Mireia Miró: «No me gusta que nos traten como monos de feria»

Cuando veo a Mireia Miró (Barcelona, 1988) me quedo sin aliento, pero no sé si es porque me he enamorado o es culpa de los interminables escalones que hay que subir para llegar al Santuario de Queralt (Berga, 1.200 m. de altitud) donde nos ha citado. O un poco de cada. Esta mujer pequeña, fibrada y nervuda lleva una doble […]