Kong: me enamoré de un gorila

Ser singular, según la RAE, consiste en ser raro o extraordinario. Kong podría presumir de ser ambas cosas, a partes iguales, y al mismo tiempo de ser una anomalía fílmica, hija putativa de un tipo como Thomas Tull, un cinéfilo disfrazado de ejecutivo que —no por casualidad— ha dado luz verde a películas como Pacific Rim, Godzilla o Jurassic World. […]