Periodismo, el arma secreta del espía soviético que cambió la II Guerra Mundial

Richard: Deberías reducir tus gastos. Max: ¿Cómo? Richard: ¿Tenías que comprarte un Mercedes nuevo? Max: Bueno, he tenido que cambiar mi estilo, como tú. Me gusta dirigir mi propio negocio, disfruto condiciendo este coche. [Richard baja la mirada apesadumbrado] Max: Quizá ya no soy un buen comunista. Y para ser honesto, Stalin me ha decepci… Richard: ¡Max! ¡Tu negocio es […]