Cristian Campos: Argentina, buitres y pagafantas

Publicado por

Estoy tan acostumbrado a la jeta estratosférica del español medio que me ha sorprendido el amor súbito que mis compatriotas han demostrado durante los últimos días por la ley, el orden y las rectas costumbres. Y digo «compatriotas» por razones puramente administrativas: la afinidad sentimental la llevo yo por otros caminos.

El caso es que hasta me he puesto tierno, oigan. ¿Será posible que en el país que ha adoptado como lema vital el «yo me jodo pero tú te jodes el doble» haya brotado de repente la semilla de la bondad? No, hombre, no: es que los que se van a joder ahora el doble son los argentinos.

Y ahí que se ha lanzado media España a lanzarle vivas a los fondos buitre, a Aurelius Capital Management y a NML Capital Elliott como si el mundo se acabara mañana.

Es un espectáculo magnífico. La patria del pago en negro, del pelotazo urbanístico, de los rescates bancarios, de las herencias en Suiza, de los sobres y las mamandurrias, de las ministras con mantilla, del negociado en el palco del Bernabéu, de los caciques aclamados en las calles de su pueblo, de las reformas medievales de la ley del aborto, de la monarquía comisionista, del agua, el gas y la electricidad pagados a precio de caviar iraní… mostrándose respetuosa hasta el babeo con las resoluciones del juez federal Thomas P. Griesa y con el libertarismo financiero más puro, aborigen e indomesticable. Daría risa si no resultara patético. Hasta algunos de los votantes de Pablo Iglesias, los de «que pague tu madre», andan ahora diciendo en los comentarios de Público que las deudas se pagan.

En realidad, me he quedado corto con lo de «media España». La cifra debe de rondar más bien el 75%. O ese, al menos, era el porcentaje de telespectadores de Tele 5 que dijeron preferir la victoria de Alemania sobre Argentina durante la pasada final del Mundial. No me digan que no tiene narices la cosa: después de pasarnos años despotricando de la Merkel, del Deutsche Bundesbank y del IV Reich, llega la final Argentina-Alemania y tres de cada cuatro españoles se ponen del lado de la dominatrix. Del lado de unos individuos que el lunes a la hora del desayuno ya se habían olvidado del título recién ganado. Y no exagero: el diario El País le preguntaba en portada a un alemán por sus emociones pocos minutos después del final del partido y el hombre le respondía con un «no haré nada especial, mañana me levanto a las siete». Un koala narcoléptico habría demostrado más pasión.

Y con esta gente, en definitiva, se identificó el 75% de los españoles. Menuda combinación: españoles, pagafantas y pechofríos. ¿En qué momento perdió ese 75% de españoles las ganas de vivir?

En realidad, la deuda externa argentina actual no se la ha sacado de la manga Cristina Fernández de Kirchner. Es más: ni siquiera se puede culpar al peronismo de ella. De todos los errores que cometió Perón y que han conducido a la Argentina a su situación actual, el único que no cabe imputarle es el de la deuda.

Porque la deuda externa argentina, que hasta los años sesenta se mantuvo en terrenos medianamente razonables, se desbocó un 364% durante la dictadura militar de 1976-1983. Ya saben, la de esos rubísimos, aristocráticos, europeizados, liberales y anglófilos gentlemen de la Armada argentina que solían introducir cucharas conectadas a un generador eléctrico en la vagina de las embarazadas para picanear —es decir electrocutar— al feto. Y entre vuelo y vuelo de la muerte, a estos tipos aún les quedó tiempo para estatizar las deudas de docenas de empresas privadas argentinas. Es decir de obligar a los argentinos a que corrieran con los gastos de la fiesta de empresas como Autopistas Urbanas, Pérez Companc o Acindar. Gracias a eso, por ejemplo, el señor Gregorio Pérez Companc continúa siendo hoy en día el bípedo más rico de la Argentina. ¡Aún habrá algún demagogo que opine que, dado que los argentinos han pagado buena parte de sus deudas durante los últimos treinta años, quizá va llegando la hora de que la familia Pérez Companc se haga cargo personalmente de lo que quede por pagar de ellas!

¿El segundo culpable de la actual deuda externa argentina? Otro liberal de la muerte. Carlos Saúl Menem, que la incrementó un 123%. A su lado, Fernando de la Rúa, que salió de la Casa Rosada en helicóptero, solo la aumentó un 9% —también es cierto que duró menos que un caramelo en la puerta de un colegio.

Y, por cierto. Para crisis, la de 2001. La del corralito. Treinta y nueve muertos de nada y la gente comprando en los supermercados con una moneda de juguete llamada patacón. Comprenderán que se me escape la risa cuando leo a la nueva izquierda española hablando de la revolución en Facebook. Que me despierten cuando lleven cuarenta muertos y anden pagando el arroz con billetes del Monopoly.

Pero vamos a hablar de deuda externa.

En 2005 y 2010, Argentina ofreció sendos canjes de deuda externa a los tenedores de bonos del país. Es decir una rebaja de esa deuda a sus acreedores. Aquí hay que recordar que la reestructuración de deuda no es un invento argentino ni una herramienta excepcional en las finanzas internacionales. Varios países perfectamente viables las han llevado a cabo en el pasado sin que nadie se escandalizara demasiado. El mismo Club de París ha tramitado desde su fundación cuatrocientos ocho aplazamientos para ochenta y seis países. Y eso se debe a dos razones.

La primera es que no tiene excesivo sentido crujir a alguien que, lisa y llanamente, no va a poder pagarte jamás todo lo que te debe. Llegado el caso, mejor cobrar diez de veinte, y si te he visto no me acuerdo, que litigar durante décadas para acabar cobrando cero.

La segunda es que, a fin de cuentas, todo aquel que invierte en un país con una economía precaria o ciclotímica sabe que está corriendo un riesgo cierto de impago.

Y, entonces, ¿por qué determinado tipo de inversor invierte en esos países? Obviamente, porque las ganancias potenciales son mucho mayores que las que pueden obtenerse invirtiendo en deuda alemana o sueca. A mayor riesgo, mayor beneficio.

Y por eso el 92,4% de los tenedores de bonos del país aceptaron en 2005 y 2010 ese canje de deuda ofrecido por el Estado argentino. Porque cuando uno se lanza a por un interés decenas de veces superior al que ofrecen los países sanos sabe perfectamente que corre un riesgo muy elevado de perder todo su dinero. Aunque los únicos que han perdido dinero aquí, a manos llenas y sin que nadie les haya preguntado si querían o no correr el riesgo, son los argentinos. Y más concretamente los que no tienen ni para bonos.

Pero el problema no está en el 92,4% que aceptó el canje. El problema está en el 7,6% que no lo aceptó. Y ni siquiera en ese 7,6%, sino en dos relativamente pequeños fondos de inversión que, en total, no llegan ni al 1% de los acreedores. Son los ya mencionados Aurelius Capital Management y NML Capital Elliott.

Si les puede la curiosidad, intenten buscar en internet al primero de ellos, teóricamente el más beligerante del dúo. El primer resultado que aparece es la página web del grupo europeo Aurelius, que se dedica a la compra de empresas «con potencial de crecimiento». Lo divertido es que al abrir la página del grupo Aurelius te topas de bruces con una ventana informativa que avisa al visitante desprevenido de que ellos no tienen nada que ver con los Aurelius que han denunciado a Argentina. También dicen que, por no tener nada que ver, ni siquiera los conocen. Así, literalmente: «Ni siquiera los conocemos». Normal, por otra parte: a nadie le gusta que le relacionen con según qué tipo de seres humanos.

Imagen: www.aurelius-capital.com
Imagen: www.aurelius-capital.com

La segunda opción es la buena. Aurelius Capital Management, una firma privada de inversiones domiciliada en Nueva York. Y ya.

Cuando digo «y ya» es que «y ya». Esa es toda la información que ofrece su página web. Ahí llevan la captura de imagen:

Imagen: www.aurelius-capital.com
Imagen: www.aurelius-capital.com

Dirección, teléfono y email en una página web que podría haber sido diseñada hace veinte años. Una gente transparente, los Aurelius. Como para fiarte de ellos. Hasta la página web de la firma de Leonardo DiCaprio en El lobo de Wall Street debía incluir algo más de información.

En realidad, ni Aurelius ni NML forman parte de los compradores de deuda argentina «originales». NML, por ejemplo, compró en 2008 —una vez ya se había ofrecido la primera reestructuración de deuda— bonos argentinos por valor de cincuenta millones de dólares. Es decir a precio de deuda rebajada. Inmediatamente después, NML denunció a Argentina por el 100% del valor de esos bonos, ochocientos millones de dólares. Un beneficio del 1600%. Porque a NML no le bastaba con el 300% de beneficio —que es el que habrían obtenido si no hubieran litigado contra Argentina en los tribunales—. Ellos querían el premio gordo.

Hagan la prueba. Monten ustedes un negocio cualquiera. Tendrán suerte si después de mucho esfuerzo y de unos cuantos cuernos rotos logran un beneficio del 5 o del 10% anual con respecto a su inversión inicial. Si pegan ustedes un pelotazo típicamente español, es decir si son ustedes el cuñado o la pilingui de un alto cargo del ministerio de turno, su beneficio podría llegar al 20 o el 30%. Más allá de esa barrera del 30% no existe prácticamente ningún negocio de economía productiva. Solo chiringuitos de economía financiera. Bancos, agencias de inversión, fondos buitre y el resto de la patulea habitual.

Y aquí ocurre algo muy curioso. Argentina podría haber acatado la sentencia del juez Griesa que le obliga a pagarle su 1600% a Aurelius y NML. Porque Argentina tiene ese dinero. El obstáculo es una cláusula llamada RUFO. La RUFO permite que cualquier acreedor de los que aceptaron la rebaja en 2005 y 2010 solicite que le sea pagado el 100% de sus bonos si el Estado argentino le paga ese 100% a otro acreedor. Porque una cosa, claro, es ser bueno y otra muy diferente ser tonto.

La trampa, en definitiva, no está en los mil quinientos millones de dólares que Argentina debería pagarle a Aurelius y NML. La trampa está en que en el momento en el que se le pague el 100% a Aurelius y NML… el resto de los acreedores también exigirá su 100% en los tribunales. Y en ese caso ya no estaremos hablando de mil quinientos millones de dólares a pagar por Argentina sino de decenas de miles de millones. Quizá, solo quizá, más millones de los que atesora el país en sus reservas. Y por eso Argentina, aún pudiendo pagar, se niega a pagar. Porque la alternativa a una suspensión de pagos selectiva, que es en la que se encuentra ahora el país, es una suspensión de pagos total. Es decir el retorno a 2001.

Pero si aún sufren ustedes por las pérdidas de Aurelius y NML, tengan en cuenta esto: Aurelius y NML podrían haber pactado con Argentina cobrar en enero de 2015 sus mil quinientos millones de dólares. ¿Por qué? Porque la cláusula RUFO expira en diciembre de 2014. Aurelius y NML solo tenían, en definitiva, que esperar unos meses. Pero han preferido provocar la suspensión de pagos argentina. Acerca del porqué solo hay especulaciones. Aunque la explicación más obvia y más sencilla es que Aurelius y NML han suscrito pólizas de seguro contra el impago de Argentina que, muy posiblemente, superan la cantidad de dinero que podrían llegar a cobrar gracias a la sentencia de Griesa. Es decir que cerrándose en banda a la negociación y provocando la suspensión de pagos del país van a acabar ganando más dinero que el reclamado en los tribunales.

Una historia de terror, ¿cierto? Y sí: yo también leo Clarín, y La Nación, y Perfil, y Página/12. Y veo perfectamente lo que ocurre hoy en Argentina. También puedo ver en sus medios de comunicación una infinita capacidad de fabulación hiperbólica. Como puedo ver perfectamente lo que ocurre hoy en España y cómo los medios españoles —y sus lectores— se regodean en esa rancia ruindad de pueblo pequeño tan típica de por aquí. Pero es que Argentina y España no existen. Son mentira, una ficción administrativa, puro chamuyo. Argentina son los argentinos. España, los españoles. Aurelius y NML, los tipos que se presentan en sus oficinas a las 10:00 de la mañana dispuestos a rebuscar en los rincones del sistema, vía Islas Caimán, rentabilidades superiores al 1000% aunque para eso haga falta reventar un país entero. Y la ley, la excusa con la que el detentador del poder en una época histórica determinada le da la razón a uno u otro contendiente en función de sus intereses coyunturales del momento.

Pero no nos pongamos nihilistas. La pregunta es, ¿por qué debería permitírsele a los mercados financieros el mismo tipo de comportamiento que consideramos intolerable a nivel individual? ¿Qué beneficio superior, qué entidad supraindividual, justifica tanta magnanimidad? ¿En qué página del manual del buen liberal se dice que el riesgo y la posibilidad de perder todo el dinero invertido son buenos e incentivadores y sanos… excepto en el caso de las entidades financieras?

Aunque, en realidad, todo esto no es más que una mala obra de teatro protagonizada por idiotas henchidos de ruido y furia. Porque nada de lo que puede leerse hoy en día en los diarios y en las redes sociales, nada de lo que puede verse en la televisión o las pantallas de nuestros móviles, tiene ni la más mínima relación con nuestra vida real.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

129 comentarios

  1. voltaire

    Bueno, se nota q eres español y no entiendes nada, ¿quién pidió dinero prestado?, ¿quienes fueron los q gestionaron, y saquearon durante décadas el país?, ese es el gran problema, la inutilidad de los políticos y sus corruptelas y los individuos de una sociedad q como Cristian Campos prefieren tirar balones fuera, la culpa es de …tal, etc. Los fondos buitres llegan después, cuando un país ya es cadáver…Es hora de madurar Cristian.

