Etiquetado con: "Jorge Bustos"

Jorge Bustos: El otro Wilde

Jorge Bustos: El otro Wilde

Oscar Wilde no estuvo solo en la dramática contienda contra la era victoriana. A su lado peleó con gloria poco reconocida el caballero británico Hector Hugh Munro (Birmania, 1870 – Francia, 1916), por sobrenombre Saki, el más afilado cuentista británico de entresiglos y uno de los talentos más sutilmente divertidos del ámbito anglosajón junto con el estadounidense O. Henry. El […]

Jorge Bustos: La bendita levedad del ser

No está claro si La insoportable levedad del ser es una novela ensayística o un ensayo novelado, pero no dudamos de que su condición limítrofe de relato erótico-político sometido a constante glosa filosófica deparó un clásico de la narrativa posmoderna que nuestro Javier Marías habría querido escribir, si Marías pudiera ser Kundera. Un drama vital siempre puede expresarse mediante una […]

Jorge Bustos: La función fática en Roberto Fontanarrosa

Jorge Bustos: La función fática en Roberto Fontanarrosa

A la mayoría de los españoles, por no hablar de las españolas, les fascina el habla argentina. Incluso aquellos que declaran su empalago mientras espantan a los repartidores de flyers de la calle Huertas reconocerán que hubo una época en que aceptaron todo chupito anunciado por boca de argentino. Por eso les darán ese trabajo, calculo. Al árido oído del […]

Jorge Bustos: La pícara comezón de desollar al prójimo

Jorge Bustos: La pícara comezón de desollar al prójimo

El insulto es uno de los géneros más exigentes de la literatura y requiere enormes dosis de tacto y refinamiento intelectual. Lo escribí hace unos meses, añadiendo que insultarse está hoy mal visto en España, del mismo modo que está mal visto ganar el Premio Nobel o ameritar un crédito ICO. Si no hay talento para escribir grandes novelas ni guiones […]

Jorge Bustos: Gatsby, o amar por encima de nuestras posibilidades

Jorge Bustos: Gatsby, o amar por encima de nuestras posibilidades

Cuando Hemingway leyó la obra maestra de su mellizo de Generación Perdida, registró su asombro —y un punto de envidia— en la memoria primero, y más tarde en el manuscrito póstumo de París era una fiesta: “Si era capaz de escribir un libro tan bueno como The Great Gatsby, no cabía duda de que sería capaz de escribir otro todavía […]

Jorge Bustos: El suicidio como hábito fascista

Jorge Bustos: El suicidio como hábito fascista

Los viejos hábitos tardan en morir, cantaba Jagger. Uno de los hábitos más viejos, a qué negarlo, es el de vivir, y de ahí que César González-Ruano consignara en su Diario íntimo —ese cuya última entrada, previa a la luz del túnel de la expiración, decía: “El terror es blanco. La soledad es blanca”— que morir no es otra cosa […]

Jorge Bustos: ¿A qué llamamos pipero?

En las clandestinas mezquitas-patera de la yihad mourinhista los imanes más violentos hemos debatido alguna vez la autoría de la voz ‘pipero’ con la que nos referimos habitualmente a aquellos aficionados en teoría al fútbol, sedicentes hinchas del Real Madrid, que no comparten los métodos de José Mourinho. Pipero es alguien que entretiene comiendo pipas el oneroso precepto de acudir […]

Jorge Bustos: Miedo y asco en el periodismo contemporáneo

Jorge Bustos: Miedo y asco en el periodismo contemporáneo

La cantinela de la muerte de la novela no me parece que contenga tanta verdad como la cantinela de la muerte del periodismo en estos tiempos decadentes donde lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer. Pero del estado terminal del periodismo no informa tanto la caída irreversible de las ventas del papel y el […]

Jorge Bustos: Política o verdad, una de dos

A uno no deja de sorprenderle que, ofreciendo Rajoy tantos y tan suculentos flancos a la crítica, la oposición y los periodistas y hasta los tuiteros elijan mayoritariamente el flanco puramente formalista —con su punto de catecúmeno acusica— de que Rajoy miente a los españoles porque impone medidas que no estaban en su programa. Me sorprende aunque me lo explico, […]

Jorge Bustos: El libro y la película

Jorge Bustos: El libro y la película

La película tiene que ser buena, tiene que fluir como el agua y pesar como el plomo, pero supongo que su caída no deja la misma huella en la sensibilidad del espectador si este es un arcilloso y maleable jovencito en formación que si el impacto queda amortiguado por las áridas geologías que van sedimentándose con la edad. Por eso […]