El Sr. Finnegan va a Buenos Aires

No nos consta que Joyce, que estuvo en Trieste y París y Zúrich y en otros Santos Lugares, yo he seguido devotamente sus huellas por esas ciudades; yo he mojado mi croissant en el café con leche, exactamente en la silla en la que Joyce se tomaba una grappa después de comer, estuviese jamás en Buenos Aires; pero aun sin […]