Primavera Sound: Expansión total

Publicado por

Además de uno de los eventos con mayor número de hipsters, modernos o gafapastas por metro cuadrado, San Miguel Primavera Sound es también uno de los festivales más eclécticos y de mayor peso de Europa. En 2012 ha cumplido 12 años de vida y a pesar de no poder contar con el cartel soñado por parte de la organización con Elvis, The Walker Brother, The Beatles o Mozart en sus filas y, pese a caídas de última hora como las de Björk o Melvins, los casi 250 grupos de esta última edición conforman uno de los carteles más variados de la actualidad y tocan todos los extremos.

Conciertos gratuitos en bares y en la calle con nombres tan ilustres como Black Lips, Yann Tiersen, Nacho Vegas o Richard Hawley enriquecen el ya de por sí interesante festival.

Curiosidad destacable la inclusión de la 34ª edición de Flatstock, la feria-exposición de carteles de conciertos que en esta ocasión ha llegado a Barcelona de la mano del San Miguel Primavera Sound.

Forum día 1: Toma de contacto

Pese a ser jueves y al contrario de lo que pudiera parecer, el cartel no tiene nada que envidiar a los días que ocupan el fin de semana. Desde primera hora de la tarde se puede disfrutar de la propuesta que el Thelematico Sergio Pérez y la otrora Sibyl Vane, Luciana Della Villa, nos ofrecen bajo el nombre Pegasvs en un ambiente cargado de sintetizadores.

Que tu padre sea Ian Dury puede ser una catapulta a un éxito fácil y efímero. Por suerte no es el caso de Baxter Dury. Tres discos e infinidad de directos rebosantes de personalidad british se dan cita en el escenario principal que en absoluto le viene grande. Actitud, sonido y diversión para entonarse y encarrilar el día.

Wilco es garantía de éxito y esta vez no iba a ser diferente. Tweedy y los suyos vuelven a demostrar que están en forma y que su último trabajo está a la altura de su nombre, más si tenemos en cuenta que parte de la crítica tildaba de flojos sus últimos discos. Para quien buscara algo completamente diferente al rock americano de los de Chicago, Kindness irrumpía en escena. Adam Bainbridge en plan estelar presenta a un entusiasmado público su visión romántica del electro-funk más bailable. Elegancia, particulares bailes, una voz increíble e incluso una carrera hasta la mesa de sonido micrófono en mano, acompañados de unos espectaculares músicos y un coro angelical se meten a un público completamente enamorado en el bolsillo.

Tweedy en plena clase magistral de rock Americano – Fotografía de Dani Canto

Mudhoney, a pesar de haber gozado siempre de menos repercusión en los medios que otros grupos de la época grunge de Seattle, siempre han estado ahí. Creando discos, ofreciendo directos y demostrando a diario la calidad que siempre han tenido. Es imposible escucharlos y que tus recuerdos no tengan el pelo largo y una camisa de cuadros. Esta vez presentaban un trabajo inédito que dejó boquiabierto al público en un huracán sonoro digno de recordar.

Lo más destacable de esta primera jornada de festival han sido sin duda alguna las reuniones. Carolina del Norte vio nacer a Archers of Loaf y tras una década de silencio Barcelona los ha visto renacer. Con menos pelo y más arrugas, pero con una fuerza increíble. El remember comenzaba de la mejor manera posible y ponía el listón muy alto. Pero los listones están para superarlos y Greg Dulli lo logró con creces con una espectacular retrospectiva de The Afghan Whigs. Un Dulli más delgado, entregado, con una voz que se comía el escenario y el mejor repertorio de la banda para regocijo de sus fans. Un directo que no envejece y que a muchos nos permitió viajar en el tiempo 15 años atrás.

El plato fuerte del día también fue un reencuentro, esta vez los suecos Refused volvían a los escenarios tras 14 años de ausencia. Los abanderados del hardcore sueco han vuelto con ganas y mala leche a seguir con el mensaje que ya nos enviaban en los noventa. Una metralleta de rabiosos acordes y un Dennis Lyxzén apoteósico se comieron literalmente el primer día festivalero.

Forum día 2: Excesivo

Tras un gran comienzo de festival, el viernes se encaraba con ganas y optimismo. Los mallorquines Beach Beach demostraron que saben llevar a la perfección a un escenario el disco que les ha puesto en boca de todos. Punzantes guitarras con sonidos de otras décadas para empezar bien el día.

