Un rey que no estaba muerto, unos conjuradores muy torpes y un niño traumatizado

Rodelinda es una ópera donde la gente se llama Bertarido, Gundeberto, Grimoaldo, Garibaldo, Eduige y Unulfo. Händel la estrenó en el King’s Theatre de Londres en 1725, pero acaba de llegar a Madrid, porque se ve que, entre una cosa y otra, lo fueron dejando pasar. Me consoló (¡lo admito!) ver como el director de escena compartía mi temor de […]