Nuevos infantilismos: el mundo como alegoría de sí mismo

No ayuda el dato, pues nada dice, sino que sugiere. Sin embargo, el hacinamiento diario, promiscuo e inabarcable de los datos de la economía y la política en el periódico y los informativos trae como consecuencia que su quejido de auxilio se transforme en un run-rún que acaba siendo conocidísimo y ya no sorprende, sino que fascina, pero en su […]