Romario, retrato de un futbolista excesivo

“Míreme a los ojitos”, le decía Luis Aragonés al finalizar el entrenamiento mientras Romario bajaba la cabeza, el andar pesado, como si estuviera envuelto en una infinita resaca. “Míreme a los ojitos”, insistía el de Hortaleza, su tercera temporada en Valencia […]