A que te suelto una hostia

Publicado por
Duelo a garrotazos o La riña, de Francisco de Goya.

Pocos gestos hay tan honestos, puros y civilizados como soltar una hostia. Sin advertencias ni miramientos. Pertenece a esa clase de actos excepcionales que le proporcionan a uno —el que pega— la satisfacción del deber cumplido. Como salir a correr a las seis de la mañana, cenar una ensaladita de apio o incluso no salir a correr a las seis de la mañana.

A veces no queda otro remedio. Hay disputas irresolubles en las que el guantazo es el único desenlace aceptable. La única posibilidad de dirimir una controversia inagotable de un modo educado y elegante. Hay algo litúrgico en ello. Casi sacramental. Una vez descartados el entendimiento y la rendición, la conclusión de una polémica sin fin pasa necesariamente por propinar a nuestro interlocutor un puñetazo espléndido e irrefutable. Solo así se pueden evitar ofensas innecesarias fruto de la desesperación. Cualquier otra opción sería propia de bárbaros.

Por eso Mario Vargas Llosa atizó con generosidad a Gabriel García Márquez en el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México el 12 de febrero de 1976. Para solucionar sus desavenencias como caballeros, sin insultos ni voceríos. Ambos autores asistían ese día al estreno de la película La odisea en los Andes, cuyo guion había escrito Vargas Llosa. En cuanto este accedió al edificio, García Márquez se le acercó con los brazos abiertos y felices y exclamó: «¡Hermanito!». Dos segundos más tarde estaba en el suelo. «¡Esto por lo que le dijiste a Patricia!», aclaró el peruano henchido de superioridad. Como si un derechazo necesitase alguna vez de justificación. Nunca más se volvieron a dirigir la palabra.

Al parecer, a principios de ese mismo año, García Márquez se había ofrecido para llevar al aeropuerto a Patricia, la esposa de Mario, en la mañana posterior a una cena organizada por Carmen Balcells en Barcelona. De camino a El Prat, voluntaria o involuntariamente, el escritor tomó una carretera equivocada, provocando que su pasajera perdiese el vuelo a Lima, donde la esperaba su marido. Cuenta el biógrafo Gerald Martin que Márquez, lejos de desanimarse, propuso entonces a Patricia aprovechar el tiempo montándose ellos dos su propia fiesta privada. Una versión que coincide con las declaraciones del periodista Plinio Apuleyo, amigo del colombiano, quien, sin entrar en detalles, habló de una posible insinuación desafortunada. Escasas semanas después, Vargas Llosa le estaba partiendo la cara a su colega a modo de reproche. Una reacción sensata, gentil, propia de dos futuros ganadores del Premio Nobel que lo último que harían en semejante situación es ponerse a discutir como salvajes. Asunto zanjado.

Salvo en contadas excepciones, soltar una buena hostia es un acto de coherencia. De integridad. A veces constituye una respuesta tan instantánea y elemental, tan hundida en nuestros instintos, que resulta irreprochable. Participa, además, de cierta belleza primitiva e inmaculada, impermeable al paso de los siglos. La contracción furiosa de los músculos del brazo. El latigazo que abre el aire en canal. El impacto contra la carne y los huesos, que se estremecen y devuelven un sonido doloroso y escalofriante. Casi se adivina en todo ello el cincel meticuloso de Miguel Ángel.