    • Guillotino

      Voltaire, primero lee y luego comenta sobre lo escrito pq se te nota a leguas.

      • voltaire

        Mezclar , selecciones , fútbol, deuda externa , peronismo (menem era peronista, el señor Cristian evidentemente no lo dice, para que?) fondos buitres, Se nota q el q escribe esta haciendo sus primeros pinitos. Falta de experiencia y conocimiento de Argentina insuficiente pero cuela para el público español. Puro chamuyo … pero ta bien pa rellenar.

      • feroz

        Culpar a los políticos corruptos sí que es tirar balones fuera. ¿De dónde salen? Los políticos son parte de la sociedad, una más, parte de su educación y parte de su cultura. Aquí, allí y en China. No digamos que ellos deben dar ejemplo, demos ejemplo.

    • Al ataque

      Voltaire, teniendo ese nick, se presupone un poco más de comprensión lectora. No has entendido nada de nada. Como dice Guillotino, lee primero.

      • voltaire

        Quizás, el q no entiende eres tu, el problema no son los fondos buitres, sino los sucesivos desastrosos gobiernos argentinos, un bucle deuda externa- inflación, el actual gobierno esta en la fase inflación (fabricar dinero), y antes de llegar a la hiperinflación, necesita comenzar a endeudarse fase «deuda externa» por eso la negociación , todo un bucle. Si tendrá errores el artículo de Cristian q omite el hecho q Menem era peronista y hasta se da el lujo de afirmar, «es más: ni siquiera se puede culpar al peronismo de ella» jaja, pero el problema es de los fondos buitres claro….

        • Guillotino

          «El problema» dices… El caso es q hay muchos, unos explican las causas y otros las soluciones. Este artículo pretende hablar de las trabas para salir de esta crisis de deuda, mientras q tu hablas de como se ha llegado a este punto. Insisto en mi recomendación, leetelo.

          Los matices voltaire, los matices.

          • voltaire

            «EL PROBLEMA»… «ese es el gran problema, la inutilidad de los políticos y sus corruptelas» «HABLAR DE LAS TABAS»???…JAJAJA, cuando se gasta mas de lo q se tiene! esa es la gran traba, malas gestiones y corrupción, ahora si quieres hablar de la seleccion, alemania y del mundial, eso es otra cosa…

    • Voltaire, se nota q eres español y no entiendes nada. Los políticos? Culpar a la política es el camino más fácil para vivar a la antipolítica. Quienes vienen con la antipolítica? Los liberales, con sus «gerentes» técnicos limpios de política, esa cosa fea y sucia. Ellos son profesionales, asépticos y antipolíticos. Luego, cuando destruyen al país y te dejan un «2001 argentino», culpan a los políticos. Luego llegan un gobierno como el de CFK, que pone las cosas en su lugar, y eso es imperdonable para un establishment tan rancio, antipopular y derechista como el argentino.

  2. voltaire

    Para Cristian:

    A poco andar fue evidente que el nacionalismo económico clásico del radicalismo, que estaba llevando adelante Grinspun, tenía serios problemas. Al finalizar 1984 el salario real había aumentado un 35%, pero la inflación alcanzó «»»625% anual»»»»»…
    …En las elecciones presidenciales del 14 de mayo, el candidato de la Unión Cívica Radical, Eduardo Angeloz, fue derrotado por Carlos Menem. Pero aún faltaban 7 meses para la fecha de entrega del mando que debían transcurrir en medio de la hiperinflación. Ante el riesgo de disolución del Estado y la eventualidad de un nuevo golpe militar, Alfonsín resolvió adelantar el cambio de mando a Carlos Menem para el 9 de julio de 1989, ya que por esos días una escalada de saqueos se dieron en todos los comercios y supermercados del país por parte de la población marginal. Fueron unos días de mucha tensión, violencia y robos descontrolados….

  3. Roberto

    Tenga cuidado, Sr Campos
    Uno empieza afirmando cosas como «Pero es que Argentina y España no existen. Son mentira, una ficción administrativa, puro chamuyo. Argentina son los argentinos. España, los españoles. Aurelius y NML, los tipos que se presentan en sus oficinas a las 10:00 de la mañana dispuestos a rebuscar en los rincones del sistema, vía Islas Caimán, rentabilidades superiores al 1000% aunque para eso haga falta reventar un país entero. Y la ley, la excusa con la que el detentador del poder en una época histórica determinada le da la razón a uno u otro contendiente en función de sus intereses coyunturales del momento.·

    Para acabar votando a Podemos.
    Y luego, qué se yo, barra libre, comerse a los niños del vecino, digerirlos y cagarlos en cualquier rincón.

    • Feroz

      Ya te digo, si votas a Podemos, es calcular el número de la bestia. Y si repites tres veces Podemos, no veas lo que se aparece. Mejor Rogemos.

  4. ivan casado

    -Estimado Cristian,

    Respecto a su respuesta el comentario de Voltaire. ¿No hay espacio para el debate sosegado y respetuoso?.

    Por otro lado es imposible leer su articulo entero, ya en los primeros parrafos pierde validez. Parece ser que la culpa de la deuda la tienen los «europeizados» gentlemen de la Armada argentina (no el argentino medio) y que el hecho de preferir el futbol alemán nos pone a favor de este país en su conjunto. Grandiosa conclusión.

    Utiliza usted muchos adjetivos calificativos para España (estoy de acuerdo con la mayoría de ellos) pero aún así hay algo que nos honra: no solemos buscar los culpables fuera.

  5. Muy buena reflexión, Cristian, aquí te dejo enlace de «Negocios Buitres», sobre el tema de los Credit Default Swaps: «Por encima del caso concreto Argentina Vs Los Buitres, la justicia internacional debería urgentemente investigar esos misteriosos y sospechosos mercados de Credit Default Swaps que son comercializados al tiempo que regulados justamente por los bancos y fondos de inversión más chanchulleros de la historia moderna de las finanzas, que son justamente oh casualidad los chicos de la International Swaps and Derivatives Association. Bajo el lema “mercados seguros y eficientes”, la ISDA es la única autoridad competente en materia de Credit Default Swaps, cuyas operaciones se realizan entre agentes privados sin ninguna transparencia, por fuera de las regulaciones a las que están sometidas las operaciones de los mercados tradicionales de valores.»

    http://capitaclismo.com/2014/08/03/negocios-buitres/

  6. kilgore

    Tampoco hay que mezclar las cosas.
    En la final del mundial, entre Alemania y Argentina, Alemania. Por una razón futbolística y estética.
    en el asunto que nos ocupa, entre Argentina (o cualquiera) y los fondos buitre, Argentina.
    Es más hace tiempo leí aquí un artículo-ficción en el que se fantaseaba con la idea de enviar un comando a acabar con los que buscaban el default español a toda costa, el la época de la prima de riesgo disparada. Especulación pura y dura.
    Pues eso. Que no es mala idea. ¿Saben dónde tienen sus oficinas esos hijos de puta, no?

    • ivan casado

      Buenisimo comentario kilgore

    • Efectivamente, mezclar churras con merinas no tiene nada que ver. Argentina se planta en la final del Mundial jugando de pena y batiendo a rivales de poco lustre por un calendario que les beneficia, y Alemania juega bien y viene de golear históricamente a Brasil (con la que los españoles tampoco íbamos), ¿por qué tendríamos que apoyar a Argentina? Yo grité gol seguro que con más ganas que muchos alemanes…

  7. Criticar a Merkel, los que la critiquen, y querer que gane la Selección alemana a la argentina en el mundial de fútbol por lo visto es incompatible.
    O que en España los poderes se salten la normas cuando les plazca me deslegitima para hablar sobre si argentina debe o no debe pagar sus deudas (cuando lo critico aquí tambien).
    Llamar liberales a quien con sus actos demuestra no serlo me parece otra gilipollez, que ofende a los que creemos serlo de verdad, por el hecho de agruparnos en el mismo saco.
    Vistos los primeros 5o6 párrafos primeros, y sin saber nada sobre el tema Argentina, ¿qué me hace pensar que el resto no sea otra soberana estupidez del autor? Con perdón y sin tratar de ofender claro…

  8. voltaire

    «Es más: ni siquiera se puede culpar al peronismo de ella»(deuda externa) ..jaja… Menem era peronista señor Campos, un poco de ilustración, por favor.

  9. Entré prejuicioso, embalado para putearte. Lo leí y quedé encantado. Muy buen artículo

  10. voltaire

    «La única verdad es la realidad»….este es el problema argentino https://www.youtube.com/watch?v=A8ge9L1BGi8

  11. Cristian Campos

    ¿Dónde he dicho yo que Menem no fuera peronista? Digo que era liberal. O todo lo liberal que se podía ser en ese momento en la Argentina. O sea liberal a trozos. La prueba es que, la UCeDé, un partido liberal-conservador, lo apoyó.

    Y, por otro lado, cuando hablo de peronismo estoy hablando del original. Del peronismo del primer Perón. Y hasta lo escribo: «De todos los errores que cometió Perón y que han conducido a la Argentina a su situación actual, el único que no cabe imputarle es el de la deuda».

    Pero si alguien quiere leer aquí una defensa del peronismo, que la lea. El artículo no va de eso.

    • voltaire

      Querido Cristian,

      Tu has escrito el artículo, y si , es verdad, no se sabe a ciencia cierta de que va.
      Te metes en un lodazal solito , al hablar del «peronismo» sin conocer a fondo la realidad, pero de los errores se aprende. No quiero q entiendas mis correcciones como un ataque, sino como una humilde manera de ayudarte a ser mejor periodista.

      Seguiré leyendo tus artículos, confió en ti.

      Atentamente.

      Ernesto Voltaire.

    • Peronismo del primer Perón? Franquismo del último Franco? Que cómodo categorizar por etapas.

  12. pepito

    Es curioso que el autor omita un detalle que es el centro de la historia: que Argentina emitió esa deuda…..en suelo americano y en moneda americana. En la época de paridad peso-dolar el gobierno de turno lo solía hacer para tener mejores condiciones, es ddecir, si lanzaba títulos siendo una empresa americana (o una oficina de representación) tendría que pagar menos intereses.
    Pero qué jodida es la vida del artista cuando le pilla la realidad, y en un caso así, tiene que atender a las leyes americanas….
    Queda muy progre decir que si no te sale de los cojones (o como.se dice hoy, es injusto) pagar ciertas deudas….pero me gustaría ver a muchos que andan tan chulos por la calle (el.mismo autor) como actuarían si fueran a ellos quienes debieran pasta, sería descojonante.

    • Galahat

      Imposible no desternillarse con lo de «progre» a Cristian Campos. Imagínate, Cristian como está el patio para que califiquen tus palabras de «progres» por este artículo. Estás a punto de formar parte del Reverso Tenebroso. Yo lo he disfrutado. Beware!

  13. Pingback: Argentina, buitres y pagafantas

  14. José Naveira Barbeito

    Buen artículo aunque cansa que llamen siempre liberales a quien no son liberales.

    • José Naveira Barbeito

      Quienes, quería escribir quienes. Menuda pavada atómica de teclado.

  15. Cristian: ¿Por qué querría una empresa vender un seguro a esos fondos buitre que cubriese la posible suspensión de pagos, si estaba claro que Argentina nunca iba a poder pagar debido a la cláusula RUFO, y por tanto esos fondos tenían vía libre para provocar la suspensión?

    • Muy buena esa pregunta, el Gobierno argentino se pregunta lo mismo, por eso va a emprender una investigación acerca de estos seguros, los infames Credit Default Swaps, que ya sirvieron en su día para inflar la burbuja de hipotecas subprime, provocando la crisis en la que todavía estamos metidos.

    • Bob Hope

      Porque existe una elevada probabilidad de que la cláusula RUFO no aplique en este contexto, y por tanto sí se produzca el pago de la deuda y la aseguradora pueda quedarse con la prima cobrada a los dos fondos.

      De otro lado, mencionar que habría que entrar al detalle, eso sí, del contrato entre los fondos y la aseguradora en tanto en cuanto lo que es una definición de default puede ser muy particular. Me sería difícil de concebir que se haya cerrado ese seguro sin explicitar muy claramente qué constituye impago.

      Un saludo.

    • Feroz

      Es lo que cabe pensar nada más se tiene en cuenta esa teoría del seguro de impago. Así que todo huele a chamusquina. Por lo que ya puestos a teorizar conspiraciones, que al final del hilo de esa póliza estuviese, de algún modo, el propio estado argentino, jeje, para cubrir el pago después de ese plazo en 2015, eso estaría bien, la jugada, peliculera, y si es para sacar a los argentinos del atolladero.

    • Esa pregunta es clave por dos razones: si había seguros sobre esa deuda cuando se impagó (en 2001), el seguro pagaria a los bonistas y éstos no lo podían vender a una fondo buitre. Si es posterior, es basicamente imposible asegurar un bono impagado en el mercado.

  16. francisco rodríguez cao

    Miren, yo pasaba por aquí. Tengo la desgracia de ser una persona un poco desequilibrada, de hecho soy español, del Barça y pero aún es peor, porque mi relación con Argentina es la de un gallego- descendencia esta que no suele ser del agrado de la señora Kichner-. Yo mismo me pregunto que intento expresar escribiendo este post. Ahhh!! ya se, Sí; soy de esos españoles que quería que ganara Alemania ¿Por qué? Pues en principio creía que era porque Alemania había elegido jugar como España, que como seguidor del Barça -ya saben, Messi- estaba cabreado con el año que habíamos hecho, y porque además sinceramente no tenía ganas de aguantar a los gauchos…que si Maradona, que si Dios es Argentino, ..de hecho lo que menos me gusta de la Selección española es la patética imagen del chunda-chunda, y convertir lo bueno que hemos hecho en una puta parodia….. Pero sinceramente ¿que tiene esto que ver con el Default ?.

