Jot Down Cultural Magazine – Federer, Nadal, Serena Williams y varias cosas que aprendimos del Open de Australia

Federer, Nadal, Serena Williams y varias cosas que aprendimos del Open de Australia

Publicado por

Roger Federer y Rafa Nadal en la final masculina del Open de Australia 2017. Foto: Cordon.

Cuando, después de trece años jugando finales, a uno le toca hablar de Roger Federer y Rafa Nadal, se encuentra con el riesgo de caer en toda clase de tópicos. Mucho se ha dicho ya y de mil maneras distintas. Se han analizado sus apogeos como se han analizado sus crisis. Las victorias de Rafa y las de Roger. Su juego sobre tierra, sobre hierba, sobre pista dura, de día, de noche, en un continente o en otro… Queda poco margen para el análisis pero eso no quiere decir que nos vayamos a rendir. Siempre hay detalles que rescatar y un Grand Slam no se agota solo en dos nombres.

De entrada, épicas aparte, habrá que considerar qué está haciendo mal un deporte en el que sus cuatro finalistas promedian más de treinta y cuatro años de edad. O qué están haciendo mal los que vienen detrás. Federer ganó su decimoctavo título de Grand Slam y Serena Williams, su vigésimo tercero. Pasan los años, nos empeñamos en retirarlos y ellos hacen lo posible por llevarnos la contraria. A veces lo consiguen y otras no. Sus triunfos, en cualquier caso, suponen un cierto e imprevisto revuelo en el circuito: el relevo no se transmite a los jóvenes, como es casi natural, sino a los mayores. Siendo optimistas, este año podemos asistir a tres «generaciones» distintas pegándose por el número uno: la de los primeros ochenteros, la de los nacidos a principios de los noventa y la de los adolescentes que quieran animarse a dar el paso adelante que llevamos años esperando.

Eso será en el futuro. Analicemos por un momento el pasado para intentar dar sentido a todo esto:

1. Roger Federer ganó su quinto Open de Australia, lo que le convierte en el único jugador en la historia en ganar al menos cinco veces tres torneos distintos del Grand Slam. Comoquiera que Wimbledon lo ha ganado en siete ocasiones y además se llevó un Roland Garros, la cuenta de «grandes» queda, como decíamos un poco más arriba, en dieciocho. No es cualquier número. Lo del decimoctavo título de Federer se había convertido en una obsesión para sus seguidores. Cinco años llevaba ya casi buscándolo el suizo, con tres finales perdidas de por medio, las tres ante Djokovic. Lograrlo ante Nadal, sin duda, tendrá un sabor especial para él.

2. Porque, no nos engañemos, Roger y Rafa pueden ser muy buenos amigos y respetarse mucho, pero la frase «estoy muy feliz por haber ganado y hubiera estado igual de feliz si hubiera ganado Rafa» sonó exagerada en la entrega de premios. En las comparaciones históricas, el único que tiene derecho a ponerle «peros» a la supremacía de Federer es Nadal. Le ha ganado en veintidós de treinta y cuatro ocasiones, incluyendo seis finales de Grand Slam. Cuando se recuerda su rivalidad, todo el mundo apela a la final de Wimbledon de 2008 y allí ganó Nadal en cinco agónicos sets, como lo haría meses después en Australia y hasta cuatro veces en Roland Garros, de 2006 a 2011. Perder de nuevo habría sido una mancha difícil de borrar y no faltaría quien dijera: «No le ganaba cuando tenía diecinueve, no le ganaba cuando tenía veinticinco y no le gana ahora que tiene treinta».

3. Sin embargo, le ganó. Cuando Federer y sus seguidores hablan de la superioridad estadística de Nadal en sus enfrentamientos siempre insisten en que la mayoría de ellos se jugaron en tierra batida, donde Nadal no tiene quien le tosa. Es cierto, pero también es cierto que en las otras cuatro finales de Grand Slam sobre distintas superficies, Federer solo había logrado empatar la cuenta mientras que en el total el empate era a nueve. Puede parecer una tontería después de casi veinte años de carrera, pero no es lo mismo 10-9 que 9-10 ni mucho menos 3-2 en finales de Grand Slam que 2-3. Si este fuera el último gran encuentro entre ambos —y está por ver, desde luego—, lo que quedaría sería una victoria épica y de una enorme resistencia mental por parte de Federer. Lo contrario habría sido devastador para su consideración como mejor jugador de la historia.

4. Y, de hecho, todo fue cuestión de minutos. A las 13:02, Nadal restaba para poner el 4-1 a su favor en el último set y a las 13:25 lo hacía para mantenerse el partido con 3-5 en contra. ¿Qué pasó en medio? De todo. Federer se vio sin nada que ganar y volvió a jugar con valentía y paciencia, como si se despertara de esa gran siesta que fue el cuarto set y el principio del quinto. Probablemente Nadal se lo esperara pero, sobre todo con su saque, no estuvo a la altura. Aunque volvió a dar muestras de un talento descomunal para las situaciones límite salvando varias bolas de break, levantando un 0-40 en el octavo juego y poniéndose 15-40 en el definitivo, le falló el acierto. Su cara durante la entrega de premios era un poema.