Porque una hostia se suelta o no se suelta, pero no admite el medio tiempo. Ya sea para poner fin a un enfrentamiento irreconciliable, ya sea para iniciarlo. Como les sucedió a Jack White, miembro de los hoy extintos The White Stripes, y a Jason Stollsteimer, líder de la también desaparecida banda de garage The Von Bondies. Su relación era fantástica. Ambos grupos se habían formado en 1997, pertenecían a la misma escena musical, la de la ciudad de Detroit, White había producido el primer disco de Stollsteimer, sus bandas tocaban juntas, etcétera. Todo lo que se puede esperar de dos músicos que son buenos amigos. Un día, en el año 2003, durante un concierto del grupo de country rock Blanche en el club Magic Stick del Majestic Theater de Detroit, White localizó a Stollsteimer entre el público y, sin mediar palabra, se acercó a él y le soltó una hostia. Un puñetazo poderoso. De los que duelen en el pómulo pero sobre todo en el orgullo. Curiosamente, desde ese día Stollsteimer no quiere saber nada de él. Pronto corrió el rumor de que Jack White se había acreditado injustamente como único productor del disco de los Von Bondies, que reivindicaban su cuota de participación. Cuando le preguntaron a White por qué había propinado un guantazo semejante a Stollsteimer, contestó que había sido en defensa propia. Se abalanzó de repente sobre Jason y le dejó un ojo morado en legítima defensa. Lo cierto es que no se me ocurre un argumento mejor. Al fin y al cabo, hay muchas formas de hallarse acorralado por un rival. Incluso cuando este ni siquiera te ha visto y tú estás paseando a tus anchas por una sala de conciertos.

Que se lo digan, si no, al pobre Jesús Gil y Gil, que en marzo del año 1996 se sintió tan acosado por José María Caneda, presidente del Compostela, que tuvo que soltarle una hostia desinteresada al gerente de su club, José González Fidalgo, que pasaba por allí. Todo sucedió a las puertas del edificio de la Liga de Fútbol Profesional, en el marco de una conversación que, a base de un solo golpe, ha pasado a la historia. «Eres un chorizo», observó amablemente Jesús Gil, comentando la similitud del presidente con un embutido o quizá insinuando su presunto amor por lo ajeno. Ambas opciones, en cualquier caso, eran posibles. Fidalgo, a quien por alguna razón molestó el análisis de Gil y Gil, aportó entonces un dato inesperado: «Y tú un hijo de puta», aclaró como si aquello resolviese de algún modo el asunto del chorizo. El presidente del Atlético de Madrid cerró entonces su puño y, exclamando que su contendiente había faltado a los votantes de Marbella, un hecho que justificaba cualquier represalia, le pegó con todo el populismo en la cara. Caneda, que caminaba unos metros por delante, se revolvió en el acto para defender a su gerente, pero este, todavía con las gafas y la honra torcidas, se levantó, sujetó a su jefe y, abundando en el dato que había aportado a la conversación, en el que parecía especialmente interesado, le dijo: «Quieto, presi, joder, que es un hijo de puta el que está aquí, hostia». El debate se perdió entre el gentío mientras los protagonistas accedían por las escaleras al piso superior del edificio, describiéndose los unos a los otros como «calamidad» y «montón de mierda». Un espectáculo cerril que no se habría producido si Jesús Gil hubiese sido un caballero y hubiese cerrado la cuestión con un mamporro definitivo.

Llaman la atención las diferentes formas que puede adoptar el hostiazo, todas ellas válidas y legítimas. La de Gil estuvo a escasos centímetros de ser más un coscorrón que un puñetazo, comparable al que José María Ruiz-Mateos le propinó a Miguel Boyer en el vestíbulo de los juzgados de Madrid en 1989 a la voz de «que te pego, leche». Sin embargo, reducidas a lo esencial, las distintas formas de soltar una hostia se resumen en dos: a mano abierta o con el puño cerrado. La primera consiste en la célebre bofetada o, si el brazo ha sido bien armado, el célebre bofetón. La segunda es el conocido puñetazo que, aun siendo menos teatral que la bofetada, acostumbra a ser más directo y eficaz.

Quizá la bofetada más famosa de la historia es la que Glenn Ford le sacudió a Rita Hayworth en Gilda, justo después de que esta sedujese al mundo entero con un acto tan sencillo y cotidiano como quitarse un guante. Al pedir algún voluntario para subir al escenario y terminar de desvestirla, Johnny Farrell, el personaje de Ford, se enfada con Gilda y le pega un bofetón. Una reacción deleznable que, tratándose de alguien llamado Johnny Farrell, cualquiera podría haber previsto. Con ese nombre, qué otra cosa se puede hacer en la vida que ser un triste matón.

El puñetazo, sin embargo, es para toda clase de nombres. Se llame uno como se llame. Incluso si se llama Charlie Watts y su puño aterriza en la cara de Mick Jagger. Si la de García Márquez y Vargas Llosa es la hostia más famosa de la literatura, la de Watts y Jagger es la hostia más famosa del rock and roll. Asumiendo que ambas cosas, literatura y rock and roll, sean distintas. La historia recuerda dos versiones diferentes. En una de ellas, la que Keith Richards cuenta en su biografía Life, los Rolling Stones acababan de dar un concierto y, por no faltar a la tradición, se encontraban en la suite de un hotel participando en una orgía. Una orgía normal y corriente. Una orgía de diario. Casi de trámite. Nada especial. Llegada la madrugada, Watts se aburrió de tanta fornicación rutinaria y se marchó a su habitación a dormir, pero, al cabo de un rato, Jagger levantó el teléfono y lo despertó, molesto por su ausencia. «¿Dónde está mi pequeño batería?», le preguntó con socarronería. Minutos después, Charlie entró en la suite y le soltó una hostia en do menor que lo mandó directo a la alfombra. «Yo no soy tu pequeño batería —aclaró el músico—. Tú eres mi maldito cantante». Ni rastro de egos.

Más verosímil parece la crónica de lo sucedido que narra en Under Their Thumb Bill German, editor del boletín oficial de noticias de la banda y compañero de gira durante casi veinte años. Según su versión, durante una reunión en Ámsterdam en la que los Stones decidían si el grupo ponía o no fin a su andadura, Jagger interrumpió a Watts en el momento en el que este daba su opinión y dijo: «Nada de esto debería importarte, tú eres solo mi batería». Esa misma noche, ya en el hotel, Charlie bajó a la habitación de Jagger y llamó a la puerta. Cuando el cantante abrió, el batería le pegó un soberbio puñetazo en la mandíbula. De regreso a su habitación se cruzó con Richards, que le preguntó de dónde venía. «De golpear a Mick Jagger en la cara», contestó. Y continuó su camino hacia la leyenda. Y hacia su habitación.

Las hostias que han abierto y cerrado polémicas en el mundo de la música, el cine, la literatura, el fútbol o la política son innumerables. En la editorial Alfred A. Knopf, Inc., fundada en 1915 por Alfred A. Knopf y actualmente conocida como Knopf Doubleday, todavía recuerdan los torpes puñetazos que intercambiaron Dashiell Hammet y William Faulkner en sus oficinas a propósito de una discusión bañada en alcohol que se inició allí mismo y terminó en trifulca. Famosas son también las hostias entre los hermanos Gallagher, capaces de levantar el imperio de Oasis sobre el mismo montón de recriminaciones adolescentes en el que años después se desmoronaría. O los tortazos entre Leonardo DiCaprio y Quentin Tarantino en el rodaje de Django desencadenado, que contribuyeron a aumentar la fama de caprichoso e insubordinado del actor. La hostia inminente que Francisco de Goya interrumpe y detiene en el cuadro La riña o Duelo a garrotazos es todo un ejemplo de cómo el arte ha sabido reflejar el valor de un buen porrazo. Un instante que Roy Lichtenstein parece querer liberar en el cuadro Sweet Dreams Baby en el año 1965, permitiendo que el puño vencedor llegue a su destino y golpee al fin la cara del vencido.

Habrá quien opine de otro modo. Quien no sepa apreciar la belleza que se captura en un hostiazo. Habrá quien les diga que es una barbaridad golpear a alguien para finalizar una discusión. Gente que cree que prolongar eternamente la discordia y acabar amenazándose, saboteándose o faltándose al respeto son opciones más civilizadas. No les hagan caso. Esos necios no se percatan de que la nuestra es una sociedad lo bastante evolucionada como para que dos individuos solventen sus problemas de un bofetón sin ser sospechosos de perpetuar conductas primitivas. ¿En qué siglo estamos que todavía no podemos arreglar las cosas a tortas sin que a algún troglodita le parezca inadecuado? ¿En el XX?

La hostia es sincera, natural y considerada. No hay en ella hipocresía ni dobles intenciones. Si te sueltan una hostia, te la han soltado. Y punto. No hay margen para la interpretación. Nadie piensa: «Me han pegado una hostia, ¿qué me habrán querido decir?». Al contrario. Incluso en el caso de Jack White había una buena razón. No te han pegado un tortazo; has ganado un amigo. O un enemigo, pero con todas las de la ley. Nada de medias tintas.

Y si alguna vez le explican ustedes a alguien las bondades del guantazo y su interlocutor es tan obtuso como para no reconocer que están en lo cierto, pónganse de pie y díganle en voz bien alta: «A que te suelto una hostia». Verán qué rápido entra en razón. Mano de santo. Y bien abierta, además. Hagan la prueba.

Sweet Dreams Baby, de Roy Lichtenstein.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

25 comentarios

  1. Manteniendo el nivel

  2. Pingback: A que te suelto una hostia

  3. El artículo es muy divertido (sobre todo por lo irónico). No lo es tanto andar entre practicantes expertos y asiduos del puñetazo (lo de la hostia tiene un no sé qué de no me voy a decidir, ya que puede ir del aspaviento con aleteo amagante al servicio de urgencias en ambulancia). Afortunadamente, salvo en círculos selectos, la costumbre se ha perdido bastante, es una reminiscencia brutal de los siglos pasados de la que ya no quedan ni la experticia (válgame dios, una palma abierta era de señoritas, y si el otro no cae, jubílate) ni los códigos de honor (ni a un borracho ni a uno que tiene las gafas puestas, ni delante de sus hijos o de su madre y yo qué sé cuántas leyes más) ni el regusto maldito que dejaban las dichosas ocasiones, ese «nunca más, a mí no me pillan en otra», siempre recidivante. Pero yo hablo de la pelea, apenas he visto el hostión que zanja la cuestión, a menos que sea el último de unos cuantos, con sillazos de entusiasmo, o guitarras a modo de bufanda. A propósito, entre los famosos, John Huston y John Wayne solían montarla cuando se habían aburrido de cualquier velada relajante y agradable, y luego tan amigos.

  4. Que se lo pregunten si no a Caraanchoa

  5. Carlos

    A Vargas Llosa, su mujer le importaba lo justito. Ocurrió, que siempre ha tenido ( y sigue teniendo) un tremendo complejo de inferioridad respecto a Gabo. Una especie de Salieri que ahora busca consuelo rosa filipino

    • José Rafael Gil Azcoitia

      Nada mas cómodo que creerse las ensoñaciones personales……mas cómodo si,pero intelectualmente muy,muy cortito.

  6. Gracias miles!:-D
    Me he reído muchísimo!

  7. Miguel Morán

    Fabuloso escrito. Felicitaciones.

  8. blunsburibarton

    No. El texto no mueve a la risa. Benévolamente puede calificarse de curioso e interesante en cuanto a alguna de las anécdotas que se citan. Desde otra perspectiva más crítica el autor toma partido y se muestra partidario de la violencia. Lamentable. Una hostia bien dada fue la que recibió un joven en Murcia por un portero de discoteca. Sin mediar palabra. Inesperada, breve y resolutiva. Como las que se elogian en el texto. El chico en coma y el autor en la cárcel. Como tiene que ser. Una hostia es un acto de violencia indebida y el texto ampara y promueve el uso de la misma como medio de resolución de conflictos. No hombre, se trata de un recurso estilístico usado por el autor manejando fina ironía y un sarcasmo bienintencionado -dirán los defensores del texto y quizá el propio autor. Mal camino este. Propongo utilizar este recurso para tratar la violencia empleada contra las mujeres o el abuso de niños. A ver si hay huevos. Que no es para tanto, que se trata de luchar contra el lenguaje de lo políticamente correcto -me volverán a replicar. Miren, yo el primero en apuntarme en tratar los asuntos sin tapujos y en defender la libertad de que cada uno escriba lo que quiera. Incluso el Mein Kampf. Sin ningún tipo de aditamento crítico como forma de soslayar el delito de apología. Ámbito este desconocido en Estados Unidos donde la libertad de expresión es sacrosanta a diferencia de nuestra querida Europa. Si este era el camino que pretendía seguir el autor. Mal conseguido, Difícil lo tenía. Pero nadie le obligó a asumir el reto. Y si quieren seguimos con los elogios al autor, pero no olvidemos que detrás de ellos se esconde nuestra propia hipocresía. Si hubiera abordado con el mismo espíritu un elogio a la tauromaquia, los que han aplaudido probablemente se rasgarían las vestiduras. En fin, qué le vamos a hacer. Es la naturaleza humana.

    • Menos mal que hay alguien con dos dedos de frente.

    • «Miren, yo el primero en apuntarme en tratar los asuntos sin tapujos y en defender la libertad de que cada uno escriba lo que quiera. Incluso el Mein Kampf». Pero esto no. Que cada uno escriba lo que quiera, pero este texto no.

      Iba a contestarle que escribo esta clase de textos pensando, precisamente, en gente como usted. Pero he leído la frase «propongo utilizar este recurso para tratar la violencia empleada contra las mujeres o el abuso de niños» que ha incluido en su comentario y me he dado cuenta de que no se merece usted más que silencio.

  9. María Nin

    En la anécdota de los Rolling Stones, hay un pequeño error de traducción. «My little drummer boy» puede ser mi pequeño batería pero en realidad es el pequeño tamborilero, sí como el villancico, de ahí lo peyorativo de la frase. Si Jagger hubiera dicho «You are just the drummer», Watts quizá no habría llegado a las manos. O sí.

  10. No sé por qué acabo de leer esto, ni si va en serio, ni si alguien se ha mojado. No sé si se me ha tomado el pelo, se ha hecho apología de las hostias o todo lo contrario, porque el fin último del redactor no se ha cumplido (a no ser que fuera realizar un recopilatorio de hostias famosas, lo que, por otra parte, encajaría mejor en PlayGround Magazine).

  11. Mariano Yasieso

    Divertido ensayo del mamporro. Aunque hay que tomarlo con cuidado: no es lo mismo el que encajó García Márquez por innoble y listillo, y que zanjó un tema, sin más, que el que recibió hace poco de un portero de discoteca un cliente, cuya vida ha peligrado durante semanas y cuyas consecuencias finales aún se desconocen. Hecha está salvedad, lo que no perdono al autor es que no incluyera la del joven gallego que, reconcentrando toda la ira de la ciudadanía española ahogada por la crisis, desmontó las gafas de un Rajoy que se paseaba en público con su petulancia, convencido de que el PP se movía aún en un inmune y eterno loor de multitudes.

    • luchino

      Yo si me veo representado en el joven gallego.
      A ver, ¿ porqué tengo que ser yo educado y respetuoso con alguien que me, nos está jodiendo la vida a una mayoría de la población, a sabiendas de lo que hace, con alevosía ? ¿ Rajoy no sabe que sus recortes causan sufrimiento – y alguna muerte – a un gran porcentaje de los ciudadanos ejpañoles, a costa del beneficio de los bancos, de las grandes fortunas, y de las grandes empresas ? ¿ Ein ?

  12. que más da

    Yo recuerdo la de Villar a Cruiff…..soy del Bilbao

    • que digo yo que...

      … soy un ciudadano español ahogado por la crisis y no me veo representado por el puño traidor y cobarde de ese monguer pontevedrés. Desconozco los convencimientos de Rajoy pero el PP se sigue moviendo en la inmunidad… y la impunidad. Unos dicen «loor» y otros «olor». La una me parece pedante y la otra desagradable.

  13. elflaco

    Hacía tiempo que no leía algo tan bien escrito y argumentado. Y los que sacáis a colación el tema del chaval de la discoteca y los que acusan al autor de apología de la violencia es que no habéis entendido nada. Qué pena. En fin.

    • Frankygoes

      Totalmente de acuerdo.
      hay que diferenciar una narración curiosa y didactica, con el fomento de la violencia, leyendo este articulo, algunos hemos conocido unas anecdotas que por ejemplo en mi caso no conocia.
      Además, hay muchos por ahí sueltos que «andan a buscarlas» y a veces no queda más remedio, generalmente no tienen media ostia, pero ya se han ocupado bien de protejerse con leyes, para poder ofender escudandose en que el contrarío sabe bien, que si le casca, irá a juicio, y según como sea pagará un pastizal. Como diría Rosendo Mercado «Los Flojos de Pantalon».
      Hay que diferenciar entre un violento, y uno que da una ostia porque alguien lo tiene hasta los hue……

  14. maximal

    Yo hoy me merezco una torta por un comentario anónimo sobre una persona pública hecho en una noticia. Me quedaría más a gusto, la verdad, pero no es posible.

  15. Dedalus

    Me he reído mucho. Y a estas alturas del año, la verdad es que se necesita. Yo presencié una de mamporros en una reunión de madres con niños pequeños, allá por los albores del milenio. Una era croata y la otra serbia y ambas eran resquicios de los refugiados de la guerra de los Balcanes. Nos imaginamos porqué se peleaban, pero éramos incapaces de pararlas. Me recordaba verdaderamente al cuadro de Goya. Parece que lo de los guantazos no es solo cosa de hombres, ni es tan cómico como lo pinta el autor.

  16. Rocio

    Las hostias son para caballeros que sepan apreciarlas, no para porteros de discoteca ni gente de bajo discurrir.

  17. Maestro Ciruela

    En el tema de las hostias casi siempre se advierte que el que la da, o bien sabe que no está solo y tiene las espaldas guardadas (obsérvese en el vídeo de Gil que se interponen entre él y el agredido), o bien se sabe muy superior en cuanto a peso y fuerzas. En este caso concreto, creo que se dan ambas circunstancias. El mérito lo vería yo, en que un alfeñique de 60 kg. abofeteara a un capo de 100 kg. y 1,90, rodeado de sus matones. Otra cosa a considerar a tenor de lo que muestra el vídeo, es lo mal que pelea la gente normal y corriente en comparación con las coreografías que nos muestra el cine. Me recuerdan a la bronca verbenera que tenía Gassman con aquellos dos, en «La escapada», soltando puños y patadas al aire mientras intentaban separarlos de la trifulca. El agredido pierde más tiempo en protegerse con la cabeza gacha del golpe que ve venir que en repeler la agresión con rapidez y contundencia. Y es que se trabaja sinuosamente desde la sombra y desde el principio para que haya el mayor número de conejos que no osen siquiera defenderse de los leones, chacales, lobos y demás depredadores al uso.

    • que digo yo que...

      … hablo de memoria, con la imprudencia del perezoso que ni se molesta en googlear para confirmar lo que dice; pero creo recordar que el del «Compos» era exboxeador, así que el intercambio de galletas podría habernos sorprendido si no se hubieran entremetido, con e, los aguafiestas de turno.

      Gloriosas toñas, por cierto, las que mete ese abuelete expúgil ruso en el celebérrimo video de You Tube.

Responder a Maestro Ciruela Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.