  17. Axel Kicillof: «Van y cobran el seguro contra incendio y la casa no se quemó. Y para colmo los que deciden si se cobra son los mismos que lo cobran.»

  18. francisco rodríguez cao

    Y pregunto ¿se debe o no se debe? Pues eso, después ya lo adjetivaremos como justa o injusta, buena o mala, arbitraria o perversa….aunque al final lo único que cuenta es si está o no liquidada.

  19. Bob Hope

    Simplemente matizar una cuestión al respecto de la cláusula RUFO que mencionas en tu artículo.

    La cláusula RUFO es una cláusula auto impuesta por el Gobierno argentino por la cual se obliga, en caso de voluntariamente pagar más a unos acreedores que a otros, a pagar lo mismo a todos los posibles acreedores.

    El gobierno argentino está utilizando dicha cláusula para explicar que pagar a estos dos fondos implicaría tener que compensar al resto de fondos en igual manera, argumento que parece ser que jurídicamente no sería muy sostenible. No existiría una voluntariedad por parte del gobierno argentino, máxime cuando ha venido apelando hasta al Tribunal Supremo americano, lo cual se entiende como muestra de disconformidad con tener que realizar el pago.

    Pudiera ser, aunque esto es una mera conjetura, que el gobierno argentino utiliza la cláusula RUFO, más que para protegerse de tener que pagar al resto lo mismo, protegerse de tener que pagar a estos dos fondos buitre la cantidad reclamada.

    Insisto en que esto último es una conjetura. Simplemente matizar la cláusula en sí, que no me parece mínima. En el resto del artículo, no entro ni salgo. No soy competente ni seguramente tan preparado como el autor para emitir las valoraciones que realiza.

    Gracias.

  20. Carlos Ayala

    Cuando tengas a bien dejar de echar bilis por la boca, dinos: ¿cuáles son exactamente los defectos de la resolución judicial del juez Griesa? A lo mejor es un despropósito y no nos hemos enterado.

    Porque la cláusula RUFO, ¿se la impusieron a los Kirchner o la aceptaron de buen grado? Y que fuese New York la jurisdicción para resolver este tipo de casos, ¿se lo impusieron a los Kirchner o fue idea suya?

    Si los Kirchner decidieron aceptar la cláusula RUFO y la jurisdicción de New York, y ahora en base a esa jurisdicción y a ese acuerdo alguien le reclama el importe íntegro de la deuda al gobierno argentino, ¿cuál es exactamente el problema?

  21. jake__

    Madre del amor hermoso. ¡Qué cantidad de contradicciones, generalizaciones y buenas dosis de no tener ni… condensados en una sola página! Según iba leyendo he ido apuntando los puntos sobre los que me hubiera gustado comentar aquí, pero se me ha cansado la mano de escribir.

    • Cavestany (Cavestañ)

      ¡Pues escribe, por favor! ¡No desaproveches ese don de captar todo lo que aquí se ha dicho y poder aportar luz! Yo es que no me entero de nada, en serio…

  22. John Baltimore

    No conozco bien el caso de Argentina así que me abstengo de pronunciarme sobre el tema principal del articulo hasta que no tenga una opinión formada (que bien podría no ser nunca). Me limito a dar mi opinión sobre lo de que los alemanes no celebraron la victoria del Mundial: Y un cojón de pato.

    Me pilló en Berlin la semifinal del 7-1 y todavía doy gracias al que hizo gruesas las ventanas del hotel, porque hasta las 5 de la mañana tiraron petardos y se mamaron como cualquier españolito. Incluso siendo martes.

    Que parece mentira que nos fiemos de lo que diga El País a estas alturas.

    P.D: Las razones de mi apoyo a Alemania fueron meramente futbolísticas. ¿O es que cuando gana España nos jode porque lo disfruta Rajoy?

  23. Fernando A. Castellanos

    Muy interesante. Lo único es que la Argentina es la Argentina. Y España bueno, España es España. Y esos grupos, que no recuerdo como se llaman, son empresas con fines de lucro. Mucho lucro. Pero mucho. Nadie dió la vida por ellos. No tienen bandera. NI ideales. Tampoco tienen mayores fricciones entre ellos como -te puedo decir con conocimiento de causa- tenemos los argentinos. En fin creo que Shakespaeare -si viviera hoy- seguramente hubiera escrito algo sobre el asunto. A lo mejor lo hizo. A lo mejor la Argentina dijo «llévese el pedazo de carne» pero no la sangre. Cláusula RUFO que le dicen. A lo mejor lo tendría que haber dicho el Juez. Griessa que le dicen. Qué se le va a hacer…

  24. Saulo

    Los españoles apoyaron a Alemania en la final del mundial por que con Argentina tenemos más puntos de unión: idioma, cultura, historia, … y siempre se disfruta más viendo fracasar a los hermanos que a quien no conocemos de nada. Sobre todo cuando nosotros ya hemos fracasado antes.

    • George Hill

      Bueno, eso será lo que le pasa a usted, que con lo que manifiesta ya se ha retratado como el mezquino canallita que es. A los hermanos se les quiere y apoya hasta la muerte. Al menos, los que hemos nacido bien.

  25. voltaire

    Fondos Buitres o desastrosos gobiernos? decidalo usted mismo.

    1945 19,9 Edelmiro Farrel
    1946 17,6 Edelmiro Farrel. Juan Domingo Perón
    1947 13,6 Juan Domingo Perón
    1948 13,1 Juan Domingo Perón
    1949 31,0 Juan Domingo Perón
    1950 15,6 Juan Domingo Perón
    1951 36,7 Juan Domingo Perón
    1952 38,8 Juan Domingo Perón
    1953 4,0 Juan Domingo Perón
    1954 3,8 Juan Domingo Perón
    1955 12,3 Juan Domingo Perón. Eugenio Aramburu
    1956 13,4 Pedro Eugenio Aramburu
    1957 27,7 Pedro Eugenio Aramburu
    1958 22,5 Pedro Eugenio Aramburu. Arturo Frondizi
    1959 113,7 Arturo Frondizi
    1960 27,3 Arturo Frondizi
    1961 13,5 Arturo Frondizi
    1962 28,1 Arturo Frondizi. José María Guido
    1963 24,0 José María Guido. Arturo Umberto Illia
    1964 22,2 Arturo Umberto Illia
    1965 28,6 Arturo Umberto Illia
    1966 31,9 Arturo Umberto Illia. Juan Carlos Onganía
    1967 29,2 Juan Carlos Onganía
    1968 16,2 Juan Carlos Onganía
    1969 7,6 Juan Carlos Onganía
    1970 13,6 Juan Carlos Onganía, Roberto Levingston
    1971 34,7 Alejandro Agustín Lanusse
    1972 58,5 Alejandro Agustín Lanusse
    1973 60,3 Lanusse,Cámpora, Lastiri, Perón
    1974 24,2 Juan Domingo Perón. Martínez de Perón
    1975 182,8 Isabel Martínez de Perón
    1976 444,1 Isabel Martínez de Perón. Videla
    1977 176,0 Jorge Rafael Videla
    1978 175,5 Jorge Rafael Videla
    1979 159,5 Jorge Rafael Videla
    1980 100,8 Jorge Rafael Videla
    1981 164,7 Jorge Rafael Videla,
    1982 343,5 Leopoldo Fortunato Galtieri.
    1983 433,7 Reynaldo Bignone. Raúl Alfonsín
    1984 688,0 Raúl Alfonsín
    1985 385,4 Raúl Alfonsín
    1986 81,9 Raúl Alfonsín
    1987 174,8 Raúl Alfonsín
    1988 387,7 Raúl Alfonsín
    1989 3079,5 Raúl Alfonsín. Carlos Saúl Menem
    1990 2314,0 Carlos Saúl Menem
    1991 84,0 Carlos Saúl Menem
    1992 17,5 Carlos Saúl Menem
    1993 7,4 Carlos Saúl Menem
    1994 3,9 Carlos Saúl Menem
    1995 1,6 Carlos Saúl Menem
    1996 0,1 Carlos Saúl Menem
    1997 0,3 Carlos Saúl Menem
    1998 0,7 Carlos Saúl Menem
    1999 1,1 Carlos Saúl Menem. Fernando de la Rúa
    2000 -0,9 Fernando de la Rúa
    2001 -1,1 de la Rúa. Ramón Puerta. Saá. Camaño.
    2002 40,9 Eduardo Camaño. Eduardo Duhalde
    2003 13,4 Eduardo Duhalde. Néstor Kirchner
    2004 4,4 Néstor Kirchner
    2005 9,8 Néstor Kirchner
    2006 1,9 Néstor Kirchner
    2007 8,8 Néstor Kirchner. Fernández de Kirchner
    2008 23,52 Cristina Fernández de Kirchner
    2009 16,72 Cristina Fernández de Kirchner
    2010 26,12 Cristina Fernández de Kirchner
    2011 24,36 Cristina Fernández de Kirchner
    2012 25,96 Cristina Fernández de Kirchner
    2013 28,36 Cristina Fernández de Kirchner

  26. Susana Rapado

    Bueno,
    poco que decir. Desde que, por razones laborales, tuve que residir en Argentina, capital y diversas provincias, nada de ese país me viene de nuevas.
    Cuando resides allí, les tratas, y compruebas hasta la saciedad el comportamiento de sus ciudadanos sabes que se trata, sencilla y llanamente, de un tercer mundo a lo grande.
    Digan lo que ellos y quieran y quieran aparentar… como Perú o Colombia, aún con menos honestidad y dignidad por tan agrandados, blanquitos y de apellidos europeos de los que presumen ser diferentes, pués no, no lo son.
    Al menos el resto pagan sus deudas sin negarlas y, de no poder, las reconocen.
    No hacen jamás lo que razonablemente se puede esperar de una ciudadanía, digamos «razonablemente civilizada» y qué decir de sus gobernantes… pués igual.

    Dolorosamente les digo que ésta es una más.

    Saludos para todos.

    • Feroz

      Pues con tan poco que decir, ha dicho usted mucho y muy bien dicho.

    • Digo lo que el anterior, qué bien les retrata Susana sin faltar en absoluto a la verdad y sin faltar al respeto.
      Un detalle como muestra. Yo trabajo en el ámbito publicitario y, como podréis comprobar, en ello son los mejores. Pues bién, los anuncios que cualquier [email protected] hace en España se ha decidido doblarles porque de hecho el producto se vende menos o se deja de vender de hacerlo con su acento porque nadie les cree ni lo que dicen ni lo que representan.

      Por eso cualquiera de ellos que quiera triunfar en el país acude a un logopeda para que tal acendo desaparezca.
      Se les conoce muy bien.

    • Carlos

      Susanita: lo mismo podríamos decir de España, pretendiendo ser del 1er mundo, sólo por su cercanía geográfica con países «de verdad».
      Otra: nunca se olvide de los MILLONES de futuros tercermundistas que España fletó en barcos hacia Argentina; que estoy seguro que algo habrán aportado para que seamos como somos…
      Saludos fraternos.

      Carlos

      • Susana Rapado

        Carlitos,
        no hay pueblos o países que se parezcan menos en su fondo y forma que el argentino y el español.
        Así pues la comparación, una vez más, resulta odiosa.
        Por muy pobre que España haya sido y pueda llegar a ser, por mucha emigración española que haya y pueda haber, nada que ver.
        Aquí, a mi entender, no se trata de descalificar a ningún país si no del trato cultural que dan a sus nacionales situaciones y circunstancias.
        A los españoles emigrados a Argentina, abatidos por una guerra civil sin precedentes, les trataron como animales allá, muy por debajo, muchísimo más por debajo que a los Tanos (italianos), y qué decir de alemanes y demás que eran, como luego se pudo y puede comprobar, del mismo pelaje que el fascismo Europeo allí con todas las prebendas escondidos ( y ahora sus hijos), en donde encontraron sus mejores aliados.
        Como aliado era Perón de Mussolini y de ahí las «ayudas» humillantes que dijeron mandaron a Franco (trigo y carne en barcos) que, en su justa medida, es lo que les debimos y debemos, siempre que sea menester, enviar a su país en vez de millones de Euros que, como no podía ser de otra manera, nos siguen debiendo y deberan… como al resto del mundo.
        Vamos, en los argentinos, nada de particular.
        España, sí, es el primer mundo, y bién que les escuece a los Argentinos después de haberlos humillado tanto siendo el tercero.
        España se cae y se levanta, históricamente así es, como cualquier país europeo. Sí, y debe y pide y paga, se levanta y vuelta a empezar, como cualquiera de ellos.
        Y el ciudadano de a pié no levanta cabeza hasta que su dignidad y su bolsillo se lo puede permitir e ,individualmente, no van por ahí dándoselas de que son, que tienen, que saben y nada deben, como es vergonzoso en el argentino proceder.

        En fin, Carlitos, nada que ver, ni de lejos.

        • El Dosmilypico

          Susana,
          usted los retrata requetebién, pero Carlos ya se había autorretratado en nombre de su país.
          Yo también conozco bien Argentina y a los argentinos.
          Donde van… ya se sabe!!!

        • Chamorro

          CHAPEAU!!!! Susana Rapado

      • Jordi Vella

        Carlos,
        ha dejado usted a su país a la algura del betún tal vez pensando, o con la intención, de que con sus palabras a los españoles ofendería.
        No, no. Es usted el que claramente pone de manifiesto de la pasta de la que ustedes están hechos y, claro es, que toda Europa y resto del mundo la conocen.
        He leído este hilo atentamente porque bién me consta que, cuando salen de su país, les avergüenza decir de donde son y suelen mentir haciendose pasar por españoles dependiendo del apellido, alemanes, italianos…. pidiendo otra nacionalización legal. Y no. Le repito. No. Todos sabemos de donde son por como falsean, cómo se portan y cómo son.
        La Sra. Susana sabe bien de lo que habla y la felicito por su edudación y veracidad. Justo lo que a usted le falta.
        Saluditos fraternales Carlitos.

