The Hollywood Sign (o cómo las nueve letras más famosas del mundo han logrado sobrevivir nueve décadas)

Publicado por
Fotografía cedida por The Hollywood Sign Trust y HollywoodPhotographs.com. Derechos reservados.
Fotografía cedida por The Hollywood Sign Trust y HollywoodPhotographs.com. Derechos reservados.

Welcome to Hollywood! What’s your dream? Everybody comes here; this is Hollywood, land of dreams. Some dreams come true, some don’t; but keep on dreamin’ —this is Hollywood. Always time to dream, so keep on dreamin’. (Happy Man, Abdul Salaam El Razzac, Pretty Woman, 1990).

Hollywood puede presumir de ser la meca del cine y de lucir en su hermosa colina las nueve letras de acero más famosas del mundo, metáfora de sueños, de éxitos y de glamour, aunque también de fracasos. Cuando uno piensa en Hollywood le vienen a la cabeza Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en Casablanca, Marilyn Monroe y su rouge à lèvres en Con faldas y a lo loco o la más reciente The Artist, pero al margen de estos éxitos inolvidables en la capital del cine reina, por encima de todo, el Hollywood Sign.

Imitado por ciudades de todo el mundo, el cartel ha logrado sobrevivir nueve décadas, pese a ser víctima de destrozos y quejas vecinales, y testigo de uno de los suicidios más impactantes de la historia del cine.

Fue en el año 1932. La actriz neoyorquina Peg Entwistle, que a sus veinticuatro años había triunfado en Broadway, decidió hacer las maletas y volar a Los Ángeles para tratar de hacerse un hueco en una de las grandes producciones que se rodaban entonces en la ciudad. Cansada de esperar un papel que nunca llegaría, el 18 de septiembre de 1932 subió andando a la colina de Hollywood, escaló hasta lo más alto de la letra H y se arrojó al vacío. Y si el suicidio fue dramático, el cruel mundo del cine se cebó todavía más con ella cuando al día siguiente de la muerte llegóa su casa una oferta para un papel estelar en una película y precisamente para interpretar a una joven con tendencias suicidas. Pero ya era demasiado tarde y, lo que para algunos  significaba (Hollywood) la fábrica de los sueños, para otros —miles de actores volvieron a sus casas tras enfrentarse a la cruda realidad— se había convertido en sinónimo de frustración y desesperanza. A raíz del trágico suceso, la joven fue conocida como The Hollywood Sign Girl.

¿Cómo nace el cartel?

Curiosamente el origen del cartel poco tiene que ver con el cine, más bien nada. Lo que hoy se conoce como Hollywood tuvo entre sus primeros habitantes a los tongva o gabrielinos, que vivieron en pequeños poblados durante años en un valle al que denominaron Cahuengna. En el siglo XIX, era una colina sin carreteras asfaltadas donde la mayoría de residentes eran granjeros que cultivaban sobre todo limones, naranjos e higos, así como frutas exóticas. Los terrenos eran muy baratos y el área norte de Sunset Boulevard era inutilizable, solo servía para el pasto de los animales. Pero poco a poco la industria del lecho rocoso fue despegando y, a finales de siglo, aquellas extensiones de terreno fueron adquiriendo forma de ciudad.

¿Pero cómo surge el nombre de Hollywood para denominar a aquella colina? En 1883, una pareja procedente de Kansas, Daeida y Harvey Wilcox, se estableció en Los Ángeles y adquirió una extensa propiedad de unas sesenta hectáreas. Daeida decidió llamar Hollywood a aquel rancho después de conocer a una mujer en un tren que había escogido ese nombre para su casa de veraneo en Florida.

La llegada a Hollywood de los primeros estudios de cine, como The Nestor Film Company, que se instaló en un antiguo granero, transformó completamente la zona. En 1912, Hollywood contaba ya con quince estudios, y entre 1915 y 1920 numerosas compañías de cine independiente empezaron a trabajar en la zona. En poco tiempo, las pequeñas compañías se convirtieron en grandes estudios cinematográficos. Hollywood empezaba a experimentar un rápido crecimiento y cerca de cuarenta millones de americanos iban al cine cada semana.

