Manuel Jabois: Las castradoras

Una señora californiana tuvo a bien dormir a su marido y arrancarle el pito de cuajo a cuchilladas “porque se lo merecía”. Cada uno celebra el verano a su manera y en California el despolle siempre ha sido vanguardia. El marido se despertó atado en su cama, una cosa que suele ser sinónimo de promesa, y cuando miró para abajo […]