        • Carlos

          Jordicito,
          No pretendo ofender a nadie; pretendo simplemente contestar a una ofensa de Susanita con su comentario plagado de estereotipos gastados.
          ¿La «pasta de la que estamos hechos»? Insisto: desde 1492 nuestra «pasta» incluye ingredientes españoles, y no precisamente los mejores ingredientes. Pero como dije antes, uds. tienden a olvidar selectivamente lo que les conviene. Traten de no olvidarse de los millones de españoles que esta tierra recibió de brazos abiertos. Susanita se equivoca, aquí fueron tratados tan, pero tan, tan tan bien, que TODOS, incluso, se convirtieron en DUEÑOS de las tierras donde trabajaban (por supuesto, también gracias a su esfuerzo!), cosa que en España apenas se atrevían a SOÑAR.
          No sé a que argentinos habrá conocido Ud., pero personalmente me siento muy orgulloso de haber nacido en este suelo. Claro que idiotas hubo, hay y habrá siempre, españoles y argentinos. Es más, la mayoría de los españoles que conozco, son intratables de soberbios y sobradores. Pero no voy a entrar en esa discusión, por subjetiva e inútil.
          Otra: tenga cuidado con las expresiones que usa, tan educados que pretenden ser: no se dice «hacerse pasar por españoles, italianos o alemanes»; muchos de mis compatriotas, además de argentinos, legalmente SON españoles, italianos y alemanes, precisamente porque vuestros gobiernos ADMITEN que buena parte de «la pasta de la que estamos hechos» es española, italiana y/o alemana.
          Si la Sra. Susanita sabe bien de lo que habla, yo también lo sé y hablo con veracidad, sin estereotipos del siglo pasado, donde parece que ud. se siente cómodo viviendo.
          Tampoco coincido con su expresión de que me falte educación; si Ud. se sintió herido por mis palabras, quizás deba recordarle que «la verdad no ofende». Pero maleducado, jamás.

          Un abracito fraterno.

          Carlín

          • Jordi Vella

            Carlos,
            no tengo ninguna intención de seguir con su trole-trole.
            Lo que dije lo mantengo y me quedo corto. No. No son cosas del siglo pasado. Son desde siempre acrecentándose y multiplicándose sus modos y maneras como esporas.
            Así pues, le guste o no, esté de acuerdo o no, es de nula relevancia aunque solo sea por lo que usted dice, es y representa.

            La verdad, Carlos, duele, pero no tiene remedio y eso es lo que les pasa a ustedes.

            Usted ha entrado y sigue intentando ofender con sus tópicos y trasnochados falsos argumentos, no pudiendo porque, ya sabe, no ofende quién quiere si no quién puede.

            Déjensé de verborreas ridículas, falsas e inútiles, déjense de buscar en donde «dar el golpe», pónganse a trabajar, báñense en digna humildad y paguen sus deudas.

            Entonces, Carleras, el mundo y yo nos referiríamos a ustedes de otra manera.

            • Carlos

              Jordi,

              Las estamos pagando, ese es el punto. Pero Ud. no entendió nada.
              Coincido en que es inútil seguir con esta discusión.
              Saludos

    • Alejandro Bernardi

      Que bonita civilización la suya señora donde alguien que pide un crédito, compra una casa, paga durante años; y, en un momento no puede pagar, le ejecutan la casa que compró, y aún sigue debiendo más de lo que le prestaron y eso lo empuja al suicidio… que bonita civilización, ¡cuánto amor al prójimo!… humildemente, prefiero mi 3er mundo…

      Ah! soy blanquito de ojos claros, respeto y admiro a los europeos pero no los considero seres superiores, ni mucho menos los envidio. Estoy muy orgulloso de ser argentino y lo proclamo donde sea sin inconveniente alguno.

      Leyendo algunos comentarios me nace la reflexión (yendo por el absurdo) de que, tal vez, hemos tenido mala suerte en que nos colonicen desde España, cabe pensar que de allí proviene nuestro ADN, quizás, si nos hubieran colonizado, por ej, desde Inglaterra, hoy hablaríamos otro idioma, yo no tendría que leer sus sandeces y seríamos «civilizados del 1er mundo» como lo son Canadá, USA, Australia, Sudáfrica, Nueva Zelanda y ud estaría orgullosa de lo ordenados que seríamos y de haber pisado nuestro suelo…. y no el «desastre 3er mundista» que somos, sugestivamente, al igual que toda excolonia española… ¿no le llama la atención?… ¿considera esto un hecho fortuito sin relación alguna?… yo me inclino a pensar que somos tremendamente parecidos…

      Cuidado! no reniego para nada de nuestro origen, ni deseo ser nada de lo que enumeré. Estoy muy feliz con lo que soy y tengo gran aprecio por España y los españoles que he conocido me han resultado magníficos;

      Pero me molesta poderosamente que alguien se autocoloque en un estatus de superioridad y hable desde ahí solo para denostar (de la misma forma que aborrezco a mis compatriotas que lo hacen; imbéciles con aires de superioridad hay en todos lados).

      AH! Aplaudo de pie al autor de la nota, felicito la tarea que llevó a cabo para informarse tan profundamente sobre nuestra realidad y plasmarla en su escrito! muchas gracias Cristian!

      • Susana Rapado

        Alejandro Bernardi,
        me llena de satisfacción que prefiera su 3er. mundo y se quede en él. No sabe cuanto me alegra!!!.
        ¿Ve usted? que si con «ojos claros» que si tal que si cual…
        Así son ustedes, que si les molestan las prepotencias y bobas «superioridades». En ellas, racismo y autoagrandamiento, no hay quién gane a los Argentinos.
        A ver si su ejemplo cunde y dejan de pedir nacionalidades extranjeras y no siguen intentando colarse en los países del 1er. mundo, tan odioso.

        Saludos y felicitaciones

      • Perropaco

        @Alejandro Bernardi:

        «yo me inclino a pensar que somos tremendamente parecidos…»

        En absoluto. Hay una diferencia esencial: Los argentinos siempre le echan la culpa de sus errores como pueblo a otros. Su comentario es un perfecto ejemplo. El clásico pensamiento «la culpa es del ADN» les sirve de excusa para no asumir nunca ninguna responsabilidad.

        Hay un motivo por el que Canadá, USA, Australia, Sudáfrica y Nueva Zelanda son «primer mundo»: Que no culpan a los británicos de sus propios fracasos y errores. En ese sentido, España se acerca más a estos países, pues ya ha dado el primer paso para mejorar como sociedad. Es decir, nosotros (o al menos la mayoría de nosotros) nos hacemos cargo de nuestra situación. Tenemos decenas de defectos como país, pero al menos admitimos que la culpa es nuestra. Por ahí se empieza a avanzar.

        En fin, que usted le está dando la razón a Susana, aunque sea involuntariamente. Y no es el único. He leído millones de comentarios de argentinos como el suyo. La idea es siempre la misma. Se podría resumir así: «Sí, somos unos irresponsables, pero no es culpa nuestra.» Así de surrealista es la cosa.

        • Alejandro Bernardi

          jajaja… no entendieron nada y se siguen creyendo superiores… Seguro son de los que le echan la culpa de que España esté con la crisis en que está a la inmigración… jajaja

          • Alejandro Bernardi

            tal vez les venga bien ver su propia pelicula «un marco, 14 pesetas», ejemplo de como la pasaron mal y trataron de colarse en el primer mundo que en ese entonces formaban, Suiza, Alemania, Austria…

            • Perropaco

              Otro comentario clásico argentino. Recordar lo pobres que éramos los españoles en los años 40 y 50 y lo mal que lo pasábamos. Es un clásico. No falta nunca en este tipo de discusiones. Luego se añade el sempiterno tema de «el trigo de Evita» para rematar. Imprescindible, como digo.

              ¡Pues claro que lo pasamos muy mal! Ya lo sabemos. ¿Y qué? ¿Qué quiere decir con eso? ¡Ah, ya sé! Que por aquellas fechas Argentina era muy rica (cosa que es completamente cierta), y pretende hacer ver el contraste, ¿verdad? ¿Será para sentirse superior, quizá?

              En fin, ya estamos acostumbrados a que nos mencionen los penosos años 40 y 50 de España. Pero, precisamente, yo uso ese hecho a nuestro favor. Porque a continuación lo comparo con el gran avance que logramos posteriormente. El económico a partir de los años 60 y el político desde los 70. Justamente para decir: «¡Cuánto ha cambiado España!» Y eso nos lleva a una conclusión. En tres palabras: SÍ SE PUEDE. Sí se puede mejorar un país. Los países sí pueden cambiar. No hay ningún «ADN» que les condene a una «maldición eterna».

              Y si ciertos argentinos fatalistas fueran más perspicaces, también podrían emplear ese ejemplo. Es decir, si España (y también Italia, dicho sea de paso) pudo pasar de las terribles hambrunas de la Posguerra a ser la décima economía mundial en el año 1966, ¿por qué no podría Argentina (o cualquier otro país en su misma situación) salir del pozo también?

              • El Dosmilypico

                No pueden salir precisamente por como son, fueron y seguirán siendo.
                No es comparable España con Argentina, como no lo es el resto de Europa. Y los argentinos se empeñan en comparar lo incomparable.
                Cuando la 1a. y 2a. Guerra Mundial ellos estaban al pairo corriendo hacia allá para librarse de la quema, eso Europa no lo olvida y Norteamérica menos.
                Toda Europa quedó destruida una vez más a lo largo de los siglos, incluida por supuesto España y, como a lo largo de los siglos se volvió una y otra vez a construir y levantar.
                Qué manía querer comparar Argentina con cualquier país de Europa. Vamos, a nadie se le ocurriría salvo a ellos.
                Sería como si, por poner un ejemplo, los peruanos quisieran hacerlo. Eso sí, los peruanos con mayor grado de identidad y fundamento por saber lo que son, estar orgullosos de su cultura y no vivir de sueños.
                Cada país y continente lleva su mochila y Europa el primero en historia y peso.

          • Perropaco

            Fail: La gran mayoría de españoles no le echa la culpa de la crisis a los inmigrantes. Lo hace a los políticos españoles, a quienes ellos votaron. Cosa de la que muchos se arrepienten, reconociendo así su parte de RESPONSABILIDAD en el asunto. Por ahí se empieza.

        • Alejandro Bernardi

          lo de los ojos claro es totalmente anecdótico, tengo absolutamente claro que eso no me hace, ni mucho menos me creo superior a nadie… vos si te crees superior susana…

          • Susana Rapado

            Lo ve? ya salió de usted lo que aseguramos por conocimiento.
            Parece que cuando yo hablaba del trato individual de los argentinos estaba hablando de usted.
            No deje de darnos la razón una y otra vez Alejandro Bernardi.
            Saludos.

  27. nomisx

    Bonita la introducción futbolera… pero la cosa se pone interesante cuando habla de la deuda externa.
    Leyendo algunos comentarios en la linea de que el dinero lo pidieron ellos prestado, que sus élites lo malgastaron y saquearon, siendo refrendados después en las urnas, … me quedo verdaderamente sorprendido.
    En España la vigente ley concursal permite a una empresa o persona física renegociar su deuda, bajo el control judicial, proponiendo un convenio a sus acreedores bajo el principio de la quita y espera. Es decir pagara menos y más tarde (habitualmente la quita es de entre un 50 al 80% y los plazos se alargan hasta los 10 años en algunos casos). Ese convenio una vez aceptado por una mayoría de los acreedores, es de obligado cumplimiento para todos; deudor y acreedor. Si un acreedor no esta de acuerdo, le obliga la mayoría o pierde sus derechos a los créditos pendientes. Así de simple. Nadie obtiene una mayor ventaja. Todos sufren de la misma manera.
    En el caso argentino se ha aplicado el mismo principio. La diferencia esta en la magnitud (miles de millones) y los intervinientes (estados y grandes corporaciones norteamericanas). ¿Por que hemos de pensar que lo que es bueno para una empresa española no lo es para todo un estado? Más si pensamos en que, al final, el que sufre todo este desaguisado es el ciudadano raso, que ni pincha ni corta en todo este embrollo. Me da en la nariz que aquí hay una pizca de neocolonialismo.
    Y para aquellos que dicen que siempre hay que pagas las deudas, una vieja máxima financiera. «Cuando un crédito resulta impagado siempre hay, al menos, un culpable; aquel que no estudio o analizó correctamente la operación».

    • Bob Hope

      Error.

      En el caso argentino no se ha aplicado el mismo concepto que en el caso de la ley concursal española porque la legislación es diferente. Si un fondo decide no someterse al mismo convenio que la mayoría, no se le obliga a someterse a ese mismo convenio.

      De hecho ésa es la madre del cordero en este asunto. El gobierno argentino pasa a esgrimir la cláusula RUFO como cobertura legal para equipararse a esa legislación española que apuntas. Con el problema de que la cláusula bien puede ser una artimaña para evitar el pago más que una cláusula de buena fé.

      La diferencia, por tanto, no está en la magnitud e intervinientes sino en la legislación aplicada. Es la que conduce al juez Griesa a estimar que Argentina tiene que pagar en su totalidad más intereses a los dos fondos que no han aceptado las condiciones globales.

