El país de la pandilla basura

Publicado por
Imagen: Telecinco.
Imagen: Telecinco.

Decía Sherlock Holmes que uno de los grandes problemas de la investigación era la precipitación con la que se sacaban conclusiones sin conocer los hechos. Puede que Holmes fuera un personaje ficticio, pero su reflexión es dolorosamente real y ciento veintinueve años después sigue siendo relevante.

Resulta imposible no acordarse de Holmes viendo hace unos días el circo mediático montado alrededor del caso de Diana Quer (a uno también le viene a la cabeza El gran carnaval, de Billy Wilder), la adolescente desaparecida hace unas semanas en Galicia y convertida desde entonces en objetivo de todo tipo de especulaciones de los sospechosos habituales, los detectives de pacotilla que pueblan los programas matinales y sus no menos sospechosos/as presentadores/as.

Las dos cadenas generalistas que alimentan su papada de desechos, preferentemente humanos, han sacado estos días el babero para absorber el placer que les produce llenar una hora de contenido de todo tipo de especulaciones, habladurías, rumores y paparruchas. Un día la culpable es la madre, una maltratadora de manual (claman los expertos); dos días después el claro sospechoso es el padre, que pasó del rol de salvador y mesías al de miserable acosador psíquico y hasta violento. A la semana siguiente se habla del tío, que se mandaba multitud de mensajes con la desaparecida, algo inquietante, por supuesto. Un periódico llegó a publicar una noticia (destacada) en la que titulaba: «Hallada una mochila sin vinculación con el caso de Diana Quer». Cuatrocientas palabras para explicar que se había encontrado algo que fue inmediatamente descartado por los investigadores.

El problema ya no son las señoras de la mañana televisiva, que hablan de la prima de riesgo, el atasco político, el contrato temporal o las infidelidades del conde no-sé-qué, pasando de un tema a otro con la misma facilidad con la que uno pone un pie delante de otro y lo llama caminar. Tampoco lo son sus colaboradores, famosos por dos coletillas «es mi impresión» o «eso creo, vaya», que apuntan al final de sus frases, como el que intenta tapar la erupción de un volcán con las dos manos y muy buena disposición. El problema, el de verdad, es la sociedad que aguanta esta presión «informativa» sin inmutarse.

En un paisaje hiperestimulado donde todo ha adquirido la velocidad del Halcón Milenario, es normal que el ritmo normal de una investigación policial nos parezca tedioso, lo que no resulta tan entendible es la obsesión por adentrarse en el fango, sonriendo y sin botas de agua. «Diana Quer, pobre niña rica» titulaba uno de esos programas donde todos parecen encantados de poseer las claves de una vida plena y saludable. Luego, minutos después, una mesa de expertos abundaba en una conversación por Whatsapp (exclusiva,  naturalmente) y durante más de cincuenta minutos despedazaban a la familia Quer por esos pecados que presuntamente han cometido. En el fondo, en una gran pantalla, fotos de la niña en biquini, sacadas de su Twitter, porque —obviamente— aportan mucho a la reflexión.

Esas mismas fotos, usadas en algunos artículos, dieron pie a su vez a una avalancha de comentarios de los habituales de los foros de esos periódicos serios: «Así vestida no me extraña que haya desaparecido»; «Eso le pasa por ir sola a según qué horas». Cierto es que este tipo de noticias (como la de la «presunta» violación colectiva en los sanfermines) son como esas trampas para los roedores: basta con añadir una cantidad significativa de cebo y no hay rata capaz de resistirse a pegar bocado.

El caso Quer es el paradigma perfecto que permite diagnosticar los males de un país embarrancado en algún lugar del pasado. Un país que ignora o ningunea la cultura, los libros y el arte pero que devora revistas del corazón, idolatra al presentador que anuncia un bingo cibernético de medio pelo y va por la decimoséptima edición de Gran Hermano. La decimoséptima.

La pandilla basura manda en España. Un día se nutren de Marta del Castillo o de Diana Quer, como hace unos años hacían lo propio con las niñas de Alcàsser o cualquier caso susceptible de ser abordado con la voracidad de un caníbal que lleva un mes sin llevarse nada a las fauces. No hay líneas rojas, ni campos minados: todo vale, todo el tiempo.

Lo más preocupante del caso es la cantidad de personas aparentemente sanas e inteligentes que se permiten opinar sobre este tema con la ligereza con la que uno se come unos churros un domingo por la mañana.

P. T. Barnum (no por nada el inventor del circo moderno) solía decir que «hablar es barato». Los que recuerden las cámaras analógicas recordarán también que había que pensárselo antes de darle al percutor: solo había veinticuatro oportunidades (cuarenta y ocho máximo) de hacerlo bien. Todo cambió con la llegada del universo digital. Se pueden hacer mil fotos, podemos incluso guardarlas todas, aunque no sirvan ni para empapelar la pared de la consulta de un dentista. Lo mismo pasa con las palabras: el tipo que te informa, circunspecto, de las terribles torturas infligidas a un joven o de un brutal atentado en París, tratará, diez minutos después y en ese mismo escenario, de venderte un colchón con la mejor de sus sonrisas.

En un mundo barato, donde nada resulta intocable, todos seremos tarde o temprano pasto de los buitres. El pastor luterano Martin Niemöller, figura de la resistencia a plena vista en tiempos del tirano de bigote recortado, hizo popular aquello de «cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista. Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata. Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista. Cuando vinieron a por los judíos, no pronuncié palabra, porque yo no era judío. Cuando finalmente vinieron a por mí, no había nadie más que pudiera protestar». Quizás ahora venga a cuento recordarlo.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

24 comentarios

  1. Pingback: El país de la pandilla basura

  2. Pingback: Os estáis pasando

Responder a Andrés RC Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.