Mourinho, ese Bonaparte

Al principio Mourinho era un don nadie. Para cuando era el mejor, ya ninguno podía mirarle con indiferencia. Pertenece a esa clase de biotipo de uno entre un millón, un tipo de personalidad tan gigantesca que alumbra un personaje justo a su lado. Esta dualidad se vuelve indistinguible cuando se añaden […]