En paralelo a este crecimiento, la Sociedad para el Desarrollo de Hollywoodland quería promocionar las nuevas urbanizaciones que empezaban a extenderse por la colina y, para ello, en 1923 encargó al británico Thomas Fisk Goff trece letras de unos quince metros de alto y nueve de ancho: Hollywoodland.

Fotografía cedida por The Hollywood Sign Trust y HollywoodPhotographs.com.
Fotografía cedida por The Hollywood Sign Trust y HollywoodPhotographs.com.

En un principio, estaba previsto que el cartel, que había supuesto un coste de unos veinte mil dólares, permaneciera en lo alto del monte Lee durante solo dieciocho meses, iluminado por cerca de cuatro mil bombillas con el objetivo de impresionar a futuros compradores.

Con el paso de los años el cartel se fue deteriorando. El crack de 1929 y los años de la Depresión provocaron que se dejaran de vender terrenos en la zona, por lo que la iluminación del Hollywood Sign dejó de ser una prioridad para sus impulsores. No fue hasta 1949 cuando la Cámara de Comercio de Hollywood decidió restaurar el emblema, prescindiendo de «Land» con la finalidad de que se convirtiera en un símbolo de la ciudad. En los años setenta, Hollywood entró en decadencia. Paramount era el único estudio que quedaba en la ciudad, inundada de cines porno y sexshops, y con un alto índice de criminalidad. En paralelo a aquella crisis, dos de las míticas letras cayeron, un pirómano incendió otra de ellas y un grupo de activistas modificó el cartel —se leía «Hollyweed»— para celebrar la aprobación de una ley estatal que despenalizaba la marihuana.

El emblema precisó una completa restauración y diversos artistas decidieron contribuir a su reparación recaudando fondos, subastando objetos valiosos o incluso «comprando» alguna de las letras: el editor Terence Donnelly compró la H, el cantante Alice Cooper adquirió una O, el empresario Les Kelley y el cantante y actor Gene Autry invirtieron en las L, el fundador de la revista Playboy se quedó con la Y, el cantante Andy Williams con la W, el productor Giovanni Mazza y los estudios Warner Bross se hicieron con las O y Thomas Pooley prefirió la D. Tras una inversión de doscientos cincuenta mil dólares, el nuevo cartel fue descubierto en el setenta y cinco aniversario de Hollywood, el 14 de noviembre de 1978 y todavía hoy luce imponente en el monte Lee.

The Hollywood Sign en la actualidad. Foto: Àgata Sala.
The Hollywood Sign en la actualidad. Foto: Àgata Sala.

The Hollywood Sign en las películas

A lo largo de los años, el Hollywood Sign ha aparecido en más de ochenta películas, series, videojuegos y vídeos musicales. En producciones como Hollywood Boulevard (1935), 1941 (1979), dirigida por Steven Spielberg, The Rocketeer (1991), Chaplin (1992) o la oscarizada The Artist (2011) —un homenaje al cine mudo— el símbolo aparece en su estado inicial, cuando aún rezaba Hollywoodland.

Otros directores han preferido destruir el símbolo en sus películas. En Terremoto (1974), protagonizada por Charlton Heston y Ava Gardner, un movimiento sísmico sin precedentes en California derroca las letras una a una. También un terremoto que afecta a la Costa Oeste de Estados Unidos es el responsable de que, en varias escenas de Superman (1978), el cartel se incline hasta caer, mientras en El día de mañana (2004) otra catástrofe natural, en este caso un tornado, destruye el mítico emblema.

Pero además de ser víctima de destrozos y catástrofes en numerosas películas, las nueve letras han sido escenario también de historias de amor como la protagonizada por Julianne Hough y Diego Boneta en la comedia musical La era del rock (2012), y han servido a muchos directores como escena inicial de sus películas: El valle de los placeres (1970), Pretty Woman (1990), Ed Wood (1994), City of Angels (1998) o Scream 3 (2000) son algunas de ellas. Una de las películas más recientes donde aparece el símbolo es Argo (2012). Curiosamente, el film, ambientado en 1979, muestra la imagen del cartel deteriorado, cuando un año antes ya había sido restaurado.

El emblema también ha inspirado el título de la película The Hollywood Sign (2001) y se deja ver de manera fugaz en un logotipo de la 20th Century Fox.

Al margen de la gran pantalla, el símbolo también ha aparecido como estrella invitada en numerosas series de televisión, en la mayoría de casos para mostrar el glamour de este lugar único en el mundo. Heroes, Nip/Tuck, Beverly Hills 90210, El Príncipe de Bel Air o Los Simpsons son algunas de las series en las que se ha podido ver el cartel.

Una visita indispensable

Los Ángeles no sería la misma ciudad sin el gigantesco cartel, que recuerda constantemente al visitante que se encuentra en el epicentro de la industria cinematográfica. Una de las peculiaridades del emblema es su capacidad para cambiar de aspecto en función de la luz solar y del lugar donde se encuentre el espectador.

Si se contempla desde el este o el oeste las letras parecen estrechas e indelebles y, dependiendo de la posición del sol y de la contaminación que azota a la ciudad, pueden parecer blancas, doradas, grises o incluso rosadas, por lo que observar el cartel desde distintos puntos de la ciudad supone toda una experiencia. Sin embargo, en días de intensa polución, como recuerda el documental Bowling for Columbine, de Michael Moore, el cartel apenas es visible.

The Hollywood Sign desde el Paseo de la Fama. Foto: Àgata Sala.
The Hollywood Sign desde el Paseo de la Fama. Foto: Àgata Sala.

Decenas de turistas suben a pie a diario al monte Lee para disfrutar de hermosas vistas de Los Ángeles y contemplar de cerca el icónico cartel, que se encuentra en una zona protegida, vallada y vigilada permanentemente. Cualquier amante del cine disfrutará del paseo y podrá sentir, además de la agradable brisa californiana, cómo las nueve letras de acero más famosas del mundo dejan constancia de que hay un lugar donde la magia todavía es posible, donde los sueños se hacen realidad.

_____________________________________________________________________________

Fuentes:

Braudy L. (2012). The Hollywood Sign. Yale University Press.

Finler, J. (2003). Historia de Hollywood. MaNonTroppo.

www.hollywoodsign.org

www.hollywoodsign.com

www.variety.com

www.elcinedehollywood.com

www.parade.com

www.signs.com

www.nyjournalbooks.com

 

 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

9 comentarios

  1. Payoranger

    De acero? Me ha faltado la típica cita parafraseando a Sam Spade y poniéndonos moñas, del material con el que se forjan los sueños

  2. agricola

    Desastroso (para Jotdown) artículo, escrito sobre un teclado color crema con unas manos afiladas de uñas de cristal

  3. Buenísimo el artículo. Información curiosísima!

  4. Interesantísima historia!!! Desde luego deben ser las nueve letras más filmadas/fotografiadas de la historia… ;)

  5. Objetos que trascienden lo físico para convertirse en ideales o sueños. Me ha encantado, Ágata.

  6. Pingback: The Hollywood Sign (o cómo las nueve letras más famosas del mundo han logrado sobrevivir nueve décadas)

  7. ¡Gracias a todos por los comentarios!

  8. Pingback: WhirrMedia Labs. » #SocialMedia #antifacbook #oneruleBusiness #ecommerce #RRHH20 #antifraud #GoogleAMP #ANTSDAQCrowdfounding #crossBorder #SellChannel #MarketingContents #livestorys #imageArt #music #seriesTV #BruceCoaching

Responder a Manuel Recio Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.