Oscuros tintes ochenteros teñían el escenario al son de The Chameleons. Los de Middleton demostraron que el tiempo no pasa por ellos y que pese a haber estado siempre a la sombra de los grandes de su época, son y han sido maestro de muchos. Una gran opción para disfrutar de un grupo de culto que siempre ha escapado de las masas.

El movimiento más salvaje que Robert Smith regalo a sus fieles en toda la noche – Fotografía de Eric Pamies

Un estelar pero poco acertado en la vestimenta Rufus Wainwright demostró por qué es considerado una de las mejores voces del panorama actual. Capaz de adaptarse a registros tan distantes como el pop más barroco, el Broadway musical de los cincuenta o la ópera, dejó claro una vez más que tiene más talento que apellido.

La fusión Malí-Cuba llegó de la mano de Afrocubism. Elíades Ochoa y Toumani Diabaté comandan esta fusión de culturas que tiene como resultado un auténtico huracán de sonidos africanos bailando son cubano.

El punto electrónico enmascarado nos llego de parte de SBTRKT. El dúo británico llevó a Barcelona su particular visión de la electrónica actual. Una poderosa batería y una majestuosa voz aderezan con tintes pop esta engrasada máquina destroza pistas.

Los neoyorkinos The Rapture fueron los encargados de llevar la fiesta a un escenario previamente apagado. No es fácil tocar tarde y tras la vaca sagrada que encabezaba el cartel, pero bastaron dos simples acordes para recuperar las ganas de fiesta y afrontar con mejor ánimo lo que quedaba.

Obits es un grupo formado por músicos con amplio bagaje musical y eso se nota. Dos potentísimos discos los avalan y un directo atronador y nervioso justifica todo lo bueno que se pueda escuchar de ellos. Una gran aportación al panorama indie norteamericano llegada desde Brooklyn con un directo que hace que se te caigan los pantalones.

Llega el momento de hablar de la que ha sido para mi la mayor decepción del festival. Los esperados The Cure pisaban el escenario San Miguel para delirio del multitudinario público y decepción de un servidor. Una puesta en escena artificial con sensación de falta de feeling entre los integrantes, un Robert Smith que a día de hoy se asemeja más a la parodia del chanante Joaquín Reyes que a la rock star que se supone es. Estático, hasta el límite de que parecía un muñeco de cera a punto de derretirse con los focos y, aunque estaba realmente bien en lo vocal, daba la sensación de estar escuchando un CD. A pesar de esto se dieron un baño de multitudes pero pecaron de excesivos con un show que se alargó hasta las tres horas de duración retrasando unos cuantos conciertos por ello. Sinceramente, demasiado para un festival y más teniendo en cuenta que afectó a varias actuaciones.

Si la primera jornada fue la de los reencuentros, esta segunda podría calificarse como la más dura de todas. Grupos como Trash Talk, Orthodox, Liturgy o Napalm Death daban peso a la sección bruta del cartel. A destacar la inclusión de uno de los pioneros del black metal noruego en el cartel: cómo no, hablo de Mayhem. Necrobutcher. Él y los suyos demostraron el mito que son con una presentación adornada con cabezas de cerdo, fuego y tambores de guerra. Resulta imposible hablar de Mayhem y no recordar alguna oscura anécdota referente a iglesias quemadas, secuestros, suicidios, sesos, collares con trozos de cráneo y asesinatos. Historia viva (al menos en parte) del black metal nórdico.

Forum día 3: Punto y aparte

Último día de festival que comenzamos al son de la espectacular voz de Sharon Van Etten. Una manera perfecta de comenzar el día al que se le sumó el entusiasmo de la banda en el último tema de la actuación, con guitarrista destrozando un arco de violín inclusive.

Los irundarras Lisabö se enfrentaron a un abundante público como mejor saben: dándolo todo. La concurrencia asistía entre perpleja y extasiada a la explosión visceral que supone su directo. Rabia sacada desde las entrañas, entregándolo todo de corazón, en ocasiones rozando la locura y dejándose llevar por una música que se queja a gritos. Ante el entregado público, el grupo se creció y nos regaló la actuación más intensa y con mayor mala leche de todo el festival, y esto es mucho decir tras lo vivido los anteriores días. Los euskaldunas llegan directos, sin previo aviso, como un puñetazo en plena cara que te absorbe por completo y te deja sin palabras. La sensación que se te queda tras un espectáculo de esta índole es extraña, como de estar descolocado, se necesita descanso y reflexión para poder asimilar todo lo que ha ocurrido en el escenario.