    • Alejandro Bernardi

      jaja.. si susana la tenes reclara vos… ojala algun dia pueda llegarte a los talones

      • El Dosmilypico

        Es evidente que Alejandro Bernardi anda rabioso, y muy, muy acomplejado. Su comportamiento y palabras en un foro son como en su vida real.
        Qué mal le sabe que la Sra. Susana Rapado les conozca tan bién. Y todos les conozcamos!!!.
        En fin, así son, qué le vamos a hacer, así les va y allá ellos con sus ínfulas, resentimientos e imposturas.
        Un caricato más haciendo el ridículo allá donde vaya o se pronuncie.
        Una pena!!!

  28. Isaías

    Interesante artículo de Cristian Campos, con datos relevantes y dignos de tenerse en cuenta. Pero quiero hacer un par de puntualizaciones.
    Por un lado, y sin el menor ánimo de defender a ciertos fondos de inversión, Cristian Campos omite, ignoro por qué, un dato a mi parecer básico: nadie le puso una pistola en la sién a estos fondos de inversión a comprar deuda argentina, sabiendo cómo estaba el país en ese momento, pero, además y no menos importante, nadie le puso una pistola en la sién al gobierno argentino de ese momento a vender sus bonos a esos fondos. Y es importante no perder de vista esto. El gobierno argentino ya sabía a quién le vendía esos bonos, dado que esos fondos nunca de han caracterizado por su sutileza y remilgos a la hora de actuar. Por tanto, si lo sabían, ¿por qué aun así se los vendieron? Muy simple: porque no había dios que les comprara esa emisión de deuda. La situación de la economía general y lde as finanzas del estado en Argentina era, y es, tal que era punto menos que imposible conseguir que te compraran bonos en condiciones digamos razonables o que se pudieran cubrir sin que supusieran un grave quebranto. Por tanto, como nadie les iba a comprar bonos a intereses estándar, la única opción era venderlos a intereses estratosféricos, con el consiguiente riesgo, claro está, de no cobrar un chavo por parte de quien los compra y el otro riesgo de a ver cómo puñetas pago esos intereses cuando el plazo de vencimiento por parte de las arcas del Estado.
    Eso fue lo que hizo el gobierno argentino y cuando vinieron los llamados fondos buitres a comprar, ese mismo gobierno que ahora se llena de santa y patriótica indignación no sólo no se echó las manos a la cabeza sino que, muy al contrario, vendió esa compra de bonos por parte de esos fondos como un éxito incontrovertible, como una prueba irrefutable de lo bien que se estaban haciendo las cosas. Entonces no usaron la expresión «fondos buitres» sino que eran inversores extranjeros solventes y dignos de toda confianza que se fiaban plenamente de las instituciones argentinas, la solidez del país y demás maravillas al uso. «Curiosamente», el mismo discurso que enarboló Ménem en los 90 y que todo el mundo mundial se tragó sin mayores problemas porque eso era justamente lo que les convenía creer o que se creyeran los demás. Cuando el saqueo iba tocando a su fin porque ya no había nada más que sequear, de repente Ménem era un irresponsable y demás epitetos. «Curiosamente», Ménem, Kirchner y Fernández de Kirchner pertenecen al mismo partido, el Justicialista. Ya sólo el nombre, Justicialismo, debería hacernos temblar: cuando la Justicia, a secas, deviene justicialismo es que algo definitivamente huele a podrido. Y no en Dinamarca sino el río de la Plata.
    El segundo error de bulto que comete Cristian Campos y que me parece tremendo que cometa alguien como él, por lo demás bien informado y con conocimiento de las cosas, es ese empeño en tildar de liberales o, peor aún, de neoliberales, a medidas que no son liberales, y mucho menos aún «neo», ni por el forro. Al menos, claro, si nos atenemos a la definición clásica de liberalismo.
    El liberalismo implica, entre otras muchas cosas, la apartura de un sector o de la economía en general a la libre competencia, en la seguridad, corroborada en un sinfín de casos, de que esa apertura reporta mejores precios y servicios a los consumidores y hace crecer el tejido productivo.
    Los ejemplos son incontables pero, por no irnos demasiado lejos, el hecho de haber pasado en España de un monopolio estatal en el transporte aéreo y en las telecomunicaciones ha hecho que, a día de hoy, en euros contantes y sonantes y teniendo el cuenta el cambio de la peseta, el IPC y demás, sea mucho más barato volar y hablar por teléfono que hace 20 años, cuando todavía estábamos bajo los citados monopolios. No estoy diciendo, ni de lejos, que esos cambios no hayan estado llenos de chapuzas, vergüenzas varias y de martinagalas para conseguir que los que en su día se llevaban todo el pastel, Iberia y Telefónica, no hayan seguidos abusando de forma totalmente arbitraria de los consumidores. Pero, aun así, al final del proceso, hemos salido ganando como consumidores.
    Insisto, siempre que se liberaliza un sector que antes era un monopolio o un oligopolio, da igual que sea público o privado, los consumidores y el conjunto de la economía salen ganando con claridad.
    ¿Ocurrió eso en el caso argentino? Es obvio que no porque en ese caso, como en tantos otros, lo que se hizo no fue una liberalización sino sólo una privatización, de modo que lo que era un monopolio público (Aerolíneas Argentinas o la telefonía) pasaron a ser monopolios privados, comprados a precios de gallina flaca y con el consiguiente beneficio para los listos de turno. Por supuesto que Argentina, por desgracia, dista de ser una excepción y es, más bien, la norma. Pero eso, insisto, no es liberalizar: es privatizar a beneficio de los amiguetes del momento. Y eso ni es liberalismo y, mucho menos aún, neo. En realidad, es antiguo, muy antiguo.
    Crisitian Campos critica, con mucho acierto, en mi opinión, la actitud de la progresía y la izquierda patrias, incongruente a más no poder y contradictoria con sus grouchescos principios (ya saben, tengo éstos pero, si no le gustan, tengo estos otros). Claro que esperar análisis ponderado y consecuencia de nuestra izquierda es como pretender convencer a un león de lo sanísimo que es el vegetarianismo: ni ellos dan más ni uno esperaba menos. Lástima que Cristian Campos, al menos en lo que acabo de señalar, caiga más o menos en los mismos errores

    • Bob Hope

      Error de nuevo.

      Argentina no le vende directamente los bonos a esos dos fondos que iniciaron el proceso judicial hace años.

      Comprendo el tono detrás de lo que afirmas pero simplemente matizar este punto que no es correcto.

  29. Mercutio

    ‘ Los únicos que han perdido dinero aquí, a manos llenas y sin que nadie les haya preguntado si querían o no correr el riesgo, son los argentinos. ‘

    Ya estamos.

  30. Como argentino y nieto de españoles por el lado materno, agradezco el interés que muestran el autor de esta nota y los lectores, por el «caso» argentino. Desde el punto de vista ético, las afirmaciones del Sr Cristian Campos creo que son exactas e impecables. Lamentablemente, desde el punto de vista frío de las finanzas, estamos en un problema, porque las reglas del juego que Nestor Kirchner aceptó, cuando renegoció nuestra deuda, están siendo aprovechadas por los llamados Fondos Buitres. Creo que no tenía otra opción que aceptarlas, dado que en caso contrario no hubiera sido posible dicha renegociación.
    No es correcto que Argentina haya vendido bonos de manera específica a esos Fondos, sino que ellos los recompraron a otros tenedores.
    De todos modos, quedémonos tranquilos, que el default, en que hemos entrado será solo hasta fin de año y después el problema se terminará. Los Fondos recibirán su dinero y el pago no se extenderá a nadie más. Estén seguros de esto, porque no tenemos dinero para más.
    Respecto al mundial de fútbol, quiero recordarles que se trata de solo un juego y nada más, aunque el marketing los mezcle con los símbolos patrios y haga que cada partido se parezca a una guerra. El día siguiente de la final con Alemania, los argentinos y alemanes no tuvimos ningún cambio en nuestra vida real. Los mismos problemas estaban en el mismo lugar, esperando que los resolvamos. Los argentinos y los brasileños somos «enemigos» en los mundiales de fútbol, pero terminados ellos volvemos a ser amigos hasta el próximo mundial. Respecto a las palabras «liberal» y «neoliberal», tienen diferentes acepciones según el país donde se las pronuncie. En EEUU son consideradas virtudes y en Argentina símbolos de hambre. Además de la acepción de la Real Academia Española, hay otros hechos que ocurren en cada país que van modificando el significado que los pueblos van dando a los vocablos.
    Un cordial saludo, desde Córdoba, Argentina, para el autor de la nota y para todos los lectores que opinaron sobre ella. He leído todo lo que escribieron.
    Muchas Gracias.
    Jorge Ignacio Andreotti

    • Isaías

      Hola, Jorge, y gracias por las puntualizaciones que haces. Ya algún otro lector comenta que lo ocurrido con estos fondos especulativos es que recompraron esos bonos y ahora quieren aprovecharse de las condiciones que en su día aceptó, porque no le quedaba otra, Kirchner. Ojalá sea cierto lo que dices sobre que el default «sólo» se prolonga hasta fin de año…

      En cuanto a lo del Mundial, que haya quien se empeñe en darle una dimensión o un alcance que no tiene siempre me ha parecido una tontería tan grande que no merece mayor comentario. Sin haber hecho un Mundial de ensueño, a Argentina casi les sale bien la jugada. Claro que tampoco el Mundial que jugó Alemania me pareciera de ensueño, por mucho que ahora muchos se pongan con milongas: ganaron con justicia y Argentina, además de llegar a la final, al menos cayó con honor… cosa que los brasileños no pueden decir ;-))

  31. avalancha

    Lo del mundial de fútbol a pesar de ser irrelevante me gustaría puntualizar la absoluta falsedad de este párrafo:

    «Del lado de unos individuos que el lunes a la hora del desayuno ya se habían olvidado del título recién ganado. Y no exagero: el diario El País le preguntaba en portada a un alemán por sus emociones pocos minutos después del final del partido y el hombre le respondía con un «no haré nada especial, mañana me levanto a las siete». Un koala narcoléptico habría demostrado más pasión. »

    Yo el mundial pasado lo viví en España, y este en Alemania, y tengo que decir que los alemanes se lo toman con muchísima más emoción que los españoles. La cantidad de banderas que se podían ver durante el mes que duró el mundial eran inimaginables: en los balcones, en las caras y por supuesto en los autos (también de todas las maneras inimaginables).

    En el trabajo era el tema principal, y los alemanes no pensaban en otra cosa que ver los partidos, aunque nunca se hubieran interesado por el fútbol.

    Yo hubiera ido con Alemania por ser el país en el que vivo. Pero coincido en que no contra Argentina. Por eso el día de la final me fui a verla a Buenos Aires, dónde la gente también vivía el fútbol tanto como Alemania (que como digo, es difícilmente superable). Cuando volví a Alemania 3 semanas después, casi todos los alemanes me recordaban el resultado. A día de hoy todavía veo en la calle un camión con la bandera alemana motivo del mundial.

    Que un caso aislado no lo celebrara no quiere decir que no lo viviera el país. Lo que diga el diario El País no tiene ninguna credibilidad.

  32. polacoalvaro

    Lo que me faltaba por oir: la dictadura de Videla eran liberales…

    Oyes campanas y no sabes donde. Precisamente el liberalismo busca la moderación del gasto, no el despilfarro.

  33. polacoalvaro

    Ni una sola mención al gasto público, corrupción o propaganda kirchnerista. De lo único que no hay duda es de que lees Clarín y La Nación.

  34. Joseph

    No hay hermandad en los países hispanoparlantes, porqué habría de haberla? Solo son como los dedos de una mano, en eso reside su singularidad. En América se les sigue diciendo gallegos a todos los españoles por igual, mezcla de resentimiento y traumas ancestrales.

    Los lazos entrañables de afecto y simpatía ya no están al uso, han dado paso a un colectivo de puyas en el imaginario. A un país no le importa en absoluto la desgracia del otro, mas que en algunos círculos de diplomacia política. Como las gacelas que se ríen a carcajadas de la hermana que están devorando los leones. Hasta que a alguien más le toca turno.

    Toda esperanza se ha ido, no importa mucho que justificación política le concedemos a cada régimen, si a final de cuentas los gobiernos que se suceden perpetúan la debacle.

    Argentina está pagando el precio de terribles gestiones en el pasado, pero que nadie se alegre, la bala es expansiva, cuando veas las barbas del vecino…

  35. Nada que objetar a lo expuesto por el Sr Campos, solo una sugerencia: investigue o escriba sobre cómo Argentina renegoció (?) con ese 93% de acreedores, con una quita media del 70% bajo la tactica del tómalo o déjalo, fuera de cualquier marco multilateral. Lo que ocurre ahora, es lo que pasa cuando te pasas de listo con los inventores de la letra pequeña.

  36. victoria pannunzio

    Muy buena la nota, captaste perfectamente lo que pasa de un lado y del otro. Siempre los medios digitan una determinada forma de ver las cosas que muchos aceptan sin ningún análisis porque es lo más cómodo ó fácil. Te agradezco mucho desde acá.

    • Cristian Campos

      Gracias a ti, Victoria. Y a Horacio. A fin de cuentas, este artículo sale en parte de la conversación de aquella tarde en vuestra casa. O al menos salen sus párrafos más sensatos (los insensatos son solo míos). Un abrazo fuerte para los cuatro.

  37. Jramon

    A mi lo de generalizar la opinión de un país entero me parece de un nivel de simplismo bastante alto, incluso si es mayoría.
    Los medios mayoritarios ya es harina de otro costal, no tienen verguenza, la mayoria de sus opiniones sobre América Latina son sesgadas y falsas.
    El bien comun de una nación (de las personas que la componen) esta por encima de la especulación y de las sentencias judiciales. Es de sentido común.
    Eso tampoco quita que en Argentina hay una corrupción alta, cotas de pobreza preocupantes y graves problemas económicos igual que en España, las lecciones de un país a otro siempre me han parecido una estupidez, vengan de el lado que vengan.

