Jot Down Cultural Magazine – Nadal, Federer, Stephens y todo lo que nos dejó el US Open 2017

Nadal, Federer, Stephens y todo lo que nos dejó el US Open 2017

Publicado por

Foto: Cordon.

Rafa Nadal ganó su tercer US Open y su decimosexto título de Grand Slam. A estas alturas lo habrán oído unas cuatro mil veces, pero no deja de impresionar. Hace poco más de quince años que Pete Sampras ganó su decimocuarto grande y todos nos llevamos las manos a la cabeza. El legendario Federer apenas tiene tres más. Es cierto que los torneos del Grand Slam no lo son todo para medir la trascendencia de un jugador, sobre todo teniendo en cuenta que Rod Laver no pudo jugar varios en su momento por ser profesional o que, en los setenta y los ochenta, buena parte de las estrellas rara vez pisaban Australia. Con todo, es la mejor medida que tenemos, y este triunfo coloca a Rafa —si no lo estaba ya— en el podio histórico. Colóquenle ustedes en el escalón que prefieran.

Se ha comentado mucho la circunstancia de que su victoria haya llegado sin tener que enfrentarse a ningún jugador clasificado entre los veintisiete primeros de la ATP y a solo dos de entre los cincuenta primeros. Sin duda, eso ayuda, pero no es demérito de Nadal, sino de todos los que fueron perdiendo contra los Leo Mayer, Aleksandr Dolgopolov o Andréi Rublev de turno. Nadal no tiene la culpa de que Federer perdiera contra Del Potro ni de que Alexander Zverev se borrara del torneo en segunda ronda, recuerdo de su triste actuación en Roland Garros.

En un momento de auténtico impasse del circuito, en el que los dominadores de los últimos doce años empiezan a acusar los rigores de la edad mientras esperan el relevo por parte de posadolescentes, Nadal ha sabido hacer lo que tenía que hacer: esperar su oportunidad. Pocos le daban opciones en el US Open después de caer tan pronto en Montreal y en Cincinnati y llevar casi tres años sin ganar un título fuera de la tierra batida, pero el destino se puso de su parte. El destino y el juego, por supuesto, porque arrasar a Del Potro como le arrasó en los últimos tres sets de su partido de semifinales no es precisamente fácil.

Se trató, en cualquier caso, de un torneo extraño, marcado por muchísimas ausencias y con algunas tendencias interesantes. Repasemos lo más importante:

1. Poco más se puede decir de Nadal, pero apuntemos un dato sobre su longevidad: ha ganado ya dos torneos con los treinta y un años ya cumplidos. Es uno de los tres jugadores que lo han conseguido en la historia, junto al australiano Ken Rosewall, que se llevó cuatro, y a Roger Federer, que suma los dos de esta temporada… solo que Roger tuvo que esperar cuatro años y medio para conseguir el primero. Nadal ha roto también esta barrera: cuando los demás, históricamente, se venían abajo, él ha mejorado. Un torneo de Grand Slam se puede achacar a la suerte o a un cuadro favorable, pero dieciséis no pueden ser una casualidad.

2. Ya hemos dicho que Nadal no era el favorito antes del torneo y viendo su juego en los tres primeros partidos tampoco había muchas razones para el optimismo: ante Dusan Lajovic tuvo que recurrir al tie-break para ganar la primera manga después de que el serbio sacara para llevarse el set. Peor fueron las cosas ante Taro Daniel y Leonardo Mayer, dos jugadores de escasísimo nivel y que llegaron a estar set y break arriba contra Rafa. A partir de ahí, todo fue color de rosas. Los nervios pasaron conforme pasaron las rondas y ya solo cedió un set en el resto del torneo: ante Del Potro en semifinales. La final contra Kevin Anderson fue directamente un paseo.

3. El triunfo de Rafa le permite asegurarse prácticamente el número uno al final de temporada. Sería otro hecho histórico: la tercera vez que consigue acabar como número uno en años no consecutivos. Lo logró en 2008 y lo perdió en 2009. Lo recuperó en 2010 y lo cedió en 2011 a manos de Djokovic. Seis años después, todo apunta a que volverá a lograrlo. La ventaja es de unos dos mil puntos sobre Federer y eso le da mucho margen, sobre todo teniendo en cuenta que el suizo no parece al cien por cien físicamente.