5. Es una pena, porque su torneo ha sido excelente y muy prometedor. En torno a Nadal hay tanta histeria que lleva yéndose y volviendo tres años ya cuando apenas se ha movido del sitio. Es un hombre que lleva casi doce años ya entre los diez primeros del mundo, a veces más arriba, a veces más abajo, pero siempre compitiendo a altísimo nivel. Se hablaba de él como de un jubilado cuando solo las lesiones le habían apartado momentáneamente del top 5. En medio de tanta ansiedad, en cuanto ganaba al Mannarino de turno, la euforia se desataba, para caer de nuevo en el pesimismo en cuanto perdía en la siguiente ronda, independientemente del nivel de juego o las circunstancias. En la rueda de prensa posterior al partido ya salieron las dos palabras mágicas de su boca: «tierra batida». Este es el año de su décimo Roland Garros y lo tiene tatuado a fuego en su mente.

6. En las horas previas a la final, la afición y los expertos se dividieron en dos bandos algo exagerados: los que veían el partido como un momento histórico e irrepetible y los que lo infravaloraban apelando al típico «bueno, han llegado ahí porque los buenos han perdido». Supongo que se referían a Djokovic y Murray, porque al resto se los han cargado ellos en primera persona. Debido a su ranking, Federer se ha tenido que llevar por delante a Berdych, Nishikori, Wawrinka y el propio Nadal, cuatro top tens. Rafa, por su parte, ganó a Monfils y a Raonic… además de al gran talento de la generación de los primeros noventa, Grigor Dimitrov y a la sensación alemana Alexander Zverev, que le llevó al límite antes de caer agotado en la quinta manga. Nada de inmerecido en su llegada a la final, por tanto, aunque queda claro que tras los citados Djokovic y Murray ni hay relevo ni nada parecido, solo continuidad, como demostró Wawrinka en Nueva York.

7. Vamos, por tanto, con lo de Djokovic y Murray. Una semana antes de Australia estaban ambos en Doha partiéndose la cara a mandobles en una final apoteósica que ganó el serbio en tres sets. Demasiada adrenalina demasiado pronto. Tampoco es que esta sea la única razón de su fracaso: Murray es el número uno del mundo y podrá serlo durante muchos meses más, pero los números son los que son y en torneos de Grand Slam no es un hombre fiable. Ha ganado los mismos —tres— que el citado Wawrinka. Ninguno de ellos en Australia. Sí concedo que perder en octavos y ante Mischa Zverev es un poco rizar el rizo, pero ni Federer ni Nadal tienen culpa de la incompetencia ajena y, de hecho, ambos se han cansado de derrotar al escocés en distintos grandes.

8. Otra cosa es lo de Djokovic, cuya sola mención ya aterroriza a federistas y nadalistas por igual. Djokovic al cien por cien sí ha demostrado ser mejor que cualquiera… lo que pasa es que lleva muchos meses ya lejos de ese cien por cien. Muy lejos, de hecho. Ganó Roland Garros, fracasó en Wimbledon, apeló a unos problemas familiares, llegó a la final del US Open donde apenas opuso resistencia, y entregó el número uno en el último partido del año ante la atónita mirada de un Boris Becker que decidió marcharse entre acusaciones de poca profesionalidad. Teniendo en cuenta que Nole cumple treinta años esta temporada, ya puede ir poniéndose las pilas. Si perder contra Mischa Zverev en octavos de final es sorprendente, hacerlo contra Dennis Istomin, un hombre que no había ganado un solo partido como profesional el año pasado, en segunda ronda, parece un dislate.

9. Aprovecho la mención a Istomin para hablar de las gratas sorpresas del torneo. Por supuesto, el uzbeco fue una de ellas. No solo por su victoria ante Djokovic sino por la continuidad que le dio a su triunfo en tercera ronda contra Pablo Carreño-Busta y en el primer set de su partido de octavos ante Grigor Dimitrov, donde parecía imparable. El sueño duró lo que tardó su aductor en cargarse y sacarle del partido en la segunda manga, pero que le quiten lo bailado. Algo parecido podemos decir de Mischa Zverev, en plena segunda juventud tras cuatro o cinco meses de escándalo. Llegó a los cuartos de final de un grande por primera vez a los veintinueve años y lo hizo reivindicando a la vieja escuela: saque y volea, saque y volea. Le funcionó ante Murray pero no ante Federer, que se pasó tres sets tirando passing shots tan tranquilo.