  38. Miguelito

    Es increíble como todos los comentaristas se quedan con lo superficial… que si compara con el fútbol, etc…y nadie parece entender que esa ironía, ese guiño‎ es para explicar que hay una tendencia humana o mas bien española a lamer la bota que te hunde en vez de empatizar con el que sufre. Puedo decir que en Argentina en el Aeropuerto solo les van a preguntar donde van a hospedarse, la Constitución del pais dice
    «asegurar los beneficios de la libertad para nosotros,
    para nuestra posteridad y para todos los hombres
    del mundo que quieran habitar en el suelo argentino» por tal motivo, Susana Rapado primero tendría que ser mas agradecida ya que pudo trabajar siendo extranjera en Argentina. Mientras que en España si fuera extranjera buscando un cambio o un futuro mejor la recibiría una valla con cuchillas y alambres de púas si entra por el sur y si llegara en avión un interrogatorio sobre sus cuentas, su vida, etc en el aeropuerto. En definitiva, parece que nadie ha leído muy bien el articulo. Si lo hubieran leído bien no insistirían (hola Sr. Voltaire) con que el Sr. Campos apoya el peronismo, habrían entendido de que modo usa la palabra liberal, etc, etc. en fin! una pena vaya.

    • Susana Rapado

      Hola Miguelito,
      lo siento, no había vuelto a este hilo desde que escribí mi último comentario.
      Solo aclararle que yo no viví, volví, voy y vengo de contínuo a Argentina y otros países hispanos porque allí tenga empleo. Yo voy empleada desde España, para España y su gobierno.
      Y he visto como son las cosas allá de forma muy clara y profunda, nada superficial.
      Por eso digo lo que digo, por conocimiento de causa y trabajo de campo, no al tuntún. No obstante, los españoles que allá buscan y/o encuentran trabajo, en el pasado y presente, son tan trabajadores y exentos de presunciones que en nada deben estar agradecidos si no es de forma individual a la también buenas personas que allá hay, si no y, más bién, al contrario, pués aportan una forma de estar y ser por lo general allá desconocida y de extraordinarios resultados.
      Saludos cordiales.

  39. Interesante visión, pero hay varios elementos que al margen de los juicios de valor que se incorporan no deberían olvidarse.

    1) los bonos son derechos de cobro «a la vista», se pagan independientemente del tenedor, sea un buitre o no; si una jubilada de Wyoming con bonos que no entro al canje voluntario demanda al estado argentino, el juez seguro le da la razón;

    2) fue Argentina la que decidió someterse a la jurisdicción del estado de NY; es lo que tiene no pagar periódicamente tus deudas, que si quieres endeudarte más, aceptas las reglas de los otros (o sea, pagar en dólares y fuera);

    3) los que compraron bonos y los mantuvieron entrando al canje de forma voluntaria los cobran con una quita del 70%; el que se los vendió a los buitres, perdió más del 90%;

    4) lo del RUFO es un «parí passu» de toda la vida; si acepto unas condiciones de rebaja en el pago, debo cobrar lo mismo que al que le pagues más…

    Dicho eso se puede hablar de legitimidad o no, pero si uno juega al capitalismo debe saber a que juega…

  40. irene

    Buenísima la nota, le agradezco el interés sr. Campos. Todo atisbo de empatía ante una jugada claramente vil hacia un país soberano que deberá pagarlo con despidos, deshaucios, desalojos y hambre es bienvenida.
    Sobretodo viniendo de un país que yo (perdonenmé si les ofende) si considero hermano, y al que hambre, deshaucios, desalojos y despidos no le son desconocidos.
    No quiero dejar pasar el dolor y aprehensión que me sigue causando, en pleno siglo XXI leer frases del tipo «la pasta de la que estáis hechos» en los comentarios.
    Pero en fin, medievales hay en todos lados.
    De nuevo, gracias y un saludo grande desde Tucumán, Argentina.

  41. irene

    posdata:
    «Y digo «compatriotas» por razones puramente administrativas: la afinidad sentimental la llevo yo por otros caminos.»
    Mi gente favorita en este planeta tiene que ser la que una decisión administrativa de trazar una barrera geográfica no es el primero de los motivos en su lista para querer gente.

  42. La afinidad de los españoles por alemania, no es producto de valoraciones de su juego, etc. Eso son pretextos.
    Tiene una explicación mas sencilla, con Argentina juega messi, messi es del barça, pues vamos con Alemania. Nadie lo dice abiertamente pero todos lo sabemos.

  43. Me sorprende el nivel tan escasito de algunos tertulianos. No sólo en lo que se refiere a leyes, tratados, historia y economía de países ajenos a nuestro ámbito inmediato, que podría admitirse, aunque difícilmente, dado que intervienen en este artículo como comentaristas sobre ese tema concreto (al menos, en principio). Lo realmente alucinante es la conversión de la xenofobia en hebefrenia con tanta pobreza de ingenio como de luces y con semejante falta de pudor. A ver si hay suerte y nos sale algún artículo sobre los gitanos, los rumanos, los del top manta o los homosexuales, o las mujeres o la violencia de género o el aborto o los desahuciados (raro sería que no los hubiera) y presenciamos otra apoteosis de lo chato. Deprimente.

    • El Dosmilypico

      Jana,
      hasta cierto punto lleva usted razón, pero estamos comentando sobre una nacionalidad, su economía y consecuencias al socaire de su cultura.
      Si en otro momento se trata de España o cualquier otra nacionalidad se haría lo mismo. Opinar.
      Sería de agradecer que usted nos iluminara con su nivel cultural, su conocimiento y su ausencia de padecimiento de hebefrenia que, al parecer, otros padecemos y usted no, en lugar de deprimirse tanto por encontrar el entorno tan chato.
      Y no lo digo con segundas eh?-

  44. Ante todo, agradezco que se dirija a mí con cierta gentileza y que no lo haga con segundas. Es todo un detalle. He de arruinar mi nula y despistada reputación diciendo que no me siento obligada a alumbrar a nadie con mi nivel cultural ni con ningún otro. Pero ésta es una revista de un excelente nivel, que se interesa por el ser humano y su creatividad, con respeto, con entusiasmo, con solidaridad. Y considero que tengo derecho a sorprenderme cuando decae llamativamente al demostrar que parte de su público está impregnado en prejuicios grotescos. Creo que todos los que comparten su propia opinión podrían ser considerables si las ideas que expusiesen partieran del respeto hacia el ser humano: hacia su individualidad, sus sentimientos, experiencias, creencias, etnia, tendencias, orígenes, penalidades, necesidades… (¿Qué sentido tiene esgrimir ideas si el único interés que éstas aportan es el del pobre cristo que las esgrime?) Pero eso es lo contrario de lo que he leído aquí. Se ha compartido la generalización de un desprecio banal acerca de una nacionalidad. ¿Qué puede parecerme? Triste, pueblerino, lamentable.
    El «socaire» es una de esas palabras que se enquistan y zumban, andan por ahí diciendo algo sin saber exactamente hasta cuándo. Dice la RAE:

    «Abrigo o defensa que ofrece algo en su lado opuesto a aquel de donde sopla el viento.

    estar, o ponerse, al ~.

    1. locs. verbs. Mar. Dicho de un marinero: Hacerse remolón en el coy, sin salir a la guardia.

    2. locs. verbs. coloqs. Esquivar y rehuir el trabajo.

    Francamente, no sé qué habéis hecho al «socaire de su cultura».

  45. Jordi Vella

    Jana,
    de veras se lo digo y con todos los respetos. Precisamente por el alto nivel que considero tiene esta revista, precisamente por eso, no se trata de una ONG ni de una parroquia episcopal. Faltaría mas!!!.

    Por eso, es de mi estima, que al hilo de los artículos publicados cada cual pueda expresarse como estime oportuno ya sea sobre personas, animales, cosas, culturas, paises, libros, cine o pintura… guardando las fundamentales formas del buen trato, sin censuras de cómo se debe enfocar la opinión, ni con qué intención, ni con o sin la solidaridad que usted o yo consideremos oportunas.

    Sabemos lo que la RAE dice o lo miramos sobre la marcha en la red, y si de darnos lecciones se trata, señora, mejor en una parroquia o escuelita gratuita y procurar no tratar ni cambiar impresiones con personas que la ponen tan triste por parecerles pueblerinas y sus opiniones lamentables.
    Es decir aquello tan odioso que nos decían los bienpensantes de niños: «Hay personas con las que no hay que jamás tratar».
    Aplíqueselo y respete usted para empezar.
    Francamente.

    • Señor, me alegra que se exprese libremente todo el mundo, incluso aunque me repugne o me irrite o me resulte grotesco lo que dicen y lo discuta, porque me encanta decir lo que opino y no me privo. Aunque discuta la ética de ciertas manifestaciones, no falto el respeto más allá de lo que esas (las que critico) aseveraciones pudieran llegar a hacerlo. Y hay principios universales, y hay buena voluntad y gente honrada, y hay mala leche, y también todo lo contrario. Y hay miseria espantosa, física y mental. Qué le vamos a hacer. Y será parroquiano quien así lo decida o a quien no le quede más remedio que hacer yunta con otros de su especie o asequibles. Pero es bueno comunicarse y también lo contrario, como ahora. Un saludo.

      • Jordi Vella

        Claro Jana. Y, usted, después de llamar de todo a los que libremente opinamos dice que hay gente honrada, principios universales y buena voluntad que, por supuesto, serán sus atributos (los de Jana), y el resto, pues gentuza pueblemina que le llenamos de tristeza a la par que corta y pega lo que la RAE dice porque, claro, los demás, salvo usted, no sabemos lo que decimos y si lo decimos es con mala leche.
        En fin, que ha sido un placer ubicar su forma de respetar, estar y opinar en un lugar en donde el nivel es tan alto y el de usted, Jana, muchísimo más, sin posible comparación.
        «Hagan lo que yo diga pero no lo que yo haga»
        Ya se ha entendido muy bién lo que usted entiende por «comunicación».
        Saludos cordiales, mujer.

        • Claro que sí, señor. Si denigrar es opinar estamos todos autorizados, ¿no? Considero que sus opiniones (las de usted no las conozco más que a través de estas réplicas, dispongo de poco tiempo para leer últimamente) por muy autorizadas por la libertad de expresión que estén, dejan mucho que desear. Si usted ha conocido a ¿unos 5.000 argentinos?, ha tratado con frecuencia a unos ¿1.000?, con mucha frecuencia a unos… ¿300?, yo le digo que admiro su vida social, sinceramente. Si en base a esos 300 (porque con seguridad es usted riguroso en sus juicios y sólo habla de lo que conoce) ha determinado que son unos cantamañanas incumplidores y sinvergüenzas, arrogantes e indignos de confianza, tengo que admitir que usted ha tenido una pésima experiencia con los argentinos, y lo siento muchísimo, sinceramente. Pero si partiendo de esa penosa mala suerte y excelente vida social pretende extrapolar sus impresiones a la condición y esencia de millones de personas y cuenta con la anuencia de otro puñado de desafortunados, a mí me parece escandaloso. Y sí, me entristece, incluso sabiendo que eso lo puede desasosegar. Porque esa actitud, la de convertir una percepción personal y negativa en consigna contra muchos es propia de gente poco reflexiva, malévola con los suyos y con los otros, poco interesante y poco analítica y bastante nociva. Emocionalmente, es refugio de muchas frustraciones, y quizá por eso prolifera. Y mi tristeza viene de que esta revista me encanta, me parece divertida, abierta, positiva, enriquecedora. El panorama general y, en especial, la casposa mentalidad que nos gobierna (literalmente) no me sorprenderían en otro contexto. Lo de la RAE viene a cuento de esa palabra tan manida y evanescente que ni se sabe qué puede querer decir, y no veo qué tiene de cuestionable que un recurso al alcance de casi todo el mundo despeje un poquito el lenguaje. Saludos, señor.

          • Susana Rapado

            Hola Jana,
            yo también cuento con poco tiempo y cuando entro en la revista lo hago volando. Espero poder hacerlo más tranquilamente.
            Hoy veo lo que Jordi y usted comentan y dicen y se desdicen.
            Bueno, eso está bien no?.
            Pero, claro, yo he opinado al respecto del pueblo argentino y Jordi no sé pero yo sí he vivido en tal país varios años y, en la actualidad, voy vengo a menudo y siempre por motivos laborales.
            Solo decirla que les conozco tan bién como puedo conocer mi propio país y son tal cual en mis opiniones he dejado y en ellas me mantengo e, incluso, me he quedado corta por razones éticas y por no caer en tópicos, por cierto por aquellos sobradamente cumplidos, de baja condición humana.

            Lo que jamás se me ocurriría, ni en un foro ni en ninguna otra parte y/o situación es intentar dar «baños» de conocimiento y sentidos de ética y estética. De veras, Jana, me parece fuera de lugar y, suele pasar, que quienes tales «baños» dan son los que con mayores razones se las tendrían que ahorrar (por supuesto no lo digo por usted a la que no tengo el gusto de conocer).

            Le dije que hasta cierto punto usted tenía razón pero suponer de otros que se hablan y opinan sin saber y cargados de prejucios es cosa… ya sabe señora de qué.

            Un saludo cordial.