4. El torneo de Roger fue aceptable. Punto. Nunca sabremos hasta qué punto le afectó la espalda porque el suizo es una tumba en ese aspecto y rara vez se queja de una lesión hasta que no se hace demasiado evidente. Jugó muy mal ante Frances Tiafoe en primera ronda y aún peor ante Mijaíl Yuzhny en segunda. Pareció levantar el vuelo contra Feliciano López y Philipp Kohlschreiber, y acabó cediendo en cuartos de final ante el primer rival serio: Juan Martín del Potro. Fue una derrota dolorosa porque tuvo hasta cuatro pelotas de set —tres con el saque— para ponerse 2-1 por delante. No supo concretarlas y acabó perdiendo el parcial y cediendo el servicio inmediatamente. Ya no hubo vuelta atrás.

5. Precisamente Del Potro fue la mejor noticia del torneo. Saber que ya está para jugar seis partidos a cinco sets de manera competitiva es maravilloso. Suyo fue también el partido de la quincena: contra el austriaco Dominic Thiem en octavos de final. El argentino, griposo y cansado, perdió los dos primeros sets por 6-1 y 6-2. Después de rehacerse en el tercero, tuvo que salvar numerosos puntos de partido antes de llevarse el cuarto en el tie-break, lo que acabó de machacar la moral de su rival. El partido lo tuvo todo: el precioso revés a una mano de Thiem contra la portentosa derecha de Del Potro, probablemente la mejor que se haya visto nunca. La elegancia contra la resistencia. Un público entregado que parecía estar en La Bombonera en vez de en una pista de tenis. Espectáculo de primera.

6. Como decíamos al principio, Nadal no era el favorito. Los favoritos eran Federer, Zverev, Dimitrov y Kyrgios, no sé si por ese orden. Federer por ser Federer. Zverev por ganarle a Federer en Montreal. Dimitrov por ganar la final de Cincinnati a Kyrgios, y Kyrgios por ganarle a Nadal en ese mismo torneo. A los cuatro días de competición, los tres noventeros —para variar— estaban en la calle y Federer había cedido ya cuatro sets en dos partidos.

7. ¿Qué conclusión podemos sacar de todo esto? Que cuando los treintañeros (o casi) como Murray, Djokovic, Wawrinka, Nishikori, Cilic o el más jovencito Raonic se han lesionado no había absolutamente nadie para tomar el relevo. Esto ya me lo han leído antes, así que no me voy a extender: dejamos 2017 atrás y Raonic sigue como el único finalista de Grand Slam nacido en los noventa.

8. ¿Por qué tantas lesiones? Hay diferentes teorías y muchos apuntan a un calendario demasiado cargado. No es una explicación que me convenza: nunca se había jugado menos al tenis que ahora, al menos entre los primeros de la ATP. Muchos de ellos se limitan a los cuatro grandes, seis o siete Masters 1000 y algún torneo menor al que le tengan cariño. Fuera del Grand Slam ya no hay ni un solo partido a cinco sets, ni siquiera la mítica final del Masters. No puede ser eso. Simplemente ha coincidido que los mismos jugadores llevan demasiados años en lo más alto y eso supone mucho desgaste físico y mental. Que Wawrinka, por ejemplo, se lesione a los treinta y dos años no debería ser una gran sorpresa; si fuera el número dieciocho del mundo, nadie se habría llevado las manos a la cabeza. El asunto es que era el cuatro.

9. El único noventero que estuvo a la altura fue Pablo Carreño. Sobre Carreño podemos decir lo mismo que sobre Nadal: él no tiene la culpa de que sus cuatro primeros rivales salieran de la previa y que el quinto fuera el lesionado Diego Schwartzman. En general, toda la parte baja del cuadro fue un caer constante de cabezas de serie hasta el punto de que los que quedaron hasta las semifinales fueron el citado Carreño y el sudafricano Kevin Anderson, que solo tuvo a Sam Querrey como rival de entidad.

