Descenso al paraíso

En junio de 1990 hacía calor. Había decidido dejar la carrera de químicas después de dos años pasándomelo en grande en el campus de la Autónoma, así que no tenía ni exámenes. Mi hermana Aitana también estaba relajada, seguro que por otros motivos; los suyos. De repente llegó mi madre muy excitada con un mapa arrugado entre las manos y […]