La loca historia del mapa del tiempo vasco

Publicado por

Mapa del tiempo ETB antes y después

En Euskadi, todo el mundo lo sabe, llueve mucho. A veces le da por llover una semana entera, sin un solo claro que llevarse al cuerpo. Cuando eso ocurre, la gente se vuelve taciturna, los manteros se pasan a la venta ambulante de paraguas plegables y los camiones hacen la tijera alegremente con las consiguientes retenciones kilométricas. Esta peculiaridad climática explica varios fenómenos idiosincrásicos, como las txapelas, el verde-intenso-casi-fosforito de nuestros montes y la extraordinaria calidad de nuestra marihuana. También explica la enorme audiencia que cosecha la información meteorológica en Euskal Telebista, la televisión autonómica vasca. De hecho, este espacio, que dura un cuarto de hora, suele ser lo más visto en ETB 2, la cadena pública en castellano.

Quizá por eso los partidos políticos vascos han decidido que la mejor herramienta para impregnar a los ciudadanos con su concepto de nación es precisamente el mapa del tiempo. Durante las tres décadas de gobierno ininterrumpido del PNV, el tiempo de la televisión pública mostraba cómo llovía en Euskal Herria, que, como casi todo el mundo sabe, es una entidad cultural conformada por el País Vasco, Navarra y las tres provincias vascofrancesas (Lapurdi, Zuberoa y la Baja Navarra). Euskal Herria aparecía claramente delimitada, con una línea que la separaba de (el resto de) España y de (el resto de) Francia, de forma que a veces llovía en toda Euskal Herria, a veces en el sur de Euskal Herria (España) y a veces en el norte (Francia).

Huelga decir que, tras 30 años conviviendo diariamente con ese mapa, nadie le daba la más mínima importancia. Espera un momento, ¿nadie? Pues no. Alguien sí se la daba.

Cuando Patxi López llegó al poder, aupado en los hombros del PP, una de las primeras decisiones anunciadas fue el cambio del mapa del tiempo en la televisión pública. En el libro de las decisiones políticas estúpidas, esta merecerá, como mínimo, un par de párrafos. Las urnas estaban aún calientes cuando Euskal Herria desapareció de los televisores vascos y, en su lugar, aparecieron las provincias vascas claramente separadas entre sí y claramente separadas de Navarra y de Francia. Euskal Herria, la entidad cultural, dio paso a la constitucional Comunidad Autónoma del País Vasco.

Mucha gente interpretó aquello como una patada en la puerta de la radiotelevisión pública, un gesto innecesario, soberbio y absolutamente falto de sintonía con el sentimiento vasquista que tan a gloria llevan los socialistas vascos cuando les interesa. Algunos pidieron un boicot a ETB a través de las redes sociales, petición que fue amplificada por ciertos medios privados afines al PNV y a la izquierda abertzale.

Nunca sabremos si fue por la fragmentación de audiencias que trajo consigo la TDT, por el boicot, por errores de programación o por una combinación de todos estos factores, pero el hecho es que, en los primeros años del gobierno PSE+PP, la audiencia de la televisión pública vasca se desplomó.

Ahora, con el retorno del PNV al poder, se ha procedido al tan español como vergonzoso quítate tú para ponerme yo en los medios de comunicación públicos. En su primera comparecencia pública, la nueva directora de la radiotelevisión pública anunció que «seguramente» cambiaría el mapa del tiempo. Lo haría, dijo, con criterios «profesionales y artísticos», aunque no explicó qué demonios significa eso, suponiendo que signifique algo.

Hace un par de días, la televisión pública vasca estrenó un nuevo mapa del tiempo que, me atrevo a decir, no contentará a nadie, lo cual probablemente indique que se ha tomado la decisión correcta. El mapa muestra ahora toda Euskal Herria, pero con las provincias separadas, una suerte de entente cordiale territorial donde Euskadi tiene un tono de verde, Navarra otro y la provincias francesas otro distinto.

Pero se equivoca, me temo, quien crea que la loca historia del mapa del tiempo vasco termina aquí. Este mapa durará unos años. Cuántos sean dependerá de los errores que cometa Urkullu y de la intensidad de la crisis. Si, como parecen indicar la encuestas, Bildu acaba gobernando en Euskadi, habrá que recurrir a un nuevo artista del diseño para que, de nuevo, nos diga a los vascos dónde llueve exactamente cuando llueve sobre nuestras cabezas.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

58 comentarios

  1. Pingback: Jot Down: La loca historia del mapa del tiempo vasco | Periodismo y TV | Mi Mesa Cojea

Responder a Praebia Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.