10. El partido cayó del lado de Anderson por experiencia, tenacidad y saque. Las armas que le fallaron en la final contra Nadal, donde apenas opuso resistencia. Hablamos de un hombre de treinta y un años que en su vida habría soñado con una oportunidad así. Un buen jugador, muy habitual de las pistas duras, pero con muchas limitaciones en el juego. A veces, tipos así consiguen reunir dos semanas de altísimo nivel y se plantan en la final de un grande. Incluso Martin Verkerk ha jugado una final de Roland Garros, así que eso puede pasar. El problema para el torneo es que Anderson ni siquiera necesitó esa versión superlativa. Se limitó a ser Anderson y le valió para ser el segundo mejor jugador del campeonato.

11. Y es que, con la baja a última hora de Murray, ese lado del cuadro parecía llevar el nombre de Alexander Zverev, la joya alemana. Zverev no solo se ha colocado número cuatro del mundo —pronto será número tres—, sino que venía de ganar Montreal y Washington. Le pasó lo mismo que en casi todos los grandes disputados a sus escasos veinte años: cayó cuando menos se esperaba. Si en Roland Garros fue Fernando Verdasco el que le eliminó en cuatro sets, en Nueva York el honor le correspondió a otro jovencito: el croata Borna Coric. Zverev ganó el primer set, pero se lió de manera inopinada, cediendo los tres siguientes por 5-7, 6-7 y 6-7. Todo en el juego de Sasha invita al optimismo, pero estas lagunas mentales en los grandes torneos preocupan.

12. Quien no deja de enamorar es Denis Shapovalov. Qué barbaridad de jugador. Después de su exhibición en Montreal, donde llegó a semifinales eliminando a Rafa Nadal, el canadiense de diecinueve años llegó a octavos de final pese a tener que comerse la fase previa por caprichos del sistema de ranking. Shapovalov tiene saque, tiene derecha y tiene el mejor revés a una mano visto en un zurdo desde los tiempos de Thomas Muster. Es increíble cómo puede darle tanta fuerza a un golpe tan improbable. Su comienzo de año no pudo ser peor, cuando fue descalificado de la Copa Davis por darle un bolazo accidental a un juez de silla, pero el final tiene pinta de ser apoteósico.

13. De Dimitrov y Kyrgios mejor no hablar, que me entran los siete males. Del australiano poco se puede esperar porque es como es, pero Dimitrov parecía por fin estar ante su gran oportunidad después de ganar Cincinnati… y acabó cayendo ante Rublev en segunda ronda. Desesperante. Por cierto, gran torneo de Andréi Rublev pese a su contundente derrota en cuartos de final. Efectivamente, como él mismo apuntó en rueda de prensa después de ser destrozado por Nadal, aún le queda mucho para competir de tú a tú con los más grandes, pero este año ha dado un paso adelante de gran valor después del estancamiento del año pasado. Rublev, Shapovalov, Zverev… tres apellidos rusos de tres nacionalidades distintas llamados a dominar la siguiente década.

14. El repaso a la actuación española en el cuadro masculino empieza y acaba con Carreño y Nadal. En lo que esperamos a Kuhn y Davidovich es lo que hay. Solo Feliciano, brillante finalista en la categoría de dobles junto a su inseparable Marc López, consiguió llegar a tercera ronda en individuales. La mayor decepción fue sin duda David Ferrer. El alicantino ya no está para grandes cosas, pero había mostrado una indudable mejoría en Montreal, donde casi le gana a Federer, y sobre todo en Cincinnati, donde fue semifinalista y estuvo muy cerca de llegar a la final. Su US Open acabó en primera ronda, con una derrota ante el impredecible kazajo Mijaíl Kukushin. Ferrer ocupará esta semana el puesto número 26 de la ATP a sus treinta y cinco años.

15. Vamos ya con el cuadro femenino. Parece que las mujeres sí se han tomado en serio lo del relevo generacional: ante la ausencia de Serena Williams, que fue madre justo durante el torneo, hasta tres jóvenes estadounidenses dieron un paso adelante y acompañaron a su hermana Venus en las semifinales: Coco Vandeweghe, Madison Keys y Sloane Stephens. Estas dos últimas disputaron la final después de un largo historial de lesiones. Keys, de veintidós años, sigue sufriendo de vez en cuando de la muñeca, lo único que la aleja de la apretada lucha por el número uno, mientras que Stephens, que ya fuera semifinalista en Australia en 2014, derrotando a Serena, se lesionó a principios de temporada y llegó a caer por debajo del puesto 500 en el ranking WTA. De hecho, el US Open solo fue el quinto torneo de su temporada… y su primera victoria.

