El refugio del perro verde

Daniel Zamora: Clasificación de monstruos (II)

(Viene de la primera parte) Buena parte del terror infundido por el cadáver devuelto a la vida se debe a que fusiona en un sólo ser imposible la condición del vivo y la del muerto, dos atributos cuya atribución simultánea es incompatible porque en la naturaleza nunca pueden darse en la misma criatura al mismo tiempo y en el mismo […]

Daniel Zamora: Clasificación de los monstruos (I)

El monstruo es una de las figuras principales de los cuentos, las leyendas y los mitos más antiguos de la humanidad, pero también de muchas novelas, películas y comics actuales. ¿A qué se debe su importancia y su permanencia? ¿Por qué aparece con frecuencia y en formas muy diversas en las historias que nos contamos, tanto en las narraciones fundacionales […]

Daniel Zamora: Chesterton o la eterna verdad suprema (II)

En época de Chesterton, la Iglesia católica ya era una institución unánimemente vilipendiada en los medios intelectuales “a la última” y, por tanto, constituía una impensable osadía suicida o una mera excentricidad provocadora elaborar y publicar una defensa seria y decidida de todos y cada uno de sus rancios dogmas trasnochados, aun cuando se hiciera bajo la especie del relato […]

Daniel Zamora: Chesterton o la eterna verdad suprema (I)

Existe un tipo de pensador que es de fácil acceso para el público no especializado y que no por ello ha de catalogarse como divulgador de saberes ajenos más profundos ni como polemista efímero e insustancial. Se trata de una especie intelectual que sólo se da en contadas ocasiones y que congrega en torno a su excepcional figura, con simpatía […]

Daniel Zamora: Bichos raros

Los prejuicios nos protegen de muchos peligros y, especialmente, de la mayor de las ruinas existenciales: la pérdida absurda de nuestro tiempo de ocio. El tiempo libre era en la Antigüedad el lujo más valioso del hombre porque, como su nombre indica, era el tiempo propio de los hombres libres, las horas en las que el ciudadano se dedicaba a […]

Daniel Zamora: El giro engañoso

Eta anunció hace unos años mediante la corrompida jerga militar de costumbre lo que incluso gobierno, oposición y prensa se empeñan, todavía y por desgracia, en designar erróneamente con una palabra tan cargada de resonancias positivas como “tregua”, y que no era más que una detención oportunista de las actividades delictivas de esa banda criminal. Frente al automático alborozo general […]

Daniel Zamora: Órbita de influencia

¿Quién no adora las viejas y entrañables películas de ciencia-ficción de los cincuenta, con sus increíbles hombres radioactivos, sus voraces insectos gigantes y sus marcianos cabezones e imperialistas? ¿Quién puede negarse a contemplar con cariño las ilustraciones que las inspiraron, aquellos carteles pulp de los años 20 y 30 soñados por la maravillosa imaginación de artesanos como Frank R. Paul, […]

Daniel Zamora: El movimiento inmóvil

Pocas cosas son tan sencillas como idealizar un vago movimiento romántico, de indefinidos objetivos utópicos, que produce básicamente lemas pseudosituacionistas y una eficaz autogestión de la nada. Esta facilidad edulcorante se manifiesta sobre todo en la rapidez con la que la mayor parte de los intelectuales tendenciosos de izquierdas —periodistas, escritores, académicos, pensadores y todos aquellos comentaristas que se obstinan […]

Daniel Zamora: Los ángeles de Rilke

Rainer Maria Rilke es considerado por la crítica especializada como el gran poeta en lengua alemana del siglo pasado. Su poesía no es en absoluto sencilla y su complejidad temática y estilística ha conducido en muchas ocasiones —sobre todo a cierta hermenéutica filosófica alemana— a tomar hasta el más irrelevante de sus versos como si se tratara de una iluminación […]

Daniel Zamora: Ironía suprema

Cuando yo era un tierno infante gafotas con problemas de adaptación social que se veía a sí mismo como la versión parvularia de Peter Parker —aunque mis facultades arácnidas se redujeran a expeler una sustancia más viscosa y pegajosa que las redes de Spidey—, los tebeos eran una lectura dirigida exclusivamente a los niños empollones y a los adolescentes inmaduros. […]