‘El Barco De Cristal. Referencias Literarias En El Pop-Rock’, de Marina Casado


[Nota de la editorial:]

9788494305917El barco de cristal. Referencias literarias en el pop-rock  es un ensayo que repasa el trabajo de las estrellas musicales cuya principal afición es la lectura. Marina Casado estudia los homenajes a la literatura que las canciones más populares cuentan entre sus líneas, plasmando los versos y comparándolos con los textos originales. Además, aporta las biografías de los mencionados, y las entrelaza para contextualizar motivaciones, iconografías y sucesos históricos.

A mediados de los 60, The Doors arrancaban en California para sumarse a la escena psicódelica que tanto pegaba en aquellos momentos. Pronto se convirtieron en uno de los exponentes del fenómeno, y si lo lograron se debió, además de por su calidad musical, también por el magnetismo que expulsaba su líder Jim Morrison. Una de las facetas de este hombre que más atrajo a sus seguidores fue la de poseer un bagaje cultural que lo separaba de la caterva de ignorantes cantantes que formalizaba gran parte del movimiento rockeroMorrison portaba siempre consigo un libro, creando una imagen que ya es mítica, y en muchas de sus letras para The Doors se podía descubrir referencias a textos que habían marcado de alguna manera el circuito alternativo. Era un lector empedernido que utilizó la música para emular a escritores de su gusto como por ejemplo Louis-Ferdinand Céline, cuyo Viaje al fin de la noche puede ser vislumbrado en el tema de The Doors End of the Night.

nydLa simbiosis entre la literatura y la música no sólo fue monopolio de Jim Morrison. Las bandas sinfónica de esos años, también The Beatles, hicieron suya la estética popularizada por Tolkien en El Señor de los anillos, a la par que el género literario de la Ciencia Ficción, con Isaac Asimov o Frank Herbert a la cabeza, dejaba su poso en otro tipo de combos, en las formaciones que  fomentaban la subcultura. Si nos alejamos en el tiempo, a los orígenes reales de la Música Electrónica, antes que Kraftwerk hiciera referencia a los ensayos de Madame Curie en Radioactivity, el poeta e ideólogo  Filippo Tommaso Marinetti y sus colaboradores fundaban el Futurismo asegurando en sus manifiestos que con el ruido de los motores o con el de la guerra se podía componer melodías.

Ya en los 80, el movimiento gótico bebió sin lugar a dudas de las obras clásicas del Romanticismo anglosajón. The Cure o Siouxsie and the Banshees, por nombrar a un par de los estandartes de este género, no sólo se ciñen al Drácula o al Frankenstein literarios para escribir sus oscuras canciones, pero sin la presencia de Bram Stoker o de Mary Shelley,su iconografía habría sido diferente. En este estilo musical, el malogrado Ian Curtis de Joy Division representa una continuación palpable de la figura de Jim Morrison, al otorgar a sus canciones una temática amarga que se apoya en las novelas de Dostoieveki o de Jean-Paul Sartre. Además, Curtis, así  como otra banda del Post-Punk llamada Wire, era un amante obsesivo de la técnica literaria del cut-up inventada por William Burroughs, y no hace falta señalar que algunos hits de sus grupos tienen la misma construcción inconexa en sus letras. Por cierto, Burroughs colaboraría codo con codo con el equipo de otra banda musical, Psychic Tv, al mismo tiempo que fue célebre su relación con Kurt Kobain de Nirvana.

El texto de El barco de cristal. Referencias literarias en el pop-rock presenta un sofisticado estudio que habla de las influencias de la literatura que han marcado a los grandes músicos de nuestra era, desde el origen del propio nombre de las bandas hasta las insinuaciones, por pequeñas que sean, que puedan existir en las letras de las canciones más reconocidas de nuestros tiempos. Jim Morrison y Joy Division, pero también las obras que han marcado al Heavy de Iron Maiden o Metallica, o al Folk protesta. Marina Casado teje un ensayo profuso en anécdotas, describiendo las biografías de los cantantes o de los grupos, y asimismo de los autores, escritores o poetas, cuyos trabajos han funcionado como espejo para los primeros. De este modo, Federico García Lorca o La Generación del 27 surgen a la hora de contemplar a los españoles Mecano; Goytisolo lo hace al tratar el tema de las canciones que marcaron la transición; y por su fuera poco, La Biblia también es un texto que la autora recoge para repasar su legado en la música Pop actual.

El barco de cristal. Referencias literarias en el pop-rock  se constituye por dos grandes bloques, donde el primero está reservado para la escena internacional con figuras como las que hemos visto y otras como David Bowie o Bob Dylan, y el segundo para los artistas españoles que como Bunbury, Mago de Öz, Loquillo, La Oreja de Van Gogh o La Unión, también respiraran literatura en todo lo que hacen. El texto de Marina Casado se completa con una selección estupenda de fotografías que abarcan los dos campos, el musical y el literario.

Fecha
jueves, 26 febrero, 2015
19:30 - 21:30

Ubicación
Casa del libro