10. No podemos olvidarnos de Grigor Dimitrov, a quien llevamos tanto tiempo esperando. Para alguien que se había acostumbrado a caer y caer en el ranking y montar un numerito tras otro debido a la frustración, plantarse en semifinales de Australia, forzar un quinto set a Nadal y tener un 4-3 y 15-40 a su favor debería bastar para crecerse y darse cuenta de que está ante una oportunidad única. No fue así. O no le dejaron que fuera así. Dimitrov perdió las dos bolas de break, el juego, el siguiente servicio y el partido. Aun así, tras su victoria en Brisbane, se puede soñar con un gran año del búlgaro. El problema es que llevamos tantos años soñando que uno ya no sabe si sonará algún día el despertador o no.

11. La generación del noventa asomó la patita pero poco más: aparte de Dimitrov, solo Raonic y Thiem cumplieron con las expectativas y llegaron por lo menos a cuartos. El canadiense fue fulminado por Nadal en un partido en el que se esperaba que diera mucha más guerra. En su favor, hay que decir que jugó todo el torneo con gripe. En su contra, que un número tres del mundo no puede permitirse excusas. En cuanto al austriaco, se limitó a cumplir, es decir, ganar a los inferiores en el ranking y perder con la primera gran piedra que se cruzó en el camino, en este caso Dimitrov, sin incordiar lo más mínimo.

12. Del considerable número de adolescentes que entraron en el cuadro individual, solo uno llegó a tercera ronda: Alexander Zverev. El alemán tuvo la mala suerte de que le tocara Nadal y aun así le llevó a cinco sets. Los elogios fueron inmediatos y exacerbados: estamos ante el próximo número uno del mundo. Sinceramente, yo llevo meses pensándolo y escribiéndolo aquí, así que no voy a poner objeción alguna… ahora bien, cuidado con meter tanta presión a alguien tan joven.

13. Un buen ejemplo de esto último es Nick Kyrgios, un habitual de esta sección por méritos propios. Nick jugaba en casa, venía de un final de temporada bastante decente, parecía en forma… y acabó cayendo en segunda ronda ante otro ilustre veterano, Andreas Seppi, cuyos mejores días están ya muy lejos. Tuvo dos sets de ventaja y punto de partido a su favor, pero, ¿para qué? Mejor acabar cuanto antes, coger las maletas y viajar a otro lugar cuanto antes y luego a otro y que la vida siga pasando hasta que por fin pueda dejar este deporte. Cuánto talento desperdiciado.

14. Un comentario: después de tanto esperar a Kyle Edmund… ¿y si fuera Daniel Evans el sucesor de Andy Murray en el tenis británico? De acuerdo, tiene ya veintiséis años, así que no es un niño, pero su torneo fue magnífico, llegando a octavos de final y forzándole cuatro sets a Tsonga. No va a ser una estrella ni un contendiente para grandes torneos, pero cuando le vean puntualmente derrotando a uno de los favoritos acuérdense de este artículo.

15. Aparte de Nadal, el tenis masculino español dejó poca cosa: entre Ferrer y Bautista se jugaron quién caía en octavos de final ante Raonic y ganó Bautista. Hablamos de un jugador muy sólido, muy centrado y muy válido para rondar los puestos entre el diez y el veinte de la clasificación. No es ninguna tontería, pero no parece que vaya a poder optar a mucho más, ojalá nos demuestre lo contrario en la gira de tierra. Aparte de Nadal y de Bautista, nada de nada. Carreño-Busta apuntaba alto pero se cruzó con un Istomin iluminado por los dioses. El vacío sigue ahí, a la espera de que Munar o Kuhn maduren lo suficiente.

Venus y Serena Williams tras la final femenina del Open de Australia 2017. Foto: Cordon.

16. Vamos ya con el torneo femenino, injustamente relegado a estas profundidades. La única pregunta que nos podemos hacer en este momento es: «¿Hay que considerar por fin a Serena Williams la mejor jugadora de la historia?». Para ello tendríamos que relegar, por orden cronológico, a Margaret Court, Martina Navratilova y Steffi Graf. Desde luego, Serena no tiene el estilo sobre la pista de estas dos últimas, pero ya las supera en palmarés: no solo es que haya ganado veintitrés torneos de Grand Slam, es que los ha ganado a lo largo de dieciocho años. Ganó el US Open días antes de cumplir los dieciocho y se ha llevado el Open de Australia el mismo año que cumplirá los treinta y seis.

17. Tal longevidad le ha permitido enfrentarse a Arantxa Sánchez-Vicario y Steffi Graf al final de sus carreras, a Martina Hingis en el apogeo de la suya y posteriormente a las Henin, Sharapova, Clijsters y compañía, incluyendo en los últimos años a Kerber o Muguruza, llamadas a tomar el relevo si este llega algún día. Con todo, ninguna rival tan fiera como su hermana Venus, con la que ha disputado hasta nueve finales de Grand Slam, ganando siete.

