Yoshiro Tachibana: el pintor salvaje de Muxía

«Lo que intentaba era dar felicidad a la gente. Él sacaba lo mejor de sí y lo plasmaba con formas y colores luminosos. Y siempre decía: “¡Vive, vive!”. Fíjate en aquel cuadro de allí, qué intensidad…», Paz Puertas habla apresuradamente, sin espacio apenas para el aliento. Señala las pinturas de su marido como quien señala un horizonte al atardecer o […]