Dios en una mano y el demonio en la otra: la moral contra el arte

Nadie se topa dos veces con la Inquisición y sale ileso. De hecho, lo normal es que nadie se tope dos veces: con una basta. Pero Goya lo hizo, dos veces. Tuvo problemas en 1799 con los grabados (la serie de los Caprichos), y tuvo problemas en 1815 porque alguien encontró sus dos majas en un almacén de objetos incautados … Sigue leyendo Dios en una mano y el demonio en la otra: la moral contra el arte