Los niños invisibles: la abstinencia de Blanca

Nunca es tarde para tener una buena infancia. (Milton Erickson) Blanca se dedicaba a la prostitución y a ayunar, alternativamente. Tenía un aspecto virginal, lo cual no le había impedido tener un hijo. Esto no era de extrañar dada la influencia religiosa en la que había sido educada. Las monjas del hospicio le habían hablado de estos misterios. Vivía en […]