16. Venus Williams sigue tirando al poste, lo que no deja de tener mérito a sus treinta y siete años. Prácticamente desaparecida durante el resto del año, sabe guardar su mejor tenis para los momentos clave: finalista en Australia, finalista en Wimbledon y semifinalista en Nueva York, donde bien pudo ganar el partido ante Stephens. En el camino, se llevó por delante a Carla Suárez, de nuevo octavofinalista, y a Petra Kvitova, la otra gran noticia del campeonato. La checa, ex número uno y ganadora en Wimbledon por partida doble, sufrió durante las Navidades pasadas un espantoso ataque en su propia casa a manos de un hombre armado con un cuchillo que le destrozó la mano derecha. El shock emocional superó al físico y era razonable pensar que le costaría mucho volver a la élite. Afortunadamente, menos de un año después, ya está ahí dando guerra.

17. Precisamente Kvitova fue la que eliminó a la española Garbiñe Muguruza, nueva número uno del mundo. El torneo de Garbiñe estaba siendo fantástico hasta aquel momento y llegamos a soñar con un doblete Wimbledon-US Open, inédito en la historia del tenis español. Se queda al menos con el honor de llegar a lo más alto de la clasificación y de hacerlo a lo grande: después de ganar dos slams en los últimos dos años, no como Safina, Jankovic, Wozniacki o las propias Pliskova y Halep.

18. Por cierto, Wozniacki se vio envuelta en una guerra dialéctica con Maria Sharapova que acabó en empate: es decir, con las dos eliminadas antes de cuartos de final. Lo de la danesa es dramático: al revés que Venus Williams, es capaz de mantener un nivel altísimo de juego durante todo el año… para venirse abajo sistemáticamente en los grandes. Molesta por la derrota en segunda ronda ante Makarova, quiso dedicarle unas palabras a Sharapova y su polémico regreso tras la sanción interrumpida por dopaje. Sharapova, que protagonizó un enorme partido de primera ronda contra Simona Halep, con victoria incluida, contestó con ironía: «¿Wozniacki, esa no está eliminada?». No hay nada más bonito que cuando una tramposa se pone irónica y al siguiente partido la mandan también a casa.

19. El número uno de Muguruza se vio empañado hasta cierto punto porque dependió de las derrotas de sus dos grandes rivales: Karolina Pliskova y Elina Svitolina. A Pliskova se le está empezando a hacer bola lo de los grandes, igual que a Halep. De Svitolina, sinceramente, esperábamos más. Probablemente fuera la gran favorita para ganar el torneo y cayó en octavos ante Keys. Con casi veintitrés años y dada su progresión en los últimos dos años, es seguro que tendrá más oportunidades.

20. En definitiva, hemos vivido un US Open de lo más raro que completa un año de transición, donde lo viejo puede haber superado a lo nuevo por última vez. Nadie habría dado un euro por que Nadal y Federer se repartieran todos los Grand Slams de la temporada y ahora todo el mundo habla de si llegarán a veinte o veintiuno o qué sé yo… No es tan fácil. En 2018, volverán Djokovic y Murray, presumiblemente sanos. Alexander Zverev y Denis Shapovalov tendrán un año más de experiencia y puede que Wawrinka vuelva a sacar su colmillo afilado en las grandes citas. Lo que está claro es que con «la generación perdida» de los nacidos en torno a 1990 no se puede contar. En la lejanía espera expectante Félix Auger-Aliassime, otro canadiense llamado a marcar época.

23 comentarios

  1. Sólo indicar que hay un error en el artículo. Sería la cuarta vez y no la tercera que Nadal acabaría como número uno un año. Lo hizo en 2008 y 2010 como indica el artículo y de nuevo en 2013.