Oscuridad nórdica en su máxima expresión – Fotografía de Eric Pamies

Kings of Convenience nos ayudaron a volver a la normalidad con sus ligeras líneas melódicas y su total naturalidad. Los de Bergen, fieles a su estilo se encargaron de dar el toque alegre a la tarde, algo en lo que también aportaba su granito de arena Atlas Sound, el nuevo álter ego del Deerhunter Bradford Cox con el que nos muestra la belleza de lo sencillo.

Esta vez Dominique A nos tenía preparado un directo más luminoso, más en la senda de lo que vendría a ser un Morrissey francés, pero sin salir del particular mundo del de Nantes. Directo con el demostró una vez más por qué es considerado el guía de la nueva chanson francesa.

Como no, en un Primavera Sound no podían faltar Shellac. Los de Steve Albini volvieron a demostrar por qué siempre llenan en sus directos. Los de Chicago volvieron a traer toda la fuerza del rock y uno de los directos más potentes que se pueden ver a día de hoy. Nada nuevo, pero todo bueno.

Los barceloneses Mujeres pusieron la nota surf y garagera más directa de la noche. Directos, bailables y cercanos, es todo lo que necesitaba el público del Forum y fue lo que recibió en grandes dosis.

El punto bailable electrónico corrió a cargo de Chromatics, Neon Indian y, sobre todo, Justice. Los franceses, flanqueados por una espectacular puesta en escena y un show de luces despojado de toda vergüenza, dieron una lección de lo que es enloquecer a la gente hasta el punto de destrozarse la cadera. Un set list perfecto para convertir el escenario San Miguel en una improvisada y enorme pista de baile. Todo un altar ante el que miles de fieles peregrinaron desde todos los puntos del Forum para rendir culto a golpe de cadera ante el despliegue de rompepistas que brotaban de los altavoces. Increíble, la definición gráfica de fiesta y un perfecto colofón a un gran festival.

Un año más Primavera Sound ha demostrado ser el festival más en forma del país y uno de los más importantes del continente. Ahora sólo queda esperar a ver que nos depara la próxima edición. ¿Será por fin el año de Bowie?

Fotografía de portada: Damiá Bosch

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

9 comentarios

  1. ¿Esperaba acaso que Robert Smith bailase o que se enredase en animada charla con sus compañeros?

  2. Pingback: Primavera Sound : Expansion total

  3. Morrissey, no Morrisey.

  4. bizcochino

    Se ve que el redactor no tiene mucha idea de lo que suele ser The Cure (en directo o en disco, igual da).

    ¿Qué esperaba encontrarse?

  5. Solicité la devolución de las entradas del día 2 trás el anuncio de la suspensión de Björk. Otra vez será, aunque preferiría que fuera en un recinto no tan masificado, quizá el año que viene…
    Inicitiativas como la de traer peña de la talla de Yann Tiersen o Nacho Vegas al Arc de Triomf, además gratuítamente en los tiempos que corren, me parece una decisión muy acertada por parte de los responsables del Primavera Sound que espero que se repita en sucesivas ediciones.
    Por cierto, sobre el viernes 1, me han contado maravillas del concierto de The Cure (aunque no puedo opinar personalmente), piensa que ningún grupo ofrece más de 3 horas de función a no ser que la comunión con el respetable sea realmente digna de una ocasión especial…

    • Cada cual tiene su opinión y gusto a la hora de decidir qué le gusta o no. The Cure acostumbran a alargar en demasía sus directos, como muestra su anterior actuación en Barcelona, que también superó las 3 horas y en la que el público se empezó a ir bastante antes.

      En mi opinión un concierto de esa duración rompe el ritmo de cualquier festival. Un setlist más ligero habría sido mucho más llevadero. De todos modos te vas a encontrar con opiniones como la mía o todo lo contrario como ya se ha visto aquí.

  6. pavoment

    No sabía que en Jotdown escribiesen funcionarios. Más que una crónica parece un expediente…

  7. Ignatius

    Pfff, madre mía lo que hay que leer. Y mira que me gusta Jot Down, pero la mención a los Cure ha sido lamentable. Aún si la crónica hubiera sido del BBK-donde si se alargaron aunque por problemas técnicos- se podría entender.
    Comprendo que no te gusten, pero poco o nada los has visto en directo otras veces porque si no no se explica.
    Resultaría incoherente que Robert y compañía hicieran un show de hora y media cuando lo que la gente espera de ellos es todo lo contrario. Y además, estuvieron impecables,emotivos, carismáticos con un Reeves Gabrels como guitarrista «invitado» que hizo olvidar por completo a Porl Thompson, hasta entonces Tótem de las 6 cuerdas dentro de la banda. Y Robert inmenso en la voz, mejor que nunca.

Responder a pqrui Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.