18. Lo de Venus sí que ha sido completamente inesperado y de nuevo habla mal de la profundidad del circuito femenino. Si a estas alturas, con casi treinta y siete años, la mayor de las Williams puede plantarse en la final de un torneo de Grand Slam con tanta facilidad es que alguien no está haciendo su trabajo. No deja de ser curioso que las dos finales —masculina y femenina— de este año en Australia fueran las mismas que en Wimbledon 2008, con casi nueve años de diferencia.

19. Por cierto, hablando de 2008, ¿saben quiénes fueron por entonces los campeones junior del US Open? Grigor Dimitrov, de quien hemos hablado largo y tendido, y Coco Vandeweghe, la sobrina del mítico Kiki Vandeweghe, uno de los mayores anotadores de la NBA en los años ochenta. Vandeweghe tuvo por fin su momento de gloria a los veinticinco años ya cuando derrotó a Garbiñe Muguruza y se plantó en semifinales. Lo lógico habría sido ganarle a Venus, once años mayor que ella, pero no hubo manera. Los ochenta siguen ganándole a los noventa y aquí estamos, esperando a que las cosas cambien de una vez.

20. Por último, ya que hemos analizado el tenis español masculino, hagamos lo propio con el femenino: el mal estado de forma de Carla Suárez hace que todo dependa del estado de ánimo de Muguruza. Sinceramente, pocos contaban con que llegara a cuartos de final y menos mostrando tanta seguridad en sí misma. Creo que es un buen resultado a partir del cual crecer y acostumbrarse a los puntos medios, es decir, que no todo sean finales y primeras rondas. Sí es cierto que en el partido contra Vandeweghe dio la sensación de estar demasiado pasiva, a la defensiva, no se sabe si sobrepasada o simplemente inferior a su rival. Veamos el resto del año, si «el tenis necesita a Rafa» como dijo Federer, no cabe duda de que el tenis —al menos el español— necesita talentos como Garbiñe.

40 comentarios

  1. Ayer, antes de empezar la final, ya estaba pensando en el disfrute que iba a ser artículo de Guillermo Ortiz sobre Federer y Nadal.

    Gracias

  2. Lo de Kyrgios es “coge el dinero y corre”. Me pasa lo mismo que con Shved, gente con un talento inmenso para un deporte que parece no gustarles.

  3. Gran artículo, me ha encantado leerlo. Creo que había ganas de ver a estos 2 en la final porque el resto no nos emociona. Posiblemente con un Murray-Nole no me hubiese pasado la mañana de domingo frente a la tele… (y son los 2 tops)
    Cosa que si que hacíamos (con gusto) para ver un McEnroe-Borg (o Connors) o un Edberg-Becker (o Agassi) o después, aunque sin tanto ranking ni títulos, un Ivanisevic-Rafter… (por no hablar de ellas. Evert, las Martinas, Graf, Seles, Arantxa)
    No creo que sea nostalgia, ya que tampoco veo esa emoción en las nuevas generaciones de seguidores,

    • Muy de acuerdo contigo.
      Un partido Nole-Murray lo aguanto una hora, poco más, no son capaces de hacerme estar delante de la caja tonta 3 h. o más. Los 2 son grandes jugadores, sin duda, pero no me emocionan ( otra cosa sería verlos en directo, claro )
      Puede que sea nostalgia, pero bueno, tampoco pasa nada, oyes…

    • Ud se lo perdería. Un Nole, Murray son palabras mayores. No digamos un Nole, Fed. O Nole Nadal.El tenis por encima de todo, el tenis de calidad a mí me engancha más q la final de un Mundial. Es lo más..

  4. Pingback: Federer, Nadal, Serena Williams y varias cosas que aprendimos del Open de Australia – Jot Down Cultural Magazine | METAMORFASE

  5. Lo del circuito femenino es de chiste, creo que es el deporte donde menos en serio se toman las mujeres su desempeño, pendientes de la pasarela e Instagram. Da pena ver cómo todas son clones, jugando a estacazo limpio y sin matices, y que llegue Venus Williams y se plante en la final. Esto lleva sucediendo desde hace mucho tiempo, cuando se retiró el gran dúo belga (Henin y Clijsters). De ahí para atrás cualquier tiempo pasado en el tenis de las chicas fue mejor (con poco).

  6. No he disfrutado el artículo porque el autor simplifica la gesta de Federer y desvela una preferencia por Djokovic. El partido de Federer y Nadal es una oda al deporte y a la decencia en él. Nadal es un león, el deportista con la mayor garra que ha existido nunca. Djokovic es un monstruo, sin dudas el tercer mejor tenista de la historia, pero decir que cuando está al 100 no le gana nadie, es faltar el respeto a estos dos genios. Federer ha perdido con Djokovic, sí. Pero muchas de esas veces fue por un desgaste mental y físico de Federer, el que,después de 17 GS y casi 20 años en el circuito, se puede entender.