  2. Gran resumen del torneo, como siempre.
    Pequeño detalle, Shapovalov tiene aún 18 años.

  3. En cuanto a Sharapova, yo no sería tan duro con ella. Se equivocó en su día (no sé si llamarla tramposa sería acertado), lo reconoció y ha pagado por ello con año y medio de suspensión. Yo en realidad creo que es un buen ejemplo de el que la hace la paga.
    Las críticas de, por ejemplo, Wozniacki y Bouchard no vienen muy a cuento. Sharapova es una leyenda que ha ganado el Grand Slam y ellas dos en concreto aún están por estrenarse. En especial da grima la canadiense. Tan engreida y últimamente no gana ni un partido.
    Sus críticas más parecen por envidia que por ética.

  4. 2 afirmaciones maximalistas carentes de rigor:
    – Sobre la derecha de Del Potro: “Probablemente la mejor que
    se haya visto nunca”. En todas las épocas han abundado grandes derechas por ser precisamente el golpe más cómodo y fácil de ejecutar.

    – Sobre el revés de Shapovalov: “tiene el mejor revés a una mano visto en un zurdo desde los tiempos de Thomas Muster”. Claro, ¿cuántos jugadores zurdos ha habido desde Muster que además golpeen el revés a una mano? A vuelapluma, Feliciano, Hicham Arazi y el citado? Si hay alguno más ha pasado sin pena ni gloria, ergo no parece suficiente bagaje el del canadiense como para entusiasmarse con él.

    Por otra parte, ha sido un US Open lamentable, fruto de la incertidumbre de los grandes y la brecha con los jóvenes, que no terminan de despuntar. Nadal llevaba razón al criticar a Murray por retirarse este justo al acabar el sorteo, propiciando que el mediocre Cilic pasara a ser cabeza de serie número 2. Lo que no entiendo es por qué no se bajó a Federer a la parte baja del cuadro como número 2, porque por ránking le correspondía, lo que hubiera equilibrado el torneo. No comprendo por qué el efecto dominó de Murray solo afectó a esa zona de los emparejamientos, a no ser que se justificara (peregrinamente en mi opinión) con el absurdo argumento de que ya estaban establecidos los partidos, y hubiera supuesto cambiar todo. ¿Qué más da si aún así tienes que cambiar toda la parte baja?

    • Gasquet, Federer y Almagro tienen notables revés a una mano.

    • No estoy de acuerdo con que la derecha sea el golpe mas fácil de ejecutar; al contrario, es el más difícil ( de ejecutar bien, ejecutarlo mal lo hago hasta yo ), es el que requiere más técnica y mas concentración, el revés se hace de un modo mucho mas “natural”.
      Esto no lo digo yo, lo dice una profesora de tenis que conozco – a mí no me dá clase – y mucha gente con la que juego.

      • Pues a esa profesora con todo el respeto le faltan nociones. El golpe más difícil es el saque, luego el revés y después la volea. No es casual que quien aprende a jugar enseguida consiga darle de derecha, se proteja el revés, y apenas suba a la red, al tiempo que el saque se enseña en 4 tiempos hasta que coordinas todos para empezar a hacerlo fluido.

        • El mas difícil es el servicio, de acuerdo, pero sigo diciendo que la derecha es mas difícil de hacer que el revés ( hacer bien, se entiende )
          Al principio se le pega mas de derecha – pero mal – porque parece mas fácil; uno se protege el revés por inseguridad ( no estás seguro de hacerlo bien )
          La profesora que menciono es campeona de España en cierta modalidad, que no menciono para no dar a conocer su identidad.

          • Entiendo lo que dices, pero no estoy de acuerdo por muy profesora y campeona de España que haya sido. Ejecutar bien el golpe de derecha es más fácil que hacerlo con el de revés, de mire por donde se mire.

        • Totalmente de acuerdo, cualquiera que haya jugado al tenis, padel o ping pong sabe q es más difícil darle de revés que de derecha.

          Un ejemplo, si ponemos a un niño a jugar por primera vez en una pista y le pedimos q envíe con la mayor precisión posible una pelota q le venga botando estoy seguro q una inmensa mayoría le dará de derechas y el q pruebe de revés tendrá menos precisión q cuando lo haga con la derecha. Esto sucede pq es el golpe más natural, como lo es también al dar un puñetazo por ejemplo o golpear un balón con el interior del pie y no con el exterior.

