El 92 era una feria

Una punta de flecha encendida prende un pebetero. O no: una ilusión colectiva prende un país. Estábamos matando los minutos de una tarde de final del único mes de junio sevillano. Aniquilando los minutos de espera a base de crujir rebujitos, que entonces eran una novedosa combinación […]