Sibaritas del erotismo

Alguien que parece el gemelo univitelino de Chuck Palahniuk regenta un local subterráneo en algún lugar de Barcelona de cuyo nombre no quiero acordarme. Solo los miembros pueden acceder a él y la primera regla coincide con la del Club de la Lucha: nadie habla sobre el Club de la Lucha. O, al menos, nadie habla desvelando su nombre. Tampoco […]