Del Tratado de Alcácovas al Tratado de Tordesillas (o cómo repartirse el mundo desconocido)

Para repartirse el mundo desconocido, la terra incognita, no hacen faltan nada más que tres personas. O incluso dos. Pero si hay un juez o árbitro mejor aún, porque eso evita problemas, al menos en teoría. En esta historia tenemos dos monarquías, la española y la portuguesa, y un papa, y con eso es suficiente. Los demás no pintan nada, […]