Tienda

Jot Down nº 33 «Argentina» + Blanco nocturno

REF REV000206
21.00€
Disponible
1
Información del producto

Especial «Argentina»

Según Octavio Paz, los mexicanos descienden de los aztecas, los peruanos descienden de los incas y los argentinos descienden de los barcos. A ellos dedicamos la Jot Down 33, nuestro próximo número trimestral: a los argentinos y a su hermoso país ubicado al sur del mundo. Un recorrido que nos llevará desde Cortázar, Borges y Victoria Ocampo hasta Quino y Les Luthiers, pero que no se detiene con los clásicos; también recorreremos la Patagonia, visitaremos los yacimientos de los gigantescos saurópodos argentinos y conoceremos el virtuosismo de los argentinos en el arte del insulto, entre muchos otros temas.

Jot Down 33, especial Argentina, viene con más de treinta artículos, reportajes y entrevistas del puño de Enric González, Íñigo Domínguez, Marilena de Chiara, Juan Bonilla, Rebeca García Nieto y Fernando Iwasaki, entre otros, en compañía de cuatro entrevistados de excepción: Silvia Gold, Pablo Braun y Cristina Rota.

Este número se puede pedir en tapa dura. Si eres suscriptor pronto recibirás un código de descuento para poder adquirirla en este formato.

Este pack incluye el libro de Ricardo Piglia «Blanco Nocturno»


Tony Durán, nacido en Puerto Rico, fue asesinado en un pueblo de la provincia de Buenos Aires. Hasta allí había llegado siguiendo a las bellas hermanas Belladona, las gemelas Ada y Sofía.

«Todo es según lo que sabemos antes de ver.» Esa es la clave. Se lo dice el comisario Croce a Emilio Renzi, periodista, escritor y habitante de novelas, el heterónimo de Piglia, mientras le muestra el dibujo de un pato que, según se mire, puede ser conejo. «Les enseñaré a distinguir», añade. De sus palabras deducimos que conocer es reconocer. No importan las primeras veces, sino las segundas. Estamos en los años setenta. Piglia/Renzi/Croce asisten a la penetración de Estados Unidos en la Argentina, y al protagonismo de ese dinero que tantas desgracias ocasiona. Por acá pulula Perón. Aún no ha llegado el exterminio en masa: desaparecidos, niños robados, torturas. O sí. Miro a Piglia como si fuese un Borges ético que no ha caído en las hilarantes garras del escepticismo.

En Blanco nocturno hay un disparo. También un oxímoron. Piglia enciende la bombilla cuando estamos dormiditos. Nos despierta. Muestra las maquinaciones del cuarto de atrás de la realidad y de la literatura, mientras atrapa un destello que, en su exaltación retórica y su verdad desasosegante, hace daño y luego, como las luces quirúrgicas, cauteriza y repara el mal.

Marta Sanz




Guardar este producto para más tarde