Mario Salieri y la ingeniería del pecado

Mediados de los noventa. Un viernes cualquiera. Sobre las dos de la madrugada. Supongamos, con estas coordenadas temporales, que un adolescente medio de aquel entonces quisiera ver cine para adultos en una conocida cadena privada con programación codificada. Pero nuestro imaginario amigo no está abonado al canal, con lo que le quedarían dos opciones en cuanto al establecimiento de las […]