Tres dimensiones contra cuatro paredes

James Cameron, en un brote mesiánico, anunció el estreno de Avatar como una revolución comparable a la llegada del sonido y el color al celuloide (1), y probablemente se le olvidó insinuar que además limpiaba el aura, te hacía mejor persona y curaba el cáncer terminal […]