Eros

La revista porno más antigua de la historia

La revista porno más antigua de la historia

  Quisiera ser tu espejo para que me mirases siempre. Quisiera ser tu ropa para que me vistieses siempre. Quisiera ser el agua que lava tu cuerpo. Quisiera ser el ungüento, oh mujer, con el que te untas, y ser la cinta en torno a tus pechos, y ser las cuentas en torno a tu cuello. Quisiera ser tus sandalias […]

Consejos de un discípulo de Sade a un fanático de Grey

Consejos de un discípulo de Sade a un fanático de Grey

Este artículo fue publicado originalmente en nuestra revista Jot Down Smart número 9. Un libro es un amo, un esclavo, un amante. Las palabras que alineamos son otras tantas alegrías, dolores, orgasmos y latigazos. Annick Foucault, El ama. «¡Suerte que esta novela resulta erótica sin recurrir a eso de las Cincuenta sombras de atar o pegar!». Me disponía a dar una charla sobre […]

El arte del azote

El arte del azote

No conozco nada más magnífico que unas nalgas que se sacuden bajo una mano, se endurecen y a continuación vuelven a suplicar otro azote. Se entregan y se rebelan en el mismo movimiento… El arte del azote, Jean-Pierre Enard 19 de agosto de 1996. En el Radio City Music Hall de Nueva York, la cantante Carly Simon se siente aterrorizada […]

Nonas de octubre: el día que Roma prohibió las bacanales

Nonas de octubre: el día que Roma prohibió las bacanales

El asunto comenzó con la llegada a Etruria de un griego de bajo nacimiento que no poseía ninguna de las numerosas artes que difundió entre nosotros el pueblo que con más éxito cultivó la mente y el cuerpo. Era una especie de practicante de cultos y adivino, pero no de aquellos que inducen a error a los hombres enseñando abiertamente […]

Imagen: DP.

Fraternidad

Este relato forma parte de nuestro libro Tócate. Cuelo mis dedos bajo el nudo del coletero que sujeta la maraña de su cabellera alquitrán y lo deslizo hasta que se pierde. Recojo un mechón furtivo y lo coloco tras su oreja, resiguiendo el contorno de esta y continuando por la cornisa que el maxilar inferior delinea. Me lanzo al vacío del […]

Los hijos de Eros: homosexualidad militar en la Grecia clásica

Los hijos de Eros: homosexualidad militar en la Grecia clásica

Desde que Ridley Scott recuperó con Gladiator el antiguo género del cine de romanos o peplum, el interés por la Antigüedad clásica en la cultura popular ha experimentado un auge continuado en el que uno de los hitos es sin duda la adaptación a la pantalla del cómic de Frank Miller sobre otro mito guerrero; los trescientos soldados espartanos que […]

Bájate las bragas

Bájate las bragas

Este relato forma parte de nuestro libro Tócate. Estoy en la cocina. Azulejos de color celeste que nunca me gustaron. Mesada de mármol. Pila de aluminio. Abro la nevera. Hora del almuerzo. Dos tomates y un pepino. No hay más. Los miro con una sensación parecida al desánimo y me consuelo pensando en el pan congelado que, rociado con aceite […]

Una transacción inmediata

Una transacción inmediata

Quiero ver en ti ese éxtasis en el que entras cuando miras los Rothko. Ese abandono inerte como si el cuadro se hiciera contigo. Es lo que querías. Es lo que quiero yo. Tengo tu cuerpo sobre el mío y no sé muy bien cómo hemos llegado a esta sala de la tercera planta. Cómo hemos acabado en el suelo […]

Jurassic Porn

Jurassic Porn

Una persona no puede decir que ha amado de verdad si nunca ha disfrutado del placer que proporcionan las garras de un velociraptor masajeando sensualmente su zona perianal. Un varón no puede considerarse verdaderamente heteroflexible hasta que no se ha despertado recubierto de semen de pterodáctilo de la cabeza a los pies, y luciendo el aspecto de una tarta merengada, […]

Cometerás actos impuros

Cometerás actos impuros

Veneri servit amica manus Ya reinaba Nerón cuando se hizo necesario que la humanidad recordara algo que, en el fondo, no había olvidado del todo: «Tu mano sirve como dueña de tu placer», escribió Marcial. De la fortuna que supone que, como especie, vengamos ya equipados con un mecanismo de placer autosuficiente, se había percatado hasta Diógenes: «¡Ojalá, frotándome el […]