    Yo soy partidario de Federer y de Nadal. Creo que estos dos no tienen comparación. Murray no me parece ni mejor que Wawrinka. Y Djokovic,repito, es un monstruo, pero me quedo con las carreras de Federer y Nadal.

    Saludos

    • Me retracto en decir que el autor le resta importancia a la gesta de Federer, he leído bien y no es así. He de admitir que esta victoria de Federer me tiene tan sorprendido que tengo la objetividad debilitada. Espero que se dé una final Djokovic Vs Federer en Wimbledon y que se retire con 19 o 20 (la 20 contra Murray en el Us Open). Y que Nadal gane 4 Roland Garros más.

    • Si, es verdad, una oda al deporte y a la decencia en el. te voy a dar otros ejemplos similares: Ben Johson, Lance Armstrong, el equipo español de baloncesto paralímpico, Marta Dominguez…..

      • Te olvidas de Gasol asesorado por Nicolás Terrados en el europeo…
        Craviotto y compañía flamantes medalla de oro olímpica ídem…
        Froome subiendo el Mount Ventoux sentado…
        Un largo etc…

  7. Roger y Rafa estuvieron en la final por mérito propio. Cien por ciento de acuerdo. Roger ganó porque además de su buen estado físico demostró una fuerza mental que muchas veces le falló ante Rafa. Hay que reconocer que una estadística de 23 a 11 no se explica por la diferencia de calidad de juego. La verdad es que en las finales entre estos colosos Rafa siempre dió el 100 por 100. Roger no. Dicho en términos familiares Rafa le tiene comido el coco. Por eso es que Federer tiene tanto para festejar. No sólo ganó otro grande, también venció a sus propios demonios.

  8. Ha sido un domingo que me ha recordado a mi juventud, son 13 años de duelos, un placer haberlos visto de nuevo, sientes emoción porque no sabes cuándo será la última.
    Me quedó pena de que no pudiese ganar Rafa, aunque Roger también se lo merecía, pero en su defensa diré que no es justo jugar viernes, mientras el otro semifinalista descansa desde el jueves; a estos niveles se aprecia mucho, Rafa entró muy tarde en el partido, en el golpeo llegaba con cierto retraso, y al pegar a la bola se nota mucho, lo cual también afecto al saque; como son dos caballeros, no se reprochan nada, pero por parte de la organización, está mal, es el único grande que juega diferentes días las semifinales.

  9. Gran artículo, pero dejame decirte que menospreciado demasiado a Roger Federer, se que Nadal es el nemesis de Roger, pero tus comentarios son más a favor del Manacor, muchos como tú no ven a Roger con buenos ojos a pesar q AUNQUE LES DUELA ES EL MEJOR DE LA HISTORIA…Lo dijeron quienes saben de tenis como el mismo Nadal y el gran Rod Laver, pero bueno un día lo extrañaran cuando no lo vean entrar en la cancha ni ver sus sutiles golpes de revés, sus drop shot y su derecha indomable…Saludos y bien ganado SU MAJESTAD ROGER FEDERER

  10. Aparte de que Kyrgios es un gilipollas, yo no veo su cacareado talento por ninguna parte

  11. No se puede analizar lo que ha pasado sin tener en cuenta el contexto particular que supone Australia, un torneo que pilla a trasmano a todos los tenistas por su peculiar situación en el calendario justo al inicio de temporada. Los tenistas encuentran su mayor pico de forma a partir de primavera, y, si bien es cierto que en Diciembre ya empiezan a prepararse para Australia, el hecho de recomenzar a entrenar y mentalizarse, unido al cambio de latitud invernal por la veraniega, hace que Australia sea muy proclive a las sorpresas. Si miramos el palmarés veremos cómo tenistas “mediocres” (Johansson, Korda) lo han ganado y han sido finalistas (Clement, Baghdatis, González, Enqvist, Schuettler). Lo que no quita para que se viera una grandísima final. A partir de la temporada de tierra con los tenistas ya rodados y Djokovic y Murray en plenitud (su eliminación ha sido un accidente), me temo que volveremos al escenario del año pasado, sin perjuicio de que Nadal pueda llegar e incluso ganar Roland Garros. A Federer lo veo dando un último canto de cisne en Wimbledon, y quizá ahí ponga el broche de oro a su carrera y se retire.

  12. Oye Guille Ortiz, te he visto meterte en materia de dopaje en otros deportes.
    ¿algo que decir de Rafa Nadal? ¿nada que decir de sus TUE´s con los que sus rivales compiten en inferioridad de condiciones? ¿nada de sus extrañas e inoportunas lesiones (o sanciones encubiertas, vaya uisted a saber)? ¿nada de sus retornos gloriosos y sobrecargados como el del los últimos JJ.OO?
    ¿es una oda al deporte o todo lo contrario?

