Raquel Villaécija: El pájaro sirio en la Bastilla

A Fahad se le resbala Damasco por las mejillas. Por las grietas de unas sienes cuarteadas por el recuerdo de la patria que le arrancaron hace ya 15 años. La dictadura le colocó el petate en la espalda y le abrió la puerta: o te exilias o acabas muerto. Se aferró a la vida. París fue su pasaporte a un […]