estonia siempre ha sido el país de la UE con la carga fiscal más baja. Creo que nuestra deuda nacional está ahora en el 5%, y eso es muy importante para nosotros, ya que aumenta el nivel de confianza, y los e-residentes necesitan confiar en el país donde tienen el dinero. Básicamente, si el país no tiene deuda puedes confiar en él. En cuestión de costes hemos ahorrado mucho dinero por ejemplo con el tratamiento de datos por parte del Gobierno. El Gobierno ya sabe si tienes hijos, tu fecha de nacimiento… así que si vas a usar una receta electrónica no hace falta que te lo vuelvan a preguntar. Por eso la receta electrónica o cualquier nuevo servicio no necesita tener servidores nuevos para albergar tu dirección, nombre, fecha de nacimiento… ya existen. Se ahorra mucho dinero porque se aprovecha la infraestructura ya existente, no hace falta tener los datos en muchos sitios, todo es digital y muy eficiente.

Entonces la crítica no era sobre recortes en educación o sanidad.

No, no se trata de educación o sanidad. Es economista y cree en otras cosas. Cree que si la economía no está bien tienes que pedir prestado y meter ese dinero en la economía para darle un impulso. Estonia prefirió optar por otro enfoque: si no tienes dinero no lo gastes.  

Por lo tanto sí hubo recortes en educación y sanidad.

No puedo decir en qué sistemas hubo recortes. Fue algo generalizado en el presupuesto. Si tienes menos gastas menos, pero no recuerdo en qué exactamente. Pero… ¡en todo! Los sueldos de los funcionarios se redujeron. La política que usamos es que si tienes menos dinero, gastes menos dinero. Creo que tiene sentido, pero la mayoría de los países, cuando tienen poco dinero, lo que hacen es pedir más. Naturalmente, necesidades como las carreteras, la educación o la sanidad tienen que estar cubiertas, y hay otros sitios de donde se puede recortar. Cuando se trata de dos cifras es más difícil, pero como no pagas un interés muy alto y no tienes deuda, se amortiza en quince o veinte años. Aunque políticamente es complicado, porque si ahora recortas los salarios de todo el mundo no serás reelegido en las próximas elecciones.  

¿Cómo ha podido un país sin recursos naturales, sin turismo y escasamente poblado haberse convertido en una de las economías que mejor funcionan en la Unión Europea?

Hay razones claras y otras más especulativas. Una especulativa es que Estonia siempre ha intentado buscar algo mayor que ella, porque si eres un país de 1,3 millones de habitantes siempre intentas ser más creativo y buscar nuevas soluciones. Esa es una de las razones por las que los estonios están constantemente innovando en la tecnología. Fundando Skype, por ejemplo, o intentando encontrar un nuevo modelo de Estado con la e-residencia. Se trata de encontrar algo más grande que tú. Y esta necesidad la llevamos dentro. Otra cosa es lo que vamos a ver en diez o veinte años, cuando el mundo esté controlado por la tecnología. Todo se hará con tecnología inteligente e inteligencia artificial. Y para ello necesitarás unas infraestructuras bien montadas. Y leyes que ayuden. Si lo tienes puedes empezar a crecer, pero si no tienes lo básico —por ejemplo, que la firma digital sea igual de válida que la autenticación en persona— no puedes crecer. Si el mundo va a estar dirigido por la tecnología esa es la única opción. Dentro de veinte o treinta años muchos países quedarán muy rezagados y algunos pequeños países podrán enriquecerse mucho gracias a la tecnología. 

En Estonia se aplica desde 1994 el flat tax, el sistema de impuestos de tipo único. ¿Cuál es vuestra experiencia con este modelo de impuestos? ¿Se debería aplicar y homogeneizar en toda la UE?

No soy quién para sugerir qué deberían hacer otros países, porque cada uno es diferente. En Estonia funciona bien, porque quizá lo más importante es lo fácil que es. Es un 20%, sin excepciones. Es tan fácil de entender que hace que sea práctico y confiable. Para nosotros es importante que las empresas que quieren invertir en ellas mismas vengan sin pagar impuestos, porque al final recibiremos igualmente el dinero. Tendremos igualmente un 20%, pero significará más dinero si consiguen crecer.  