    • Por supuesto que nadie tiene nada que decir sobre infamias y calumnias de tragaldabas e iluminados, que intentan empañar, sin éxito alguno, una de la rivalidades más bonitas del deporte.

      Esta defensa encarnizada no se debe a patriotismo barato, si no al asco que me producen estas vomitonas descaradas que tratan de manchar lo más puro: la honestidad e integridad de Rafa y su preciosa rivalidad con Federer.

      En un mundo (el del deporte) que cada vez transmite menos, disfrutar de estas dos personas ha sido un lujo. Usted puede seguir vomitando, pero le pediría que en otro lado, que aunque no mancha huele muy mal

      • La rivalidad de Urilch con Armstrong y la de Ben Johson con Carl Lewis también fuero muy bonitas.
        Yo no he dicho que Federer se dope, digo que Nadal lo hace. No es una vomitona, incluso lo ha reconocido, decía tener permiso, porque claro, está muy enfermito….
        Sobre el patriotismo barato….Excusatio non petita accusatio manifesta….

          • Me parece un comentario despreciable. Se está acusando directamente a alguien de un delito sin ningún tipo de pruebas. En cuanto al link que adjunta, en el propio artículo está explicado lo que ha sucedido, en el caso de Nadal y en el otros muchos deportistas. Doparse es tomar una sustancia prohibida para incrementar tu rendimiento. Si tienes autorización (para lo cual tienes que justificar el porqué) la sustancia no la tienes prohibida y no hay dopaje. Así está regulado. Y lo que dices es falso, no “decía tener permiso por estar muy enfermito”, tenía permiso, que es muy distinto. Aprovecharse del anonimato para manchar el nombre de un profesional y acusarle de algo sin pruebas es, como digo, despreciable.

            • Y si esa práctica es tan limpia y tan legal ¿porqué se mantiene oculta? ¿porqué nos hemos enterado por una filtración?¿porque la había negado sistemáticamente?
              Es algo objetivo y probado que Nadal ha tomado productos prohibidos, que tuviera permisos, lo convierte en algo legal, pero reprobable, compite con más medios.
              Además, que no queda claro hasta que punto estos permisos no son una explicación a posteriori de la presencia de esas sustancias en su cuerpo, como ocurría con Lance Armstrong.
              Si yo estoy lesionado o enfermo me quedo descansando en mi casa, no me atiborro a sustancias dopantes y arraso a mi rival que va limpio.
              Eso lo único que hace es fomentar la invención de enfermedades por parte de los deportistas y en esto si que realmente Rafa es un campeón.

              • Y por cierto, no le estoy acusando de ningún delito, desgraciadamente en España, doparse no es delito.
                Le acuso de hacer trampas, y las ha hecho, con el permiso de la federación pero las ha hecho.¿acaso informó a sus rivales de lo que estaba tomando? ¿tuvieron la oportunidad de utilizarlo también ellos?

              • Y ahora por favor, lea algo sobre las sanciones encubiertas que aplica la ITF y paré a pensar por un momento en las desapariciones y apariciones fulgurantes de Nadal en el circuito.

  13. Hombre, decir que Murray no es fiable en Grand Slams…
    Sí, ha ganado los mismos que Wawrinka, pero ha jugado 11 finales, y otras 9 Semifinales. Lo que pasa es que ha coincidido y se ha tenido que partir la cara contra los 3 mejores de la historia. Es normal que haya perdido tantas finales.
    Lo de Zverev fue un accidente, y le ocurre de vez en cuendo, pero no se le puede exigir lo mismo que los otros 3 monstruos. Esos han estado siempre a otro nivel en todos los sentidos.

    • No es un delito en España (lo es el prescribir las sustancias prohibidas, pero no el tomarlas) pero sí en otros países, le está acusando de cometer un delito si lo ha hecho allí, donde tanto compite. No obstante, es exactamente igual de despreciable y vomitivo, si “sólo” le acusa de hacer trampas. Y no se atreverá a hacerlo públicamente, identificándose, en un medio al que pueda acceder el acusado, para denunciarle si lo estima necesario.
      Además, todas sus “pruebas” están llenas de falacias de manual.
      – La normativa antidopaje prohibe tomar determinadas sustancias y a la vez permite (como no puede ser de otra forma) tomar algunas de ellas con autorización previa, para cuidar algunas lesiones. Nadal solicita esa autorización y se la dan. Ni ilegal ni reprobable. Todos los deportistas que estén en la situación de Nadal pueden pedir esa autorización y se les concedería.
      – Tanto es así, que el artículo no nombra sólo a Nadal, sino a muchos otros deportistas, que tu obvias, a los que también se les ha dado el permiso, Mireia, Mo Farah, Williams, Froome, etc. Es una práctica legal, perfectamente ética y habitual, hay productos que son dopantes en una situación y no en otra, así de sencillo. Y es curioso que ninguno de sus rivales, tan perjudicados por esta práctica tan reprobable no se hayan quejado cuando les arrasa “atiborrado” de sustancias dopantes.
      -Con respecto a las sanciones encubiertas de la ITF, más de lo mismo, continuamos con las falacias. Como a tenistas dopados se les ha sancionado encubiertamente pretendiendo una lesión, la lesión de un tenista es una “prueba” de que se ha dopado. Madre mía, que nivel, espero que no trabaje en un juzgado.
      Aquí lo dejo, como le decían más arriba, siga vomitando su bilis, su odio, sólo se está retratando usted mismo.

