¿Cuál ha sido el alienígena audiovisual más salao?

Publicado por

España pugna por la llegada del telescopio TMT, que permitirá observar los lugares más profundos del universo y examinar el tiempo inmediatamente posterior al Big Bang, han anunciado los medios. Esto es, investigar si hay vida fuera de nuestro sistema solar. Sería un alivio para las tensiones planetarias encontrar vida homologable ahí fuera. Nos compararíamos con ella y no tanto entre nosotros. Nacería el nacionalismo terrícola que aliviaría el estrés que nos causan tantos complejos. Dicho lo cual, a modo de hipótesis, podríamos ir anticipando esas tensiones interplanetarias con los alienígenas más populares que han brotado de la mente humana para ver cómo se nos da. Elija a su enemigo del futuro o añada en los comentarios el que estime oportuno.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)


Alf

Su planeta Melmac —desgraciadamente desaparecido— tenía campos azules, cielos verdes y aguas naranjas. Los cielos verdes ya los tenemos en las más insignes capitales, pero con lo de las aguas azafranadas sí que le podemos dar con un «la playa de mi pueblo es lo más mejor, en el tuyo el agua está muy fría/sopa, hay muchas olas/sopa», añadiendo un «yo en agua tan naranja no me meto». También come gatos, algo de todo punto censurable, lo que podría aliviar la presión que sufren en Islas Feröe los padres de familia que llevan a sus hijos a destripar ballenas. En un sentido contrario, el Alf televisivo acabó adorando a los gatos y rechazó comérselos, aunque en su planeta formaban parte del ganado habitual, lo que es un claro ejemplo de revelación vegana, por lo que podría haber puntos en común con los melmaquianos que se deconstruyan.


Diana

Uno de esos casos en que los hombres prefieren a una mujer vestida que desnuda. V era una serie que iba a versar sobre antifascismo, pero para los ochenta hubo que darle un satinado y convertir a los fascistas en alienígenas. Su relación con el poder económico y la propaganda estaba muy bien traída, pero capturar el erotismo de Ilsa, la loba de las SS solo era posible si la alienígena no aparecía completamente desnuda, pues bajo su piel humana artificial habitaba un lagarto con cierto aire al Tarado de Pulp Fiction solo que en verde. No hay nada que se pueda contar de los efectos beneficiosos de los reptiles procedentes de la órbita de Sirio que no apareciese en la propia serie. Trajeron el final de los conflictos raciales, particularmente entre estadounidenses, y ayudaron a potenciar el I+D a la vieja y efectiva usanza: inventando nuevas armas de destrucción masiva. Seguro que, tras la victoria, echarle un poco de polvo rojo al tofu fue bueno para la próstata.


Starman

Robert Hays en Starman tenía un repertorio de muecas muy distinto al que ofreció en Aterriza como puedas. En la serie, el alienígena al que interpretaba ponía carita de perro mojao y entraban ganas de darle un euro. Sin embargo, no hacía falta. Por un agujero del bolsillo se sacaba un testículo luminoso que solucionaba todos sus problemas. No es difícil imaginarse a los guionistas discutiendo «¿y qué superpoder le ponemos a este alienígena, cómo podrá ir superando las adversidades que se le presenten?» —«Que las supere por cojones, pero entrégame el puto guion ya». Dicho y hecho. La parte hermosa es que el padre alienígena le enseñaba capítulo a capítulo a su hijo a emplear correctamente su cojón mágico. Con muy buen criterio, el FBI les consideraba a ambos «una amenaza para la humanidad», toda vez, es más recomendable, incluso en los Estados Unidos de América, resolver los problemas por consenso que por los cojones morenos.


Drac Jeriba

El alienígena de Enemigo mío, obra infravalorada del gran Wolfgang Petersen, venía de una civilización que había resuelto los problemas de género. Los drac, su especie, se reproducían de forma asexual. Jerry, el protagonista, era el sueño húmedo de José Luis Rodríguez Zapatero. Un piloto militar de naves que estaba combatiendo embarazado hasta naufragar en el planeta en el que se encuentra con los humanos. Desgraciadamente, murió en el parto, pero dejó su idioma para la historia de la cinematografía universal, muy parecido al arrullo de la paloma.


E.T.

Dicen las malas lenguas que esta es una de esas películas que Steven Spielberg rodó con su boina roja y un «Detente, bala» colgado del cuello en defensa de la familia. Lo cierto es que él ha reconocido que tan solo expulsó traumas de su infancia. Sea como fuere, nos venía a contar que una especie alienígena achaparrada y cabezona, con una movilidad torpe y ridícula, se preocupaba más de los suyos que los humanos, que no paraban de divorciarse y no escuchase unos a otros. Sin embargo, en una lectura posmoderna, E.T., que no tiene un género definido, aunque en castellano vino presentado en masculino, «el extraterrestre», es feliz cuando lo visten de mujer y cuando se marcha su nave deja como estela un precioso arcoíris. ¿Querría decirnos Spielberg que la vieja familia tradicional dejaba paso a un nuevo modelo menos rígido y más abierto y tolerante?


Mac

En la ignominiosa película Mi amigo Mac solo faltó que pusieran al alienígena a prostituirse en un barco mercante atracado en Algeciras. El film era un spot de cien minutos de McDonald’s y Coca-Cola que copiaba los planteamientos de E.T. de forma descarada. Para lo salao, queda en el recuerdo ver a Mac alimentándose por una pajita. En lugar de escapar en bicicleta, como la criatura del Spielberg, lo hacían en la silla de ruedas del chaval que se encuentra al bicho. Resulta que la NASA, tomando muestras de la superficie de un planeta, lo había absorbido con un aspirador mientras comía con su pajita con sus papás de un agujero, tras arremeter su padre a pedradas con la nave. Tenían las bocas, tanto Mac como su familia, muy parecidas a la del drac, aunque su idioma natal era más cercano al gorjeo del jilguero.


Gremlin

En la película no se explicó de dónde venía el mogwai —el osito peludinchi, no el grupo que toma el nombre de la cultura popular ochentera—, pero en las novelas se contó que era fruto de los experimentos de Mogturmen, un alienígena metido a científico que investigaba con biotecnología genética cómo crear una mascota dócil y delicada. Su creación fue el gremlin bueno, que en la película su origen se despachaba como que venía de China, que para los estadounidenses de la época, y quizá también los de ahora, ya quedaba tan lejos como un planeta de otro sistema solar. La gracia del mogwai es que si se mojaba aparecían unos bichos mucho más divertidos que él que, en la segunda parte de la saga, llegaban a tener alas. Hubiera sido una saga muy divertida de no tener como banda sonora una de las típicas marchas fúnebres de Peter Gabriel.


Critter

Si Mac fusilaba a E.T., Critters hacía lo propio con Gremlins, que había sido un taquillazo. La gracia de estos bichos, pequeños y peludos, fuertemente dentados, era que no eran veganos. Devoraban todo a su paso. Por comer, llegaban a comerse un E.T. hinchable, souvenir de la película. Para que los niños practicaran en casa, dejaban una bella escena en la que uno se tragaba un cartucho de dinamita encendido y le explotaba en las tripas. E.T. tendría mejor acogida en taquilla, un recuerdo imborrable en la memoria de niños impresionables, igual que los gremlins, pero en el videoclub los que causaban estragos eran estas bolas peludas dentadas, que de paso convertían a los niños en fans del AOR con el par de temones que tenía la cinta.


Zod

Su irrupción en la política estadounidense en Superman II se da un aire a la de algunos líderes carismáticos españoles de la última hornada. Zod, que llegaba del espacio como los critters, tras escaparse de una prisión estelar, parecía salido de un anuncio de productos masculinos. Como una máquina de afeitar con cabezal extraíble o calzoncillos Abanderado para el policía nacional duro de pelar. Le acompañaban Nod, para repartir yoyah y Ursa, interpretada por una extraordinaria Sarah Douglas que luego fue lagarta de V —asesinada por Diana— y musa contratante de Conan contratista. Sin embargo, por mucho que brillara el equipo, ahí mandaba Zod. De hecho, toda su ideología como líder se reducía a «aquí manda mi polla». No es difícil imaginar a un Zod firmando papers que refutan todo lo habido y por haber y anuncian un orden nuevo que deberá ser auspiciado por él desde un observatorio subsidiario de la administración pública o moriremos todos. Su lema, al menos, resume en tres palabras toda la política contemporánea sea del signo que sea: «Arrodíllate ante Zod».


MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

19 comentarios

  1. Sin duda alguna: VOMITÓN (Visitante de Otro Mundo que Impacta contra la Tierra… Ocho Nabos), aka SPEWEY, protagonista de uno de los episodios más miticos de Búscate la vida.

  2. PeterQuill

    Rocket y groot

  3. Vomitón, claramente. O V.O.M.I.T.O.N.

  4. Estoy de acuerdo con lo de VOMITON. Por otro lado, la Diana no era más que una fantasía erótica adolescente, pero era mal bico en el fondo (y lo de bicho, además, de verdad).

  5. Blackfoot

    ALF, for the love of god. De vez en cuando sigo viendo la serie y su pésima película conclusiva publicada seis años más tarde de la cancelación. En esta lista echo a faltar a los Ghoulies, que tampoco recuerdo su procedencia pero para la historia quedará la soberbia versión de W.A.S.P. del tema de Only Child «Scream Until You Like It» en su banda sonora:

    https://www.youtube.com/watch?v=ymGToGuG-Rg

    Horns up!!

  6. los gremlins cuando se mojaban se multiplicaban, era la comida después de medianoche lo que los transformaba en bichos verdes

  7. Mi voto también para Vomitón. «¡Corre como el viento, Vomitón!»

  8. Hackenbush

    Y otro voto para Vomitón, que además de salado estaba bien rico

  9. Karlsterio Kovas

    Yupi y su fiel amigo Astraco. La primera pareja gay en la televisión infantil.

  10. Vómitos, inolvidable hasta la náusea…huyendo con Chris en la bici de reparto, los agentes del gobierno y sus llamadas locas…sip, inolvidable capítulo.

  11. Radurdin

    El pato Howard.
    Hasta con cameo en Endgame.

  12. Israel

    Paul me parece que debería ser top five.

  13. Pandiko

    Mis dieses para VOMITON: antes nos derretía el corazón, ahora se derrite en nuestras bocas.

  14. JuanSan

    Sin duda Ficus Pandorata de Quark, la escoba espacial.

  15. Repetire uno ya mencionado, pero Vomiton es el mejor alien creado.

  16. Esto está lleno de trols (ya podríamos usar la palabra en castellano coñones) y frikis. Creí ser el único que veía Búscate la Vida…ya no me siento tan solo en este mundo.

  17. The Lady of Shalott

    El pato Howard, ese sí que me moló un güevo de pequeña… Y luego otro voto para vomitón, rápido como el viendo XDD

Responder a Jorge Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.