Estonia va a ser el primer país en legalizar empresas como Taxify o Uber, ¿cómo vais a regularizar este tipo de empresas sin que suponga la ruina de los taxistas tradicionales?

Para establecer el contexto, las normativas tradicionales no son adaptables a los nuevos modelos de negocio en internet. La economía participativa es algo nuevo. Y todo el mundo está en contra. En Estonia, siempre que ha aparecido algo nuevo que es mejor y que todo el mundo usa hemos intentado aceptarlo, e intentamos adaptar las leyes para que no se queden fuera. El uso de la tecnología nos ayuda, porque con Uber y Taxify todo el pago de impuestos lo hace automáticamente el chófer. Y eso gusta a los chóferes porque no se tienen que preocupar de nada: ellos conducen, el cliente paga y el dinero, tras pagar los impuestos, se ingresa en su cuenta bancaria. La gente no evita pagar impuestos. Como ciudadano de Estonia puedo usar Uber porque es legal, lo que está muy bien; como conductor de Uber no hace falta que pague impuestos, porque se pagan solos; y como Gobierno me alegro de que se recaude más dinero de los impuestos, por lo que tengo más ingresos. Otra vez, todo el mundo sale ganando, y esperamos que otros países de la UE hagan lo mismo. Y, contestando a tu pregunta, naturalmente en Estonia tuvimos los mismos problemas porque convertirse en taxista era más complicado que ser conductor de Uber debido a la normativa, así que no era justo, por eso ahora estamos cambiando las leyes para que hacerse taxista sea más fácil. Y, al mismo tiempo, tienen que empezar a pagar sus impuestos de la misma manera, automáticamente. Estamos cambiando la ley del taxi, pero la primera medida no fue prohibir Uber y Taxify porque fueran ilegales, aceptamos que fueran ilegales durante seis meses hasta que se cambió la ley.

Entonces, su estrategia respecto a las empresas tradicionales es…

Sentarnos con ellas a una mesa y que nos expliquen qué creen que es injusto.

Habéis preparado una página donde explicáis cómo la e-residencia puede ser útil tras el brexit. ¿Cómo afectará el brexit a Europa? A nivel económico, para Estonia, ¿es bueno o malo el brexit?

Estonia apoya una economía europea más grande, mejor cuantos más participantes haya en el mercado digital, y el Reino Unido ha sido, junto con Estonia, uno de los países más progresistas de la UE, apoyando reformas y estrategias digitales y tecnológicas. En ese sentido, la UE será más débil. En lo que respecta a la e-residencia, esta es una gran oportunidad para seguir siendo parte de la UE a través de una empresa de e-residencia. Y, naturalmente, como Gobierno de Estonia queremos ayudar a todos los que quieran formar parte de la UE, porque si nos fijamos en las estadísticas, la mayoría de las start-ups de Londres quieren permanecer en la UE. Y vamos a tender la mano a los e-residentes para ofrecerles nuestra ayuda.   

Entonces sí, os estáis beneficiando del brexit.

Cuantos más participantes haya en nuestro programa de ciudadanía digital, mejor. Da igual si es un país de la UE, Singapur, Estados Unidos o el país que sea: apoyamos que más Gobiernos formen parte de esta sociedad altamente digital, para que otros empiecen a reconocer las ventajas que supone. Si hay más miembros hay más conexiones, es el efecto de la red. Cuantos más miembros tenga una red, más fiable es. Y ahora distintos participantes están en lugares con distintas políticas. Algunos forman parte de la UE, otros son parte de Asia, parte de los Estados Unidos… Necesitamos todas esas partes. Finalmente, todos esos participantes pueden interactuar entre ellos. En ese sentido, el digital, en treinta o cuarenta años no importará si Gran Bretaña forma o no parte de la UE, porque digitalmente no hay fronteras, e igualmente podemos interactuar con cualquiera de la misma manera.  