            • Hola, Susana. Creo que su experiencia ha sido triste. Conocer a la gente (y eso es decir mucha gente) de un país extraño tanto como a la del propio y no encontrar un ejemplo, una especie, un tipo de persona que respetar y valorar, a quien salvar por agradecimiento y ternura, por justicia y admiración, por cariño o amor o pasión o locura o entusiasmo. Nadie. Nadie que justifique salvar la especie por el individuo, como si jugarais a ser Dios. Eso es tener muy mala suerte o muy malas vibraciones, que dirían los esotéricos. Aunque yo por ahora no soy más de lo de la suerte que lo de lo esotérico, acepto por su lógica que quien tiene malas vibraciones recoja pobres impresiones. Las personas honradas, cálidas, firmes, sinceras, serenas, justas, de fiar rehúyen cuanto pueden a los otros. O tal vez es justicia poética, como diría algún conocido mío. Toda generalización es basta, injusta, pobre, presuntuosa; y es una crueldad si significa difundir un prejuicio negativo que perjudica a seres reales, de carne y hueso. Pero yo, como dice el chiste, y sin viajar, soy mitad argentina, mitad gitana, mitad negra, mora, colombiana, rumana, ecuatoriana, dominicana y mitad cristiana, mitad musulmana, mitad judía, y de ahí seguro que vienen mis prejuicios y generalizaciones. Y estoy medio harta de que extender una impresión personal mal justificada contra toda clase de seres humanos desconocidos, de carne y hueso, sea aceptable. Como si así pudiésemos compensar nuestro complejo de inferioridad por hallarnos en la crítica situación socioeconómica actual: «¡atrás, plebe abyecta!». Eso sí da mal rollo. Usted dice que yo sé… no sé si de prejuicios, pero de prejuiciosos, un poquito.

              • Susana Rapado

                Jana,
                hoy entro y veo su contestación. Yo no he tenido malas experiencias en Argentina, en absoluto, se lo aseguro.
                Marché allá destinada y fuí muy feliz, y conocí y conozco personas maravillosas que valen muchísimo la pena. En serio y con el corazón se lo digo.
                Ahora bién, cuando se dice eso de que no se puede generalizar, es falso, pués es falso solo si se refiere a excepciones y por ello opinar y medir al resto por el mismo rasero y le aseguro que ese no es mi caso, ni por conciencia, ni por ética, ni por conocimiento, ni por condición.
                Estará usted conmigo en que el racismo es propio de mentes imbecilizadas que no vienen en este caso a cuento pero, sí, señora, lo cierto y ahí está, es que lo que caracteriza al ser humano y su comportamiento es sin duda su origen cultural y el peso específico que tal peso, para bién, regular, o mal, le caracteriza allá donde vaya, pase o esté.
                El caso argentino es de los más claros que he conocido al respecto, Jana. Es como si a cualquiera de cualquier país o latitud se le preguntara de qué color es el pelo de los españoles. A la par todos dirían «moreno» ¿verdad?. NO SE PUEDE GENERALIZAR, LOS HAY DE CABELLOS RUBIOS!!!. Pues sí, y no pocos pero, claro, la mayoría absoluta de cabello moreno son.
                Pues eso mismo puedo yo asegurar con respecto al comportamiento cultural argentino, allá donde esté, vaya o viva. Son cortados por muy similar patrón. Y, no lo digo yo solo señora, cualquiera en el mundo saben como son si les conoce bién como los conozco yo. Y a la vista está.

                No soy persona que juzque, pero sí que opine de lo que creo puedo opinar tratándose, como se trata, de un comportamiento colectivo ante situaciones como las que el artículo trata.
                No sé mucho sobre prejuicios. No los escucho ni tengo en cuenta pero, Jana, con ternura si usted la necesita, de tener prejuicios si conoce de tal país y su cultura, o pertenece a ella, se podría decir que de prejuicios, efectivamente, usted sabe mucho.
                Saludos cordiales.

                • Me encantaría decir que por supuesto que creo, punto por punto, todo lo que usted afirma: conocimiento, buena voluntad, satisfacciones (¡qué enorme recompensa para quienes se las hayan dado, o las hayan compartido, para quienes hayan valido muchísimo la pena y hecho feliz o lo más feliz que usted pueda llegar a ser, sobre todo ahora que pueden conocer su opinión, o lo que quiera que sea, ya manifestado, y ven hasta qué punto perdieron el tiempo con una española (afortunadamente no la abanderada) de presumibles ética, rasero, conocimiento y condición!). Es decir: lo mejor de todo es que no sorprende en nada. Es difícil comentar algo así partiendo de perspectivas opuestas. Quizá, además, sea imposible. Un saludo, señora.

  46. toni f

    Sorprendente artículo. Empieza llamándonos a los españoles ladrones, prosigue intentándonos hacer sentir culpables por apoyar a los «malos» alemanes en lugar de haber apoyado a los que deberiamos haber apoyado si hubieramos sido moralmente perfectos, esto es, a los argentinos, independendientemente de su mérito futbolístico, Argentina debe ser apoyada aunque no juegue a nada, no nos explica el autor porqué. Luego trata el tema de la deuda de un modo ciertamente peculiar, la deuda no es de Argentina, no, la deuda es de los militares de la dictadura, europeizados ellos, por tanto CFK no debería tener que pagarla, vaya. Además, nos dice el autor que los acreedores son sospechosos, misteriosos, malas personas en definitiva, tampoco habría que pagarles. Cuanto retruécano para justificar lo injustificable, con opiniones como la de este señor no es de extrañar que Argentina sufra un corralito cada 15 años.

  47. Liberto

    Muy buen artículo… Lamento los comentarios xenófobos de mis compatriotas españoles.

  48. Paloma

    Me abstengo de opinar sobre el análisis socioeconómico y político que hace el autor, pues, por desgracia, carezco de datos y conocimientos suficientes al respecto. Puede que Cristian Campos sea poco riguroso usando alguna que otra etiqueta, como también es posible que su ejemplo futbolístico contenga mucha ironía que, mayoritariamente, ha pasado desapercibida.

    Al señor Campos, no obstante, le honra la manera siempre cívica y respetuosa en que argumenta, refuta, concede o responde a los participantes del foro. Merece la pena recordar que las personas que desarrollan por extenso sus opiniones y las someten, con su nombre y su apellido, al juicio ajeno están mucho más expuestas que los que nos limitamos a leer y comentarlas, parapetados tras un cómodo pseudónimo.

    Cambiando de tema, me gustaría manifestar mi repulsa al tono xenófobo de muchos de los comentarios que aquí se han vertido. Me llena de estupor y de pena que el desafortunado comentario de Susana provoque tantísimas adhesiones. Tampoco entiendo la necesidad de ensañarse con los argentinos que, de manera muy comprensible, han salido en defensa de país y sus compatriotas. Coincido con Jana y Liberto: es lamentable que se hagan generalizaciones tan hirientes sobre un pueblo. Los prejuicios (para bien o para mal) forman parte inevitable de nuestros esquemas cognitivos, y, por desgracia, casi nadie está libre de ellos. Pero usarlos como arma arrojadiza, en lugar de pasarlos por el tamiz de la racionalidad, el sentido común y el respeto a los demás es muestra de una enorme ramplonería, intelectual y -perdón por lo anticuado del término- moral.

    PD Por las dudas, deseo puntualizar que soy española.

    • Chamorro

      Pues yo estoy con Susana y los que dicen la verdad y opinan sin paños calientes o diciendo lo políticamente correcto, que siempre queda bién.
      Aquí lo que veo entre Jana y usted es muchas similitud, mucha sacristía e hipocresía.
      Aquí sencillamente se opina y todas las opiniones son igualmente respetables. En mayor medida si nacen de un conocimiento profundo cultural-psicológico-político.

      Les tendríamos que ver a la hora de la verdad, sin que nadie les observara, lo que harían y verdaderamente pensarían!!!

  49. Lo de opinar que se opina diciendo la verdad y sin paños calientes es un recurso muy al alcance de cualquiera, sea cierto o no, y supongo que hasta usted estará al tanto. La verdad y el derecho a expresarse libremente son cosas distintas; y en segundo lugar, no sólo están al alcance de los que opinan como usted. Sin ir más lejos, cualquiera que no esté de acuerdo con usted o ustedes está autorizado a manifestarlo sin que su oposición pueda considerarse hipocresía. Para eso sería preciso demostrar que manifiestan lo contrario de lo que piensan. Y ahí lo tiene usted muy difícil. Ni en un millón de años opinaría lo que usted, si pudiera evitarlo: si una enfermedad mental me impusiera no ser yo, y además ser la mitad de la mitad de lo que creo que es una persona inteligente o decente (en este asunto las luces y la honradez están mezcladas), y eso es una desgracia que nadie merece… pues vaya. Por otra parte, no sé a qué viene la insistencia en la atribución de mis opiniones al contacto con sacristías y escuelitas: la Iglesia es tan obtusa, racista y arcaica como usted, por no hablar de sus (de ella) muy vergonzosas incursiones en la criminalidad sexual y política… Creo que la violencia de sus prejuicios es más de su estilo (el de usted) que del mío, lo mismo que dicha entidad, salvo honrosas y muy combatidas excepciones, apenas tolera a nadie progresista, igual que mucha gente como usted, que opina que es falso o «políticamente correcto» lo que le parece dispendio ético (valga, según usted, la redundancia, supongo). Ojalá escuelitas y sacristías defendieran el respeto a los demás y el temor a la ofensa gratuita (espero y supongo que alguna lo hará). Tampoco es irrelevante en este asunto que seamos tradicionalmente un país de emigrantes con sus propios detractores. Tal vez a su comentario, dirigido a Paloma, pero que me implica explícitamente, debería responder lo que Fernández Díaz: «¡Virgen del Amor hermoso!» y enaltecer la concesión de una medalla al mérito policial a un ente espiritual. Pero jamás lo haría, porque me parece el colmo de la estupidez.
    La mediocridad de sus sinceridades, de sus verdades y de sus contenidos es abrumadora y ya tediosa. Adiós.

  50. Chamorro

    Jana,
    lo que dice usted sí que está decirlo al alcance de cualquiera. Desde un principio de sus contestaciones ya se comprende de qué tipo de persona se trata o puede tratarse.
    Lo oímos y leemos a diario.
    Por mi parte no le daré más cancha a usted. Aburrida, berborréica , tópica y, en sumo grado, contradictoria.
    Saludos.

  51. Chamorro

    Perdón por el error mecanográfico: «Verborreica».
    Nuevamente, saludos.

  52. Paloma

    La argumentación de Jana es impecable. Usted, en cambio, señor Chamorro, responde una vez más mezclando el culo con las témporas y haciendo uso de la descalificación (“verborreica”, “aburrida”, “tópica” y “contradictoria”); adjetivos, por cierto, a cuál más desatinado y arbitrario para la persona que con tanta contundencia le ha dado la réplica que merece.

    Por algún motivo que no acierto a entender, señor Chamorro, usted presupone hipocresía en mi defensa de los argentinos. No peco de hipocresía, no. Es mucho más simple que eso: yo aplico la sensatez y el respeto a otras personas en todos los ámbitos de mi vida. Aunque a usted le cueste creerlo. Y dicho respeto elemental no tiene nada que ver con la corrección política (que detesto), ni con el eufemismo (que encuentro, si cabe, más detestable aún). Tiene que ver, por decirlo sin rodeos, con lo que toda la vida se ha dado en llamar «usar la mollera».

    Es humano tener un desencuentro con uno o varios argentinos -o libaneses, o españoles- y, a partir de ahí, forjarse una imagen desfavorable de los argentinos. Podría llegar a ocurrir, incluso, que conociéramos a docenas, a CIENTOS de argentinos -o libaneses, o españoles- tras residir unos años en el país en cuestión, y que la inmensa mayoría de ellos nos hubiera parecido mezquinos, arrogantes o vagos (… escenario este último que me parece harto improbable. En esos casos la que yerra suele ser la mirada del observador). Qué tentador sería entonces ponerse visceral y hacer generalizaciones del tipo “Los argentinos son…”, “Todos los argentinos son…”, extrapolando esa diminuta muestra observada a la categoría de aserto universal, porque la persona tiende a creer que habla con cierto conocimiento de causa y que esa impresión suya tan negativa ES la realidad. Pero a eso me refería, precisamente, cuando apelaba en un comentario anterior a la racionalidad y al sentido común. Porque es evidente que pensar, o decir, “Los argentinos son unos…” no resiste el más mínimo análisis. Y que, además de falso, es ofensivo. El paso siguiente, que consiste en justificar el empobrecimiento de un pueblo por sus presuntos defectos y desidias, una línea argumental a la que se han adherido con entusiasmo Susana y acólitos, me parece sencillamente intolerable. Son estos los argumentos que alimentan y han alimentado los imperialismos y, si me apura, los genocidios de toda ralea.

    Todas las personas son dignas de respeto, señor Chamorro. Pero, definitivamente, no todas las opiniones son respetables. Al menos, no para mí.

    Me apresuro a aclararle también que soy, desde hace ya muchos años, profundamente atea. Aunque, la verdad sea dicha, sigo sin ver la vinculación entre la “sacristía” y la decencia.

  53. Susana Rapado

    Hola,
    pero siguen ustedes con que si ellos, vosotros, nosotros y los otros?.
    pués sí que les afectan los comentarios!!!

