La ciudad que se construyó en tres años y medio

No princípio era o ermo… Eram antigas solidões sem mágoa, O altiplano, o infinito descampado… No princípio era o agreste: O céu azul, a terra vermelho-pungente E o verde triste do cerrado. (En el principio era el yermo… Eran soledades tan antiguas que ni siquiera tenían dolor, El altiplano, el desierto infinito… En el principio era el agreste: El cielo […]