Los presidentes de Estonia y Finlandia se reunieron para discutir los servicios digitales transfronterizos entre ambos países, ¿puede ser la unión digital de los países de la UE el empuje definitivo para una unión real de los Estados?

A todos nos gusta nuestra propia cultura, nosotros no queremos que la UE sea un solo país, nadie quiere. Quizá eso se debería decir más con más claridad. Pero nos gusta la libre circulación de personas y de capital. Lo importante es que lo que haces en un país valga para toda la UE. En cuanto a lo digital, no conozco a mucha gente que diga que las fronteras son útiles. Si quieres vender productos o servicios por internet, en el mundo digital no importa si los compradores son alemanes, letones o españoles. El proyecto europeo Digital Single Market es uno de los grandes objetivos que la UE debería continuar, y se debería llegar a acuerdos al respecto. Pero no soy quién para decir si eso es el logro definitivo de la unión de los países. Lo que está claro es que en cuarenta o cincuenta años la digitalización tendrá una importancia aún mayor, y si la dominas tienes un futuro brillante.

kaspar-korjus-para-jd-3

11 comentarios

  1. madre mía….bajada de sueldo de funcionarios, cambios en las normativas tradicionales (taxi), deuda del 5%, además de todo el avance tecnológico… literalmente aquí en España vivimos en otro planeta…ni en el 2050 llegaremos a sus niveles de todo

  2. Que soplo de aire fresco!!

  3. Últimamente oigo mucho hablar de Estonia y realmente lo tiene todo para ser un país que se ponga de moda en los próximos años.

    Tiene una localización excepcional y han sabido apostar por la tecnología siguiendo los pasos de su vecina y admirada Finlandia.

    Seguiré su evolución con interes

    • De hecho, gran parte de ese componente tecnológico está copiado de Finlandia, como lo del número que te asignan al nacer. En sus primeros años como país independiente lo recibieron todo de los finlandeses desde los uniformes y el material de la policía hasta los primeros cajeros. eso sí, cuando les preguntas, ahora parece que ya no se acuerdan de lo que los finlandeses hicieron por ellos.

  4. La entrevista está bien, pero el titular es de risa. La cultura de fracasar y volver a intentarlo está en cualquier cultura, hasta en las africanas. La diferencia está en el objetivo, en lo que se intenta. En España, la cultura a veces es intentar darte el palo y, se fracase o no, volver a intentarlo.

  5. Vaya, yo creía que eso era cosa de la cultura humana. ahora se adueñan de lo que siempre se ha considerado trabajo, perseverancia, progreso, como si hubiésemos llegado hasta aquí por arte de birlibirloque. que penita de mundo.

  6. Aburrida propaganda neoliberal de un país con menos población que la ciudad de Madrid.

  7. “La ciudadanía digital no permite la libre circulación ni otorga el derecho de voto, pero sí ciertos derechos digitales.”

    He aqui el profeta de los nuevos derechos, sin pais, sin soberania, sin libertad, pero con wi fi.

  8. Otro artículo tautológico diciendo perogrulladas como ‘el fracaso lleva a intentarlo de nuevo’, algo que básicamente es inherente a la naturaleza humana. Eso sí, nunca les viene mal utilizar entrevistas a panolis como éste para seguir dando la matraca con la agenda neoliberal. El eufemismo de la ‘economía participativa’, o dicho de otro modo ‘adiós a la negociación colectiva y que os den’. Para atrás como los cangrejos. Cansinos, más que cansinos. Siguiente.

    • Veo que aquí hay mucho sindicalista y vagos infiltrados…negociación colectiva? eso sería para el siglo pasado me parece. Tal y como están las cosas o evolucionáis o os vais a llevar un disgusto. Decidle adiós a las pensiones, dad gracias por los 20 días por año trabajado y a volved a dar gracias por que os atiendan en la sanidad y podáis llevar a vuestros hijos al colegio

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies