¡Bienvenido a mi mundo…!

¡No hubo manera de evitarlo! Por fin estalló. Se ha arrancado el velo a lo que en Francia se llama, con gracia, un «secret de Polichinelle» —un secreto a voces: algo que todo el mundo sabe, pero con una evidencia fugaz y a lo que tampoco se presta demasiada atención—. Lo que era meramente anecdótico adquiere por fin una visibilidad […]