¡Han pagado treinta y cuatro millones de euros por un cuadro abstracto! (y II)

Más obras de arte que podría hacer un niño pequeño Si leyeron la primera parte de este artículo, seguramente recuerden que intentamos establecer las diferencias entre el valor artístico de una pieza y su precio de mercado. De alguna manera, buscamos la cesura entre ambos conceptos y la colocamos en medio del embarullado contubernio de intereses económicos, especulativos y, en […]