La propaganda anticomunista como una de las bellas artes

A estas alturas la expresión «¡que vienen los rojos!» se usa con el consabido tono de sorna, incluso por aquellos que luego se definen así con la mayor convicción. Una prevención burlona que aludiría a un temor injustificado del que ya estaríamos de vuelta, como en la fábula de Pedro y el lobo. Pero oiga, el caso es que a […]