          • ya lo dice la denominación de cada golpe: derecha y revés. Pues claro que es mas dificil el reves que la derecha (o drive como se decia antes). De ahi que Bjorn Borg popularizase sobremanera el golde de revés a dos manos. El saque es dificl hacerlo bien requiere aprendizaje poco a poco como se explica alguien, y la colea tambien. Cuando un niño empieza a aprender a jugar al tenis da siempre, siempre, siempre, con mas naturalidad la derecha. El revés, el saque y volea cuesta mucho mas, mas entrenamiento y que se lo enseñen. Muy exagerado el comentario de la derecha de del Potro y el reves a una mano del surdo. Al tenis se lleva jugando bastante mas de 100 años. Anda que no habrá habido tenistas con un exquisito, efectivo y maravilloso drive (perdón, derecha) y zurdos con u impresionante revés Por lo demas, el articulo, muy correcto. Felicidades Juego al tenis desde hace 50 años y viendolo otro tanto. salud.

      • Yo estoy de acuerdo contigo, Luchino.
        Juego al tenis desde pequeño y los últimos años he decidido contratar un entrenador personal para mejorar mi técnica.
        Me ha corregido todos mis golpes, pero el drive, aunque ciertamente es el golpe más natural, es el que más técnica requiere (si dejamos de lado el saque, me estoy refiriendo en comparación al revés).
        Lo dicho, es el golpe con más precisión y con el que se le puede dar más fuerza y velocidad a la Bola, pero técnicamente es más complejo que el revés, y yo tengo revés a una mano, que creo que es más difícil que el de dos.

        • No es técnicamente más complejo. Confundís variedad con complejidad. Es el que más variantes admite porque es el más frecuente (plana, liftada, invertida, cortada). De revés se utilizan fundamentalmente el cortado y el plano. El revés invertido no existe por poco práctico y el plano se ejecuta muy poco en comparación con la derecha plana.

  5. Gracias por el artículo. Además de reiterar lo dicho en el primer comentario sobre 2013, también habría que corregir que, al contrario de la dicho en el punto 17, el tenis español sí cuenta con un doblete Wimbledon-US Open, conseguido por Nadal en 2010. Y el tenis español femenino lo consiguió con Arantxa y Conchita en 1994.

    En cuanto a las lesiones, leí un artículo muy interesante el otro día sobre la evolución del tenis respecto al estilo y la fuerza al golpear la bola. Decía que al colocarse ahora los jugadores de forma casi paralela a la línea de fondo (en vez de perpendicular como hace décadas) se utiliza más la muñeca y menos el hombro, siendo la primera una articulación mucho más frágil que la segunda.

  6. En el tenis moderno, y en mi más que humilde opinión, existe el “Super Grand Slam”, que nadie ha conseguido jamás. Sería éste:
    · Australian Open
    · Roland Garros (French Open)
    · Wimbledon
    · US Open
    Más
    · Copa Davis
    · Masters/ATP World Tour Finals
    · JJ.OO.
    · Nº 1 de la lista a final de año.

    Incluyo la Copa Davis aunque sea una competición por equipos porque un jugador dominador puede conseguirla con la ayuda de un número dos apenas “decente” o de un buen doblista. Ejemplos: Björn Borg (1975 con Ove Bengtson), John McEnroe (1981 y 82 con Peter Fleming). Novak Djokovic (2010 con Victor Troicki) o Andy Murray (2015 con su hermano). Y Manolo Santana casi lo consigue también dos veces.
    También digo que se refiere al tenis moderno porque hay torneos que antes no se jugaban como el Masters o los JJ.OO o no estaban considerados como el Open de Australia.
    Con todo esto, Nadal puede ser el primero en conseguir el Super Grand Slam este año si consigue el Masters, que es el Grand Slam indoor. No es su pista favorita ni le gusta la época pero es su gran oportunidad, sin Djokovic ni Murray y con Federer dudoso. NADIE lo ha conseguido. Absolutamente nadie.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies