Enric González: Con todos mis respetos

Publicado por

El nacimiento de mi hija fue complicado. Clara y Lola, su madre, tuvieron que permanecer un cierto tiempo en la unidad de cuidados intensivos de la Clínica Dexeus. Resultó que la Seguridad Social solo cubría el parto y el resto me correspondía a mí. La factura ascendió a 12 millones de pesetas, lo que entonces costaba un piso. Me era imposible pagar. El diario El País, que entonces dirigía Juan Luis Cebrián, se hizo cargo del asunto. El mismo diario, con el mismo director, me pagó cursos en Esade y me procuró una beca en Estados Unidos.

No quiero olvidar esas cosas.

Incluso teniéndolas presentes, ahora comparto la opinión universal sobre Cebrián. A mí también me causa horror y una cierta repulsión. Pero prefiero pensar que está enfermo y que la cura a su enfermedad no puede pagarse con dinero. No debe de ser, como pensé hace unos años, un simple caso de ludopatía bursátil. Si fuera así, habría recuperado ya la lucidez. Dudo que lo suyo tenga remedio. Es una lástima.

Después de 27 años en El País, creo que debo irme. La decisión de despedir a un tercio de la redacción me permite acogerme, sin negociaciones particulares, a la indemnización que se establezca para el colectivo. El País ha hecho por mí mucho más que yo por él y hasta no hace mucho confiaba en que pese a la crisis, la general y la del sector, lograría superar sus disfunciones. Ya no confío. Conviene, sin embargo, subrayar algo: en 1976 trabajaba en la Hoja del Lunes de Barcelona y cuando llegó a mis manos el primer ejemplar de El País pronuncié una frase lapidaria: “Esto no dura seis meses”. Como se ve, carezco de dotes proféticas.

Desconozco quién figura conmigo en la lista de los que se van. Solo sé que son compañeros y amigos. Igual que casi todos los que se quedan. Por eso quiero suponer que me equivoco de nuevo y que El País, que seguirá contando tras los despidos con bastantes de los mejores periodistas de España (e, inevitablemente, con unos cuantos personajes lamentables), aún valdrá la pena.

He escrito estas líneas con vergüenza. Que yo deje un empleo carece de interés. Que más de diez docenas de periodistas sean despedidos de un periódico que baña en oro a sus directivos y derrocha el dinero en estupideces es bastante grave. Que en España haya millones de personas sin trabajo y con muchísimas dificultades para llevar una vida digna, mientras algunos se enriquecen a costa de la miseria ajena, es una tragedia.

Perdonen el desahogo. No volverá a ocurrir

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

281 comentarios

  1. Pingback: Periódico, papel o tijera « emprerdedor

  2. Pingback: Enric González deja ‘El País’ ¡Qué mala noticia para el buen periodismo! « Reinventar el periodismo

  3. Pingback: Blog de Maruja Torres, marujatorres.com » La despedida de Enric González

  4. Pingback: Otras elecciones sin contar | Una realidad (in)visible

  5. Pingback: Después de 27 años, deja El País… « comunicarbien

  6. Pingback: Con la venia » Archivo » Enric González sobre El País

  7. Pingback: Can Pla » Enric González se’n va d’El País: http://t.co/LI…

  8. Pingback: Y cómo leñes se informa uno ahora | Las penas del Agente Smith

  9. Pingback: Blog de Notas » Blog Archive

  10. Pingback: Enric González abandona “el barco” con indignación | Periodistas En Potencia

  11. Pingback: Nussbaum, Wert y las Humanidades « Colectivo Novecento

  12. Pingback: El País sufre sus horas mas negras « Magazineando

  13. Pingback: Si el periodismo escribiera su esquela | Pasa sin llamar

  14. Pingback: LA SELECCIÓN NACIONAL DE PERIODISMO | Patrulla de salvación

  15. Pingback: Will McAvoy no estuvo allí

  16. Pingback: En defensa de Juan Luis Cebrián | Desde el exilio

  17. Pingback: Agudeza visual | 2010-20XX _ blog de Raúl Pedraz

  18. Pingback: LOS ABAJOFIRMANTES OTRA VEZ | Patrulla de salvación

  19. Pingback: Me dejan sin periódico y sin ilusión | Desaprendiendo

  20. Pingback: Me dejan sin periódico y sin ilusión, por Lola Hierro (@NabiaOrebia) | Periodísticos - Comunidad para profesionales y estudiantes de la comunicación

  21. Pingback: La importancia de mirarse en el espejo « Falso 9

  22. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Victorino Ruiz de Azúa: “El País se ha convertido en el símbolo del capitalismo de rapiña que se ejerce en este país”

  23. Pingback: Victorino Ruiz de Azúa: “Juan Luis Cebrián se ha convertido en el símbolo del capitalismo de rapiña que se ejerce en este país” : The Magazine

  24. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Dos semanas para investigar y una para escribir

  25. Pingback: Y Dios bajó a los infiernos… « El blog de Pita

  26. Pingback: MEMORIAS LÍQUIDAS; Enric Gonzalez | Patrulla de salvación

  27. Pingback: Las Memorias Líquidas de Enric González, más que una lección de periodismo | Culturamas, la revista de información cultural

  28. Pingback: Montserrat Domínguez: “Los periodistas pagamos muchas veces esa imagen de estar al servicio del poder” | Nada Triviales

  29. Pingback: Los diez síntomas de la ludopatía | Jugar con Cabeza

  30. Pingback: Dos ideas | No prometo nada

  31. Pingback: Delaney | 2010-20XX _ blog de Raúl Pedraz

  32. Pingback: Sigue la ‘fuga’ de firmas en ‘El País’: tras Enric González, Santos Juliá, Maruja Torres… ahora Elvira Lindo : Periódico digital progresista

  33. Pingback: Sigue la ‘fuga’ de firmas en ‘El País’: tras Enric González, Santos Juliá, Maruja Torres… ahora Elvira Lindo | Lejos del tiempo

  34. Pingback: Me dejan sin periódico y sin ilusión | Reportera nómada

  35. Pingback: Que lo único que tenga frío sean los pies. | Con un ojo abierto...el otro mirando

  36. Pingback: El País de Cebrián: de diario de referencia a ejemplo de censura | Valor de cambio

  37. Pingback: El fin de la Omertà |

  38. Pingback: ‘El País’ de Cebrián: de diario de referencia a ejemplo de censura | Alberto Lardiés

  39. Pingback: Ajupareva | Los diez síntomas de la ludopatía

Responder a María S. Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.