Gonzalo Vázquez: El imbécil digital

Érase un hombre a una pantalla pegado, un hombre dirigido, un hombre conectado. El iPhone dirige sus manos, el GPS su rumbo, Facebook sus ritmos, Twitter sus ojos, Whatsapp sus dedos, iPod sus oídos, iPad sus deseos, Tuenti sus hormonas y la Play sus ratos libres, los pocos que le deja un teclado. Un hombre que dice estar conectado. Que […]