Rubén Díaz Caviedes: A favor de Cecilia

Me niego en redondo a aceptar la idea, o a hacerlo sin rechistar, de que la señora que pintó el ya bautizado como Ecce Mono esté malísima en cama, con un ataque de ansiedad y no sé cuántas cosas más, estando las rotondas de España, como están, cuajadas de esperpentos mucho peores. Me dirán simplista, populista o gilipollas perdido, pero […]