      • Por supuesto, esta respuesta no está dirigida a Ricardo, es para RuB y sus falaces acusaciones.

      • Ningún rival se ha quejado porque nos hemos enterado por una filtración.
        Es una práctica tan ética que se lleva en secreto.
        Con respecto a lo de decirlo en un medio público, el acusado podría denunciarme si, como dijo que iba a hacer con la ex ministra francesa Bachelot. ¿donde ha quedado la querella?¿retirada por temor a abrir la caja de lo truenos? ¿tendrá esto relación con la extraña retirada de Rafa en Roland Garros por problemas en la muñeca tras haber arrasado en los partido que jugó?
        Venga! siga usted creyendo en los Reyes Magos y en la limpieza del deporte Marca España, en el resto del mundo tenemos la misma fama que los rusos.

        • Continúan las falacias:

          – Que haya deportistas españoles que se hayan dopado, y que la política española antidopaje no sea rigurosa o incluso sea tolerante, no es ninguna prueba ni siquier indicio de que un deportista español determinado se haya dopado. Ante su falta de argumentos pone en mi boca palabras que no he dicho. No he defendido la limpieza del deporte marca España, he defendido que es miserable acusar a alguien de doparse sin ninguna prueba.

          – Por supuesto,que un procedimiento no sea público no significa que no sea ético, ni siquiera secreto y las razones para no publicitarlo pueden ser múltiples, En todo caso su reclamación no debería ser contra Nadal (o los otros muchos deportistas que aparecen y que usted sigue olvidando, que parece que sólo Nadal tuvo autorización) sino contra la AMA, que es quien pone el procedimiento.

          Por si desconoce sus declaraciones “Hay deportistas que padecen enfermedades o están en una situación que requiere una sustancia o un método que figura en la relación de prohibidos y en esos casos ellos tienen que tener una autorización de uso terapéutico (TUEs) de la misma. Estas exenciones solo se conceden tras un exigente proceso de revisión definido en el Estándar Internacional de Exenciones de Uso Terapéutico (ISTUE) y la evaluación de tres médicos especialistas en medicina deportiva y/o otros especialistas relevantes”.

          – Los contrincantes de Nadal o los de los otros muchos deportistas que aparecen en la filtración, que usted olvida intencionadamente, quizás desconocían esta autorización concreta antes de la filtración (pero no la posibilidad de solicitarla, de hecho, quizás también ellos lo hayan hecho) pero sí la conocían perfectamente durante la celebración del Open de Australia. Y no solo no se han quejado, sino que ha sido altamente alabado por sus principales rivales (y los que más se habrían visto perjudicados por este supuesto dopaje durnte su carrera, véase declaraciones de Federer, Djokovic.

          – Insiste en que una lesión es una prueba de dopaje. No lo es en absoluto, nI siquiera es un indicio. Ya se lo expliqué anteriormente. Si no tuviese lesión también sería prueba de dopaje.

          – Y respecto a la denuncia a Bachelot, no sé si usted peca de ignorancia o de mala fe. La denuncia se ha presentado, y pudiéndolo haber hecho en España, lo ha hecho en París. Y además, no haber presentado la denuncia tampoco sería prueba de nada. Debajo tiene varios links.

          http://www.elmundo.es/deportes/2016/06/28/5772bf4822601da95e8b460e.html

          http://www.20minutos.es/deportes/noticia/rafa-nadal-querella-difamacion-ministra-francesa-acuso-dopaje-2731012/0/

          Con esto lo dejo definitivamente, en todo caso mi objetivo no es convencerle de nada (lo doy por imposible, el odio le ciega) pero sí que quien lea sus maliciosos y falaces comentarios conozca las mentiras que esconden.

          • O bueno da igual, siga usted a lo suyo, es todo culpa de los franceses, que nos tienen envidia.

          • La explicación de la utilización de los TUE´s es clavadita a la que daban los que salen en los papeles de Panamá.

  14. Usted dice que a mi me ciega el odio¿que es lo que le ciega usted? ¿el odio hacia mis argumentos?
    ¿En serio le parece creíble que un deportista enfermo o lesionado ande pasando por encima de sus rivales?¿porqué Nadal había negado tajantemente estas practicas durante años?¿que credibilidad tiene el sistema antidopaje de la ITF tras declarar Agassi que consumía cocaína durante años?
    Los enlaces sobre la querella son bastante antiguos, actualice su información.

