Ricardo Cantalapiedra: El arte de la disipación

Si no nos disipamos de vez en cuando, van a acabar con nosotros. El arte de la disipación siempre ha sido esencial para vivir razonablemente en circunstancias agobiantes. No se trata de “derrochar la hacienda, desvanecerse, quedar en nada una cosa”, una de las acepciones del diccionario. Se trata de otra acepción  legal, ortodoxa y marchosa: “Vida de distracciones y […]