Satyricon 2000: el sexo en los tiempos de Berlusconi

“¿De dónde soy? Del país de los poetas, de los santos y de los navegadores”. La mayoría de los italianos suele presentarse con este tópico a un desconocido, provocando los comprensibles ataques de risa de la platea. A ningún otro pueblo del planeta que no crea —como así lo creen los italianos— que el barroco de Diego Velázquez y el […]