    • Y te olvidas de Gasol asesorado por Nicolás Terrados en el europeo…
      Craviotto y compañía flamantes medalla de oro olímpica ídem…
      Froome subiendo el Mount Ventoux sentado…
      Un largo etc…

    • Es que sigues manejando argumentos falaces:

      – Dependerá de lo enfermo o lesionado, del deportista concreto y del rival contra el que juegue. Y en el caso concreto de Nadal, ¿puede concretar en que casos ha pasado por encima de sus rivales estando lesionado y contra qué rivales?

      – Mentira absoluta: Nadal ha negado tajantemente durante años el doparse. No ha negado nunca el tomar determinados medicamentos con autorización, lo cual no es doparse. Y que insisto, es práctica bastante habitual y ética, como puede comprobarlo viendo la lista de nombres de deportistas que han tenido estas autorizaciones.

      – Credibilidad del sistema antidopaje de la ITF: Vuelve a manejar un argumento falaz. Que el sistema tenga o no tenga credibilidad no es ninguna prueba de que Nadal se dope. ¡¡Y además, para desacreditar un sistema está usted recurriendo a un caso de hace 20 años||. Estará desacreditando a la ITF de hace 20 años, no a la de ahora. Pero además, le insisto, que el sistema no tenga credibilidad no es prueba, ni indicio, de que ningún tenista se dope. Y si lo es respecto a uno, lo es respecto a todos. ¡¡Federer se dopa, porque el sistema antidopaje que dice que no se dopa no es creible!! ¿Suena estúpido? En efecto, lo es. Pues lo que usted hace respecto a Nadal.
      – Por mucho que busco, no encuentro información de la retirada de la demanda. Ha sido usted muy diligente a la hora de poner el enlace de la filtración (que sólo pretende ensuciar ya que no habla de nada ilegal). Pero veo que no es tan diligente para añadirlos respecto a la retirada. Pero es que además, le insisto, por supuesto retirar la demanda no sería prueba de dopaje. Los motivos para retirarla podrían ser muchos.
      En fin, lo dejo definitivamente. Es imposible debatir contra argumentos falaces y mentirosos. Y además, cobardes. Si estuviese tan seguro, daría su nombre y apellidos. Nadal no va a denunciarle, porque como está dopado….

  15. Estimado y valiente sr. Rub. Usted si está acusando al sr. Nadal de cometer un delito de la misma forma que lo cometió la ministra Bachelet. Si tiene los mismos datos y el mismo valor, dígalo aquí identificándose con nombre y apellidos, y todos quedaremos eternamente agradecidos. Si no, le recomiendo que deje el onanismo mental y se pase al físico, siempre más placentero.

    • Estimado señor Carlitos, ¿como se atreve a pedirme que publique aquí mi nombre y apellidos cuando usted se identifica como Carlitos?
      Y por cierto, no estoy acusando a Nadal de ningún delito, sólo me hago eco de cosas publicadas.

      • Desestimado Sr Rub,
        A nadie con dos dedos de frente se le escapa la enorme diferencia entre acusar a alguien de un delito y comentar una noticia. Quien acusa directamente a alguien de delinquir (o como dice usted de hacer trampa) debería tener la valentía de asumir las consecuencias de esta acusación, si el acusado decidiese tomar medidas. . En caso contrario es simplemente un cobarde. Usted es un cobarde.

  16. Soy amante del deporte en todas sus facetas, y muy particularmente del tennis; deporte individual al que considero el más completo.
    Siendo de un país neutral, creo que mi imparcialidad está a prueba de apasionamientos personales; sin embargo, debo decir que hay algo con lo que no comulgo con el artículo, en el cuál se menosprecia a tremendos atletas que no están dentro del Top 10, y pienso que es un error de análisis no tomar en cuenta que frente a colosos superlativos cómo los que trata la nota, son precisamente los que han impedido el ascenso de los que vienen detrás…Pero el padre tiempo está por poner a prueba, y muy pronto a todos esos que buscan las cabezas de los de arriba…no pasan ni siquiera 3 años para que caigan del pedestal. Y no porque vayan a ir la baja necesariamente, sino por que el stress físico y mental a que sometieron a sus cuerpos ( sobre todo Nadal y Djokovic ) apurara el cambio de estafeta, más temprano que tarde; y nosostros los aficionados, nos nos queda más que inculcar el mismo coraje deportivo de esos colosos del deporte a nuestros hijos.

  17. Yeahhhhh!!!!!!!!!!!!
    ROGER FOR PRESIDENT!!!!!!!!!!!!!!
    Best of all time

  18. Vas a Hacer un artículo de la gira americana?
    El doblete de Federer bien se lo merece.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies