Parabellum: metal extremo en el Medellín de Pablo Escobar

Publicado por
Parabellum.

Hace unas semanas, Jon Sistiaga viajó a Noruega para grabar un documental sobre black metal. El periodista analizó todos los tópicos sensacionalistas sobre este estilo musical, los asesinatos, los suicidios y la quema de iglesias. En lo musical, en el reportaje se contó que Venom y su álbum Black Metal fueron de algún modo los creadores del nuevo sonido que los jóvenes noruegos imitarían desprovisto del humor y la ironía británica del original. Los chavales, se contó, se rebelaban contra una sociedad con un alto grado de igualdad, contra el fruto de la famosa socialdemocracia escandinava.

Aparte de Venom, creo que si hubo dos grupos que influenciaron a la generación de Mayhem, Burzum, Darkthrone e Immortal fueron, entre otros, Celtic Frost y Bathory. Grupos que ya entraban en los postulados del género que luego se conoció como metal extremo. A raíz del documental me apeteció dar un repaso a estos grupos pioneros y de casualidad, buscando por género y año en bases de datos de discos, di con un EP que no conocía. ParabellumSacrilegio (1987).

No me pillaba de sorpresa que hubiera buenos grupos latinoamericanos de metal extremo, ya conocía en su día a Sarcófago y Vulcano, por ejemplo. Pero esto era todavía mejor. Más duro, más abyecto y más libre, no había corsés estilísticos anteriores ni nadie ha podido después imitar algo tan genuino. Cuál fue mi sorpresa cuando me puse a mirar más información sobre el grupo que, en numerosas webs, se sostiene que ellos inventaron el black metal. Una copia de este álbum y la cinta de un ensayo anterior de 1984 habrían llegado a Euronymous y bajo su influencia se había configurado el sonido del que es el gran disco de black metal de todos los tiempos: De Mysteriis Dom Sathanas.

La afirmación era un tanto osada, pero tampoco se podía descartar alegremente. El metal extremo tuvo una particularidad, no se creó a base de injertos o de giras. Apareció en diferentes partes del mundo al mismo tiempo gracias al tape trading y los fanzines. Aunque las escenas escandinavas tuvieran tanto peso, solo eran una propuesta más de la primera hornada.

Una prueba está en el libro Black Metal: Evolution of the Cult de Dayal Patterson. En una cita de Varg Vikernes, líder de Burzum, en una entrevista a Metal Hammer en 2010, se explica que denominar black metal a lo que ahora se conoce como tal fue una ocurrencia de Euronymous por lo fan que era de Venom. Antes se referían a lo que hacían como aggressive metal, brutal metal o total death music:

Lo que Euronymous posiblemente hizo fue ayudar a resucitar el término black metal antes de ampliarlo, empleando sus propias ideas para redefinirlo, tomando cualidades selectivamente de los grupos de los ochenta a los que admiraba mientras añadía las suyas propias. La más notable de todas ellas fue un nivel de seriedad que la verdad es que no estaba presente en los primeros grupos.

Lo cierto es que ya en su sello discográfico, Deathlike Silence Productions, donde se editó el debut de Burzum, tenía pensado lanzar a un grupo colombiano, Masacre. Lo confirma en el mismo libro Mortiis (Håvard Ellefsen). Y hay un hecho constatado, el colombiano Mauricio Montoya, alias Bull Metal, batería de Masacre, se escribía con él. No en vano él fue quien lanzó en su sello, Warmaster Records, el directo de Mayhem Dawn of the Black Hearts, famoso por llevar en la portada la foto del cantante del grupo, Dead, tras volarse la cabeza con una escopeta, instantánea que sacó Euronymous cuando entró en casa y se encontró la escena.

John Jairo.

Mauricio, que tenía un programa de radio, La cortina de hierro, de metal underground, fue quien le pasó al noruego las novedades latinoamericanas. En el documental El diablo nació en Medellín, Manheim, el primer batería de Mayhem, confirma que así fue. Es también conocido que Euronymous era militante de línea dura del Partido Comunista y tenía cierta predilección por los países periféricos del eurocentrismo y lo anglosajón.

Pero había una gran diferencia entre la escena de ambos países. Los integrantes de Mayhem, así como otros músicos de su generación, como explica Manheim en el documental, estaban hartos de la presencia de la iglesia en los medios noruegos. Solo había una cadena de televisión y una emisora de radio y la religión estaba presente en ambas constantemente. Transgredir por esa vía, blasfemando, era una forma escandalizar y asquear a sus vecinos. Una revolución contra los guapos y niños bien de tu clase, contra los papás y mamás del parque público. Ya se sabe, si molesta es que funciona. Al mismo tiempo, en una sociedad tan avanzada políticamente, las boutades de Euronymous sobre el totalitarismo le convertían en un enfant terrible por partida doble. Veamos una de ellas en el fanzine finlandés Isten Mag, de 1992:

Mayhem no es un grupo político, la verdad es que no me gusta mezclar estos temas en las entrevistas del grupo, pero sigo manteniendo la fe. Admito abiertamente que soy estalinista y estoy muy fascinado por países extremos como Albania y Rumanía en los buenos tiempos. Me he tenido que dar de baja del Partido Comunista porque ya no son suficientemente brutales. Era mucho mejor en los setenta, cuando estaban inspirados en la línea albanesa y el líder incluso visitó Camboya durante el periodo del Jemer Rojo ¡y cenó con Pol Pot! ¡Eso sí que eran tiempos!

Pero lo que constata Manheim es que, efectivamente, a Euronymous, aparte de Sodom, Destruction, Bathory, Hellhammer y demás gruñidos del metal underground de los ochenta, sentía predilección por los grupos colombianos. «El sonido que venía de los grupos colombianos era pura crudeza, era muy, muy crudo. Si tuviera que escoger una cosa, elegiría el hecho de que ellos eran diferentes. Y ser diferente es bueno». Les gustaba sobre todo la escena brasileña, pero a los colombianos los consideraban «más avant-garde». En Colombia, antes de internacionalizarse las etiquetas, al nuevo sonido lo llamaban ultra metal.

Si hubo un grupo diferente, único, en aquella época y en aquel lugar fue Parabellum. El documental revela que «hicieron lo que les salió, pero salió tan bueno que ni ellos mismos se lo creían». Como han hecho tantos adolescentes amargados en tantas latitudes, Parabellum, que inicialmente se llamaban Juana la Loca, se encerraban en un local a oscuras e improvisaban los sonidos más aberrantes que podían.  

La particularidad es que ellos lo hacían en una ciudad que recibía ataques terroristas con bomba constantemente. Ajustes de cuentas a tiros, cadáveres, todo lo que ha visto usted en la serie Narcos. La obra sangrienta del Cartel de Medellín y Pablo Escobar era su día a día. Un clásico de esa escena, Alex Oquendo, de Masacre, explica que esa atmósfera empapó su música: «Medellin en esa época estaba como la música, así, loca».

Situados al margen de todo, cambiaron el nombre porque, aunque les gustaba la idea de la demencia que transmitía, Parabellum se acoplaba perfectamente a su ambiente. El punto álgido de la banda está registrado en vídeo y en YouTube. Fue en el festival «La batalla de las bandas».

Era un concurso, tipo Villa de Madrid, en el que el grupo que saliera ganador podría grabar un disco. Concurrían ellos, los Mierda, los Danger y los Kraken. Todos más o menos duros, menos los últimos, que tenían una propuesta comercial ochentera de rock stars. Llegó público de todas partes, mucha gente del peligroso extrarradio. La plaza de toros estaba a reventar. Cuando aparecieron Parabellum ejecutaron su sonido. Una bestialidad que nunca había oído nadie jamás en ninguna parte. La gente, como se puede ver en las imágenes, enloqueció. Se tiraban por el suelo, parecían poseídos por el mismísimo diablo, que es a lo que aspira un grupo de estas características. Lo que pasa es que en esa época nadie repetía un ritual, no había códigos para moverse en un concierto de metal extremo, verles loquear en su más pura inocencia metalera es emocionante. Era 1985.

A continuación iba a salir Kraken. Tampoco es que fueran Def Leppard, sonaban muy Maiden. Pero al público le dio igual. No querían ni que aparecieran. Les tiraron piedras, de todo. Tras el caos pudieron actuar y, como era previsible, se llevaron el premio. Pudo ser un tongo, como se sospecha, porque por aclamación popular arrasaron Parabellum, o que nadie en su sano juicio concibiera que un grupo tan extremo pudiera registrar su barrabasada en un plástico. Sería una operación antieconómica.

En una ocasión alquilaron una iglesia para tocar. Pagaron al cura por el local. En cuanto empezaron a sonar las primeras notas alguien llamó a la policía. Los agentes los desalojaron de allí a tiros. Ese era el efecto de su música. La policía les odiaba. Cuando les cogía les cortaba el pelo, les pegaban. Estaban yendo de satánicos en uno de los lugares más católicos del mundo.

Pese a todo, intentaron grabar. Equipo no tenían. Los pedales se los hacían amigos que sabían de electrónica. «Se hacía con sentimiento, con mucha seriedad», confiesa la Bruja Pérez, su guitarrista. En el estudio hubo un pequeño incendio. Se dañaron los equipos. Les culparon a ellos por ir de satánicos. Pura superstición. La portada, una transfiguración de la virgen y el niño, pensaban que traía mal fario. Tuvieron infinitos problemas, pero el EP al final salió en 1987. El mismo año en el que Mayhem lanzó Deathcrush.

Es una auténtica joya. Salva Rubio lo define así en su libro Metal Extremo: «Realizaron dos de los lanzamientos que mejor han sido apreciados a lo largo del tiempo por los conocedores del metal extremo en general y el black metal en particular. Nos referimos a sus dos EP Sacrilegio (1987) y Mutación por radiación (1988), recopilados finalmente en 2005 en el álbum Tempus Mortis. Una de esas bandas, en suma, que por falta de medios, el apoyo de la escena internacional y su situación geográfica no llegó al público que merecía, algo que hoy en día, por fin, tiene remedio».

En el primer tema, «Madre muerte», hay partes cantadas espectaculares, como esta:

Se masturba y se orina, grita y vomita
llora y defeca, ríe y es mueca.
Satán se alimenta ella está contenta.
Maldito el fruto de tu vientre engendro de la muerte.
Malvada hechicera, rata hambrienta
prostituta medieval eres perra de Satán.
Bendito el fruto de tu vientre ¡oh! madre muerte
maldito el fruto de tu vientre engendro de la muerte.

De la cara B, «Engendro 666», me gustan especialmente estos versos:

Lamentos en el viento, ángeles del averno se masturban en el cielo.
Tiene lengua de serpiente, tiene cuernos de cabro, enano con cara de anciano.

El segundo asalto, Mutación por radiación, en 1988, ya se grabó con el grupo en plena desintegración. La imagen satánica había quedado atrás y las letras ahora tenían un componente social-ecologista propio de los tiempos, la Guerra Fría, con su pertinente denuncia a la conflagración nuclear. De nuevo las guitarras volaban a su aire, escupiendo sonidos inverosímiles y desquiciados. El primer corte, de hecho, se cierra con la explosión nuclear. El final soñado de una canción arquetípica del género. Y en el que da título al álbum vuelven a brillar las letras:

Satán desató la tormenta
y escupió peste sobre la tierra.
Prostituta hambrienta trasbocando flema.
Militares de cuerda, mundo muerto
gusanos, cerdos, hombres ciegos.
Mentes intoxicadas
la radiación se contagia.
Mutación por radiación.
Mutación por radiación.
Mutación por radiación.
Sus ojos se derraman
la lepra los consume
la carne se les pudre.
Habitando subterráneos
orinando, defecando, fornicando

Hay muchos registros de sonido en las guitarras, pero esa distorsión aguda de la que luego vivieron Darkthrone o Impaled Nazarene está presente de forma recurrente o más bien persistente. Sería muy discutible asignarles un papel de precursores que llegaron a influenciar a toda la escena europea, pero sí estuvieron antes haciendo lo mismo. Eso no puede discutirse. Tras la ruptura, John Jairo Martínez, guitarrista del primer EP, formó Blasfemia, grupo que aún sigue funcionado, pero sin él, que fue asesinado a puñaladas en una pelea callejera en 1998. El introductor del metal extremo en Colombia, Mauricio Montoya, se suicidó en 2002.

El legado de Parabellum es exiguo, pero es real. No hay por qué desmerecer a los escandinavos, que a veces actuaban así por haber sido víctimas de bullying y sí que llevaban dentro realmente un infierno, pero en la Colombia de los ochenta, en la ciudad donde tenía su centro de operaciones Pablo Escobar, rodeados de muerte todos los días, estos jóvenes sí que se enfrentaron al más genuino impulsor de música revolucionaria, el no future. Un no future real.

Parabellum – Sacrilegio, detalle de portada.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

9 comentarios

  1. David Arango

    Gracias. El tempus Morris es de lo más recomendado. Tengo una copia que suena exquisita.

    Espero que se haga una futura nota sobre el ultrametal de Colombia. Pocos lo saben, pero fue un movimiento heterogéneo, sin compromisos y honesto. Aún nos quedan buenas bandas de aquella época.

    Gracias por ese final, en Europa les hicieron bullying a toda una generación de niños blackers, pero en Colombia se vivía el imperio del terror. Allá te humillaban y acá podías perder la vida con facilidad. Cosas de la vida que el mundo le haya dado más valor a la ira adolescente de unos chicos noruegos, que a las ganas de vivir de una generación de jóvenes en Medellín que escogió a la música como respuesta a la violencia de su tiempo.

  2. Isidro

    Decir que Mayhem o bien dicho Euronymous recibió influencia de Parabellum es algo cierto, pero a la vez no tanto. Euro en los 80s se carteaba con todo el mundo, teniendo preferencia por países «exóticos» como el llamaba., incluidos ahí los de Sudamérica. Para cuando Euro escucho Parabellum, esa banda ya no existía, y ni si quiera Blasfemia, es más, Euro primero escucho Masacre antes que Parabellum, y para ese entonces el sonido brutal de los primeros trabajos de Mayhem ya estaba hecho (me refiero a sus demos y primer EP). En realidad Euronymous recibió influencia de las escuelas más extremas del Metal UG de esos tiempos, desde países de Europa del Este hasta países centroamericanos y sudamericanos como asiáticos. Las cosas como son.

  3. Hardcorextremo

    Me carteaba con Beto y Rocío del grupo Demencia, de Medellín en esos años. Gracias a ellos conocí a Parabellum, Masacre, La Pestilencia y tantos grupos underground de Colombia, Perú etc.. Espero que sigan vivos…

  4. Ramon Restrepo

    Masacre muuuuuuuy posterior a Parabellum o a mierda.

  5. ¿Y Pentagram (Chile)se lo meten por el culo?.

  6. Tomas Guerrero

    Historia sumamente exagerada la de Parabellum.

    Euronymous escucho a Parabellum en el año 91/92 cuando ya el Deathcrush (EP 1987) de Mayhem existía hace rato, y antes que a Parabellum el Euronymous en el 87/88 conoció a Hadez (Perú) y a la verdadera influencia que revoluciono la mente de Euronymous y el sonido e imagen de The True Mayhem que fueron lo total godz SARCÓFAGO!

    No hay pruebas reales de que Euronymous o alguien mas, fanzines o sellos fuera de Colombia hayan conocido a Parabellum en los años 80’s. y de existir pruebas reto a los ex integrantes de Parabellum o a alguno de sus allegados a presentarlas en publico.

    Parabellum esta rodeado de mentiras e historias tergiversadas que fueron inventadas para promocionar el lanzamiento de la compilación Tempus Mortis (2005).

    Hasta con los años mienten los colombianos para intentar ser los primeros, porque para el momento en que el embrión de Parabellum se formaba (1985) verdadero año en que se formo la banda bajo el nombre de Juana La Loca, en Brasil Sarcófago ya revolucionaban con el sonido mas extremo del mundo, Insulter en 1986 lanzaban su primer demo que contenía el clásico «Black Church» que es un autentico tema de Black Metal extremo, e inclusive Sepultura en 1985 lanzaba el «Bestial Devastation» que contenía el tema «Antichrist» considerado por muchos expertos incluido Fenriz de Darkthrone como un tema de puro y verdadero Black Metal, mientras Vulcano ya tenia el salvaje «Live 1985» y un año mas tarde lanzaban el «Bloody Vengeance» considerado el primer álbum de Black Metal de Sudamérica, y recordemos que el EP «Sacrilegio» de Parabellum fue grabado en 1987 y por problemas de dinero no vio la luz hasta un par de años después.

    Ya basta de mentiras y tergiversar la historia, Parabellum es una banda sobrevalorada por la juventud engañada, y en su momento fue una banda que no tuvo ninguna trascendencia y su historia no tiene ningún peso en Latinoamerica y mucho menos en Europa, no influenciaron a nadie ¿o acaso conoces a muchas bandas rasgándose las vestiduras por los colombianos y haciéndole covers a manera de tributo y en agradecimiento por la supuesta influencia?

    El Black Metal es gracias a Venom, Bathory y Hellhammer y en Sudamérica gracias a Sarcófago y Vulcano!

    Parabellum es una mentira.

  7. Para Tomas Guerrero

    Si bien es cierto que hay mitos como en toda pieza de la historia, tanto en la de Venom, hellhammer e incluso Bathory, hay que rescatar lo siguiente: Lo que dice de que Euronymous escuchó en el 91 a Parabellum es FALSO (y tengo la prueba en una entrevista a DEAD donde menciona a las bandas colombianas del momento-88,89). Es cierto que Euro públicamente hablaba maravillas de la escena brasileña, y es cierto que engañó a los mayhem con una gira en sur américa (más bien soñador) pero Mayhem era una banda de arrastrados sin dinero en el bolsillo. Lo que no diferencias, es que una cosa era la linea comercial del metal, otra la underground. Cuando Euro se dió cuenta de que siendo under era pobre, quiso salir de eso con su sello, pero habian ocurrido cuestiones religioso-políticas e incluso criminales, en parte gracias a él, en parte a sus «adoradores» que no lo perdonarían. Euronymous SI acuñó el término black metal en el sentido que hoy le damos, antes de él, solo se decía heavy-death-brutal death y similares. Mayhem era mítica pero no grande ni reconocida en su tiempo, lo fué gracias a la publicidad morbosa por la muerte de sus dos integrantes en los 90, es decir, su éxito fue posterior.En Colombia no hablaríamos de Mayhem si no fuese por Bull Metal. Aquí te dejo la prueba por la que toda la vida has sufrido, basta de envidias, la música es una, y si no te gusta o compones algo mejor, o te callas y sigues con tu pop.

  8. Para Tomas Guerrero 2

    Aquí las pruebas por las que lloras sobre los Mayhem y la escena Colombiana. Y espero respetes a tus mayores, porque los parabellum ya eran señores cuando estabas en el vientre.

    https://imgur.com/fwMW6sN

    https://imgur.com/pM16jhS

    https://imgur.com/5N65mpH

    Y si aún luego de eso sigue llorando, el complejo de envidia no lo cura sino la tumba.

  9. Tomas Guerrero

    Tus pruebas no significan nada. La foto donde esta el de Mayhem y la credencial de Typhon no es valida ya que Typhon se formo a finales de 92 y no pudo ser influencia para Mayhem. La imagen del zine esta claramente falsificada, se puede notar la imagen oscurecida. Aqui te dejo el link de la verdadera imagen de ese zine donde en lugar de Parabellum el Dead menciona a Nekromantie. https://imgur.com/iesRXA5

Responder a David Arango Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.