    Yo por mi parte repetirles que me mantengo en lo que dije y que, sencillamente, me refiería y me refiero al aspecto cultural del país del que tratamos y su relación entre ellos mismos y el exterior.
    Al respecto, el caso de Argentina es internacionalmente claro.
    En cualquier país europeo, la embajada o consulados españoles suelen ser los que se encargan de, llegados visitantes oficiales, artistas o turistas de habla hispana, representarles y proporcionarles traductores. Pues bien, había un misterio constante al respecto de una determinada nacionalidad (ya adivinarán cual). Cuando tal situación se daba, y se dá a menudo, dichos traductores ponían todo tipo de excusas para no ser asignados ellos en tal tarea.
    En Rusia, país al que conozco bién. Pasa exactamente lo mismo ¿por qué será?.
    Y sé que con lo que les digo se encocoratarán aún más, y eso yo misma lo constaté bastante antes de conocer Argentina, extrañándome y encocorándome la cosa como a ustedes supongo, o aún más.
    Pero es la realidad y lo pueden preguntar, indagar o comprobar.
    De la misma manera que los Españoles, británicos, alemanes, etc., etc., se relacionan entre sí mismos y con el exterior… señoras y señores… para bién o para mal: CULTURAL.
    Sí, ya sé que contar determinadas cosas está muy mal, pero dadas las circunstancias, a mí me dá igual.

    Un saludo cordial y no se me «encocoren» más que ya se han puesto de manifiesto entre opinantes en discordia bastante mal.

    • Pablo López Mileo

      Este artículo, que me sorprendió por lo lúcido, lo imparcial y objetivo, ya ha creado un apéndice independiente que nada tiene que ver en lo conceptual con el tema original, que es el verdaderamente importante, y deriva ( o derrapa), como se planea de una ideología dura, inflexible, liberal en extremo, de derechas mas rancias y ortodoxas, en banales temas de gustos personales, elecciones personales etc. Descalificantes, que se usan siempre cuando en el ataque o defensa, uno de los / una de las, argumentantes se queda sin munición valiosa.
      A la sra Rapado, me refiero. Ya su primer pie fuera de la senda de la sensatez, y casi descansando en lo orate, xenofobo, discriminador y fascista, es cuando totalmente ligera de cerebro comenta ” características por todos comprobables del ciudadano argentino” . Sra: ud viene aqui a trabajar libremente no? o algun amo esclavista la obliga, lo que hace que generalice de manera taxativa sobro nosotros los salvajes, deudores, incumplidores, que molestamos y hasta parece que para ud. sobramos EN NUESTRO PAIS, para que ud disfrute. Creame que le entiendo, ese filo de pensamiendo donde, sin aplicarse para su país el “paguese que es honroso”, se lo enrostra al argentino todo, creame a países, o patrias ud no tiene capacidad de endilgar nada, y mucho menos aconsejar. Y por qué? me preguntará… en el caso que tenga ganas de entender. Sra ud, y su cerebro más el producido por él. no solo tiene sustento en sustratos inmediatos. No creo, y no me ponga en la situación la poco cómoda situación de recordarle, que su (?) conjunto de idea, viene bajo la sombra de un país, que debido a la molicie de la monarquía, declaro no humanos a todos los habitantes de estos sures, para así poder saquear a su antojo, que nó? si sra, los señores de faldas, equiparados al poder real, y enviados por el, hicieron tal enunciado. Debajo de esas faldas, y entre los pergaminos o páginas religiosas, marcó una ruta eficaz, claramente sanguinaria, el filo de espadas y cuchillos. Como no va a pensar ud, que nosotros tenemos que seguir pagando, si la vergonzosa historia de pecados innumerables de su país, es para ud la gesta de la monarquia plecara, que sumaba grandeza a un pueblo, que , paradójicamente, era tan pobre que solo tenía algo de oro, y todo un Potosí de plata en el tesoro real. Para después perder la oportunidad de desarrollar alguna idea de avanzada en el medio de un universo cercano europeo, plagado de ideas productivas, que tal vez, hubieran modificado o paliado, la situación creada por SU IGLESIA y su REY, sra Rapado, por estas tierras, y por toda esta cantidad de seres humanos.
      Sra, cuando ande por argentina, aviseme, asi evito toda posibilidad, de cruzarme en su camino, y mejor aún que ud, no se cruce en el mio. Ninguno esta preparado para tamaño desagrado. Gracias!

      Y de corazón gracias Paloma y Jana, que a poco han hecho que la sra haya saltado la tecla, y su verba, me ha animado a escribirle. y como tal vez se haya pretendido, desde lo ideologico, la verdadera intencion de todo ese texto RAPADO dejar de lado, la verdadera discusión sobre buitres y un gobierno al que en la ONU, han apoyado desde lo intelectual, ahh… claro, menos España creo.
      Hermoso el artículo Cristian . Nos vemos,

  54. Hola Paloma. Me alegro de conocerte. Gracias por tu solidaridad, pero sobre todo gracias por pensar como lo haces. El mundo parece más civilizado, inteligente y digno. Discúlpame si, en este hilo, me «encocoro» (¿?) y me pongo de manifiesto un minuto más.
    Señora Susana, me encanta que hable de Rusia, otro país que conoce bien: usted tiene la internacional interculturalidad de una maleta. Va y viene, tiene matasellos, pegatinas y abolladuras, se ha perdido más veces de las que le convenían, aunque no sepa dónde, pero poco más se puede resaltar de usted, aparte de la cuadrangularidad. Tiene la sinceridad de los que no quieren o no saben ocultar su brutalidad, aunque eso no debería ser un gran mérito. Pero lo que más me asombra son sus requiebros internacionales: Usted y nosotros, frente a ellos y los otros… Nosotros y los británicos y alemanes…Y una cuestión CULTURAL… Por favor. Dígame que no es usted Belén Esteban y ya tiene un punto a su favor. O ella.

  55. Susana Rapado

    Jana,
    qué mal!!!
    desconozco cómo es Belén Esteban, por lo que dice a usted debe interesarla en sumo grado y debe conocerla muy bién, a lo que no puedo a su comparación responder, pero sí me resulta evidente su dualidad con Paloma (¿?).
    Y sí señora, tengo las maletas muy traqueteadas por razones de profesión. Voy, vivo y vengo, y vuelvo a ir, vivir y volver, sí. ¿Le molesta que por ello pueda constatar comportamientos culturales?.- Lamento decirle que ahí, según parece, es donde puede encontrarse uno de sus complejos problemas (y por supuesto los de Paloma).
    Para brutalidad la suya, arremetiendo contra opiniones que manifiestan evidencias comprobables por cualquiera. Otra cosa sería que sencillamente no estuviera de acuerdo y, sin ofender a nadie, ni con comparaciones, ironías, segundas, terceras y retrancas, intentara ridiculizar menoscabando las de los demás «perdiendo los papeles» o duplicándolos cayendo tan bajo.

    Yo respeto sus opiniones y dejo aquí las mias para lo que sea menester. Sin más. Y si tan evidentes son que resultan comprobables y a usted(s) les vienen y suenan tan mal, por algo o mucho será y razones de peso personales tendrán.
    Cuídese señora(s) o, como diría cualquier argentino, háganselo ver por un psicoanalista, por supuesto de tal nacionalidad, que no requieren ellos para serlo de ninguna titulación y, por supuesto, le(s) dará la razón.

  56. Por favor, Mrs. Skinhead, o señora Rapado, como prefiera, consuélese, apacígüese, descanse. Y deje de instarme, mencionarme o interpelarme, lo que sea. Esta conversación ya ha pasado de irritante a aburrida y de ahí a lamentable. Diga lo que quiera. Me despido de usted.

    • Jordi Vella

      No soy quíén, tan solo un opinador más, pero desde luego lo que usted Jana ha dejado claro es que la que ha instado, mencionado, interpelado, o lo que sea, a S.R. constantemente y, de paso, a los que parejos a ella hemos dado nuestra opinión ha sido usted sin ningún respeto e incluso insultando en el culmen de su irritación.
      Visto lo visto me inclino a pensar lo mismo que alguién más arriba decía que había que verles y conocerles a ustedes en la realidad.
      Maestritas correctoras hasta donde van a llegar?.
      Joé qué pesada, aburrida y mareante es usted!!!

  57. Paloma

    Parece que a muchos de los participantes en este foro les resulta inconcebible que a algunas personas nos den asco y nos parezcan irracionales y absurdas las actitudes xenófobas. Para Susana Rapado, de hecho, debe de ser algo rayano en lo patológico (“uno de sus complejos problemas” ¿?). Me sorprende, asimismo, que esta señora porfíe en que su opinión particular sobre los argentinos es una “evidencia comprobable para cualquiera”, en la misma categoría que la ley de la gravedad, la evolución de las especies o el cambio climático.
    Yo no me llevo comisión, sépanlo de una vez, por verter mi opinión en este espacio. Y tampoco tengo ninguna necesidad de dorarle la píldora a nadie. Ninguna.
    En cuanto a motejarnos, a Jana y a mí, de “maestritas correctoras”, hágaselo mirar usted, señor Vella, en una buena sesión de terapia con algún profesional; tal vez ande con la autoestima baja o tenga algún conflicto con las figuras de autoridad, que le hace ver filípicas, amenazas y farisaísmos donde no los hay.
    En maestrita correctora me erigiría, si por ejemplo, le afease al señor Chamorro su metedura de pata al escribir “verborrea” con “b” inicial, en un comentario anterior; si le dijese a doña Susana que apuntar a mi “dualidad” con Jana responde a un uso indebido del término (le recomiendo encarecidamente que consulte su verdadero significado; lo que tengo con Jana es, en todo caso, “afinidad” o “complicidad”); o si amonestara al señor Vella por su marcado leísmo, contrario a la normativa, a más de recordarle que, muy a su pesar, los signos de puntuación poseen valor social. Por no hablar de la calamitosa utilización de la tilde o acento gráfico en las intervenciones de todos estos individuos. (Nota en los márgenes: investigar la relación entre las carencias en lectoescritura y el repunte de la xenofobia en nuestro país).
    En cualquier caso, no merece la pena desgastarse más con gente de semejante catadura intelectual y humana.
    Para mí también ha sido un placer -y un alivio, una bocanada de cordura- conocerla a usted, Jana, a través de este foro. Siga usted sin doblegarse ante la imbecilidad (en sus acepciones 1, 2 y 4 del Diccionario de la Real Academia) ambiental. El mundo es un lugar más habitable gracias a personas como usted. Le deseo lo mejor.

  58. Paloma

    PD El hecho de que la palabra «maestra» se utilice con esa carga peyorativa indica que tenemos un grave problema social.

  59. Susana Rapado

    Qué discusión, qué respuestas más absurdas!!!
    Jana-Paloma al final va a resultar que de no ser la misma persona, ya son novias!!
    Saludos cordiales y muy feliz matrimonio!!!

  60. Hola, Paloma. El panorama es cutre hasta la náusea. Con los protoneo no se puede conversar. Cuando leí las primeras opiniones me sentí escandalizada y asqueada y así lo manifesté. Después me contestaron, uno por uno (ellos a mí), y de la conversación con ellos no salió nada más que más cabreo. La consigna de que hablando se entiende la gente con algunos no funciona. En lugar de considerar que quizá se habían pasado un poco y que no tenían verdadera intención de ofender ni razones suficientes, se enquistaron y regodearon en la misma rutinaria repetición de «todos lo piensan», sin argumento alguno (imposible tarea la de buscar un solo motivo para denigrar con razón a una nación entera y a todos y cada uno de sus habitantes) y lanzaron pullitas y mala leche por doquier. Discutiendo con ellos sólo he llegado a la conclusión de que hacerlo me rebaja. Sacan de mí una furia que no habría lanzado contra nadie, por miedo a herir o a avergonzar y a sentirme culpable o malévola después (algo que ahora no siento), y lo peor de todo es que todo eso pasa mientras me doy cuenta de que son tan deficientes, tan poquita cosa, tan mediocres, que ni siquiera comparto la discusión con adversarios inteligentes, ni con buenas personas, ni con nadie que haya sido alguna vez digno ni culto ni valiente ni honrado. ¿Qué diversión, qué interés, que emoción puede tener discutir con personas resentidas por una esencia infame? Por tu parte fue impecable corregir sus burradas, que en otro contexto hubiesen sido superfluas, pero tratándose de fantasmas tan creídos que ignorándolo todo del humanismo, del idioma y de todo lo demás hasta hablan de cultura… En resumen: ponte guantes, estos pringan.

  61. Chamorro

    Si no tuviera la educación que creo se debe tener, y el respeto, les diría unas cuantas cositas a Jana/Paloma.
    Ellas sí que pringan y hasta huelen muy muy mal.

    Cosas como las que dicen, y cómo las dicen, hace que esta revista y, en concreto, este hilo, corra el riesto de quedar a la altura del betún.

    Afortunadamente, pocos personajillos hay así y esta revista puede decirse que es de las mejores.

  62. Pingback: Como un mueble (sobre el blog, Argentina y apuntes) | Ciudad Artefacto

  63. Andrés Martínez

    Más allá de ciertas comparaciones y análisis sin sustento, me quedo con el espíritu de la nota. La crítica apunta a la impunidad con la que se especula con los bonos soberanos. Como ya muchos saben, la resolución para crear un marco legal para reestructurar deudas fue aprobada en la ONU con 124 votos a favor, 41 abstenciones y 11 en contra. Entre las abstenciones está España que, lejos de estar en contra, dejó la puerta abierta para negociar. Los 11 en contra (EEUU, UK, Alemania, Japón, Canadá, etc.) lo que quieren es llevar el caso al FMI, que controlan, y hacer un contrato que permita que el mercado se regule solo. Recuerdo el 2008 y la ciclotimia del «laissez faire» se parece a la de CFK.
    Si el autor cree que la opinión pública española es que Argentina tiene que pagar, concuerdo con ese parecer común. Es la actitud madura de una sociedad que quiere ser creíble (España ha entrado en cesación de pagos la mayor cantidad de veces).
    El peronismo tiene ramas de derecha (Perón), de izquierda (Juventud Peronista) y hasta del centro (Menem). La raíz siempre es populista. Básicamente, es el mito de Perón, aunque Mujica dijo que es un sentimiento.
    Tengo esperanzas en mejores épocas.

Responder a nomisx Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.