Primero los cabrones, luego los necios…

Me encantan los enamorados de El triunfo de la Muerte. Los frescos altomedievales de la danza de la muerte están muy bien, pero hay que decir que Brueghel lo borda. Ese cuadro está lleno de detalles fantásticos. Pero a mí me encantan los enamorados del rincón. Ellos van a lo suyo. Sin enterarse de nada. Todo es muerte y destrucción […]